Un caso increíble de teletransporte humano en Pennsylvania

Muchos de los incidentes que estamos tratando últimamente en ufopolis sobre viajes en el tiempo tienen elementos similares que sin duda ya habrá ido identificando. En el siguiente caso se dan muchos de ellos todos juntos y podríamos denominarlo también un incidente arquetípico. Un caso modelo.

Nos desplazamos a mediados de septiembre de 2008 a Pennsylvania en donde tenemos a dos hombres, el primero se llama Daniel H. y el segundo Ciera. Tienen ganas de desconectar de la ciudad y se van a dar una vuelta por el parque de Hocking Hills en Ohio justo después del amanecer. Rutas de senderismo, cascadas, zonas de arroyos… lo mejor para olvidarse unas horas del jefe, la oficina y el estrés del mundo de locos en el que vivimos. La temperatura ya por la mañana es genial, 21 grados. Camisetas de manga corta y pantalones y botas para caminar. Objetivo: relajarse haciendo senderismo y desconectar. Vaya si desconectaron…

Empiezan por un sendero al azar guiándose con el GPS de su teléfono móvil. Por allí pasean durante largo tiempo hasta las doce de la mañana. El navegador señala que tienen que atravesar un pequeño camino rural. Bien. Un grupo de mochileros les adelanta antes de llegar y les aconseja visitar unas ruinas que están más delante, en ese camino boscoso que están a punto de tomar. Les indican también que hay una torre de control de incendios cercana para orientarse. No tiene pérdida.

“De acuerdo”, dicen ellos. “Vamos para allá.”

Al acercarse a la mencionada torre de incendios observan una cinta de prohibido el paso como las utilizadas por la policía para evitar el acceso de público en un altercado o incidente. Rodeaba toda la torre. Un olor acre en el ambiente. Sulfuroso. Las ventanas de la parte superior de la torre están tapadas con cinta adhesiva. Sucias. Moscas por toda la zona. ¿Habrá pasado algo en su interior?

police-line-do-not-cross-tape-at-crime-scene-1-2000x1349_Fotor
El escenario recuerda una situación apocalíptica

Pasan junto a la torre comentando lo raro que es todo esto y continúan por el sendero hacia el interior del bosque. El camino se detiene justo en mitad de él y se dan cuenta de que no hay absolutamente ningún sonido a medio kilómetro a la redondaSe sienten totalmente aislados del resto del mundo en medio del bosque. No ven personas, aunque deberían verlas porque es un lugar transitado lleno de senderistas. Lo peor era el sonido. No se oía nada. Solo sus voces. El aire se vuelve más frío. Tanto que empiezan a tiritar. También se está poniendo mucho más oscuro de repente. Quizá una nube. Es como si estuviera atardeciendo. Una sensación perturbadora porque viene de repente, de improviso. A las personas que experimentan este tipo de incidentes no les da tiempo a reaccionar.

Una mirada alrededor. Sólo árboles. Al fondo colinas. Altos pinos por todos los lados. El amigo de Daniel saca el GPS y mientras lo hace se siente perdido y mareado. Su batería ha caído en picado y está en las últimas.

“Estos cacharros no duran lo que pone en las instrucciones..”, piensan Daniel y Ciera.

El GPS que había funcionado perfectamente antes ahora no tiene señal y no marca localización alguna. La sensación de vacío de sonido se acentúa. Ya ni siquiera pueden oír sus pisadas. Un pequeño eco de sus voces. Apenas su propia respiración. Una sensación tremendamente triste les embarga. El mundo parece estar apagándose. La luz desaparece. Un presentimiento tremendo de que algo va mal y ellos están justo en el medio.
Avanzan y después de bajar una pequeña cuesta, vuelven a subir. Están perdidos. Cada vez se hace de noche más deprisa. Más y más. Los amigos están asustados y no pueden ocultarlo. La oscuridad ya es crepuscular. Apenas un hilo de luz. Darse cuenta de eso les hace correr. Hacia donde sea. Están congelados. Un par de arbustos gigantescos en medio del bosque y con forma de puerta. Al atravesarlos, un tremendo golpe de calor similar al que recibimos cuando salimos de un centro comercial en el que se han pasado de la raya con el aire acondicionado.

crepuscular-rays-of-light_Fotor
La oscuridad crepuscular se cierne sobre ellos a toda velocidad

Se quedan de pie en un lugar conocido como Ash Cave. Delante de ellos una gran cascada. No muy lejos de allí, un acantilado en forma de cuña. Antes, todos esos elementos no estaban ahí, han sido teletransportados en su experiencia a un lugar algo más alejado de las proximidades de la torre anti-incendios.

Se dan la vuelta y observan los dos arbustos que hacían como una especie de puerta y que son iguales que los que vieron en su experiencia. Detrás de ellos, la zona era diferente, sin tanta densidad de árboles. Todo volvía a tener más luz poco a poco.
La experiencia como máximo había durado una hora. Hora de comprobar el GPS. Ya hay señal. Y lo que es más raro, batería. Un problema adicional: son las cuatro de la tarde cuando debería ser la una.

El camino del bosque por el que habían accedido no existía. Al volver sobre sus pasos, consiguen ubicarse y observan la torre antiincendios.

cannonball_cross_01_Fotor
La torre de incendios se ve perfecta cuando termina el incidente

Está perfectamente operativa. Huele bien. Ventanas relucientes. Limpia y aseada, como corresponde a una instalación pública. Ni rastro de las cintas policiales. Por no haber no había ni moscas alrededor. Una sensación malsana de haber estado en un tiempo diferente, casi apocalíptico. Y una referencia temporal que expone una pérdida de tres horas de su vida.

Los detalles del caso son arquetípicos como decíamos. Visiones remotas, desapariciones de los caminos (quizá en un futuro lejano en donde el bosque se come los últimos vestigios de una civilización caída), soledad, aislamiento, frio, tristeza, luz apagándose, tiempo perdido, disminución en la percepción del sonido y un miedo atroz que te abruma de tal manera que decides marcarte la carrera de tu vida para tratar de evitar por todos los medios continuar en la pesadilla en la que de repente has entrado y en la que nadie puede ayudarte.

Esa pérdida de contacto con la realidad y la imposibilidad de ser auxiliado son constantes dentro de la psicología del fenómeno. Allí, estés donde estés, sólo puedes contar contigo mismo porque sólo el fenómeno decide cuando entras y cuando sales y sólo el fenómeno sabe cuanto tiempo vas a perder o ganar cuando lo hagas.

Si os ha gustado el incidente os dejamos el video que hicimos sobre algo similar que ocurrió en Versalles, París. Esperamos que el programa sea de su interés.

Fuente:
El reino de Hocking Hills: H. Daniel (2011) Missing Time in Hocking Hills http://timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

 

El asombroso encuentro reptiliano del monasterio de piedra

En este videoprograma estudiaremos el increíble incidente protagonizado por un militar norteamericano llamado Lon Strickler quien, de visita a España durante la década de los 50 se encontró con uno de estos misteriosos seres cerca del monasterio de Piedra. Igualmente comentaremos los hechos ocurridos en la base aérea de Bobadilla en Málaga, en 1976 en donde unos misteriosos soldados recogieron una criatura de extraño aspecto…
Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

El hombre que desapareció en el Triángulo de las Bermudas y volvió para contarlo

Vicente Fuentes narra el extrañísimo incidente protagonizado por un hombre llamado Freddy Miller que desapareció cerca de Puerto Rico en extrañas circunstancias para volver a aparecer en un inquietante suceso sin parangón en la historia de la ufología. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

El incidente Maury: hombres de negro antes de Roswell

Vicente Fuentes expone el incidente Maury, uno de los más extraños y curiosos de la historia de la ufología en donde justo cuatro días antes del primer avistamiento ovni de la era moderna protagonizado por Kenneth Arnold se dieron cita una serie de incidentes que involucran a los famosos hombres de negro tras un extraño suceso en una playa de Des Moines, al oeste de . Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

El hombre que hundió su brazo en un extraterrestre gelatinoso

Vicente Fuentes narra el incidente Domsten, quizá uno de los más extremos, violentos y bizarros de la historia de la ufología ocurrido en la carretera de Hoganas, Suecia y en donde varios seres de horripilante aspecto atacaron a dos hombres en medio de un bosque. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

El fascinante incidente de Alenquer

Otro fantástico caso el de hoy, en este repaso que hacemos últimamente a los ovnis más espectaculares de las últimas décadas. Vamos a coger nuestra máquina del tiempo y viajemos al 2 de noviembre de 1982 en donde el Capitán Julio Miguel Guerra, miembro del escuadrón 101 de las Fuerzas Aéreas de Portugal se encuentra realizando un entrenamiento de acrobacias aéreas en su avión DHC-1 en la parte central del país. Su dominio del aeroplano le permitía hacer cabriolas preciosas a la vista de cualquier testigo que pudiera contemplarlo. Piruetas en el aire. Esa sensación.

guerra

Julio Miguel Guerra

Sobre las 10.50 horas a una altitud de 1800 metros, Guerra comenzó a sentirse extraño en el interior de su aeronave porque estaba viendo algo raro cerca del suelo. Era otro artefacto volador, pero no tenía alas, ni cola, solo el fuselaje central… y era redondo. Era demasiado raro para ser cualquier artefacto militar portugués así que decidió ir a investigarlo. Guerra giró su avión 180 grados hacia la izquierda para tratar de verlo mejor. Iba hacia el sur así que la maniobra era la correcta. De repente, algo sucedió que no entraba en los cabales de ningún piloto. Aquel objeto ascendió súbitamente 1800 metros en menos de 10 segundos. Al principio el ovni parecía inestable, con oscilaciones pero luego se terminó estabilizando perfectamente quedándose a su altura. Venía a por él.

Drawing_01

Dibujo del increíble objeto realizado por el protagonista.

El artefacto que tenía ante sí el Capitán Guerra parecía ser un disco metálico compuesto por dos partes, como dos platos, uno sobre otro, con una especie de banda en la parte central. El sol se reflejaba en la cúpula. La parte de abajo tenía un tono rojizo que parecía ser rojo oscuro. Era algo que no había visto en su vida, y se movía de manera ágil. Primero lo hizo siguiendo y monitorizando a distancia todos y cada uno de sus movimientos, luego demostró su increíble tecnología realizando una curva elíptica de izquierda a derecha en dirección norte. Luego se quedó ahí quieto observándole desde una posición de poder. Una vez más, siempre a merced del fenómeno.

JulioGuerra_UFO_03_R

El ovni estudiaba a la avioneta en pleno vuelo

Guerra en este caso y al verse indefenso llamó a la Torre de Control de Lisboa y les contó lo sucedido. No era el único que había tenido un encuentro con aquello en pleno vuelo. Había tres o cuatro aviones en el aire que lo habían visto. Algunos incluso hicieron bromas sobre ello con Control Aéreo. Guerra respondió que no sabía cuanto de cerca lo habian visto pero que él lo tenía delante y aquello no era ninguna broma. Podía derribar a su avión en cualquier momento si así lo deseaba.

JulioGuerra_UFO_01_R

El ovni se acercaba y se alejaba. Sus ventanas eran minúsculas

En aquel momento, dos compañeros del Capitán de las Fuerzas Aéreas de nombres Carlos Garces y Antonio Gomes le comunicaron por radio que iban a unirse a él en otros aviones para tratar de identificar al objeto. Aquello ya estaba en todo caso más que identificado. Y no era para nada normal. Allí fueron Garces y Gomes y efectivamente allí se encontraron la escena de la avioneta de su compañero con aquel objeto siguiéndolo pegado a él, haciendo círculos en torno a su avioneta se moviera en la dirección que se moviera.

 

Drawing_03

 

El ovni pasaba entre los dos aviones.

Los compañeros lo veían en la distancia y no se metían entre el ovni y Guerra. Una escena de película. En aquellos momentos pudieron calcular el tamaño de aquel objeto y de hecho observaron cómo en algunas de las órbitas se comenzaba a acercar peligrosamente a la avioneta de Guerra que no sabía en aquellos momentos si descender o ascender. En el vuelo también pudieron ver un enorme agujero de color negro que estaba en la base inferior del ovni. La banda central estaba llena de ventanas, algunas de ellas con luz. El sol brillaba iluminando el objeto y todo era tan extremo y raro que ninguno de los tres sabía qué hacer. Tras diez minutos de observación mutual, Guerra decidió actuar y no ser mera comparsa. Quería interceptar y derribar al objeto. Como éste iba mucho más deprisa que él, comenzó a volar justo hacia la trayectoria del punto final de la órbita elíptica que en aquellos momentos estaba tomando aquello.

 

Drawing_04

El objeto pareció darse cuenta de sus intenciones y voló rápidamente hacia él.

El vuelo de aquel ovni rompió según los tres testigos todas las leyes de la aerodinámica conocida. Ahora se encontraba a solo 5 centímetros de su avioneta. Allí estuvo unos segundos. Quizá para demostrar su poderío. Quizá ya había realizado el estudio que habría venido a realizar con el Capitán Guerra. Sea como fuere, el incidente terminó porque el ovni descendió súbitamente en una fracción de segundo y se dirigió hacia las montañas de Sintra en dirección al mar.

Tras aterrizar el habitual infierno de los pilotos que se encuentran con ovnis. De forma independiente fueron interrogados y sus aviones fueron confiscados para realizarles exhaustivos análisis por parte del Ejército del Aire Portugués. Un poco después el General José Lemos Ferreira, Comandante en Jefe de las Fuerzas aéreas autorizó la difusión tanto de las grabaciones de los pilotos como de los esquemas y dibujos realizados por los pilotos para su estudio por parte de científicos y expertos en el tema ovni.  Gracias a ellos podemos leer este reportaje.

JulioGuerra_UFO_02_R

El excepcional encuentro de Alenquer, uno de los más curiosos de la historia

En 1984, dos años después del incidente, se produjo una reunión de 30 investigadores y científicos de diversas ramas en la ciudad de Oporto en donde se certificó en un informe de 170 páginas que el ovni llegó a adquirir una velocidad ascensional de 500 kilómetros por hora y que la rotación alrededor de la avioneta del Capitán Guerra había rondado los 2500 km/h. Asombroso. Los investigadores jamás hallaron ningún tipo de explicación que pudiera explicar este increíble caso, quedando como un auténtico Expediente X en la historia del fenómeno en Europa.

JulioGuerra_UFO_Tech01

El objeto era más pequeño que la avioneta y quizá estuviese teledirigido.

JulioGuerra_UFO_Tech02

 

Planta y alzado del ovni

Si os ha gustado la entrada también podéis ver el increíble caso de los ovnis de Kapustin Yar en Rusia, en un lugar en donde el ejército ruso supuestamente guardaría en secreto objetos como el de este fantástico caso. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

 

El asombroso suceso de Aveley

Vicente Fuentes narra uno de los casos de abducción más curiosos y desconcertantes de la historia de la ufología moderna, el suceso de Aveley en donde una familia fue testigo del avistamiento de tres entidades diferentes, cada una con una función determinada dentro del incidente. Esperamos que el programa sea de su interés.

Imágenes del incidente:

Dibujo de uno de los seres realizado por la testigo principal y reflejado en el informe del ejército de Inglaterra.

a39hairy

Recreación libre de la escena de abducción protagonizada por los testigos.

abduct1

Esta es una de las mejores representaciones que se tienen del caso, uno de los más extraños y bizarros episodios de humanoides ensotanados de la historia.

averly

Detalle del informe desclasificado por el Ministerio de Defensa de Inglaterra con los esquemas, los datos y los dibujos del caso.


zig1708

 

 

Junto con el extraño ser con garras también aparece un ser similar al del encuentro de Imjarvi, ocurrido en Finlandia en los años 70.

 

 

zig1709

 

Otro detalle de los seres ensotanados más grandes tal y como venían descritos en el informe oficial.

zig1710

Detalle de la cara de uno de estos seres.

 

portadaXUfopolis.com 2015