¿Cuáles serían las intenciones de los extraterrestres grises?

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un polémico informe realizado por un hombre llamado Paul Bennewitz, científico, con conocimientos en informática y electrónica y perfil de ejecutivo. Es presidente de los Laboratorios Científicos «Thunder Scientific Corporation» en Alburquerque y vive en Manzano (Nuevo México), cerca de un área de almacenamiento de armas, muy próximo a la Base Sandia de la Fuerza Aérea. Sus estudios al respecto del fenómeno ovni fueron desestimados durante años por las fuerzas armadas norteamericanas pero él jamás cejó en su empeño. Todo comenzó el 10 de noviembre de 1980 en el que Bennewitz presentó un informe al general William Brooksher de las Fuerzas Aéreas de los EE.UU. en donde incluía el contenido de sus investigaciones. Posteriormente contactó con los senadores Harrison Schmidt y Peter Domenici para tratar de hacer llegar a la Casa Blanca lo que había descubierto. ¿Qué había en los informes de Bennewitz que tanto podrían importar a los altos mandos de los Estados Unidos?

Paul-bennewitz (1)
Paul Bennewitz, autor de polémicas declaraciones

Resulta que tras varias observaciones y estudios durante más de 15 años realizó un informe en 1988 en donde expuso que habría decodificado varias grabaciones que atribuía a tecnología extraterrestre. Igualmente Bennewitz habría realizado filmaciones  ovni cerca de Kirtland, en la base de almacenamiento de misiles nucleares de Nuevo México y sobre el área de pruebas Coyote Canyon. Un caso envuelto en polémica que ha sido desacreditado durante muchos años desde los estamentos oficiales de los Estados Unidos pero que llama la atención por sus contenidos. En ufopolis nos vamos a acercar a lo que Bennewitz asegura tener desde un punto de vista excéptico pero abierto:

  1. Según él, tiene 2 kilómetros de film de 8 mm en un radio de 60 millas alrededor de Albuquerque.
  2. Habría conseguido la detección y descodificación de comunicaciones y canales de video de alienígenas; locales, de la Tierra y del espacio circundante.
  3. Habría recibido incluso señales de video procedentes de naves alienígenas y de pantallas de la base subterránea.
  4. Y habría descubierto que aparentemente todas las víctimas de los encuentros tienen implantes (de instrumentos dentro de su cuerpo) con las consiguientes cicatrices.
  5. Bennewitz de igual manera habría establecido una comunicación directa y constante con estas entidades, usando para ello una computadora y una forma de «Código hexadecimal» con gráficos e impresión y gracias a la decodificación de las comunicaciones habría logrado la ubicación exacta de una base subterránea secreta.
  6. Así mismo, Bennewitz tendría la confirmación de dos accidentes ovni que habrían sido abandonados y recogidos por el gobierno de los Estados Unidos en un programa de retroingeniería en donde diferentes ovnis habrían sido construidos sobre la base de la recuperación de otros objetos que habrían sido puestos también en funcionamiento.

Quizá demasiado para ser verdad. Pero Bennewitz no se queda ahí, si no que aborda diferentes aspecto de la psicología de estos seres, sus intenciones de dominación y su innata tendencia al engaño. Habla de un primer incidente en donde la raza de los supuestos grises habrían perdido a 8 tripulantes en dos accidentes que habrían sido capturados por los EE.UU en contra de la voluntad de esta raza. Además, habla de otro grupo, que en el lenguaje de la computadora se llaman a sí mismos «Naranja», y cuya base está en la ladera oeste de la Mesa de Archuleta.

Bennewitz, increíblemente asegura tener fotografías aéreas de la NASA en infrarrojo en donde aparecen limusinas legras al lado del domo de una rampa de una base subterránea que habría descubierto gracias a las comunicaciones interceptadas en donde además estos seres se llamarían en el lenguaje de ordenador Unity (Unidad). Y más detalles: la base que tendrían a su disposición mediría 3 km x 8 km de extensión.

BBennewitzUFO_zps59ad603f
Fotografías de supuestos ovnis realizados por P. Bennewitz

Uno de los aspectos que más importancia daba este científico a su investigación radicaba en la existencia de implantes cerebrales en todos los sujetos de experimentación, incluyendo siempre en esas experiencias un borrado de memoria: según ese protocolo, todas las personas involucradas deben olvidar todas experiencias de abducción. Sin excepción. Por otra parte, según Bennewitz, el implante convertiría prácticamente al ser humano en una cámara o un micrófono para ser utilizados a distancia por parte de estas inteligencias. Esto funcionaría de la siguiente manera:  a través del trasplante, el humano recibe información de los seres sin percatarse de ello.

Dentro de esta revolucionaria (y extrema) investigación, aparece en la psicología de estos supuestos seres una tendencia a usar una mala lógica, cometer más errores de los debidos y tener más debilidades de lo que en un principio cabría esperar. Adicionalmente Bennewitz comenta y confirma la existencia de las mutilaciones de ganado como material para la experimentación biológica y la existencia de armas con instrumentos electrostáticos con voltajes generadores de plasma utilizados en sus operaciones, siendo mecanismos que podrían ser cargados rápidamente en nuestra atmósfera con hidrógeno o con oxígeno.

descarga
Los ovnis se presentaban sobre los desiertos de Nuevo Mexico

Según Bennewitz, el alcance máximo de este tipo de armas es de 2 km, siendo así que si el tiempo está seco y el porcentaje de humedad es bajo dispondrían de la potencia suficiente como para efectuar muchos disparos en vuelo. Comentaba también de manera increíble Bennewitz que estas tecnologías tienen fugas constantemente y por eso hay que recargarlas periódicamente. En los discos y platillos el arma está generalmente en la parte izquierda en lo alto, y tiene un alcance máximo de 200 m si se dispara en los dos sentidos opuestos al mismo tiempo.

En el informe Bennewitz también aparecen menciones a armas que recuerdan a las «armas maravillosas» del tercer reich. Cualquiera de nuestros aviones, helicópteros, misiles o aparatos volantes podría ser derribado instantáneamente gracias a lo que llamaba una «Onda en arco». El piloto ni se enteraría de qué fue lo que lo derribó.

paul-bennewitz
La polémica rodea estos testimonios desde los años 80

Volviendo al tema de la psicología, este hombre comenta otro detalle interesante pero también increíble. Todos los seres que visitarían la tierra (al menos los de esta raza en particular) estarían bajo el control de lo que ellos llaman «El Guardián». Pero parece que esto no es la última palabra. Debido a esto y dependiendo de Ia urgencia de las decisiones, a veces tendrían que esperar hasta doce o quince horas hasta que llegase la decisión final sobre un tema en particular. Decía Bennewitz, (y esta era una de las claves en su obsesión por hacer llegar esta informacion al ejército) que en circunstancias de guerra, esta espera puede ser muy ventajosa para nosotros. Debido a este control externo, estos seres estarían muy limitados en cuanto a hacer decisiones instantáneas. Cuando las cosas no salen como fueron planeadas, aunque sea ligeramente, se llenarían de confusión. Por otra parte, otro detalle muy interesante es que su psicología estaría totalmente orientada hacia la muerte y, debido a ello, orientados igualmente al miedo a la muerte.

¿Cómo termina esta historia? En el verano de 1989 trascendió la noticia de que la CIA, conocedora de las investigaciones de PB, había interferido sus computadoras haciéndole creer que se estaba comunicando con los EBEs y suministrándole datos falsos. La noticia que fue divulgada exponía a un individuo de personalidad psicopática que habría perdido la cabeza entre sus aparatos de radio durante años. Si os ha gustado la entrada, podéis ver un curioso videoprograma que hicimos en donde también aparece un arrebato de la supuesta personalidad de estos seres: el caso Jordan Ontario. Esperamos que sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

 

El incidente Top Secret del ovni de Blendheim y la señora Eileen

En ufopolis adoramos los extraños incidentes ovni ocultos en la historia de muchos paises que aún a día de hoy son desconocidos para la mayoría del público. Han pasado tantas cosas que a veces uno llega a pensar qué puede haber detrás del fenómeno que toma tan varopintas formas y por qué el fenómeno trataría de controlar a algunos testigos…

Hoy viajamos a la madrugada del 13 de Julio de 1959 a la localidad de Blendheim, Nueva Zelanda en donde tenemos a una mujer, Eileen Moreland encendiendo la caseta que utilizaba para ordeñar a las vacas que tenía en su establo. La ordenada vida de ganadera de aquella mujer iba a cambiar para siempre en aquel paraje fuera de todo posible misterio.

Eileen caminaba animosa hacia las vacas para conducirlas a la caseta. Pasito a pasito por aquel prado iba observando las primeras luces del día y tres árboles que se iluminaban con una pequeña antorcha que solía utilizar por estar aún demasiado oscuro en el invierno austral. Abrigadita ella, en un entorno frío y algo desolado de repente observó un resplandor de color verde que no supo bien qué podía ser. Estaba entre las nubes y no podía ser la luna. Sorprendida, siguió caminando sin quitarle ojo a aquello hasta la mitad del prado, desviándose de su camino. Eran dos luces, como dos ojos verdes rodeadas de un círculo anaranjado que hacían que las nubes tuviesen un halo refulgente a su alrededor. Una escena preciosa que estaba a punto de desenvocar en una vivencia espectacular…

NewZealand1959_R01

Recreación del descenso de aquel ovni

De repente, Eileen se dio cuenta de que el entorno parecía diferente. No eran los mismos colores. Verde, todo más verde. Aquello estaba iluminando la zona con aquella luz, ella incluida. Se miraba las manos y estaban iluminadas de ese color. Tuvo miedo. No sabía qué hacer. No las tenía todas consigo, con esa sensación que a veces tenemos de que no deberíamos estar donde estamos en ese momento. Comenzó a andar deprisa mientras la luz se hacía más intensa. Corrió, sorteó las vacas bañada en aquella impresionante luminosidad que venía del cielo y que parecía seguirla y llegó hasta un grupo de pinos para quedarse allí observando bajo su sombra. Allí se sintió segura y se limitó a esperar qué ocurría aún con el temor en el cuerpo. No se fue para casa, algo que quizá hubiésemos hecho algunos de nosotros. No, ella quería verlo.

NewZealand1959_R03

 

El objeto, una vez más en el fenómeno ovni, parecía tener problemas técnicos

Se quedó mirando al prado, tratando de levantar la vista buscando el origen de aquel singular evento y entonces lo vio. Parecía un objeto con forma de disco. Se movía lentamente descendiendo hasta quedarse a unos 15 metros sobre el suelo. Flotaba allí mismo, sobre sus terrenos y ella estaba sola en la oscuridad sin saber qué hacer. Aquello se paró, descendió un poco más hasta los 10 metros de altura y sobrevoló unos árboles melocotoneros de tres metros de altura por encima, a unos tres metros sobre ellos. Ahí, más bajo, lo pudo ver mejor: tenía dos filas de circunferencias que hacían el efecto de dos bandas laterales naranjas y otras dos luces verdes, por debajo del objeto. Hacían un incesante ruido, como si estuvieran hechas de un material que se desplazaba por dentro del fuselaje. Estaban sobre una especie de chapas metálicas realizadas de una sola pieza. Un artefacto impresionante en medio de un entorno campestre. El absurdo del fenómeno ovni. ¿Qué hacía allí? Quizá la razón era solo una: ella.

sketch_side1

Los esquemas de la testigo fueron claros y perfectamente definidos

El objeto tenía

El objeto se movió otra vez. Ella se aferraba detrás del árbol. No había móviles, ni teléfonos. No podía llamar a nadie. Aquello ahora se encontraba en el medio del prado donde había estado ella anteriormente bañada de esa luz espesa y verdosa. Comenzó a bajar y Eileen se asustó bastante pero mantuvo cierta calma. El objeto tenía una especie de propulsores que giraban en una u otra dirección dependiendo de los movimientos que ejecutase.

NewZealand1959_Tech01

Vista desde un lado del extraordinario ovni

 

Las luces de la circunferencia comenzaron a ir tan deprisa que ya solo parecían una línea de luces. Un zumbido cada vez más fuerte y ni una pizca o átomo de viento. Cada vez se veía más iluminado y mejor y la testigo casi se cae para atrás del susto al observar cómo en la parte superior había una parte terminada en una cúpula de donde salía una impresionante luz de color blanca.

NewZealand1959_Tech02

Vista frontal del curioso ovni y comparación con un ser humano

En ella, dos figuras antropomorfas pero extrañísimas, sentadas una detrás de la otra a medio metro de separación. Iban vestidas con un traje metálico pegado a la piel que se arrugaban en cada movimiento. Porque aquellos dos seres se movían y ella podía verlo perfectamente. Pero no sabía ni qué hacían, ni sobre todo que intenciones tenían.

NewZealand1959_R02

La visión del objeto es una de las más fascinantes de la historia de la ufología.

Eileen calculó que debían ser bastante pequeños, de metro y medio de altura como máximo viendo las dimensiones y las comparaciones con el disco y el entorno. En aquel momento, de repente el que estaba detrás se levantó y comenzó a señalar con sus brazos una parte del disco. Quizá tenían problemas técnicos. Al levantarse, aquella mujer pudo ver los cascos, inmensos y terminados en una forma ovoide de hombro a hombro.  La figura a continuación, se volvió a sentar, mientras que el ser de delante no se movió ni un centímetro durante la escena. Parecía que estaba pendiente de ella. Estaba mirándole de frente.

Report_drawing02

 

Esquemas desclasificado por parte del ejército de Australia sobre el incidente.

Tras un minuto o dos de tensa espera, las bandas de los propulsores del disco se apagaron y volvieron a encenderse sin girar. En aquel momento, una bocanada de aire caliente como el fuego impactó con el rostro y el cuerpo de Eileen sin lastimarla. Olía también a ozono en el ambiente, algo que hemos visto en varios casos como el de Enrico Carotenuto y Julio F. Un pequeño zumbido adicional. Las figuras seguían ahí en sus sitio. La mujer en su árbol. Intercambio de miradas durante minutos. Los tres sin moverse. De pronto, y de forma totalmente surrealista, la mujer decide olvidarse completamente de su temor, pasando totalmente de la escena y se decide a reunir a sus vacas. Al llegar, algunas de ellas seguían mirando al artefacto sin mugir ni moverse.

Report_drawing01

La ruta del ovni aparecía en los informes secretos del gobierno australiano

No se entiende a día de hoy las causas de este peculiar comportamiento de la testigo y de hecho, algunos investigadores australianos exponen que aquellos seres pudieron controlar de alguna manera su voluntad para alejarla de la escena. Eileen en aquellos momento se encontró un poco agitada, con electricidad en su cuerpo, esa sensación. Volvió en sí, mientras aquello seguía ahí. Volvió el miedo y como si despertase de un hechizo se fue corriendo a toda velocidad a despertar a su marido que se encontraba plácidamente durmiendo en la casa, ajeno a la aventura de película que estaba protagonizando su mujer. La mujer estaba tan asustada y temblorosa que el marido decidió llamar a la Base Aérea de Woodbourne para informar de lo sucedido.

NewZealand1959_Tech03

La cúpula era vertical y es única en la historia de la ufología

El increíble caso Blendheim estalló a nivel público tras la publicación de un reportaje en el periódico local Nelson Evening y de ahí pasó a convertirse en un mito de la ufología australiana. Decenas de curiosos asaltaron las instalaciones de aquella gente de campo para tratar de observar algún detalle que hubiese pasado inadvertido a todos los investigadores del proceso. Cansados de tanta perturbación de sus vidas, los testigos decidieron no volver a hablar más del tema tras eso, si, dejar para la historia unos detallados planos del inusual objeto que había visto y unos esquemas de los seres ante R.Healy, oficial de operaciones del Ejército de Australia, F. Simpson, un experimentado piloto militar y un misterioso oficial que no llegó a identificarse.

sketch_side

 

El ejército decidió clasificar la historia como Alto Secreto.

La historia termina con incómodas consecuencias una vez más… el ejército llegó a detectar radiación residual en los terrenos de Blendheim en donde había ocurrido el incidente y Eileen encontró manchas de color marrón en su cara que llegaron a acompañarla durante los siguientes seis años. Un incidente extrañísimo en donde un ser humano tuvo varios comportamientos perfectamente definidos: fascinación, miedo, curiosidad, pasotismo y terror.

En ufopolis la hipótesis que barajamos es que en todo momento de la experiencia es más que posible que aquella mujer estuviera bajo el influjo de ese «hechizo», controlando tanto sus movimientos como sus sensaciones. ¿Qué os ha parecido el caso? ¿Qué tipo de estudios realizarían estos seres con aquella mujer? ¿Fue solo un caso más de problemas de mantenimiento de un ovni? Os esperamos en los comentarios y os dejamos otro curioso caso, uno de nuestros preferidos, el del Señor Woljski en Polonia de 1979 en donde también hubo un encuentro en un entorno rural…

Esperamos que el vídeo sea de su interés.

Esquemas:  Bryan Dickenson, 31 de mayo de 1975.

Fuente y recreaciones 3d: ufoexplorer