Especial 200.000: Casos reales de viajeros en el tiempo

Muchas gracias a todos por estar ahí, por lo que apoyais el canal y por la cantidad de comentarios positivos que recibimos. Es una maravilla poder llegar a esta cifra en apenas año y medio de actividad y para celebrarlo he confeccionado un especial de diez experiencias reales de viajes en el tiempo ocurridas a personas de todo el mundo. Tendremos casos de teletransporte, desapariciones y reapariciones aéreas imposibles, ecos del pasado, escenas en donde los testigos entran en un local en donde se desarrolla la vida décadas atrás, universos paralelos, máquinas secretas de teletransporte, un misterioso incidente de telequinesis, y finalmente un último caso que nos atañe a todos nosotros.

Un lujo estar aquí con vosotros y una maravilla compartir este especial hecho con todo el trabajo y el cariño del mundo.

Fuentes para la confección del programa:

Caso 1: el avión de Florida
CAIDIN, M., Ghost of the Air, Galde Press, 1995. Disponible en:

Caso 2: La desaparición del regimiento Primer quinto de Norfolk en Turquía: http://www.ediec.org/news/newsitem/article/turkey-some-800-victims-of-enforced-disappearance-remembered/

The Mysterious Vanishing Battalion of WWI

Caso 3: Los ruidos de Puys
http://archivo.elnuevodiario.com.ni/misterios-enigmas/311386-tuneles-tiempo/

Caso 4: El restaurante de 1930
The Restaurant from the Past

Caso 5: El caso de Tracy King
OFFUT, J., «Cases of Time Slips», 2012. Disponible en:

Caso 6: El pub de Cornwall
Fuente: https://spacetimeslip.wordpress.com/2014/01/21/the-missing-pub/

Caso 7: La asombrosa experiencia de de TN
http://paranormal.about.com/library/blstory_june05_som.htm

Caso 8: Ongs hat http://weirdnj.com/stories/ongs-hat/ http://deoxy.org/inc2.htm

Caso 9: Gil Perez
http://www.historicmysteries.com/gil-perez-and-his-spontaneous-teleportation/
https://en.wikipedia.org/wiki/1593_transported_soldier_legend

Gracias a todos!!!!! <3

Los tres hombres que viajaron en el tiempo y cenaron…en 1930

Hoy en ufopolis tenemos un nuevo caso de desdoblamiento del tiempo ocurrido en marzo de 1959 con características similares a otros incidentes que hemos tratado en la web. El protagonista de esta historia se llama Bob Wetzel (seudónimo), un militar norteamericano destinado en la Base Aérea de Lowry en Denver, Colorado, que decidió realizar una excursión en coche a Worland. La esposa de Bob vivía allí y a sus dos amigos les venía bien el viaje para ver también a diferentes familiares. En el camino les esperaba otro de esos agujeros temporales que se presentan ante ti sin avisar…

Aquí tenemos a esos tres hombres en su camino conduciendo por las afueras de la ciudad de Cheyenne, cuando de pronto una tormenta de nieve comienza a dejarles sin visión de la carretera. Un poco extraño para ser primavera pero cosas más raras se han visto, piensan ellos.

Es algo repentino, un gran temporal con una espesa niebla. Inesperado a más no poder. No podían ver bien el camino hasta Chugwater, el siguiente pueblo, pero aún así siguieron conduciendo a baja velocidad jugándosela por el mal estado de la carretera. Podían seguir conduciendo. Pero no por mucho tiempo…

Cramer_Charles_DawnFogShenandoah_1994_Fotor
La niebla, elemento que aparece en infinidad de casos de desdoblamiento del tiempo

Las condiciones climatológicas continuaron haciéndose más duras y cuando peor estaban las cosas los viajeros se sintieron aliviados cuando inesperadamente se encontraron con varios restaurantes en fila casi ocultos a un lado de la carretera. Les venía como caído del cielo. Quizá, literalmente…

Según declaraciones a la investigadora Debra Munn, quien se encargó de estudiar este caso, Bob comentó que pararon el coche en el parking del restaurante y entraron en el establecimiento bastante contentos por el hallazgo. Era ya la hora de cenar y tenían un buen lugar para guarecerse del tremendo vendaval de nieve que asolaba la zona. Al entrar se dieron cuenta de que estaba prácticamente vacío: solo tres clientes y las camareras: dos mujeres jóvenes vestidas con largos vestidos blancos con delantales blancos y negros esperaban en la puerta. Su atuendo sin duda era de lo más extraño pero no preguntaron. Pidieron unos filetes para cenar y algo de beber. Estaban hambrientos.

Binnie Hale
La descripción del atuendo de las mujeres concuerda con la de la moda nippy… de los años 30

El lugar estaba limpio y aseado y las mujeres sirvieron los platos. Cuando los tres protagonistas terminaron de comer pidieron la cuenta y una de las mujeres se la trajo. Sorpresa. Solo 9 dolares por los tres menús, demasiado barato incluso para 1959. Estaban tan contentos que dejaron cinco billetes de un dólar de propina, algo que fue apreciado por las camareras que parecían no creerse que alguien pudiera darles tanto dinero.

«Deberías haber visto cómo se sorprendieron las camareras», comentó Bob a la investigadora.

«Me dieron las gracias, nos acompañaron hasta la puerta, y nos dijeron que debíamos tener cuidado, ya que todavía estaba nevando con tanta fuerza que apenas se podía ver.»

31b0ef77372000be96fa6245be56a0ea
El fenómeno se presenta ante los testigos de repente y transporta a personas a diferentes puntos del espacio y el tiempo

Los tres hombres se pusieron en marcha de nuevo y llegaron a la localidad de Worland sin ningún otro contratiempo. Cuando llegaron allí, los tres hombres se encontraron con Sharon, la esposa de Bob,  y con sus padres y les comentaron que habían tardado más de la cuenta porque habían comido en un bonito restaurante en el camino. Y bien barato, además. Los cuatro decidieron volver a Cheyenne parando en ese coqueto sitio que tan buen recuerdo les había dejado. Una sorpresa les esperaba…

En el camino de vuelta, el tiempo era mucho más claro y el sol brillaba con fuerza. Bob recordaba que habían venido bajando la colina desde Denver hacia el norte, y el restaurante era el tercer o el cuarto negocio en el lado izquierdo de una conocida calle.

«Pero esta vez no estaba allí.», Dijo Bob. «Ni siquiera había ningún edificio en el sitio. Estábamos buscando en un terreno yermo. No había nada cuando antes había toda una cadena de establecimientos».

Bob en ese momento no puede creer lo que ve y sus amigos tampoco. No daba tiempo a demoler todos los edificios en una noche y menos recoger los restos. Preguntándose qué demonios había pasado, Bob y uno de sus amigos se dirigieron a un cercano puesto de hamburguesas, donde el testigo entabló conversación con un señor de avanzada edad.

«Creo que su nombre era Charlie. Le dije que habíamos comido en un restaurante que ya no estaba allí».

El hombre parecía confundido, y entonces le dijo:

«Hijo, el lugar que usted describe se quemó hace años y años, y esto ha sido un solar sin uso desde entonces».

«Eso es imposible», respondió Bob. «Estábamos allí».

En este punto de la historia, el protagonista comenzó a describir las dos camareras que les habían servido pero éste le interrumpió.

«Hijo» -dijo el hombre de nuevo-, ese lugar se incendió y las dos mujeres que acaba usted de describirme perecieron en el incendio, pero eso fue hace ya mucho tiempo.»

Mirando hacia atrás, estudiando su increíble experiencia, Bob no llegó a recordar nada inusual en el restaurante excepto el bajo costo de la comida. Los alimentos y la bebida sin duda eran reales, se los habían comido de manera normal y las dos camareras no mostraron comportamientos anómalos. No había nada fantasmal en toda la vivencia de ninguno de los tres testigos.

lyons-nippy-waitress-c-1930_Fotor
Los testigos establecieron comunicaciones normales con las camareras de los años 30… en 1959

Un incidente absolutamente fascinante que expone lo que podría ser un desdoblamiento del tiempo en el que, como veíamos en el caso de la limonada y los niños de Inglaterra, diferentes testigos parecen acceder a un punto del pasado en el que efectivamente sigue existiendo ese restaurante que aún no se ha quemado y de hecho los testigos interactúan con las personas de ese tiempo, comen perfectamente los alimentos de ese punto del pasado, hablan con las camareras y éstas les tratan como a tres viajantes de su época, cobrándoles lo que costarían tres menús en ese momento: solo 9 dólares.

Es muy interesante el hecho de que en este caso los testigos vivieran ese desdoblamiento del tiempo tras entrar en una impresionante tormenta de nieve y niebla. Esa niebla que una vez más precede a un episodio de rotura espacio-temporal que cogió a tres testigos, los situó unas décadas antes y al salir, los devolvió a su época de forma instantánea. 

Como comentario final, es fascinante estudiar estos casos en donde se produce transferencia de materia entre ambos tiempos. Los tres hombres supuestamente habrían degustado unos alimentos en los años 30 y al volver a su tiempo habrían estado digiriendo unos filetes cocinados hacía tres décadas…

Si os ha gustado esta entrada os recomendamos ver el siguiente vídeo en donde también hablamos de episodios de desdoblamiento del tiempo. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

Fuente: https://spacetimeslip.wordpress.com/2015/06/18/the-restaurant-from-the-past/

Un caso increíble de teletransporte humano en Pennsylvania

Muchos de los incidentes que estamos tratando últimamente en ufopolis sobre viajes en el tiempo tienen elementos similares que sin duda ya habrá ido identificando. En el siguiente caso se dan muchos de ellos todos juntos y podríamos denominarlo también un incidente arquetípico. Un caso modelo.

Nos desplazamos a mediados de septiembre de 2008 a Pennsylvania en donde tenemos a dos hombres, el primero se llama Daniel H. y el segundo Ciera. Tienen ganas de desconectar de la ciudad y se van a dar una vuelta por el parque de Hocking Hills en Ohio justo después del amanecer. Rutas de senderismo, cascadas, zonas de arroyos… lo mejor para olvidarse unas horas del jefe, la oficina y el estrés del mundo de locos en el que vivimos. La temperatura ya por la mañana es genial, 21 grados. Camisetas de manga corta y pantalones y botas para caminar. Objetivo: relajarse haciendo senderismo y desconectar. Vaya si desconectaron…

Empiezan por un sendero al azar guiándose con el GPS de su teléfono móvil. Por allí pasean durante largo tiempo hasta las doce de la mañana. El navegador señala que tienen que atravesar un pequeño camino rural. Bien. Un grupo de mochileros les adelanta antes de llegar y les aconseja visitar unas ruinas que están más delante, en ese camino boscoso que están a punto de tomar. Les indican también que hay una torre de control de incendios cercana para orientarse. No tiene pérdida.

“De acuerdo”, dicen ellos. “Vamos para allá.”

Al acercarse a la mencionada torre de incendios observan una cinta de prohibido el paso como las utilizadas por la policía para evitar el acceso de público en un altercado o incidente. Rodeaba toda la torre. Un olor acre en el ambiente. Sulfuroso. Las ventanas de la parte superior de la torre están tapadas con cinta adhesiva. Sucias. Moscas por toda la zona. ¿Habrá pasado algo en su interior?

police-line-do-not-cross-tape-at-crime-scene-1-2000x1349_Fotor
El escenario recuerda una situación apocalíptica

Pasan junto a la torre comentando lo raro que es todo esto y continúan por el sendero hacia el interior del bosque. El camino se detiene justo en mitad de él y se dan cuenta de que no hay absolutamente ningún sonido a medio kilómetro a la redondaSe sienten totalmente aislados del resto del mundo en medio del bosque. No ven personas, aunque deberían verlas porque es un lugar transitado lleno de senderistas. Lo peor era el sonido. No se oía nada. Solo sus voces. El aire se vuelve más frío. Tanto que empiezan a tiritar. También se está poniendo mucho más oscuro de repente. Quizá una nube. Es como si estuviera atardeciendo. Una sensación perturbadora porque viene de repente, de improviso. A las personas que experimentan este tipo de incidentes no les da tiempo a reaccionar.

Una mirada alrededor. Sólo árboles. Al fondo colinas. Altos pinos por todos los lados. El amigo de Daniel saca el GPS y mientras lo hace se siente perdido y mareado. Su batería ha caído en picado y está en las últimas.

“Estos cacharros no duran lo que pone en las instrucciones..”, piensan Daniel y Ciera.

El GPS que había funcionado perfectamente antes ahora no tiene señal y no marca localización alguna. La sensación de vacío de sonido se acentúa. Ya ni siquiera pueden oír sus pisadas. Un pequeño eco de sus voces. Apenas su propia respiración. Una sensación tremendamente triste les embarga. El mundo parece estar apagándose. La luz desaparece. Un presentimiento tremendo de que algo va mal y ellos están justo en el medio.
Avanzan y después de bajar una pequeña cuesta, vuelven a subir. Están perdidos. Cada vez se hace de noche más deprisa. Más y más. Los amigos están asustados y no pueden ocultarlo. La oscuridad ya es crepuscular. Apenas un hilo de luz. Darse cuenta de eso les hace correr. Hacia donde sea. Están congelados. Un par de arbustos gigantescos en medio del bosque y con forma de puerta. Al atravesarlos, un tremendo golpe de calor similar al que recibimos cuando salimos de un centro comercial en el que se han pasado de la raya con el aire acondicionado.

crepuscular-rays-of-light_Fotor
La oscuridad crepuscular se cierne sobre ellos a toda velocidad

Se quedan de pie en un lugar conocido como Ash Cave. Delante de ellos una gran cascada. No muy lejos de allí, un acantilado en forma de cuña. Antes, todos esos elementos no estaban ahí, han sido teletransportados en su experiencia a un lugar algo más alejado de las proximidades de la torre anti-incendios.

Se dan la vuelta y observan los dos arbustos que hacían como una especie de puerta y que son iguales que los que vieron en su experiencia. Detrás de ellos, la zona era diferente, sin tanta densidad de árboles. Todo volvía a tener más luz poco a poco.
La experiencia como máximo había durado una hora. Hora de comprobar el GPS. Ya hay señal. Y lo que es más raro, batería. Un problema adicional: son las cuatro de la tarde cuando debería ser la una.

El camino del bosque por el que habían accedido no existía. Al volver sobre sus pasos, consiguen ubicarse y observan la torre antiincendios.

cannonball_cross_01_Fotor
La torre de incendios se ve perfecta cuando termina el incidente

Está perfectamente operativa. Huele bien. Ventanas relucientes. Limpia y aseada, como corresponde a una instalación pública. Ni rastro de las cintas policiales. Por no haber no había ni moscas alrededor. Una sensación malsana de haber estado en un tiempo diferente, casi apocalíptico. Y una referencia temporal que expone una pérdida de tres horas de su vida.

Los detalles del caso son arquetípicos como decíamos. Visiones remotas, desapariciones de los caminos (quizá en un futuro lejano en donde el bosque se come los últimos vestigios de una civilización caída), soledad, aislamiento, frio, tristeza, luz apagándose, tiempo perdido, disminución en la percepción del sonido y un miedo atroz que te abruma de tal manera que decides marcarte la carrera de tu vida para tratar de evitar por todos los medios continuar en la pesadilla en la que de repente has entrado y en la que nadie puede ayudarte.

Esa pérdida de contacto con la realidad y la imposibilidad de ser auxiliado son constantes dentro de la psicología del fenómeno. Allí, estés donde estés, sólo puedes contar contigo mismo porque sólo el fenómeno decide cuando entras y cuando sales y sólo el fenómeno sabe cuanto tiempo vas a perder o ganar cuando lo hagas.

Si os ha gustado el incidente os dejamos el video que hicimos sobre algo similar que ocurrió en Versalles, París. Esperamos que el programa sea de su interés.

Fuente:
El reino de Hocking Hills: H. Daniel (2011) Missing Time in Hocking Hills http://timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

 

Ciudadano de Kentucky viaja en el tiempo hasta 1960 dentro de una habitación

Hablábamos anteriormente en ufopolis que en ocasiones encontramos eventos de viajes en el tiempo en donde la clave puede ser un elemento externo que podría provocar un desajuste espacio-temporal por sí mismo, como si hubiera objetos o lugares que pudiesen albergar en su composición o sus construcciones cierto recuerdo de algunos momentos de la historia que se hubiesen quedado grabados a fuego dentro de él.

En el siguiente caso, también se produce un evento de deslizamiento del tiempo, pero esta vez en el entorno de una explosión industrial. Vámonos en este caso hasta la localidad de Mercer en el estado de Kentucky, Estados Unidos, a las tres y cuarto de la tarde del 15 de marzo de 2011. Aquí tenemos a un hombre llamado Lee Dean que se mete en su coche para ir a la antigua oficina en donde trabajaban él, su madre, su hermano y su difunto padre. Desde finales del mes de otoño del año anterior se habían producido en la fábrica de al lado de la oficina una serie de explosiones que habían causado serios destrozos a las propiedades de alrededor.

images
¿Flotamos sobre la dimensión del tiempo?

Temiéndose que el viejo edificio histórico de su propiedad, construido en una época anterior a la guerra civil americana también se hubiera dañado con las explosiones y tras haber leído en un periódico local el enfado de algunos residentes cercanos con los dueños de la fábrica, decide ir para allá sin dilación para ver qué ha ocurrido.

Lee llega allí, aparca el coche y entra por la puerta trasera. Sube las escaleras laterales en dirección al que era el despacho de su madre sin comprobar la sala de espera y no encuentra daños por allí. Pasa por su antiguo despacho y está todo como debía estar. Sin problema, aunque había señales de antiguos desperfectos pero eran de años anteriores. Parece que el tema llevaba ya unos años sin solucionarse y las indemnizaciones tampoco llegaban.

r804321_7114071
El fenómeno de los viajes en el tiempo está lejos de plantearse como un túnel como en la ciencia ficción

Es el momento de ir a ver el despacho de su hermano. Allí Lee tampoco encuentra daños. Por último la biblioteca. Un desastre. El techo se ha venido abajo y se observa la estructura de madera. Al menos no hay signos de inundación, algo es algo. El testigo termina de revisar la zona y baja las escaleras. Sin problemas en la cocina, el despacho del padre o el de la secretaria. Falta la sala de espera que se la ha saltado antes. Un horror. Daños en las paredes que colindan con el despacho del padre, yeso en el suelo también bajo los radiadores, la madera de la estructura al descubierto en varias partes y daños severos en las paredes.

“¡Al menos tampoco está inundado…. el agua, ese problema a evitar siempre en este tipo de sucesos…”, piensa él.

Haciendo recuento de todo Lee vuelve a casa y llama a un vecino que conoce y que se dedica a hacer reparaciones domésticas. Queda con él el mismo día y van a la casa. Repiten exactamente el mismo orden a la hora de visitar las habitaciones. Primero la planta de arriba y luego a la de abajo pero al llegar a la sala de espera se sorprenden por estar absolutamente impoluta. Las paredes, tal y como estaban en el año 1969 antes de una reforma que hicieron. El papel que las adornaban era el mismo. Los mismos muebles que había a finales de los sesenta. El mismo toque retro. Hasta el mismo teléfono. Incluso ese aroma inconfundible. Extrañados, ambos salen de allí con la impresión de que hay que hacer obras en la planta de arriba pero no en la de abajo.

1960s_living_room_by_erkucrunk-d5vxcvk_Fotor
Soprendentemente se encontró la habitación tal y como era en 1960, algo imposible

Lee vuelve solo a la sala de espera poco después y vuelve a encontrarse la misma destrucción que vio la primera vez. Su sorpresa fue mayúscula. Era la misma sala pero ahora estaba completamente destruida con los elementos inmobiliarios del siglo XXI. ¿Dónde estaban los elementos de los años 60? Los elementos del mobiliario volvían a ser los de la década de 2000 y se encontraban afectados por la explosión. No se lo podía creer, no había explicación alguna para algo así.

Confundido, el testigo abandonó el lugar y volvió a su casa sin experimentar ningún tipo de tiempo perdido.

La hipótesis que podemos barajar en este caso es que el fenómeno aparece durante unos minutos, tal vez menos, en una zona determinada de la casa mostrando como era hacía ni más ni menos que 42 años.

¿Por qué allí y no en otra sala y por qué ocurre cuando el “manitas” aparece en escena y no cuando él está solo? ¿Se potencia en determinadas circunstancias el fenómeno cuando entran en contacto algunas personas determinadas o es una casualidad que ocurra justo cuando algunos de los testigos no están solos?

timeslip3_Fotor
¿Cómo explicar el fenómeno de los deslizamientos del tiempo?

Encontramos tal variedad en los casos que es difícil afinar los patrones. Lo que no deja lugar a dudas es que la empresa de la fábrica tuvo que indemnizar a la familia Lee, aunque desde su departamento financiero seguramente habrían querido que el vórtice se quedara allí para ahorrarse una cuantiosa reforma…

Si os ha gustado el caso os recomendamos ver el siguiente vídeo en el que exponemos casos forteanos de desapariciones de elementos que se encuentran en el interior de las casas. Es el fenómeno de los Jotts, que podría estar asociado al fenómeno de los deslizamientos del tiempo que estamos estudiando en ufopolis desde este año. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

El caso de los cazadores que perdieron 11 horas en el bosque de Yukon

Hoy en ufopolis tenemos un experiencia extraordinaria protagonizada por dos hombres que se encontraron en una situación sin explicación en una zona muy famosa por diferentes episodios relacionados con el fenómeno ovni y que podría estar relacionado con el fenómeno de los viajes en el tiempo.

Aquí tenemos a un hombre llamado Tillie que cuenta en su declaración lo que le sucedió a su marido y a su hijo en la región de Nenana, ubicada en el área central del territorio Yukón, en la parte central de Alaska, una remota población de menos de 300 habitantes, destino de algunos cazadores de la región cuando cae el otoño.

Aquí tenemos a esos dos cazadores de ascendencia india andando por los espesos bosques de la zona a unos treinta kilómetros del río Nenana. Han tenido éxito y han conseguido cazar un alce. Cortan la carne del animal y la embalan para volver al campamento antes de que oscurezca. El camino es largo y van cargados pero es media mañana y no tienen problemas para orientarse. Allí delante está por fin el campamento. Ya han llegado. Se ven las tiendas de campaña. Por fin descanso.

En un pestañeo todo lo que dan por sentado que están viendo se diluye y observan cómo están a tres kilómetros de las tiendas de campaña sin ningún conocimiento de cómo han llegado allí. Es de noche. Han perdido varias horas en ese evento que no tiene ningún tipo de explicación. Están desorientados, mareados. No saben a ciencia cierta donde están. Muertos de miedo. En vez de ponerse a buscar sin ningún tipo de referencia, padre e hijo hacen un fuego en el bosque y pasan la noche acurrucados el uno al otro con un desconcierto total.

aurora-borealis-yukon_Fotor
La anomalía temporal apareció de repente de forma instantánea

Tan pronto como comienza a clarear el cielo con las primeras luces del alba, dejan todo allí y vuelven al campamento. Desde allí cogen la barca y llegan por un afluente al rio Nenana para volver a casa. No quieren pasar allí ni un solo minuto más después del incidente que les ha hecho saltar en el espacio y en el tiempo. Días después vuelven al campamento a recoger sus cosas, una vez recuperados del susto y no vuelven a pisar jamás la zona.

6f3dd4295e30b17f32740518db2cff28
La zona de Yukon, Canadá tiene una serie de incidentes relacionados con el fenómeno ovni que podrían tener relación con este caso

Como vemos, un incidente de salto temporal idéntico al de muchos incidentes ovni pero esta vez ni siquiera existe una luz que marque el incidente o algún momento de lucidez entre medias. Es una desaparición completa y extrema en donde se despiertan ya de pie tras varias horas.

No trascendió si en el transcurso de aquellas horas se vieron luces en el cielo, agujeros de color negro o anomalías visuales en la zona, aunque bien es cierto que todo el territorio Yukon es famoso en el mundo de la investigación ovni por la intensa actividad recogida allí durante los años 80 y por tremendos incidentes en donde diferentes testigos aseguran haber visto humanoides de extraño aspecto.

Un suceso radical de recolocación de dos peones de la mesa de ajedrez saltándose varios turnos y movimientos, sin saber quién es la mano que controla y dirige el movimiento de las fichas blancas y las fichas negras en esta partida que se libre en ese tablero arlequinado de líneas invisibles que llamamos realidad.

A continuación os dejamos también con el especial que hicimos sobre ovnis inmensos en donde aparecen otros dos incidentes ocurridos en la zona de Yukon

Ufopolis.com 2015

Fuente: http://old.timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

Una mujer de Pennsylvania asegura haber sido teletransportada en la carretera

Los saltos en el tiempo parecen tocar zonas determinadas durante años e incluso llegan a afectar a las mismas personas, las cuales, se encuentran ante eventos imposibles de explicar según la ciencia actual. A continuación vamos a estudiar dos eventos ocurridos en una carretera de sentido único de la localidad de Roherstown, cerca de Columbia, en Pennsylvania de febrero de 2012. Un hecho que directamente se salta las leyes de la dinámica newtoniana del desplazamiento de los objetos en el espacio y en el tiempo.

Aquí tenemos a una mujer llamada Stacy C. conduciendo su todoterreno SUV a las ocho menos cuarto de la mañana hacia su trabajo. Su coche es bastante alto y puede ver más detalles que los demás a esa altura. La carretera es de solo un carril y espera una larga jornada por delante. Un Ford Gran Torino verde detrás de ella -como el de la película de mismo nombre de Clint Eastwood- le llama la atención. Su primo tenía uno y acababa de venderlo. A lo mejor era el mismo…

1972-ford-gran-torino-sport_10216
El Ford Gran Torino se teletransportó… ¿o fue ella la que lo hizo?

“Nota mental: hay que recordárselo cuando le vea. Lo pasamos tan bien el verano pasado…”

Curva hacia la izquierda. Algo va mal. El Gran Torino ahora está delante de ella pero es imposible que le haya adelantado. Mira por el retrovisor y observa un Chevrolet Impala de color blanco. Stacy no sabe cómo ha llegado ese precioso coche verde a estar delante de ella. Quizá se ha despistado y le ha adelantado rápidamente. Esas cosas pasan en la carretera porque en ocasiones conducimos casi con el piloto automático, aunque no puede explicárselo porque ese adelantamiento no hay manera de hacerlo. Estaba detrás y ahora delante. Bueno podría ser cualquier cosa, a veces conducimos un poco dormidos y no nos enteramos de los detalles. Sobre todo por las mañanas…

Al día siguiente a la misma hora, de nuevo tenemos a Stacy en la carretera de Rothershow. La misma hora.
Un Pontiac Rojo va dos coches detrás de ella. Es un deportivo espectacular y se ve desde lejos. Parece que está muy pegado al coche que tiene delante. No le gustaría estar en ese coche acosado.

“Los ansias de la carretera a veces te tocan…”, piensa ella.

2006-pontiac-g6-gtp-convertible-photo-5049-s-429x262_Fotor
Al día siguiente le ocurrió lo mismo con un deportivo rojo

Es incómodo que te pase. El camino allí delante se hace un poco peligroso. Un giro a la izquierda bastante cerrado. Stacy pierde de vista al coche que tiene delante y gira el volante para tomar la curva. Al salir de ella, el Pontiac rojo está dos coches por delante del suyo. La carretera no tenía salidas. Mira por su retrovisor y sólo coches blancos y azules. ¿Qué diablos estaba pasando? No había posibilidad alguna de que ese coche hubiera volado por los aires y se hubiese colocado en esa posición en cuestión de milisegundos. Todos circulaban en línea. No es posible. Ningún atasco tras ella por haber algún tipo de accidente relacionado con ese Pontiac. Ninguna visión anterior de otro Pontiac rojo en los coches de delante antes del incidente.
Stacy aseguró en su testimonio que estaba totalmente segura de no haber sido adelantada en ninguno de los dos casos. Y un detalle más: el lugar fue exactamente el mismo en ambos casos.

teletransportacion_1358468141
El fenómeno de los desdoblamientos del tiempo y los teletransportes podrían estar relacionados

Es evidente que en carretera existen muchos factores que pueden inducir a pensar en una confusión pero las características que se exponen en las descripciones podrían llevarnos a pensar en que en ese punto del mapa existe una alteración momentánea de la realidad en donde Stacy fue transportada de un sitio a otro del continuo espacio-tiempo prácticamente en directo. Una modificación de la realidad, un retoque, un bug en un sistema informático. De ser así, la inteligencia que estaría detrás de la anomalía habría hecho perfectamente su trabajo, salvo por unos metros… los suficientes como para colocar el todoterreno de Stacy en un lugar en el que no estaba al principio de la alteración.

teletransportacion1-960x623_Fotor
Los casos de teletransporte son más habituales de lo que en un principio podríamos pensar…

Que algo así ocurra y que los otros conductores no se den cuenta solo puede explicarse de dos maneras: la primera que Stacy sea la única persona que ha decidido compartir su experiencia (los demás conductores la habrían visto aparecer de improviso pero no se lo habrían dicho a nadie nunca para no pasar por locos), y la segunda, que el fenómeno sea capaz de hacer que todas las personas que se ven envueltas en el incidente o no se den cuenta o directamente tengan un borrado temporal de la experiencia. Esto nos deja en un escenario incómodo: ¿qué poder tiene este tipo de distorsioned sobre los seres humanos y por qué se producen estos «reseteos» radicales en donde las personas aparecemos en una casilla del juego de la oca y a la hora de volver a lanzar los dados estamos en otra?

Si os ha gustado el caso os invitamos a ver el programa que hicimos sobre el misterio de los deja vu, que podría estar relacionado con este incidente. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

Fuente: about.com