Increíble avistamiento de extraterrestres altísismos en Chile

Muchas veces hemos estudiado en esta web los asombrosos avistamientos de criaturas aparentemente humanoides con características claramente no humanas que ocurrieron en épocas más modernas y de antaño, pero este fenómeno, lejos de pertenecer a una época concreta, a una década determinada o a un contexto de un solo país, ha seguido ocurriendo con el paso de los años y ha seguido dejando testigos sorprendidos y traumatizados sin poder dar explicación a lo que ha acontecido delante de sus ojos.

Hoy vamos a hablar precisamente de un hecho así, sorprendente, extraño e imposible de analizar bajo una perspectiva racional que nos enlaza con otros sugerentes casos ocurridos en los años 70 y 80, así que si os parece bien, vamos a coger nuestra máquina del tiempo y vámonos a hace nada, al pasado 19 de diciembre, con dos hermanos que son del sur de Chile, concretamente de la región de Araucania, un sector rural del país latinoaméricano.

Aquí tenemos a un un joven estudiante de 24 años identificado como Miguel, quien estudia en una universidad de Concepción, y que regresa a su hogar de Araucanía para pasar las fiestas de fin de año junto a su familia tras bastante tiempo estudiando en una lejana universidad. Miguel acaba de llegar a casa y vuelve a ver a su hermano Patricio, de 14 años y se ponen a hablar de sus vidas hasta que en aquella tarde especialmente calurosa deciden pasear en bicicleta por los bosques aledaños a su pequeña casa.

bosque-araucaniad
Una de las localizaciones del bosque de Araucania

Así deciden y así hacen. El bosque, el aire puro, el precioso atardecer de Chile y sus bicicletas, un gran plan tras largo tiempo sin verse. Tras una hora de marcha, parece que ambos tienen bastante sed pero se dan cuenta de que no llevan las cantimploras llenas así que deciden esconder sus bicicletas en un arbusto para adentrarse en medio del bosque en busca de una de las tantas vertientes que hay en el lugar para refrescarse.

Y allí están ellos recorriendo campo a través del bosque de Araucania y decididos a hidratarse un poco a la orilla de un riachuelo cercano. Llegan allí, se refrescan y se quedan un par de horas recuperando tiempo perdido y hablando de sus cosas en aquel bucólico lugar, hasta que de repente Miguel, el mayor observa que comienza a oscurecer y propone volverse a casa ya que sus dos bicicletas carecen de iluminación para moverse sin luz de forma segura por un terreno tan áspero y abrupto.

araucania_2011
Parte de una de las regiones campo a través del bosque de Araucania

Nos vamos? Si, vámonos le dice Patricio, el pequeño. Ambos dos comienzan a volver sobre sus pasos por el mismo senderito cuando de repente se escucha algo detrás de ellos, a sus espaldas. Suena como un extraño sonido, como de dos piedras chocando.

 

1
Descripción gráfica de la primera visión

Los dos hermanos se vuelven y se quedan pasmados con lo que ven delante de ellos. Frente a ellos estaban dos supuestos seres humanoides que los miran fijamente. Los dos se quedan aterrorizados, petrificados. Son altísimos, de unos tres metros de altura, tenían unos brazos largos y lo más impresionante es que poseen una expresión terrorífica en sus rostros, donde destacaban el tamaño desproporcionado de sus bocas. Sus cuerpos frágiles y desproporcionados, además de estar cubiertos de una especie de traje verde muy ceñido, desprendían una especie de aura de calor muy intensa, similar a la sensación que se tiene al estar cerca de un horno o de una fogata.

944079_1563915870599722_8985822602553771822_n

Miguel se queda demasiado impresionado y la fuerte impresión que se lleva lo hace trastabillarse, pierde el equilibrio y se cae de espaldas al suelo, mientras su hermano menor comienza a sollozar paralizado del miedo.

12670844_1563915997266376_347265026560057557_n
Patricio hace de tripas corazón, y consigue con un gran esfuerzo que Miguel le agarrara del brazo, y en ese momento, se giran y ambos salen corriendo despavoridos y lo peor es que mientras corren sienten que los dos extraños seres vienen tras ellos.

Los hermanos corren y corren tratando de no mirar para atrás para no caerse ni tropezarse y cogen las bicis y salen de allí como alma que lleva el diablo tirando para casa a una velocidad increíble.
Sin embargo, el episodio no concluye allí porque los chicos llegan a su casa y le relatan lo sucedido a su madre y en medio de la conversación con la madre se hace un gran silencio en la casa. Algo ocurre fuera, algo siniestramente familiar. Fuera suena el mismo ruido anterior, ese mismo choque de piedras.

Con una tensión infinita, Miguel se asoma por la ventana, y ve a las dos tremendas y gigantescas figuras que observando atentamente la casa. Ellos esperan sin salir y observan cómo los seres, finalmente, se quedan inspeccionando el lugar un buen rato antes de volver a desaparecer entre el bosque.

Lo más curioso de todo es que este insólito caso no era la primera vez que ocurría en el alargado país de américa del sur y es que el 27 de febrero del 2010, el mismo día en que ocurrió el devastador terremoto que asoló al centro y sur de Chile), en la playa de Cobquecura, en la Octava Región del país ocurrió otro incidente similar que narró una mujer llamada Carmen Carmona, que declaró lo siguiente:

“A eso de las 6:45 de la mañana estaba abriendo el portón de mi casa de veraneo cuando se me ocurrió mirar hacia el océano. En ese momento aparecieron tres seres que entraban al mar. Llamé a mi marido y a mi hermana y les pregunté si estaban viendo lo mismo que yo y dijeron que sí. Nos pareció extraño que a esa hora hubiera alguien en la playa, pues toda la ciudad había subido a los cerros porque las autoridades habían dado órdenes expresas de abandonar todas las viviendas en la costa por el peligro de un tsunami. Cuando los vimos con más atención nos percatamos que eran muy altos, medían unos dos metros y medio de altura, lucían delgados y eran de un color azul oscuro brillantes. Sentimos mucho miedo, pero por suerte en ese preciso instante llegó mi sobrino y nos llevó a una zona alta de la ciudad. Lo extraño es que un mes antes de este incidente, una noche vimos una luz potente entre los cerros que iluminó casi completamente nuestra cabaña”.

Sin título
Descripción visutal de los seres del segundo caso

Si te ha gustado este artículo te invitamos a ver estos vídeo que hicimos sobre asombrosos incidentes de extraterrestres altos. Esperamos que sean de su agrado.

Fuente: http://inexplicata.blogspot.com.es/2016_02_01_archive.html

Traducción original: S. Corrales, IHU,  Guillermo Gimenez (Planeta UFO), Villatri (Guioteca) and Frentefantasma.org

Ufopolis.com 2016

Los extraños incidentes de la carretera de Zafra

Hoy en ufopolis vamos a ver uno de los casos con más solera de la casuística ufológica española: el caso Zafra, lleno de profundos e intrigantes enigmas sin resolver. En este artículo vamos a tratar de saber qué le pasó a un sencillo hombre que protagonizó escenas propias de la ciencia ficción… y lo que le ocurrió a otros en el mismo lugar cuarenta años después…

Nos encontramos en Zafra, en la provincia de Extremadura, tierra de misterios y enigmas desde hace muchos años en España. Desde hace más de 50 años, los avistamientos de seres humanoides de estatura elevada y oscuros han estado en el folclore de la ciudad. Vamos a exponer algunos de los casos más llamativos y poder sacar algunas conclusiones al respecto.

Manuel Trejo – Noviembre 1968

Uno de los casos más conocidos de Zafra es la historia de Manuel Trejo. Vamos a situarnos un 14 de Noviembre de 1968, era de madrugada y Manuel, soldador de profesión, se disponía a viajar por una carretera que comunicaba la localidad de Zafra con Burguillos del Cerro. Su itinerario seguía con lo provisto, al llegar a Burguillos de Cerro, se dispuso a cargar sacos de carbón para llevárselo a Zafra.

Al volver a Zafra, una intensa tormenta se desató, obligando a Manuel a poner las luces largas y a viajar por esa carretera a baja velocidad. Poco después de su partida hacia Zafra, divisó a lo lejos a un individuo, las luces largas descubrían toda su figura y silueta, alargada y negra, sin cara y de una presencia muy aterradora, pero lo peor estaba aún por llegar.

Al aproximarse a aquel ser estático y penetrante, el coche empezó a fallar a medida que se acercaba. El coche finalmente perdido velocidad casi hasta pararse.

Screenshot_5

Trayecto en el que se realizó el encuentro de Manuel

El ser, de una estatura aproximada al 1.80 metros, se encontraba totalmente recto, con las manos y los pies juntos. Con una manos finas y alargadas, junto a unos guantes negros, estaba envuelto en un traje ceñido, pegado al cuerpo y casi como de un submarinista se tratase. El traje deslumbraba con muchas tonalidades, dependiendo de la luz que incidiera en el traje, resplandecía con unos tonos u otros. Un dato muy curioso a tener en cuenta, ya que en otros muchos avistamientos, la aparición es translúcida o totalmente opaca. ¿Estaremos ante la posibilidad del avistamiento de un ser extraterrestre o de una aparición fantasmal?.

chofer15b

Descripción del ser

El pelo era lacio, largo y negro, totalmente pegado a la espalda y no se podia apreciar la tez de su piel. El terror se apoderó de Manuel al llegar al humanoide, que, al llegar el coche a la posición del ser, este intentó acercarse, inmediatamente, el coche volvió a funcionar, acelerando Manuel a toda velocidad y salir de aquellos lares como alma que lleva el diablo. Pocos metros más adelante, este se bajó del coche para ver mejor al ser, misteriosamente se había esfumado y desaparecido.

Un dato curioso, es que algunos días después del encuentro, Manuel pudo divisar por la zona de Zafra, un objetivo volador no identificado con forma de «limón partido a la mitad» de unos 8 metros de diámetro. A simple vista, en el objeto se podian divisar unas toberas y vapor que salia del objeto.

Carlos Rivera y Evaristo Mancera – Abril 2012

Los hechos ocurrieron una noche de Abril en 2012, donde Carlos Rivera y su compañero Evaristo Mancera, conducían por la carretera N-432 de noche. Carlos es muy conocido en la zona por ser uno de los componentes del grupo musical Medina Azahara. En un momento del trayecto, a lo lejos, Carlos puede divisar una forma humanoide oscura, muy alargada y de complexión muy flaca. El coche seguía su rumbo acercándose a esta figura, aparentemente humana.

«…vi una especie de persona o algo parecido, no sé que era, pero nos quedamos mirándole fijamente hasta que estuvimos a menos de 1 metro de él…»

Al acercarse al humanoide, pudieron ver horrorizados la complexión y la forma de aquel ser. Carlos expuso en un testimonio posterior al encuentro, que pensó que el humanoide podría ser una persona que habría sufrido algún accidente de coche y se encontraba sola en la carretera con el fin de encontrar ayuda, pero al acercarse a la figura, pudo apreciar horrorizado que el ser tenia una mandíbula desproporcionada, vestía un traje de uniforme y su estatura era de 1.90 metros. Espantados ante esta silueta, aceleraron y se alejaron lo más rápido posible.

avistamiento1

 Representación ficticia del encuentro

 Reflexión

Aunque siempre nos estamos preguntando porqué se producen estos avistamientos, y más frecuentemente en carreteras solitarias y por la noche, nos intriga la posibilidad de que estemos ante uno de los casos más directos con el otro lado o el más allá. Frecuentemente, los casos de esta índole, se les otorga a fallecimientos por accidentes de automóvil.

  • ¿Estaremos ante una señal de la silueta del ser después de una muerte traumática y violenta?
  • ¿Cuál es el motivo o el fin al estar allí?
  • ¿Nos estarán protegiendo de posibles peligros?
  • ¿O simplemente es una radiografía de lo que nos deparará después de una muerte violenta?

El humanoide que se quedó mirando a un ser humano 15 minutos

El fenómeno ovni y la interminable lista de casos reales documentados alrededor del mundo. Hoy en ufopolis vamos a hablar del incidente de Samuel Rodolfo Barreras, ocurrido en la mañana del 27 de Noviembre de 1995 en un área urbana a las afueras de La Havana, Cuba. El señor Barreras era un conocido guardia de seguridad de la zona que se hallaba en aquellos momentos en su garita de vigilancia. Allí estaba él con sus quehaceres hasta que de pronto se dio cuenta de la presencia de una brillante luz aproximándose hacia su posición desde el cielo. «Qué curioso…», pensó. La curiosidad pronto se convirtió en intriga al observar cómo no solo aquello se estaba acercando al suelo, sino que además es que venía directamente hacia él.

UFO_Cuba1995_Sketch01

Croquis realizado por el protagonista del evento

Pensando que quizá aquella luz podría ser algún tipo de avión averiado en una maniobra de aterrizaje forzoso, Barreras salió de la garita y se quedó asombrado con los primeros detalles que comenzó a atisbar de aquello que venía. La luz pronto comenzó a mostrarse como un platillo volante, prácticamente de película y flotaba sobre el techo de uno de los edificios cercanos. Se había parado. Algo esperaba. Barreras en aquellos momentos de intriga máxima quiso ir a avisar a sus superiores de aquello… pero no pudo. Estaba completamente paralizado. Ni un músculo podía mover. El objeto comenzó a realizar algunas maniobras complejas de vuelo con el fin de descender al centro de una pequeña plaza del complejo de edificios en donde Barreras estaba. Poco a poco, la nave bajó flotando lentamente casi a cámara lenta, quedándose medio metro por encima del suelo. Aquel vigilante seguía allí asustadísimo ya  y en estado de shock. Qué sensación la de no poder moverse. Aquello estaba bien cerquita de él.

UFO_Cuba1995

Recreación de la espectacular escena de aterrizaje del objeto

El ovni tenía ventanas y Barreras se afanaba en observar si podía ver a alguien en su interior pero no pudo. Solo estaba flotando allí sin hacer más. Ningún signo de maquinaria para aterrizar, ni patas ni anclajes. Un minuto allí viéndolo. Silencio total. Tras ese larguísimo minuto, algo se movió por debajo del objeto. Parecía una abertura o incluso una puerta según el testimonio del testigo. Acababa de surgir, como si la mecánica del objeto fuese fundible o modelable en el momento. La sensación del vigilante fue de pavor. Por aquella puerta apareció un ser humanoide de una estatura de unos 1.80 metros de alto que se movía mecánicamente «como un robot» según Barreras. La entidad caminó desde el objeto hacia él. Se estaba acercando. Iba a por el vigilante.

UFO_Cuba1995_Sketch02

Croquis realizado a los pocos segundos del encuentro por el protagonista.

Parece que con el subidón de adrenalina del testigo por ver aquello, Barreras pensó en qué hacer y como en aquel momento no tenía ningún arma para hacer frente a aquel ser que venía hacia él, vio claro que romper una ventana y usar un cristal afilado sería una buena defensa contra aquella sombra que se acercaba con decisión. Pero no pudo. Seguía inmóvil. Algo le tenía así. Ellos. De forma extraña, el ser se paró a unos 10 metros de él y decidió cambiar de dirección para inspeccionar otra área. Un suspiro de tranquilidad desde la desconfianza.

Algo más tranquilo pero sin tenerlas todas consigo, Barreras observó cuidadosamente a la entidad. Llevaba una ropa ajustada y oscura que parecía emanar algún tipo de luminosidad. Su cabeza tenía un tamaño inusual, diferente de la de los seres humanos, mucho más grande y alargada y sus ojos oscuros eran gigantescos. El testigo llegó a decir que lo que más le impactó de su visión fue el cruce de miradas con el ser. Sus ojos parecían «el diafragma de una cámara» tal y como los pudo observar desde su posición. La entidad se mantuvo quieta delante de Barreras durante 15 minutos. El uno sin poder moverse. La entidad mirando hacia todos los lados, inquieta. Pero sobre todo le miraba a él. Barreras no sabía ni donde meterse.

UFO_Cuba1996-Tech01

Proporciones del disco y el ser en comparación con un ser humano.

Tras ese periodo de tiempo, Barreras observó cómo aquello comenzó a volver sobre sus pasos y tras mirarle una última vez, enfiló el disco y subió a él por la misma abertura por la que había salido. Aquel hueco se cerró inmediatamente después de su entrada y algunos segundos después, la parte baja del objeto comenzó a elevarse gracias a algún tipo de turbinas o luces que Barreras expone como «luminosas y con un sonido que le recordaba al zumbido de las abejas, pero mucho más potente».

UFO_Cuba1996

El objeto parecía tener diferentes luces en el anillo exterior

Allí parado aún, Barreras comenzó a observar el lento ascenso del objeto con un serie de luces fluorescentes de color azul que parecían salir de aquello y que iban ganando en intensidad a medida que ascendía. Una vez que aquella maravilla estaba a una altitud paralela al tejado del edificio más cercano, en menos de una décima de segundo ascendió a una velocidad imposible de calcular perdiéndose en el cielo ante la mirada alucinada del testigo que el pobre, aún seguía allí sin moverse.

Tras desaparecer definitivamente, Barreras volvió a recuperar el control de su cuerpo y se fue corriendo a buscar un papel y un bolígrafo para recrear en un papel el increíble y desconcertante incidente que acababa de presenciar. Absurdo y extraño, sobre todo porque en ningún momento vio sus espaldas. Nunca supo por qué le pasó eso a él y sobre todo qué hizo aquel ser o las inteligencias que le acompañaban desde el interior del objeto. ¿Le habían hecho algo y él no se había enterado?

Un año tuvo que pasar hasta que aquel objeto volvió a dejarse ver. Ocurrió en Matanzas, una provincia cercana a La Havana, en la misma Cuba. Los protagonistas de estos avistamientos fueron en este caso varios estudiantes y miembros del profesorado de la escuela estatal de la localidad. Vieron lo mismo que Salvador Barreras. El mismo objeto.

UFO_Cuba1996-Tech02

Vista inferior y superior del disco

Una noche, alrededor de las 00.00 horas, un grupo de chicas se reunieron en una sección de la residencia de estudiantes en la mencionada localidad. Allí estaban ellas, charlando mientras miraban las estrellas a través de la ventana. De repente, una ráfaga de viento se precipitó a través de las aberturas de las ventanas ‘y un sonido de zumbido se oyó justo antes de que una luz brillante e impresionante iluminase todo el dormitorio. En aquel momento observaron cerca del edificio una aeronave con luces blancas y rojas parpadeando. Ojipláticas y boquiabiertas comentaban el evento en directo. «Un avión será… imposible… mira como brilla…».

Efectivamente aquellas luces eran demasiado potentes. No podía ser. Las chicas corrieron de habitación en habitación frenéticamente asomándose a las ventanas para obtener una mejor visión de ese objeto, al que describieron con una forma elíptica visto desde una perspectiva lateral.

UFO_Cuba1996_Sketch01

Esquema del objeto que vio Barreras y posteriormente otras personas en una residencia de estudiantes

Aquello no sonaba, luego un helicóptero no podía ser, razonaban las protagonistas de este segundo incidente. Un avión tampoco porque estaba levitando como un colibrí. Pronto se fue pero el susto de las dos protagonistas se quedó hasta que al día siguiente se lo contaron a toda la residencia y a todos sus profesores. Se organizó una serie de patrullas de vigilancia para ver si aquello volvía a aparecer… y así lo hizo. Todos los testigos describieron al ovni como metálico y de color plateado, de forma redonda con un conjunto circular de luces alrededor de su perímetro. Las configuraciones de luces variaban del rojo al blanco, de éste al azul, o intermitentemente el rojo y el blanco  como si pulsaran en una determinada secuencia matemática. Un estudiante observó algunas líneas en la parte inferior de la nave que seguían un patrón radial.

Otro de los estudiantes entrevistados posteriormente confirmó que la nave era similar a una que había visto en años anteriores, cuando estaba sobrevolando Cárdenas, otra ciudad de la provincia de Matanzas. Exactamente la misma y el mismo día del incidente de parálisis del señor Barreras, otro testigo de excepción del absurdo del fenómeno ovni que hoy os traemos en ufopolis como caso fascinante e inquietante de un ovni con un ocupante en un encuentro del tercer tipo sin ningún tipo de sentido.

Si os ha gustado la entrada podéis ver también el vídeo que hicimos sobre otros encuentros con alienígenas imposibles que sin duda no os dejarán indiferentes. Esperamos que sean de vuestro agrado:

 

Ufopolis.com 2015