ESPECIAL Vicente Fuentes: Las líneas ley

Las construcciones megalíticas más antiguas del planeta parecen estar levantadas sobre puntos clave por toda la Tierra.
No sólo eso sino que están dispuestas de manera que se forman líneas rectas en unas y otras, como si por todo el planeta, las primeras construcciones importantes de la humanidad se hubiera pensado en un diseño inteligente que conectara unas con otras pero… ¿cómo pudieron hacerlo esas antiguas civilizaciones de las que se supone no tenían contacto entre sí?
Estudiamos el enigma de las líneas ley, una teoría que propone que precisamente esos puntos donde se han levantado algunos de los monumentos más importantes de la antigüedad, serían lugares esenciales por los que fluiría una corriente energética del propio planeta.
¿Es esta energía aprovechable? ¿Qué sabían de esto las civilizaciones más antiguas? ¿Qué pasaría si lo aplicamos a las ciudades modernas?

¿Qué hay en la Zona del Silencio en México?

Vicente Fuentes expone todos los enigmas conocidos del famoso desierto conocido como la zona del silencio y expone diferentes casos relacionados con fenómenos paranormales y apariciones ovni. Estudiaremos el enigma desde numerosas vertientes y haremos una recreación de un famoso caso con humanoides que a día de hoy continúa sin explicación. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

Impresionantes imágenes de un ovni haciendo chemtrails

Vicente Fuentes analiza unas imágenes tomadas en Colorado, Estados Unidos en donde se aprecia perfectamente la presencia de un objeto volador no identificado con forma de anillo realizando una operación de salida de gases a la atmósfera terrestre. Analizaremos el comportamiento de este tipo de objetos y hablaremos sobre otros avistamientos de esferas que parecen acercarse a las estelas de condensación de los aviones en base a un posible interés de la supuesta inteligencia que estaría tras el fenómeno ovni por los gases emanados por diferentes aviones comerciales y militares. Un auténtico enigma el del programa de hoy. Esperamos que sea de su agrado.

 

Ufopolis.com 2015

El asombroso vórtice espacio-tiempo de Hamburgo de 1932

Viajes en el tiempo, vórtices, momentos únicos en donde personas corrientes ven algo que no corresponde y que no encaja según su espacio y su tiempo, según el instante en el que estén en ese periodo de la historia. No sabemos definir a día de hoy qué es el tiempo, pero la ciencia expone que es más una dimensión que se solapa con la nuestra, en la que vivimos, en la que nos desarrollamos. Es una dimensión física pero no la vemos. El tiempo existe pero no podemos apreciarlo, se nos escapa de las manos, no podemos manipularlo. Y lo sorprendente es que esa dimensión tiene fallos.

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un caso que data de 1932 y que fue escrito por los periodistas Ron Edwards, C. B. Colby, y John Macklin que desde luego no nos dejará indiferentes. Cogemos la máquina del tiempo (literalmente, podríamos decir) y viajamos a Hamburgo, Alemania. Allí tenemos al intrépido reportero J.Bernard Hutton y al fotógrafo Joachim Brandt en la redacción de un periódico local de Hamburgo hablando con su jefe. Les manda hacer un reportaje sobre los astilleros de la localidad, fotos y entrevistas, que se empapen bien del ambiente y que redacten alguna historia desconocida para el gran público. Y vaya si se empaparon bien, pero no de la manera en la que pensaban hacerlo…

Hutton y Brandt fueron para allá en el viejo coche de la editorial y llegaron al enorme complejo para entrevistarse con tres ejecutivos y otros tantos trabajadores con los que habían quedado para comentarles cómo era la vida en los astilleros. Estuvieron toda la mañana hablando, de acá para allá. Les enseñaron todo bien. Amables y atentos. Ya casi tenían el artículo. «Un par de fotos más», dijo Brandt. Y allí antes de irse bajaron a la zona de astilleros ya cuando casi todos los trabajadores se iban para casa.

Estaban solos allí y Brandt puso la cámara con el trípode, disparó un par de tomas y acto seguido comenzaron a oir el ruido de unos motores. Un poco raro. Se miraron extrañados. Motores, además de aviones. ¿Qué demonios estaba pasando, y qué aviones eran esos que se acercaban? Se preguntaron asustados, porque aquello sonaba a que venían directamente hacia allí a toda velocidad. No eran dos o tres, eran decenas de ellos y parecía un ataque aéreo. A los dos periodistas apenas les dio tiempo a reaccionar.

B-26

Las escenas que presenciaron correspondían a un ataque coordinado.

Aquellos aviones comenzaron a disparar sobre la ciudad y empezaron a lanzar bombas. Se oían impresionantes ráfagas de baterías antiaéreas que derribaban a algunos de esos aviones mientras otros lanzaban bombas cuya explosión resonaba en el ambiente de manera impresionante. Era 1932 y no había ningún conflicto armado en Alemania aún. Las bombas estallaban por doquier ante los ojos de los impresionados hombres. El fotógrafo Brandt sacaba una fotografía tras otra de todo lo que veía. Se oían granadas, disparos silbando en el aire, edificios desplomándose por las cargas explosivas que lanzaban los aviones. El olor a quemado del ambiente era tan potente y la destrucción de la ciudad que tenían ante sí era tan evidente que tuvieron que refugiarse detrás del coche en un momento dado. Pensaban que iban a morir por una de las bombas.

portada maja

Fotografía de un ataque aéreo de Hamburgo...pero no de 1932...

Toda el área era en la película Apocalypse now pero en Alemania. Un infierno. Los aviones sabían donde dejar las bombas, en el complejo industrial, en los tanques de combustible, en los grandes edificios que colapsaban unos detrás de otros. Eso sí, se dieron cuenta que ellos no podían sentir vibraciones en el suelo. Ese detalle era extrañísimo. Se fijaron en ese detalle y se dieron cuenta de que casi estaban viendo una película, podríamos decir, en tres dimensiones y holográfica delante de ellos. Con ese detalle de la falta de vibración reaccionaron, se metieron en el coche y corrieron raudos y veloces hacia las baterías antiaéreas que veían disparar hacia los bombarderos. No quedaban muy lejos y, sorprendidos, se encontraron a un hombre en la garita que les pidió que abandonaran el área inmediatamente. Los dos periodistas le dijeron que querían ayudar pero el guardia, con aquel uniforme extraño que jamás habían visto, les pidió no muy amablemente que se largaran de allí. Eso hicieron.

Hamburg

La visión de Hamburgo destruido les dejó boquiabiertos

Confundidos, Hutton y Brandt condujeron hasta Hamburgo de nuevo. El cielo se había tornado oscuro durante el ataque pero ahora estaba claro y sereno. En un segundo cambió todo. Las calles no tenían cráteres y los edificios seguían intactos. Nadie parecía haberse visto afectado por el ataque. De hecho, no había un solo signo del horror que habían presenciado en la ciudad. Era imposible porque lo acababan de ver hacía un momento. Giraron su vista y sobre el astillero no había columnas de humo negro de las baterías antiaéreas. Fueron de nuevo hacia allí y conforme iban viendo la ciudad detrás de ellos tampoco había columnas de humo de las explosiones que acababan de ver. Una auténtica locura. ¿Qué estaba pasando?

hamburg-1943

Toda la ciudad de Hamburgo quedó arrasada...

Cogieron de nuevo y se fueron a toda velocidad a la redacción donde comentaron su vivencia a todos sus superiores, que no dudaron de su palabra pero que evidentemente no entendían porqué sus dos mejores periodistas venían con una historia así. Brandt estaba más nervioso que Hutton. Él quería revelar los negativos y dejarse de explicaciones;  acababa de hacer decenas de fotos de un brutal ataque aéreo a la ciudad y quería enseñar las tomas a todo el mundo para demostrar que aquello era verdad. Las fotografías salieron veladas pero solo alguna de ellas mostraban la ciudad de Hamburgo y los cielos. Sin aviones, sin bombas, sin humo. Fue como si solamente ellos pudiesen haberlo visto. Los dos periodistas juraron y perjuraron que lo que les había pasado era real, arriesgaron sus trabajos si era necesario en pos de proteger su honor y la cosa quedó ahí, como siempre, en el baúl de los recuerdos de lo bizarro que de vez en cuando abrimos en ufopolis porque nadie más lo abre.

raf-bombing

Ni rastro de los bombardeos tras salir de aquel extraño túnel del tiempo.

¿Cómo termina la historia? Justo después de comenzar la Segunda Guerra Mundial, Bernard Hutton, el intrépido reportero de esta aventura se mudó a Londres. En 1943 se levantó una mañana y de camino al trabajo se compró un periódico en donde se enteró del bombardeo a su ciudad natal Hamburgo. Pasado el impacto lógico, comenzó a estudiar las crónicas y las fotografías. Eran exactamente las mismas escenas, los mismos ataques y los mismos aviones que él había presenciado 11 años antes. La escena de destrucción ya la conocía. Sabía qué edificios seguían en pie y cuales no. Lo sabía porque ya había estado allí.

air-34-615b-task-enlarge

Los periodistas identificaron las fotos de 1943 con lo que les ocurrió en 1932. Murieron 40.000 personas.

Un caso curioso y fascinante que nos hace pensar en lo que hablábamos sobre los vórtices en la tierra que se crean por las anomalías magnéticas entre nuestro planeta y el sol. ¿Y si aquellos dos hombres se encontraron en medio de una de estas anomalías? ¿Por qué esa escena del ataque y no otra, digamos en el año 2092?

El patrón podría ser el propio tejido espacio-tiempo, la rasgadura que se produciría en la realidad ante los dramas, los ataques, la guerra. Algo tan duro y tan fuerte que marca un lugar y que condiciona que si hay una anomalía, ese es el momento que se recreará por siempre.

Si os ha gustado este incidente de vórtices, podéis ver también el caso del monitor del bebé o el incidente del coche de los años 40 que publicábamos hace poco. Nos quedamos con esas fotografías que salieron veladas, quizá porque era una experiencia que pudo afectar a la propia tecnología de la cámara y también nos quedamos con la cara de pocos amigos del guardia de seguridad, nazi él, quizá sorprendido de que dos periodistas vinieran a echar una mano en medio de una guerra.  ¿Cómo os habríais sentido vosotros si os hubiera pasado? ¿Qué opináis sobre estos vórtices? Os esperamos en los comentarios y os dejamos con el vídeo que realizamos sobre el avión que perdió 17 minutos en una nube con una anomalía espacio-tiempo.

Ufopolis.com 2015

Perdieron 17 minutos de sus vidas en una increíble nube

Vicente Fuentes narra el incidente del avión 502 aviaco ocurrido en España en 1978 en plena Transición, en donde una avión de pasajeros se encontró con una situación de pérdida temporal que a día de hoy continúa sin explicación.

Fotografía del avión aterrizando.
Aviaco-502
Ufopolis.com 2015

El sol abre túneles del tiempo en la tierra

Vicente Fuentes comenta los detalles de la misión MMS de la NASA que estudia la existencia de vórtices magnéticos llamados «anomalías X» entre la tierra y el sol que permiten la apertura de brechas en el espacio y en el tiempo. Estudiaremos cuatro casos relacionados con estas anomalías. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

El increíble vórtice espacio-tiempo del monitor de un bebé

¿Es posible que se formen vórtices temporales en un lugar determinado del mundo que sólo afecten a ese lugar? ¿Microagujeros de gusano en donde el pasado y el futuro se confunden? ¿Y si esto mismo pasara en la habitación de nuestra casa, en la de nuestro niño? La historia de hoy fue redactada por el investigador Stephen Wagner y data de Abril de 2005 en base a un testimonio recibido por email. En la misma se omiten los nombres de los protagonistas y su emplazamiento con el fin de preservar el anonimato de los mismos. Comienza así:

«Como de costumbre, mi larga jornada de trabajo estaba llegando a su fin y me dirigía por el pasillo con un gran pilar de ropa hacia mi habitación, cuando de repente escuché un alboroto en el monitor del bebé a pocos metros de mí. Me pareció extraño porque yo sabía que mi marido y el niño estaban en la sala de estar viendo tranquilamente la televisión con mi hija de dos años de edad, acurrucados los dos en el regazo de mi marido. Estaban los dos con su padre quedándose dormidos viendo la tele. La puerta del dormitorio estaba justo frente a mí y pude ver a mi marido y a mis hijos en el salón mientras que seguía el alboroto en el monitor que tenemos en la habitación de mi bebé. No tardé mucho tiempo en darme cuenta de los sonidos que salían de aquel monitor. Me eran muy familiares. Era yo misma.»

«Ese mismo día, por la mañana había estado en la habitación de mi niño cogiendo algunos juguetes del suelo y dejando libros en su sitio. Le estaba contando la historia de «Jack y las habichuelas mágicas» por primera vez a mi hijo. Bien, pues aunque aquel aparato no tenía opción de grabar, me veía a mí misma en directo. Me veía y me oía cómo abría los cajones, oía el crujir de los juguetes, el sonido de los libros al colocarlos en la estantería y mi voz contando la historia que había contado por la mañana. Casi me desmayo cuando oigo la voz de mi hijo en el monitor.»

«Salí de la sala, volví a mirar a mi marido y a mis hijos que seguían dormidos plácidamente y volví, fascinada y aterrada, a ver aquel monitor que estaba reproduciendo lo que había sido un momento ocurrido horas antes. El monitor es un monitor de bebé estándar comprado en la tienda Wal-Mart y no es una grabadora, y sirve para controlar los sonidos procedentes de la habitación de mis niños. Estaba reproduciendo en tiempor real  algo que ya había pasado hacía 5 horas. Era exactamente la misma conversación con mi niño, recordaba sus risitas y arrullos y lo que le gustó la historia de Jack y las habichuelas. Rápidamente llamé a mi marido en la habitación mientras escuchaba la última parte de la historia con mi voz sonando a través del monitor. Se quedó sorprendido e hizo lo mismo que yo. Volvió la cabeza y miró a nuestros hijos durmiendo tranquilamente en el salón. Aquello fue increíble.»

«En su incredulidad, me preguntó: «¿cómo demonios …?!» mientras intentaba no hablar para no perderse nada de ese extraño incidente. Yo lo miré fijamente con la misma incredulidad y ambos vimos toda la escena en el monitor hasta que apareció una especie de niebla y no volvimos a ver más. Esto no había ocurrido antes y tampoco ha vuelto a ocurrir después. Para nosotros, quedó bastante claro que estábamos escuchando algún tipo de deformación o anomalía en lo que algunos llaman la realidad, el tiempo, o lo que sea que vivimos en el día a día. Nunca me imaginé en un millón de años que iba a ser testigo de ello.»

star-trails-vortex-merzlyakov

Hasta aquí la historia, que desde luego, parece de ciencia ficción, pero que sin duda enlaza con otros fenómenos de teletransporte, de creación de pequeños vórtices en el continuo espacio-tiempo que parecen deformar la realidad hasta crear situaciones de este tipo. La pregunta ante tales hechos sería: ¿Por qué se manifestaría allí, en esa casa, con esa familia, justo en el momento de contarle una mamá un cuento a un niño? ¿Cuál es el patrón que siguen este tipo de incidentes? ¿Son aleatorios o responden a una motivación? ¿Somos capaces de crearlos?


Os dejamos el programa que realizamos sobre teletransportes imposibles y esperamos vuestras teorías en los comentarios.