Increíble avistamiento de extraterrestres altísismos en Chile

Muchas veces hemos estudiado en esta web los asombrosos avistamientos de criaturas aparentemente humanoides con características claramente no humanas que ocurrieron en épocas más modernas y de antaño, pero este fenómeno, lejos de pertenecer a una época concreta, a una década determinada o a un contexto de un solo país, ha seguido ocurriendo con el paso de los años y ha seguido dejando testigos sorprendidos y traumatizados sin poder dar explicación a lo que ha acontecido delante de sus ojos.

Hoy vamos a hablar precisamente de un hecho así, sorprendente, extraño e imposible de analizar bajo una perspectiva racional que nos enlaza con otros sugerentes casos ocurridos en los años 70 y 80, así que si os parece bien, vamos a coger nuestra máquina del tiempo y vámonos a hace nada, al pasado 19 de diciembre, con dos hermanos que son del sur de Chile, concretamente de la región de Araucania, un sector rural del país latinoaméricano.

Aquí tenemos a un un joven estudiante de 24 años identificado como Miguel, quien estudia en una universidad de Concepción, y que regresa a su hogar de Araucanía para pasar las fiestas de fin de año junto a su familia tras bastante tiempo estudiando en una lejana universidad. Miguel acaba de llegar a casa y vuelve a ver a su hermano Patricio, de 14 años y se ponen a hablar de sus vidas hasta que en aquella tarde especialmente calurosa deciden pasear en bicicleta por los bosques aledaños a su pequeña casa.

bosque-araucaniad
Una de las localizaciones del bosque de Araucania

Así deciden y así hacen. El bosque, el aire puro, el precioso atardecer de Chile y sus bicicletas, un gran plan tras largo tiempo sin verse. Tras una hora de marcha, parece que ambos tienen bastante sed pero se dan cuenta de que no llevan las cantimploras llenas así que deciden esconder sus bicicletas en un arbusto para adentrarse en medio del bosque en busca de una de las tantas vertientes que hay en el lugar para refrescarse.

Y allí están ellos recorriendo campo a través del bosque de Araucania y decididos a hidratarse un poco a la orilla de un riachuelo cercano. Llegan allí, se refrescan y se quedan un par de horas recuperando tiempo perdido y hablando de sus cosas en aquel bucólico lugar, hasta que de repente Miguel, el mayor observa que comienza a oscurecer y propone volverse a casa ya que sus dos bicicletas carecen de iluminación para moverse sin luz de forma segura por un terreno tan áspero y abrupto.

araucania_2011
Parte de una de las regiones campo a través del bosque de Araucania

Nos vamos? Si, vámonos le dice Patricio, el pequeño. Ambos dos comienzan a volver sobre sus pasos por el mismo senderito cuando de repente se escucha algo detrás de ellos, a sus espaldas. Suena como un extraño sonido, como de dos piedras chocando.

 

1
Descripción gráfica de la primera visión

Los dos hermanos se vuelven y se quedan pasmados con lo que ven delante de ellos. Frente a ellos estaban dos supuestos seres humanoides que los miran fijamente. Los dos se quedan aterrorizados, petrificados. Son altísimos, de unos tres metros de altura, tenían unos brazos largos y lo más impresionante es que poseen una expresión terrorífica en sus rostros, donde destacaban el tamaño desproporcionado de sus bocas. Sus cuerpos frágiles y desproporcionados, además de estar cubiertos de una especie de traje verde muy ceñido, desprendían una especie de aura de calor muy intensa, similar a la sensación que se tiene al estar cerca de un horno o de una fogata.

944079_1563915870599722_8985822602553771822_n

Miguel se queda demasiado impresionado y la fuerte impresión que se lleva lo hace trastabillarse, pierde el equilibrio y se cae de espaldas al suelo, mientras su hermano menor comienza a sollozar paralizado del miedo.

12670844_1563915997266376_347265026560057557_n
Patricio hace de tripas corazón, y consigue con un gran esfuerzo que Miguel le agarrara del brazo, y en ese momento, se giran y ambos salen corriendo despavoridos y lo peor es que mientras corren sienten que los dos extraños seres vienen tras ellos.

Los hermanos corren y corren tratando de no mirar para atrás para no caerse ni tropezarse y cogen las bicis y salen de allí como alma que lleva el diablo tirando para casa a una velocidad increíble.
Sin embargo, el episodio no concluye allí porque los chicos llegan a su casa y le relatan lo sucedido a su madre y en medio de la conversación con la madre se hace un gran silencio en la casa. Algo ocurre fuera, algo siniestramente familiar. Fuera suena el mismo ruido anterior, ese mismo choque de piedras.

Con una tensión infinita, Miguel se asoma por la ventana, y ve a las dos tremendas y gigantescas figuras que observando atentamente la casa. Ellos esperan sin salir y observan cómo los seres, finalmente, se quedan inspeccionando el lugar un buen rato antes de volver a desaparecer entre el bosque.

Lo más curioso de todo es que este insólito caso no era la primera vez que ocurría en el alargado país de américa del sur y es que el 27 de febrero del 2010, el mismo día en que ocurrió el devastador terremoto que asoló al centro y sur de Chile), en la playa de Cobquecura, en la Octava Región del país ocurrió otro incidente similar que narró una mujer llamada Carmen Carmona, que declaró lo siguiente:

“A eso de las 6:45 de la mañana estaba abriendo el portón de mi casa de veraneo cuando se me ocurrió mirar hacia el océano. En ese momento aparecieron tres seres que entraban al mar. Llamé a mi marido y a mi hermana y les pregunté si estaban viendo lo mismo que yo y dijeron que sí. Nos pareció extraño que a esa hora hubiera alguien en la playa, pues toda la ciudad había subido a los cerros porque las autoridades habían dado órdenes expresas de abandonar todas las viviendas en la costa por el peligro de un tsunami. Cuando los vimos con más atención nos percatamos que eran muy altos, medían unos dos metros y medio de altura, lucían delgados y eran de un color azul oscuro brillantes. Sentimos mucho miedo, pero por suerte en ese preciso instante llegó mi sobrino y nos llevó a una zona alta de la ciudad. Lo extraño es que un mes antes de este incidente, una noche vimos una luz potente entre los cerros que iluminó casi completamente nuestra cabaña”.

Sin título
Descripción visutal de los seres del segundo caso

Si te ha gustado este artículo te invitamos a ver estos vídeo que hicimos sobre asombrosos incidentes de extraterrestres altos. Esperamos que sean de su agrado.

Fuente: http://inexplicata.blogspot.com.es/2016_02_01_archive.html

Traducción original: S. Corrales, IHU,  Guillermo Gimenez (Planeta UFO), Villatri (Guioteca) and Frentefantasma.org

Ufopolis.com 2016

El avión que se hizo invisible en el triángulo de las bermudas

Vicente Fuentes expone el impresionante caso de desaparición de un caza de las fuerzas aéreas de Cuba en una persecución ocurrida en 1967 en la vertical del triángulo de las bermudas. Lo que ocurrió tras el incidente es uno de los casos más silenciados y espectaculares de la historia de la ufología. ¿Dónde esta ese avión? ¿Qué tipo de tecnología tienen los ovnis? Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

 

Vio cómo dos hombres de negro se transformaban en reptilianos

El caso Aeromar ha estado en boca de numerosos investigadores brasileños desde hace años por las curiosas particularidades relacionadas con la visión de un humanoide de características digamos… especiales. En ufopolis ya hemos tratado en ocasiones el enigma de los encuentros del tercer tipo desde esa perspectiva pero sin duda este es un caso que se sale de lo corriente por la presencia de extraños hombres de negro amedrentando al testigo protagonista de todo el incidente. Gracias a las pesquisas de los investigadores Antonio Hunneus y Osni Schwartz, viajamos hoy en la máquina del tiempo a Victoria, capital de Espirit Santo, en Brasil. Estamos a principios de 1980. Allí en la playa tenemos a un hombre llamado Aeromar en un pequeño puesto de refrescos donde se gana la vida.

Este hombre había presenciado un encuentro ovni en los días anteriores en la misma localidad en donde había podido ver una serie de objetos lenticulares desde una posición realmente cercana. Bueno, allí estaba aquel hombre cuando de pronto se presentan tres hombres vestidos de traje y corbata. Hacía demasiado calor para ir tan vestido y eso le extrañó. Se pensó que eran policías secretos y le iban a meter en problemas acusándole de algún delito. Le increparon al respecto de las luces y le hicieron preguntas de todo tipo. La impresión de Aeromar fue tan brutal que directamente se quitó de en medio durante unos días y no apareció por su lugar de trabajo.

real-photo-of-men-in-black
Supuesta fotografía de 1975 de uno de estos seres

A los pocos días perdió el miedo y volvió a su puesto de trabajo. La normalidad de su vida. Lo cierto es que aquellos hombres de negro volvieron a por él. Le increpaban. Hablaban raro. Llegaban a seguirle y a perseguirle. El bueno de Aeromar ya no sabía qué hacer y llegó a preocuparse tanto que se marchó a Río de Janeiro huyendo de la improvisada pesadilla que parecía perseguirle desde que había tenido el incidente de las luces. Allí también los vio. Estaban obsesionados con él. ¿Por qué yo?

real-men-in-black
Supuestos hombres de negro captados en un hotel de Australia

Se preguntaba. Aeromar, desesperado acudió a la policía poniendo una denuncia por acoso y lo hizo con su jefe delante para que constara en acta. La policía no se tomó muy en serio su reclamación. Pero los seguimientos siguieron. Era desesperante. Decidió de nuevo cambiar de ciudad ante la insistente presión de aquellos tipos que no le dejaban en paz. Fue hacia Sao Paulo en donde residían algunos familiares. Estamos a principios de 1980 y su vida había cambiado radicalmente en solo unas pocas semanas. Allí en la ciudad paulista también le estaban esperando y de hecho pasaron a un siguiente nivel. En uno de sus episodios de acoso llegaron a subirlo en un coche y lo desplazaron hasta un paraje en donde relató que se encontraron ante una nave con un anillo exterior lleno de luces que flotaba sobre el terreno. Una visión espectacular la de Aeromar.

70a6e169382cd1ea56fe6f7ae30fa2fc
Existen pocos casos en donde estos seres directamente secuestren a un hombre

El episodio no termina aquí. A Aeromar le fuerzan a ponerse bajo la luz de aquel disco y tras la aparición de un rayo de color azulado, de repente se encontró en el interior de aquel artefacto. Miedo y estupor. Esto no podía estar pasando. El espanto le esperaba.

Allí en el interior, el pobre Aeromar experimentó una suerte de parálisis. Le sentaron sobre una camilla similar a la de los dentistas y desde allí observó cómo con horror, el máximo horror, aquellos hombres, los tres se transformaron en otra cosa. Era como si hubiesen cambiado radicalmente su aspecto, su piel, su tez e incluso su fisionomía. Sus caras eran las de unos lagartos. Humanoides reptilianos como los del caso Zanfretta.

reptilian-alien
Aquellos hombres se transformaron en pocos segundos, según el testimonio del testigo

En la desconcertante experiencia, estos seres le habrían transmitido algunas imágenes e informaciones relacionadas con el planeta tierra. Poco después de su tremenda visión, Aeromar apareció de madrugada en las calles de Sao Paulo sin saber qué había pasado ni como había llegado. Para él habían pasado 5 minutos. En la realidad, habían pasado varias horas.

 

men_in_black
El episodio de Aeromar terminó en abducción

Con un pánico absoluto, aquel buen señor regresó a su casa en donde le contó todo lo que había pasado a su compañero de cuarto. La historia aún podía ponerse peor para el pobre Aeromar, porque según le contó a los dos investigadores, una fuerza invisible le lanzó contra una de las paredes abriéndole casi la cabeza. Aeromar sabía que esos seres le habían hecho una advertencia velada de que no podía contar nada a nadie. Y vaya, parece que iban en serio. La historia termina con un hipnoterapeuta profesional, el doctor Berezowsky, quien gracias al periódico O´Globo se enteró del caso y trató de contactar con el tendero para realizar una regresión hipnótica cuando su caso ya había sido hecho público. No lo pudo encontrar porque Aeromar desapareció sin dejar rastro.

Artist_Reptilian
La casuística de este tipo de seres es mayor de lo que podría pensarse en un primer momento

Esta crónica forma parte de la historia negra del fenómeno ovni y tiene ingredientes que van desde el acoso de los hombres de negro, un metamorfismo e incidentes del tipo poltergeist en casa del afectado. Unos hechos insólitos para los que a día de hoy nadie tiene una explicación. ¿Qué creéis que le pasó a Aeromar? ¿Sería posible que al menos parte del fenómeno de los hombres de negro fueran seres infiltrados? Os esperamos en los comentarios y os dejamos este vídeo de la impresionante experiencia de Fortunato Zanfretta. Esperamos que el vídeo sea de su interés.

Ufopolis.com 2015.

El gigantesco platillo volante que contemplaba el atardecer de Nueva York

A orillas de Manhattan, la que puede ser considerada como la capital del mundo, han ocurrido algunos de los eventos más curiosos y significativos del fenómeno en los años 80. Hoy en ufopolis vamos a viajar al verano del 86 y nos ponemos en los ojos de un yuppie de Wall Street llamado Ron Lee que se encuentra junto con la artista Ninetta Nappi en su apartamento de viviendas Stonehenge en North Bergen, Nueva Jersey. Aquí tenemos una hermosa vista de la ciudad que nunca duerme, en un atardecer dorado y precioso.

NinettaNappi_UFO-tech1

Casi 68 metros de largo en este impresionante objeto

Ron y Ninetta se encontraban en la terraza disfrutando de tan idílica escena cuando de repente el inversor comenzó a apuntar con su dedo índice al Rio Hudson. Allí, un inusual objeto parecía flotar sobre sus aguas sin movimiento alguno. No sabían qué era. Estaba un poco lejos. Pero parecía flotar. Era grande, metálico, ovalado y acabado en una curiosa cúpula. En su parte inferior había tres sets de luces idénticas. Silencioso e inmenso, de unos 60 metros de diámetro. Allí desde hacía unos segundos, en el río de Nueva York.

NinettaNappi_UFO-R1

El avistamiento podría pasar por ser uno de los más bonitos de la historia.

La pareja parecía ser la única que se había dado cuenta de su presencia, por increíble que parezca. Y allí estuvieron observándolo durante 10 minutos hasta que salió flotando hacia el sur a una velocidad estable. Al minuto de observar el increíble suceso, la pareja comenzó a escuchar el rugido de unos motores en la lejanía, Era un avión militar en plena persecución en las orillas de la isla de Manhattan del extraño visitante. Ambos se perdieron hacia el mar sin que jamás trascendiera la historia. No comentaron nada de su experiencia durante años, pero finalmente accedieron a una entrevista con el canal History Channel para su serie «Lo inexplicable» en su emisión de los Estados Unidos de mediados de los 90. Tras eso jamás volvieron a hablar en público sobre el tema.

NinettaNappi_UFO-R2

El objeto tenía tres luces en forma de triángulo en la parte inferior

Este fue solo uno de los muchos avistamientos ocurridos en esa zona de North Bergen de Nueva Jersey desde los años 50, siempre cerca de los edificios Stonehenge. De hecho se comenta en algunos círculos de investigadores de los Estados Unidos que ni el área 51, ni Gulf Breeze en Florida llegan a tener tantos avistamientos ovni como la mencionada zona de North Bergen al lado de Manhattan.

10622994-large

 

El misterioso edificio Stonehenge, escenario de varios avistamientos ovni a lo largo de la historia.

De hecho uno de esos casos que estudiaremos en algún momento en Ufopolis, también ocurrió en esta zona del río Hudson y fue estudiada por el reputado psicólogo Budd Hopkins en 1975. Su protagonista George Barski realizó diferentes esquemas de los seres que habrían tenido contacto con él, muy similares a los aparecidos en la famosa abducción de Betty y Barney Hill a finales de los años 60.

ufo-reports-067

Budd Hopkins estudiando el caso de George Barski en la misma zona de North Bergen.

¿Qué os parecen estos avistamientos? ¿Qué tendrá esa zona y ese edificio que interesaría tanto a los ovnis? Os esperamos en los comentarios y os dejamos con este vídeo en el que explicamos el fenómeno del inconsciente colectivo de Jung como explicación para algunos de los sucesos ovni que puedan haber ocurrido en el mundo. Esperamos que el vídeo sea de su agrado.

 

El mitico ovni de madrid de 1968

Era un día más en el madrid yeyé de finales de los años 60 aquel jueves 5 de septiembre de 1968. La gente volvía de sus trabajos a las 6 de la tarde en un atardecer precioso de esos que tanto gusta ver a curiosos y paseantes desde el templo de Debod. La normalidad en la vida de la gran capital de pronto se vio interrumpida cuando un objeto volador no identificado apareció sobrevolando la zona más céntrica de la ciudad. Tenía forma piramidal aunque los primeros curiosos afirmaron que aquello presentaba más de una forma. Estaba estático y tenía su propia luz. Nadie sabía qué era aquello y los corrillos vecinales comenzaron con sus chanzas y habladurías.

triangular

El singular objeto fotografiado por un testigo

Era imposible retirar la vista del cielo ante lo que estaba ocurriendo, ante lo imposible. El asombro del gentío comienza a hacer sus estragos y en el broadway español, la madrileña calle Gran Vía, comienza a formarse uno de esos tan temidos atascos. La gente está bajándose de sus coches como en las películas de Spielberg. Aquello está ahí y es evidente que no se va a marchar en un buen rato.

06091968

Recorte de periódico del histórico día

–Es un globo.

–No. Es un satélite.

–Se mueve.

–No. Está quieto.

–¿No me dirás que crees en los platillos volantes?

–No. Solo creo en lo que veo.

Ese tipo de comentarios aparecían con profusión en tabernas, bares, calles y plazas, con emoción y algo de guasa y desconcierto. En las oficinas del diario ABC que daba al Paseo de la Castellana también se veía, y vaya, parece que se veía bien. Carreras a los balcones y a los ventanales. Nadie quería perdérselo.

ovni-abc-madrid--644x362

Recorte del periódico ABC del día siguiente

Según explicaron las crónicas de aquella época, «los vientos de la troposfera superior y la baja estratosfera soplaban del este y del sureste respectivamente, mientras que el objeto parecía desplazarse lentamente hasta el sureste.» Esto, evidentemente hacía suponer que el objeto tenía un «movimiento propio, se movía contra el viento», explicaba el redactor de ABC en su crónica.

«Indudablemente se trata de un ovni», declaraba entonces un portavoz del Observatorio de Meteorología, ante las preguntas de los primeros redactores que quemaron las líneas telefónicas de sus vetustas oficinas.

Recordamos que estamos en pleno régimen de Franco y que aquello desde luego era una alteración en toda regla de la soberanía aérea de la capital. Algo, por supuesto no muy del agrado del infame mandamás. La polémica estaba servida, porque el portavoz del mencionado Observatorio expuso que aquello no se trataba en ningún caso ni de un globo meteorológico, ni de ningún globo cautivo experimental, ya que los sondeos realizados desde el aeropuerto de Barajas no lo habían detectado. Debería haber dado eco en el radar primario y ni rastro. Tampoco dejó una señal visible para los aparatos de la base americana de Torrejón de Ardoz y ni siquiera las instalaciones de la NASA en Robledo de Chavela consiguieron precisar qué estaba violando el espacio aéreo de Madrid en aquel día. El radar de Paracuellos del Jarama tampoco lo captaba. Pero estaba ahí, a la vista de todos, moviéndose a contracorriente. Desafiando a la lógica.

Aquel objeto se veía más que bien y comenzaron a percibirse más detalles. Parecía tener una serie de puntos de luz en su fuselaje. Habladurías, preguntas al aire, y cierto desasosiego, el mismo que parecía invadir a la cúpula militar del ejército español que mandó ejecutar inmediatamente una operación de Scramble para interceptar al objeto. Y dicho y en 15 minutos, hecho. Un reactor F-104 despegó de la base de Torrejón con la misiva de interceptar e informar de aquel visitante imposible. Había que cogerlo antes de que se fuera.

F104C8-02104-12yC8-04161-14

Modelo del reactor F-104 protagonista de la persecución

El objeto estuvo visible a media altura durante 65 minutos. Colegios, monasterios, instituciones científicas y ciudadanos curiosos todos con telescopios y prismáticos. El colapso circulatorio del centro comenzó a invadir calles aledañas. Un escenario de ciencia ficción.

Entre tanto, el caza F-104 comenzó a acercarse a toda velocidad al objeto, que había subido mucho, quizá en preparación ante lo que estaba por venir. Cuando el reactor llegó a los 15.000 metros, el piloto comunicó a la torre de control que cuando más subía él, más rápido lo hacía el ovni, es decir, que mostraba un comportamiento inteligente. Y evasivo. No quería confrontaciones. A aquel piloto se le agotó el combustible y tuvo que regresar a la base tras una alucinante experiencia de persecución, pero lo curioso fue que hubo otro avión comercial que volaba a unos 11.000 metros que también lo vio y éste sí consiguió verlo bien.

bc57a71dd93b6c849af149446b73750b

Fotografía del extraño cuerpo

Abajo, en las pantallas de radar de Torrejón comenzaron a aparecer lecturas en el radar (por fin, añado) pero aquello fue casi peor. El objeto estaba volando ni más ni menos que a 30.000 metros, algo imposible para un objeto manufacturado por el hombre que mostrase esos movimientos tan controlados, tan lentos, tan pausados.

«Su forma -afirmaron desde el observatorio- es triangular. A primera vista parece sólido por una de sus caras, aunque resulta traslúcido por otros lados.»

Minutos más tarde, sobre las ocho, el objeto se movía para perderse definitivamente hacia la Casa de Campo, una inmensa zona boscosa situada muy cerca de la capital.

NRiclNFn0GE

 

Nota desclasificada por parte del Ejército del Aire

Todo aquello fue una auténtica locura enmarcada en otra locura aún mayor. En aquel año del señor de 1968, la oficina de prensa del Ministerio del Aire Español (recomendamos encarecidamente ir a ver las carpetas desclasificadas a disposición del público en su biblioteca), hizo pública una surreal nota de prensa en la que solicitaba a cuantos ciudadanos pudieran ser testigos de uno de estos objetos, lo comunicara al correspondiente Sector Aéreo. Estaban preocupados por lo que estaba pasando y de hecho, estaban reconociendo de forma indirecta la presencia de ovnis en la península ibérica.

A día de hoy el misterio de lo que ocurrió aquel día aún reside en la memoria de los habitantes de la capital que tienen ese incidente como una anécdota graciosa, quizá como un día extraño o memorable tocado por el misterio.

Y vosotros, ¿alguna vez habéis presenciado algo así? ¡Os esperamos en los comentarios!