Descubierto el origen de los niños con los ojos totalmente negros

Vicente Fuentes narra el increíble relato de los indios iroquois al respecto de la aparición en el siglo XVII de los mismos niños con los ojos negros que protagonizan los mismos incidentes en el siglo XXI. Estudiaremos su relación con el orenda , una definición para el bien y el otkon, otra para el mal en donde aparecen unos misteriosos seres de aspecto no humano y una no menos intrigante relación con los niños de la tribu…

Terminaremos el programa con una experiencia en la que un testigo recientemente habría dejado pasar a su casa a tres de estos niños…

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

 

Nuevos incidentes de niños con los ojos totalmente negros

Vicente Fuentes comenta 5 nuevos casos ocurridos en los últimos dos años (el ultimo ocurrido en mayo de 2015) al respecto del enigma de los encuentros con niños con los ojos totalmente negros. Sus preguntas, los sentimientos y miedos que crean en los testigos y las extrañas circunstancias que rodean sus apariciones serán los protagonistas una vez más del programa. Esperamos que sea de su agrado.

1er caso

They knocked on my window…. from BlackEyedKidsStories

2º Caso

A little early in the day for a scary story, but this just happened to me a couple hours ago… from nosleep


http://www.phantomsandmonsters.com/2014/09/bek-encounter.html

3er caso
http://www.phantomsandmonsters.com/2014/06/crypto-four-corners-bek-encounter.html

4ºcaso
http://www.phantomsandmonsters.com/2014/06/bek-encounter-fulton-county-pa.html

5º caso

my elevator encounter from BlackEyedKidsStories

Los niños que viajaron en el tiempo y tomaron limonada de hace… 50 años…

Dentro de la casuística de estos viajes en el tiempo que estamos estudiando encontramos a personas que consiguen traerse ciertos elementos de sus experiencias aunque a veces cueste pensar en qué tipo de consecuencias podrían tener en su salud…

El siguiente caso proporcionado por la base de datos del investigador Stephen Wagner le ocurrió a un hombre de la localidad de Stoke-on-Trent, en la región de Midlands, al oeste de Inglaterra. El protagonista se llama John, y el suceso le ocurre cuando es un niño de seis años en compañía de un amigo suyo con el que se desplazaba hacia la escuela todos los días. Un día de mediados de los setenta ambos niños se paran en el camino para observar cómo construyen lo que parecen ser nuevas casas en el barrio. Cuando se aproximan a la zona, una señora mayor parece salir de una casa cercana ofreciéndoles limonada.

$(KGrHqN,!pMF!,4HFKKjBQKzimjqNg--60_35
Este es uno de los pocos casos en donde se produce la ingestión de un alimento del pasado en una experiencia de deslizamiento del tiempo

Los niños acceden y se toman un vasito de limonada con la señora en su porche. Esto ocurre durante unos minutos, tras los cuales se despiden amistosamente porque tienen que ir a la escuela. Habían salido de casa a la una y media y las clases empezaban a las dos de la tarde. Cuando llegan allí el colegio está cerrando. Son las cuatro y media de la tarde. Sorprendidos por lo que acababa de ocurrirles con el tiempo ya que no habrían tardado más de veinte minutos en hacer el camino y tomarse la limonada en aquel porche, volvieron a casa sin saber muy bien qué había pasado.

A la mañana siguiente John y su amigo vuelven a tomar el mismo camino de siempre para encontrarse no solo con que no estaban construyendo ninguna casa en su barrio si no con que tampoco había ningún rastro de la casa de la señora mayor que les había ofrecido la limonada el día anterior. Sabían exactamente dónde había ocurrido pero allí no existía esa casa. No había porche. Nada. La única explicación que tenía el testigo era que de alguna manera había vivido algún tipo de experiencia espacio-temporal en la que durante veinte minutos de su vida habrían transitado por un tiempo pasado en donde estaban construyendo o reconstruyendo parte del barrio y en la que veinte minutos equivalían a tres horas.

Time-Travel-2_Fotor
Los deslizamientos del tiempo ocurren de repente sin que los testigos sean conscientes del cambio

La hipótesis que podemos barajar al respecto es que es un caso arquetípico en donde los testigos se encuentran en un tiempo pasado o futuro (por las descripciones, todo indica el pasado) en donde una “ola temporal” rompe justo en el camino a su casa. A ellos les coge justo en su área de influencia llegando a degustar con una señora de principios de siglo una limonada de reciente confección… que fuera de la anomalía podría tener más de 50 años.

En estas experiencias lo cierto es que los objetos no parecen degradarse. Al contrario, esos materiales consiguen aguantar perfectamente el paso de un tiempo a otro. En este caso, es un alivio ya que es mejor no imaginarse cómo podría sentarnos una limonada de hace tanto tiempo. Sería una más que curiosa digestión que quizá para muchos de nosotros no sería una de las mejores cosas que podríamos hacer en nuestra vida…

Time-Travel_1_Fotor
Seguiremos estudiando los misterios del tiempo en ufopolis

Si os ha gustado esta experiencia os invitamos a ver otro impresionante caso protagonizado por niños, ocurrido en Westall en los años 60 y relacionado con el fenómeno ovni… Esperamos que el vídeo sea de su agrado.

Fuente: http://paranormal.about.com/od/timeanddimensiontravel/a/aa012306_3.htm

Ufopolis.com 2015

 

¿Qué buscaba el duende de Ladrillar?

Los encuentros con seres extraños abundan en los relatos folklóricos alrededor del mundo desde los tiempos más antiguos. Son muchas las personas que se han atrevido a contar impactantes historias de sus encuentros con diferentes seres que, según el fondo cultural de cada testigo, se han identificado con ángeles, demonios, elfos, gnomos o duendes.

El folklore español cuenta con una amplia variedad de leyendas, mitos y seres mágicos en donde encontramos historias plagadas de duendes, trasgos, diablillos y fantasmagorías que normalmente son vistos en los bosques y caminos poco transitados. Historias que han sido recogidas o mencionadas por autores como Cervantes, Bécquer, Calderón de la Barca o Quevedo entre muchos otros. Tal era la importancia y la presencia de estos relatos en la cultura española.

pixie-procession065
Siempre ha habido encuentros con seres de extrañas características

Hoy vamos a estudiar uno de los casos presentes en el folklore extremeño concretamente, en el municipio de las Hurdes, al Norte de Cáceres; en un pequeño pueblecito llamado Ladrillar. Este municipio español, cuenta con los valles más estrechos habitados de toda Europa y es una de las zonas más escasamente pobladas.

Resulta muy interesante la descripción que hace de este lugar el escritor inglés George Borrow en su obra ‘’La Biblia en España’’ escrita en el año 1843:

‘’No hay tierra como esta. Tiene sus secretos y sus misterios. Muchos se han perdido en ella y no ha vuelto a saberse su paradero. Cuentan que en ciertas lagunas existen horribles monstruos y que en los ásperos valles sólo alumbra el sol a mediodía, reinando las tinieblas el resto de la jornada’’

En estas mismas tierras nos situamos en el año 1907 cuando se dieron unos avistamientos de un extraño ser que tuvo a todo el pueblo aterrorizado durante varios días. Todo ello recogido en el archivo episcopal de Cáceres y presenciado no por múltiples testigos, sino por un pueblo al completo.

Los eventos tuvieron lugar durante los días 26, 27 y 28 de Febrero. Cae la noche y todos los vecinos de Ladrillar comienzan a escuchar lo que parecen gritos intensos y desgarradores. La mayoría de los habitantes corren con temor a encerrarse en sus casas a esperar que la noche pase. Sin embargo, no pueden dejar de presenciar el evento a través de ventanas o puertas parcialmente abiertas desde el interior de sus hogares.

las-hurdes-calle
Angosta calle de Ladrillar

Aparece un pequeño ser cerca del cementerio de la Alquería que, acompañado por dos luminarias, recorre el pueblo levitando como si fuera un vecino más.

Así lo describe Isaac Gutiérrez, el párroco del pueblo; con unas características que se asemejan en gran medida a las descripciones que se han hecho de muchos encuentros con alienígenas:

‘’El duende vestía ropajes ceñidos y oscuros enfundados en un menudo cuerpo, la cabeza era desproporcionada por lo grande, y las extremidades muy cortas’’.

Serafina Bejarano, una de los últimos testigos vivos del suceso, fue localizada por Iker Jiménez a quién relató lo siguiente:

‘’Yo tendría 9 años. Y todo lo recuerdo perfectamente como si hubiera pasado hoy. Fueron 3 días los que se apareció aquel ‘’tío’’. Venía volando a no mucha altura y perseguido por dos luminarias redonditas. Casi nunca hacía ruido, pero a veces gritaba (…) La gente se arrejuntaba en aquella placilla de abajo y veíamos como aquel demonio flotaba hasta esa arboleda de ahí enfrente. Uno de los días llegó a posarse muy cerca del cementerio. Daba como un ‘’rivoloteo’’ en el aire y volvía otra vez para una casa de allí. Estábamos muy asustados. Todos le teníamos miedo. Luego hubo un día que no volvió más y por eso se quedó lo del duende. Dicen que el cura lo expulsó, que llegó a pelearse con él. Pero eso ya no lo sé. Iba vestido de negro y era chiquito, chiquito…parecido igual a un mono. Yo tenía 9 años… pero nunca podré olvidarlo’’.

Las-Hurdes-bosque
No resulta difícil imaginar pequeños duendes viviendo en uno de los bosques que circundan el pueblo

Uno de los momentos más aterradores ocurrió cuando una de las luminarias, que acompañaban en todo momento a aquella criatura, se alejó de él para acercarse y sobrevolar a un grupo de niños que los observaban desde lo que les pareció una distancia prudencial. Entre estos niños, se encontraba Serafina quién presencia, junto a varios vecinos más e incluso el párroco que observa la escena desde el pórtico de la Iglesia, cómo una de las niñas bajo la luminaria de pronto, cae fulminada al suelo.

María Encarnación Martín, con tan sólo 5 años de edad, muere a pocos días del incidente el 2 de Marzo. En el acta de defunción de la pequeña se refleja que el fallecimiento se produce por causas desconocidas y que nada se pudo hacer por salvarla.

Por fin, para tranquilidad de los habitantes de Ladrillar, el inesperado visitante dejó de aparecer por el pueblo después de 3 terroríficas noches en las que, seguramente, nadie fue capaz de conciliar el sueño. Aunque años más tarde, entre 1912 y 1917 varias aldeas aledañas fueron testigos y reportaron ataques de extrañas luces parecidas a las que acompañaban a ese ser que desde entonces sería conocido como ‘’El duende de Ladrillar’’.

hurdes
El terror se apoderó de varios pueblos durante años

Muchos son ya los que se han atrevido a compartir sus encuentros con esos seres ‘’mágicos’’ ¿Y cuántos más, que no se hayan atrevido a salir a la luz, existirán? Encuentros que en ocasiones resultan beneficiosos para el ser humano y en ocasiones resultan en tragedia pero que, en todos los casos, dejan una marca perenne en aquellos que los presencian y que no son capaces de olvidar.

Parece que este mundo que habitamos guarda muchos más secretos de los que creemos conocer.

Concluiremos con el relato que se hizo del suceso en el Congreso de Hurdanófilos en el año 1908:

‘’En Ladrillar hubo una temporada en que este malévolo duende tenía asustados y encerrados a los vecinos en sus casas desde el oscurecer hasta el amanecer, hasta que un señor cura les convenció de que el duende había muerto a sus manos. Hay quien asegura haber visto al duende en forma humana’’.