Los increíbles viajes en el tiempo del pasado

En este videoprograma vamos a acercarnos a interesantísimos casos de viajes en el tiempo que aparecen en la antigüedad y que aparecen claramente descritos de diferentes formas en diferentes mitologías de diferentes países.

¿Sería posible que existieran fallos en la realidad que nos transportara a otro punto del espacio y el tiempo a raíz de mini-agujeros negros que existieran en la tierra?

¿Hay una inteligencia experimentando con nosotros y estas pruebas se ven en diferentes escritos antiguos? ¿Se ven los viajes en el tiempo en posibles abducciones de la antigüedad que han quedado plasmadas en diferentes tradiciones?

Espero que sea de su agrado. Investigación Sonia Gupta, Canal AENIGMA:

El increíble secreto de O Bosque

En este programa vamos a estudiar el inquietante caso ocurrido en O´Bosque, Lugo, España, 2003 a una mujer llamada B.M. que vivió un incidente de encuentro con dos esferas, con un posterior suceso de aparente viaje en el tiempo único en la casuística estudiada hasta el momento.

¿Tendría relación un hecho con el otro? ¿Podría la inteligencia asociada al fenómeno ovni provocar con su magnetismo anomalías espacio-temporales involuntarias, o serías experimentaciones como las vistas en otras ocasiones en otros casos?

Espero que el programa sea de vuestro agrado.

 

¿Puede la genética del ser humano recrear el pasado?

En este videoprograma vamos a evaluar la posibilidad de que en la genética del ser humano exista algún tipo de carácter en común, un punto en común como especie que haga que diferentes personas sean capaces de acceder en determinadas condiciones a escenas del pasado, visitando directamente otras épocas durante algunos minutos.

Como siempre evaluamos aquí en el fenómeno de los deslizamientos del tiempo, existiría un posible punto de sentimientos asociados a los lugares en donde se producen los eventos pero también sería posible en base a la teoría de la llamada psicometría que cada uno de los átomos de nuestro cuerpo se quedasen impregnados del entorno y por tanto cada una de nuestras acciones también lo hicieran a nivel espacio-temporal.

Estudiaremos dos ejemplos para tratar de sacar conclusiones sobre cómo podría funcionar este fenómeno gracias a las pesquisas realizadas por los investigadores Colin Wilson y John Grant en su libro “the directory of Possibilities”.

 

Espero que el videoprograma sea de vuestro interés.

Ufopolis.com 2017




¿Qué ocurrió en el cráter Patomskyi en el año 1824?

En este vídeo vamos a coger nuestra máquina del tiempo preferida y nos vamos a ir a la estepa rusa a descubrir qué ocurrió en el cráter Patomskyi hace 250 y a observar qué estaría oculto en el interior de un agujero del tamaño de un edificio de más de 25 plantas. Tanto las plantas, como los árboles del exterior del cráter estarían presentando anomalias espacio-temporales, algo asombroso debido a la inexistencia de volcanes en la zona.

Este es un programa de mi reserva particular y espero que os guste mucho.

 

 

Ufopolis.com 2016

Especial 200.000: Casos reales de viajeros en el tiempo

Muchas gracias a todos por estar ahí, por lo que apoyais el canal y por la cantidad de comentarios positivos que recibimos. Es una maravilla poder llegar a esta cifra en apenas año y medio de actividad y para celebrarlo he confeccionado un especial de diez experiencias reales de viajes en el tiempo ocurridas a personas de todo el mundo. Tendremos casos de teletransporte, desapariciones y reapariciones aéreas imposibles, ecos del pasado, escenas en donde los testigos entran en un local en donde se desarrolla la vida décadas atrás, universos paralelos, máquinas secretas de teletransporte, un misterioso incidente de telequinesis, y finalmente un último caso que nos atañe a todos nosotros.

Un lujo estar aquí con vosotros y una maravilla compartir este especial hecho con todo el trabajo y el cariño del mundo.

Fuentes para la confección del programa:

Caso 1: el avión de Florida
CAIDIN, M., Ghost of the Air, Galde Press, 1995. Disponible en:

Caso 2: La desaparición del regimiento Primer quinto de Norfolk en Turquía: http://www.ediec.org/news/newsitem/article/turkey-some-800-victims-of-enforced-disappearance-remembered/

The Mysterious Vanishing Battalion of WWI

Caso 3: Los ruidos de Puys
http://archivo.elnuevodiario.com.ni/misterios-enigmas/311386-tuneles-tiempo/

Caso 4: El restaurante de 1930
The Restaurant from the Past

Caso 5: El caso de Tracy King
OFFUT, J., «Cases of Time Slips», 2012. Disponible en:

Caso 6: El pub de Cornwall
Fuente: https://spacetimeslip.wordpress.com/2014/01/21/the-missing-pub/

Caso 7: La asombrosa experiencia de de TN
http://paranormal.about.com/library/blstory_june05_som.htm

Caso 8: Ongs hat http://weirdnj.com/stories/ongs-hat/ http://deoxy.org/inc2.htm

Caso 9: Gil Perez
http://www.historicmysteries.com/gil-perez-and-his-spontaneous-teleportation/
https://en.wikipedia.org/wiki/1593_transported_soldier_legend

Gracias a todos!!!!! <3

El increíble viaje en el tiempo hasta 1944 de tres documentalistas

Hoy en ufopolis volvemos al enigma de los desdoblamientos del tiempo con un caso ocurrido en Cornwall, Inglaterra durante los años 80. El testigo en esta ocasión se llama Lawrence (seudónimo), un hombre que se encontraba filmando un documental en la mencionada localidad, quien, al final de un día de grabación tuvo la idea de buscar un bar para tomarse unas pintas con sus compañeros de rodaje y hablar allí de los siguientes movimientos, viajes y localizaciones para seguir filmando su documental. Un plan para confraternizar con el equipo y un merecido descanso tras una larga jornada. Era una hermosa tarde de verano, con la luz apenas comenzando a desaparecer en el horizonte y Lawrence y sus tres compañeros se encontraron con un bar al lado de una pequeña carretera cerca del centro de Cornwall. El plan iba a salir según lo planeado… o casi…

time_travel
El misterio de los desdoblamientos del tiempo se presenta en un abrir y cerrar de ojos

Para su sorpresa cuando entraron, el lugar estaba abarrotado de gente. Todos aparentemente estaban pasándoselo en grande, conversaciones, ajetreos y un gran ambiente de camaradería. Les extrañó que no hubiera coches aparcados fuera y que hubiera tanta gente allí dentro, estando además el pub en un lugar tan aislado, sin otros edificios en las inmediaciones. Bueno, «podría ser que hubieran venido todos andando…», pensaron…

Había en aquel gran bar gente cantando junto a un pianista, otros jugando con unos viejos dardos y varias partidas de cartas entre humo y risas a tutiplén. El ambiente era inmejorable y para colmo fueron cálidamente recibidos.

s_w36_02270196_Fotor
El aspecto de los muchachos del bar era similar a la de los soldados británicos… de 1944

«¡Eh vosotros! ¡Venid aquí! ¡Vamos a pasarlo bien esta noche!» Más que sorprendidos se sentaron en la barra y el propietario sacó unas pintas para ellos. Cuando fueron a pagar, el buen señor tras la barra se negó a aceptar el dinero, diciendo que no era necesario. La decoración era de los años 40, no había máquinas tragaperras, tampoco televisión o máquinas de discos. Todos vestían uniformes militares. Quizá los miembros de una película cercana aunque ellos sabían que eran los únicos que estaban en Cornwall filmando algo…

Entre tanto buen ambiente, los miembros del equipo de filmación fueron a sentarse y discutieron amigablemente sobre la filmación del día. Todo el que se acercaba por allí, les saludaba, les ofrecía nuevas bebidas o les trataba de invitar a cigarillos. Cada vez que un miembro del grupo trataba de invitar a cualquiera de aquellos amables clientes, éstos les decían  «¡No, no, no hay necesidad de hacer eso!»

Finalmente dejaron el bar impresionados con este nivel de amabilidad tan gratuito con un grupo de extraños, como ellos. Estábamos en 1980 y esas costumbres ya no se llevaban. Cada uno solía ir a lo suyo, pero dentro de aquel bar, era al contrario, todos parecían hermanos de toda la vida. Tras tomarse una cerveza los tres hombres regresaron a su hotel después de pasar dos horas en todo ese inusual «ambientillo»…

El rodaje se reanudó al día siguiente y cuando llegó la hora de comer, Lawrence sugirió el pub del día anterior con la esperanza de volver a tomarse esa rica pinta, un sándwich y quizá devolver algo de la hospitalidad de la noche anterior. El plan fue aceptado de inmediato pero hubo un problema. Cuando llegaron a esa vieja carretera de Cornwall, no pudieron encontrar el bar. Se aseguraron bien de que era el mismo sitio pero nada, el pub sencillamente no existía ya. ¿Quizá lo habían cerrado y demolido en tiempo récord? ¿Lo de ayer era una fiesta de despedida? Quizá sí, pero no de aquel tiempo…

letci1
El ambiente era el previo a la partida hacia la guerra

Completamente desconcertados, los documentalistas buscaron otro lugar para cenar, un restaurante cercano y empezaron a hablar de la noche anterior. Pronto comenzaron a darse cuenta de que había habido algo raro en toda la experiencia. Aunque el bar estaba absolutamente lleno se dieron cuenta de que no habían tenido ningún contacto físico con nadie. No habían rozado siquiera a ninguna persona, nunca notaron contacto físico aunque pasaron junto a ellos. Poco a poco fueron acordándose de más detalles: la decoración era perteneciente a los años 40, la manera de hablar de aquella gente, sus gestos, los continuos ofrecimientos amables con todo pagado. Esa cortesía tan propia de mediados del siglo XX… en un entorno que parecía la fiesta con la que los mandos militares obsequiaban a los pobres soldados que lucharían en la guerra…

Una vez que la filmación había terminado Lawrence regresó a Escocia y descubrió que había habido un número considerable de bases aéreas en el área de Cornwall durante la Segunda Guerra Mundial, y el pub estaba situado justo a media distancia de todas ellas.

¿Se había producido un desdoblamiento del tiempo en los años 80 que había teletransportado a los tres testigos a un punto del tiempo situado durante la guerra contra Alemania? Es muy interesante observar ese detalle de no poder interactuar con toda la gente que hubiera dentro. No podían tocarles… pero esa gente sí podía verles ya que interactuaron con ellos sin ningún tipo de problemas. Por otra parte, las pintas que se tomaron habrían sido elaboradas con ingredientes de hacía… 40 años, tal y como ocurre en el caso que estudiábamos hace dos días sobre los tres hombres que entraron en un hostal de los años 30 en 1959. Es interesante también el detalle de la falta de coches aparcados y sobre todo, la época.

En investigaciones que iremos viendo en ufopolis, los casos de desdoblamientos del tiempo parecen conectar con gran asiduidad con los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, como si la cantidad de acontecimientos, sensaciones, emociones, dramas e historias personales en conjunto ocurridos en aquella gran confrontación hubiera creado una anomalía indeleble en el tejido de la realidad, conectando ese tiempo con diferentes puntos de la línea temporal.

tumblr_inline_mp8011CuCa1qz4rgp
La cantidad de dramas ocurridos en ese punto de la historia habría creado una brecha en el tiempo.

La hipótesis que barajamos es que el fenómeno de los desdoblamientos del tiempo aparece cuando un punto de nuestra historia se queda impregnado de dramas o emociones personales que se terminan repitiendo en bucle permitiendo a tres sorprendidas personas, en este caso, disfrutar quizá de la última gran fiesta antes de marchar al frente. Esos documentalistas, si ellos saberlo, habrían estado dos horas ante el documental de su vida: un viaje en el tiempo cuarenta años antes en un pub que en los 80 ya no existía…

Si os ha gustado el artículo os invitamos a ver este programa sobre desapariciones hacia otras dimensiones de personas que jamás volvieron a ser vistas. Esperamos que sea de su interés.

Ufopolis.com 2015
Fuente: https://spacetimeslip.wordpress.com/2014/01/21/the-missing-pub/

Los tres hombres que viajaron en el tiempo y cenaron…en 1930

Hoy en ufopolis tenemos un nuevo caso de desdoblamiento del tiempo ocurrido en marzo de 1959 con características similares a otros incidentes que hemos tratado en la web. El protagonista de esta historia se llama Bob Wetzel (seudónimo), un militar norteamericano destinado en la Base Aérea de Lowry en Denver, Colorado, que decidió realizar una excursión en coche a Worland. La esposa de Bob vivía allí y a sus dos amigos les venía bien el viaje para ver también a diferentes familiares. En el camino les esperaba otro de esos agujeros temporales que se presentan ante ti sin avisar…

Aquí tenemos a esos tres hombres en su camino conduciendo por las afueras de la ciudad de Cheyenne, cuando de pronto una tormenta de nieve comienza a dejarles sin visión de la carretera. Un poco extraño para ser primavera pero cosas más raras se han visto, piensan ellos.

Es algo repentino, un gran temporal con una espesa niebla. Inesperado a más no poder. No podían ver bien el camino hasta Chugwater, el siguiente pueblo, pero aún así siguieron conduciendo a baja velocidad jugándosela por el mal estado de la carretera. Podían seguir conduciendo. Pero no por mucho tiempo…

Cramer_Charles_DawnFogShenandoah_1994_Fotor
La niebla, elemento que aparece en infinidad de casos de desdoblamiento del tiempo

Las condiciones climatológicas continuaron haciéndose más duras y cuando peor estaban las cosas los viajeros se sintieron aliviados cuando inesperadamente se encontraron con varios restaurantes en fila casi ocultos a un lado de la carretera. Les venía como caído del cielo. Quizá, literalmente…

Según declaraciones a la investigadora Debra Munn, quien se encargó de estudiar este caso, Bob comentó que pararon el coche en el parking del restaurante y entraron en el establecimiento bastante contentos por el hallazgo. Era ya la hora de cenar y tenían un buen lugar para guarecerse del tremendo vendaval de nieve que asolaba la zona. Al entrar se dieron cuenta de que estaba prácticamente vacío: solo tres clientes y las camareras: dos mujeres jóvenes vestidas con largos vestidos blancos con delantales blancos y negros esperaban en la puerta. Su atuendo sin duda era de lo más extraño pero no preguntaron. Pidieron unos filetes para cenar y algo de beber. Estaban hambrientos.

Binnie Hale
La descripción del atuendo de las mujeres concuerda con la de la moda nippy… de los años 30

El lugar estaba limpio y aseado y las mujeres sirvieron los platos. Cuando los tres protagonistas terminaron de comer pidieron la cuenta y una de las mujeres se la trajo. Sorpresa. Solo 9 dolares por los tres menús, demasiado barato incluso para 1959. Estaban tan contentos que dejaron cinco billetes de un dólar de propina, algo que fue apreciado por las camareras que parecían no creerse que alguien pudiera darles tanto dinero.

«Deberías haber visto cómo se sorprendieron las camareras», comentó Bob a la investigadora.

«Me dieron las gracias, nos acompañaron hasta la puerta, y nos dijeron que debíamos tener cuidado, ya que todavía estaba nevando con tanta fuerza que apenas se podía ver.»

31b0ef77372000be96fa6245be56a0ea
El fenómeno se presenta ante los testigos de repente y transporta a personas a diferentes puntos del espacio y el tiempo

Los tres hombres se pusieron en marcha de nuevo y llegaron a la localidad de Worland sin ningún otro contratiempo. Cuando llegaron allí, los tres hombres se encontraron con Sharon, la esposa de Bob,  y con sus padres y les comentaron que habían tardado más de la cuenta porque habían comido en un bonito restaurante en el camino. Y bien barato, además. Los cuatro decidieron volver a Cheyenne parando en ese coqueto sitio que tan buen recuerdo les había dejado. Una sorpresa les esperaba…

En el camino de vuelta, el tiempo era mucho más claro y el sol brillaba con fuerza. Bob recordaba que habían venido bajando la colina desde Denver hacia el norte, y el restaurante era el tercer o el cuarto negocio en el lado izquierdo de una conocida calle.

«Pero esta vez no estaba allí.», Dijo Bob. «Ni siquiera había ningún edificio en el sitio. Estábamos buscando en un terreno yermo. No había nada cuando antes había toda una cadena de establecimientos».

Bob en ese momento no puede creer lo que ve y sus amigos tampoco. No daba tiempo a demoler todos los edificios en una noche y menos recoger los restos. Preguntándose qué demonios había pasado, Bob y uno de sus amigos se dirigieron a un cercano puesto de hamburguesas, donde el testigo entabló conversación con un señor de avanzada edad.

«Creo que su nombre era Charlie. Le dije que habíamos comido en un restaurante que ya no estaba allí».

El hombre parecía confundido, y entonces le dijo:

«Hijo, el lugar que usted describe se quemó hace años y años, y esto ha sido un solar sin uso desde entonces».

«Eso es imposible», respondió Bob. «Estábamos allí».

En este punto de la historia, el protagonista comenzó a describir las dos camareras que les habían servido pero éste le interrumpió.

«Hijo» -dijo el hombre de nuevo-, ese lugar se incendió y las dos mujeres que acaba usted de describirme perecieron en el incendio, pero eso fue hace ya mucho tiempo.»

Mirando hacia atrás, estudiando su increíble experiencia, Bob no llegó a recordar nada inusual en el restaurante excepto el bajo costo de la comida. Los alimentos y la bebida sin duda eran reales, se los habían comido de manera normal y las dos camareras no mostraron comportamientos anómalos. No había nada fantasmal en toda la vivencia de ninguno de los tres testigos.

lyons-nippy-waitress-c-1930_Fotor
Los testigos establecieron comunicaciones normales con las camareras de los años 30… en 1959

Un incidente absolutamente fascinante que expone lo que podría ser un desdoblamiento del tiempo en el que, como veíamos en el caso de la limonada y los niños de Inglaterra, diferentes testigos parecen acceder a un punto del pasado en el que efectivamente sigue existiendo ese restaurante que aún no se ha quemado y de hecho los testigos interactúan con las personas de ese tiempo, comen perfectamente los alimentos de ese punto del pasado, hablan con las camareras y éstas les tratan como a tres viajantes de su época, cobrándoles lo que costarían tres menús en ese momento: solo 9 dólares.

Es muy interesante el hecho de que en este caso los testigos vivieran ese desdoblamiento del tiempo tras entrar en una impresionante tormenta de nieve y niebla. Esa niebla que una vez más precede a un episodio de rotura espacio-temporal que cogió a tres testigos, los situó unas décadas antes y al salir, los devolvió a su época de forma instantánea. 

Como comentario final, es fascinante estudiar estos casos en donde se produce transferencia de materia entre ambos tiempos. Los tres hombres supuestamente habrían degustado unos alimentos en los años 30 y al volver a su tiempo habrían estado digiriendo unos filetes cocinados hacía tres décadas…

Si os ha gustado esta entrada os recomendamos ver el siguiente vídeo en donde también hablamos de episodios de desdoblamiento del tiempo. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

Fuente: https://spacetimeslip.wordpress.com/2015/06/18/the-restaurant-from-the-past/

Un caso increíble de teletransporte humano en Pennsylvania

Muchos de los incidentes que estamos tratando últimamente en ufopolis sobre viajes en el tiempo tienen elementos similares que sin duda ya habrá ido identificando. En el siguiente caso se dan muchos de ellos todos juntos y podríamos denominarlo también un incidente arquetípico. Un caso modelo.

Nos desplazamos a mediados de septiembre de 2008 a Pennsylvania en donde tenemos a dos hombres, el primero se llama Daniel H. y el segundo Ciera. Tienen ganas de desconectar de la ciudad y se van a dar una vuelta por el parque de Hocking Hills en Ohio justo después del amanecer. Rutas de senderismo, cascadas, zonas de arroyos… lo mejor para olvidarse unas horas del jefe, la oficina y el estrés del mundo de locos en el que vivimos. La temperatura ya por la mañana es genial, 21 grados. Camisetas de manga corta y pantalones y botas para caminar. Objetivo: relajarse haciendo senderismo y desconectar. Vaya si desconectaron…

Empiezan por un sendero al azar guiándose con el GPS de su teléfono móvil. Por allí pasean durante largo tiempo hasta las doce de la mañana. El navegador señala que tienen que atravesar un pequeño camino rural. Bien. Un grupo de mochileros les adelanta antes de llegar y les aconseja visitar unas ruinas que están más delante, en ese camino boscoso que están a punto de tomar. Les indican también que hay una torre de control de incendios cercana para orientarse. No tiene pérdida.

“De acuerdo”, dicen ellos. “Vamos para allá.”

Al acercarse a la mencionada torre de incendios observan una cinta de prohibido el paso como las utilizadas por la policía para evitar el acceso de público en un altercado o incidente. Rodeaba toda la torre. Un olor acre en el ambiente. Sulfuroso. Las ventanas de la parte superior de la torre están tapadas con cinta adhesiva. Sucias. Moscas por toda la zona. ¿Habrá pasado algo en su interior?

police-line-do-not-cross-tape-at-crime-scene-1-2000x1349_Fotor
El escenario recuerda una situación apocalíptica

Pasan junto a la torre comentando lo raro que es todo esto y continúan por el sendero hacia el interior del bosque. El camino se detiene justo en mitad de él y se dan cuenta de que no hay absolutamente ningún sonido a medio kilómetro a la redondaSe sienten totalmente aislados del resto del mundo en medio del bosque. No ven personas, aunque deberían verlas porque es un lugar transitado lleno de senderistas. Lo peor era el sonido. No se oía nada. Solo sus voces. El aire se vuelve más frío. Tanto que empiezan a tiritar. También se está poniendo mucho más oscuro de repente. Quizá una nube. Es como si estuviera atardeciendo. Una sensación perturbadora porque viene de repente, de improviso. A las personas que experimentan este tipo de incidentes no les da tiempo a reaccionar.

Una mirada alrededor. Sólo árboles. Al fondo colinas. Altos pinos por todos los lados. El amigo de Daniel saca el GPS y mientras lo hace se siente perdido y mareado. Su batería ha caído en picado y está en las últimas.

“Estos cacharros no duran lo que pone en las instrucciones..”, piensan Daniel y Ciera.

El GPS que había funcionado perfectamente antes ahora no tiene señal y no marca localización alguna. La sensación de vacío de sonido se acentúa. Ya ni siquiera pueden oír sus pisadas. Un pequeño eco de sus voces. Apenas su propia respiración. Una sensación tremendamente triste les embarga. El mundo parece estar apagándose. La luz desaparece. Un presentimiento tremendo de que algo va mal y ellos están justo en el medio.
Avanzan y después de bajar una pequeña cuesta, vuelven a subir. Están perdidos. Cada vez se hace de noche más deprisa. Más y más. Los amigos están asustados y no pueden ocultarlo. La oscuridad ya es crepuscular. Apenas un hilo de luz. Darse cuenta de eso les hace correr. Hacia donde sea. Están congelados. Un par de arbustos gigantescos en medio del bosque y con forma de puerta. Al atravesarlos, un tremendo golpe de calor similar al que recibimos cuando salimos de un centro comercial en el que se han pasado de la raya con el aire acondicionado.

crepuscular-rays-of-light_Fotor
La oscuridad crepuscular se cierne sobre ellos a toda velocidad

Se quedan de pie en un lugar conocido como Ash Cave. Delante de ellos una gran cascada. No muy lejos de allí, un acantilado en forma de cuña. Antes, todos esos elementos no estaban ahí, han sido teletransportados en su experiencia a un lugar algo más alejado de las proximidades de la torre anti-incendios.

Se dan la vuelta y observan los dos arbustos que hacían como una especie de puerta y que son iguales que los que vieron en su experiencia. Detrás de ellos, la zona era diferente, sin tanta densidad de árboles. Todo volvía a tener más luz poco a poco.
La experiencia como máximo había durado una hora. Hora de comprobar el GPS. Ya hay señal. Y lo que es más raro, batería. Un problema adicional: son las cuatro de la tarde cuando debería ser la una.

El camino del bosque por el que habían accedido no existía. Al volver sobre sus pasos, consiguen ubicarse y observan la torre antiincendios.

cannonball_cross_01_Fotor
La torre de incendios se ve perfecta cuando termina el incidente

Está perfectamente operativa. Huele bien. Ventanas relucientes. Limpia y aseada, como corresponde a una instalación pública. Ni rastro de las cintas policiales. Por no haber no había ni moscas alrededor. Una sensación malsana de haber estado en un tiempo diferente, casi apocalíptico. Y una referencia temporal que expone una pérdida de tres horas de su vida.

Los detalles del caso son arquetípicos como decíamos. Visiones remotas, desapariciones de los caminos (quizá en un futuro lejano en donde el bosque se come los últimos vestigios de una civilización caída), soledad, aislamiento, frio, tristeza, luz apagándose, tiempo perdido, disminución en la percepción del sonido y un miedo atroz que te abruma de tal manera que decides marcarte la carrera de tu vida para tratar de evitar por todos los medios continuar en la pesadilla en la que de repente has entrado y en la que nadie puede ayudarte.

Esa pérdida de contacto con la realidad y la imposibilidad de ser auxiliado son constantes dentro de la psicología del fenómeno. Allí, estés donde estés, sólo puedes contar contigo mismo porque sólo el fenómeno decide cuando entras y cuando sales y sólo el fenómeno sabe cuanto tiempo vas a perder o ganar cuando lo hagas.

Si os ha gustado el incidente os dejamos el video que hicimos sobre algo similar que ocurrió en Versalles, París. Esperamos que el programa sea de su interés.

Fuente:
El reino de Hocking Hills: H. Daniel (2011) Missing Time in Hocking Hills http://timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

 

Viajeros en el tiempo del año 2750

Vicente Fuentes narra las declaraciones de un ex-trabajador del gobierno de los Estados Unidos al respecto del descubrimiento de un sistema de cuevas de Nuevo México en donde se habrían encontrado dispositivos tecnológicos de naturaleza desconocida y cuya manufactura se atribuía a un misterioso pueblo perdido en el tiempo que se hacía llamar «los hacedores de alas». Comentaremos la historia de ese descubrimientos y los increíbles detalles que exponía la filosofía de aquellos seres del futuro. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Los niños que viajaron en el tiempo y tomaron limonada de hace… 50 años…

Dentro de la casuística de estos viajes en el tiempo que estamos estudiando encontramos a personas que consiguen traerse ciertos elementos de sus experiencias aunque a veces cueste pensar en qué tipo de consecuencias podrían tener en su salud…

El siguiente caso proporcionado por la base de datos del investigador Stephen Wagner le ocurrió a un hombre de la localidad de Stoke-on-Trent, en la región de Midlands, al oeste de Inglaterra. El protagonista se llama John, y el suceso le ocurre cuando es un niño de seis años en compañía de un amigo suyo con el que se desplazaba hacia la escuela todos los días. Un día de mediados de los setenta ambos niños se paran en el camino para observar cómo construyen lo que parecen ser nuevas casas en el barrio. Cuando se aproximan a la zona, una señora mayor parece salir de una casa cercana ofreciéndoles limonada.

$(KGrHqN,!pMF!,4HFKKjBQKzimjqNg--60_35
Este es uno de los pocos casos en donde se produce la ingestión de un alimento del pasado en una experiencia de deslizamiento del tiempo

Los niños acceden y se toman un vasito de limonada con la señora en su porche. Esto ocurre durante unos minutos, tras los cuales se despiden amistosamente porque tienen que ir a la escuela. Habían salido de casa a la una y media y las clases empezaban a las dos de la tarde. Cuando llegan allí el colegio está cerrando. Son las cuatro y media de la tarde. Sorprendidos por lo que acababa de ocurrirles con el tiempo ya que no habrían tardado más de veinte minutos en hacer el camino y tomarse la limonada en aquel porche, volvieron a casa sin saber muy bien qué había pasado.

A la mañana siguiente John y su amigo vuelven a tomar el mismo camino de siempre para encontrarse no solo con que no estaban construyendo ninguna casa en su barrio si no con que tampoco había ningún rastro de la casa de la señora mayor que les había ofrecido la limonada el día anterior. Sabían exactamente dónde había ocurrido pero allí no existía esa casa. No había porche. Nada. La única explicación que tenía el testigo era que de alguna manera había vivido algún tipo de experiencia espacio-temporal en la que durante veinte minutos de su vida habrían transitado por un tiempo pasado en donde estaban construyendo o reconstruyendo parte del barrio y en la que veinte minutos equivalían a tres horas.

Time-Travel-2_Fotor
Los deslizamientos del tiempo ocurren de repente sin que los testigos sean conscientes del cambio

La hipótesis que podemos barajar al respecto es que es un caso arquetípico en donde los testigos se encuentran en un tiempo pasado o futuro (por las descripciones, todo indica el pasado) en donde una “ola temporal” rompe justo en el camino a su casa. A ellos les coge justo en su área de influencia llegando a degustar con una señora de principios de siglo una limonada de reciente confección… que fuera de la anomalía podría tener más de 50 años.

En estas experiencias lo cierto es que los objetos no parecen degradarse. Al contrario, esos materiales consiguen aguantar perfectamente el paso de un tiempo a otro. En este caso, es un alivio ya que es mejor no imaginarse cómo podría sentarnos una limonada de hace tanto tiempo. Sería una más que curiosa digestión que quizá para muchos de nosotros no sería una de las mejores cosas que podríamos hacer en nuestra vida…

Time-Travel_1_Fotor
Seguiremos estudiando los misterios del tiempo en ufopolis

Si os ha gustado esta experiencia os invitamos a ver otro impresionante caso protagonizado por niños, ocurrido en Westall en los años 60 y relacionado con el fenómeno ovni… Esperamos que el vídeo sea de su agrado.

Fuente: http://paranormal.about.com/od/timeanddimensiontravel/a/aa012306_3.htm

Ufopolis.com 2015