El extraño encuentro extraterrestre de Judy Doraty

Los encuentros con extraños seres de los que tenemos constancia no dejan de estar repletos de sorpresas. El fenómeno se presenta con varias caras, con varias máscaras que nos dificultan su entendimiento pero que, a la vez, avivan nuestra curiosidad y el deseo de conocer la verdad: ¿qué se esconde detrás de estos eventos?

Todos los casos son especiales y únicos. Siempre existe algún detalle especial en el relato de las vivencias de los testigos.

El caso que nos ocupa en esta ocasión tuvo lugar en el estado de Texas, en Mayo de 1973. Cuatro mujeres: Judy Doraty, su hija, su suegra y su cuñada, vuelven de jugar al bingo en Houston y se dirigen hacia Alto Loma para dejar a la familia política de Judy en casa.

De camino, en la carretera, las mujeres se percatan de la presencia de una extraña luz en el cielo, color amarillo claro que no cambia de tamaño ni emite ningún sonido, como frecuentemente comienzan los relatos de avistamientos de este tipo. Más adelante, Judy se referiría a esta luz de la siguiente manera:

‘’Era como un gran foco de luz, como si estuviera buscando algo… Pero no se movía, estaba estacionaria en el cielo’’.

Extrañadas, las cuatro mujeres deciden parar el coche y bajarse para poder observar mejor aquella misteriosa luz. Le dedican un tiempo hasta que ésta desaparece, así que reanudan su viaje.

gone-web
El encuentro comienza de una forma común, con el avistamiento de un objeto volador no identificado

Pasado un tiempo de este suceso, al que nadie dio mayor importancia, Judy comienza a padecer intensos dolores de cabeza y ansiedad cuya fuente ningún médico, de los muchos a los que visita, es capaz de identificar.

Sin ya saber qué hacer, por una recomendación Judy se dirige al hipnotista Leo Sprinkle y no pasa mucho tiempo hasta que comienzan las sesiones de terapia regresiva.

Y es en estas sesiones donde doctor y paciente descubren que se encuentran ante un evento de abducción con varios detalles muy interesantes.

Judy relata una experiencia singular en la que se siente en dos espacios al mismo tiempo. Como en una experiencia extracorpórea, por un lado se encuentra a bordo de una nave y, al mismo tiempo, está de pie, al lado de su coche, todavía observando aquella inquietante luz en el cielo en un fenómeno que podría calificarse como de bilocación mental.

LeoSprinkle
Retrato del Dr. Leo Sprinkle

Desde fuera de la nave Judy contempla como un haz de luz es lanzado desde ésta sobre un ternero que detalla de color marrón con motas blancas, y que le hace flotar ingrávidamente a través de él, en dirección ascendente hacia el interior del objeto.

A la vez, en el interior de la nave la testigo observa como el animal es llevado a una pequeña y oscura habitación con forma redonda. Acto seguido, dos figuras humanoides de no más de 1.20 metros de alto, con piel grisácea y enormes cabezas se disponen a practicar un examen sobre la bestia.

Estas criaturas tienen cuerpos pequeños y delgados, ojos desproporcionados, grises y sin párpados y visten un mono oscuro muy ceñido que deja ver la piel de cara y manos que tiene aspecto enfermizo, color gris blanquecino, casi cadavérico.

En las sesiones, Judy describiría las manos de estos seres diciendo:

‘’Sus manos tenían un aspecto extraño, tienen largas garras, oscuras, como los animales’’.

Los curiosos tripulantes de la nave comienzan a mutilar al ternero y extraen varias partes de su cuerpo como los ojos o la lengua de forma rápida y precisa mientras el animal aún vive. No le extraen el corazón y la testigo siente nauseas al presenciar la escena. Más tarde, cuando vuelvan a depositar a la bestia en tierra, ya estará muerta.

article-cow-LIGHT-ABDUCTION-2
Judy contempla como la nave secuestra un ternero

Pero mientras Judy observa la total falta de escrúpulos de estos seres para con otra forma de vida y su sufrimiento, se irrita en gran medida ya que siente una total falta de respeto por parte de los humanoides.

En el momento en el que se dedican con presteza y precisión a insertar varias sondas en diferentes zonas de los órganos rodados que extraen líquidos y de las que Judy no puede apreciar dónde acaban, siente una sensación de alivio producida por un mensaje en su mente en el que los humanoides le transmiten que llevan a cabo tales acciones por ser estrictamente necesarias.

En esta comunicación telepática informan a Judy de que la motivación de sus acciones no es otra que el beneficio de la humanidad y que, en cierto modo, están cuidando de los seres humanos.

Entretanto, los hábiles cirujanos van colocando los órganos en diversos recipientes y a Judy le llega la sensación de que trabajan a esa alta velocidad porque, en caso contrario, de alguna forma, se perdería algo del animal que necesitan extraer.

lab
Los extraterrestres de Judy se concentran en obtener muestras para sus experimentos

En sus regresiones hipnóticas, Judy continua narrando cómo estos dos entes la ignoran ampliamente y le dan a entender que ella no debería haber estado en ese lugar y en ese momento, que el encuentro es totalmente fortuito si bien, no parece importarles demasiado su presencia.

La testigo no deja de hacerles preguntas, siempre de manera telepática, sobre lo que está viendo y, según relata, estos seres no le facilitan una sola respuesta directa; cuando deciden no obviar su presencia, cosa que hacen la mayor parte del tiempo, se dedican a hacerla sentir estúpida por hacer preguntas sin sentido cuya respuesta no entendería.

Así, mientras estas poco amigables criaturas se afanan en sus estudios y experimentos, le dan a entender a Judy que les preocupa seriamente el problema de la contaminación del planeta y de su efecto sobre la vida ya que va a llevar a una enorme cantidad de muertes animales, vegetales y humanas.

También reconocen llevar haciendo este tipo de prácticas en animales mucho tiempo para evitar que lo que les está sucediendo no llegue a dar el salto a los seres humanos. Refieren que, en última instancia, también podría afectarles a ellos o a alguien más; no especifican a quién, pero le transmiten a su interlocutora que podría haber más partes implicadas en este asunto.

La fuente del problema radicaría en la contaminación del agua, tal vez por radiación, y constantemente vuelven a hacer referencia a la pérdida de vidas.

fluoride-tap
Estos seres le transmiten a Judy su gran preocupación por el envenenamiento del agua

Durante toda la experiencia hacen a Judy sentirse mal cada vez que realiza alguna pregunta, menospreciándola y sin molestarse en proporcionar una respuesta en la mayoría de las ocasiones. Únicamente le dan la información que quieren dar.

En ciertos momentos parecen mostrarse bastante molestos. Sobre todo cuando Judy se interesa por el animal ya que estos seres encuentran que carece de importancia el sacrificar a un animal de esa manera en comparación con el conocimiento que pueden extraer del mismo.

El agente químico que estos ‘’investigadores’’ refieren como contaminante, según dicen, se encuentra ya, en ese año, en las aguas terrestres y vaticinan que pronto habría de afectar a las diferentes formas de vida que habitan el planeta.

¿Estaban estas entidades tratando de engañar a la testigo? Quizá para intimidarla o con algún otro fin que todavía no alcanzamos a imaginar. ¿O estaban en lo cierto y no se ha experimentado ningún efecto de esta nefasta predicción gracias a ellos?

alien-abductions-
¿Estaba Judy siendo manipulada?

Otro interesante momento que Judy relata en estado de hipnosis es en el que los dos especiales sujetos manifiestan un gran enfado al preguntarles ella el por qué, si ellos que estudian tanto y tienen tanto conocimiento, no son capaces de detener el fatal evento.

Al principio de las sesiones, Judy parece no ser consciente de la localización de su hija. Es con las preguntas precisas, cuando comienza a recordarlo y a describir haberla visto en lo que sería una mesa de operaciones a bordo de la nave.

Los dos pequeños grises examinan a su hija, la duermen y toman algunas muestras. Judy comienza a ponerse realmente nerviosa pensando que estos seres puedan experimentar con su hija de la misma forma en la que procedieron con el animal. Y aunque le aseguran en todo momento que su hija estará bien, esto no calma sus temores.

tilton
Judy recibió un gran impacto al ver a su hija sobre la mesa de operaciones de estas criaturas

Crece en ella el deseo de detenerles y en ese preciso instante hay un corte en sus recuerdos, un parón, todo es absolutamente negro. Un bloqueo muy oportuno que ni siguiera la terapia de regresión es capaz de liberar.

Los hombrecillos demuestran así que, en todo momento, han tenido total control sobre la situación y sobre Judy; lo que nos puede llevar a sospechar que tal vez ella no estuviera presenciando la escena por casualidad, como la hicieron creer, o a consecuencia de su desdoblamiento astral sino que quizá, también era parte del experimento. Si ellos poseen el control sobre lo que la testigo puede y no puede percibir, tienen el control sobre la información que pueda trascender. Por otro lado, Judy asegura sentir cierto control mental sobre ella mediante el cual, estos ‘’lejanos’’ visitantes habrían bloqueado en su mente los recuerdos que no consideraran pertinentes para sus fines.

Poco después de que el cadáver del ternero haya sido depositado en tierra firme, parece que la consciencia de Judy vuelve a depositarse en su cuerpo, y de nuevo se encuentra a sí misma al lado de su coche, en la carretera, sin ser capaz de recordar nada del increíble suceso que acababa de presenciar. La luz que observaba al principio de la experiencia continúa en el cielo observándola.

EMPTY PSYCHIATRISTS COUCH AND CHAIR CREDIT: Getty Images
Gracias a la terapia regresiva Judy pudo sacar a la luz la información del evento más sobrecogedor de toda su vida

Este interesante caso está plagado de sugestivos detalles. Ante la gran cantidad de eventos de mutilaciones de ganado en los que se ha estudiado extensamente hasta el último detalle, esta es una de las pocas ocasiones en las que se da testimonio de lo que le sucede a un pobre becerro que tiene la mala suerte de caer en manos de estos seres. Gracias al relato de esta experiencia, podemos valorar una posible nueva información sobre este tipo de eventos.

El intrigante fenómeno que le sucede a Judy de experimentarse al mismo tiempo en dos lugares diferentes y de recibir estímulos de ambos contextos resulta muy interesante. Y los turbadores seres con su actitud arrogante, que dejan ver emociones como el enfado y que narran una sobrecogedora historia sobre el devenir de nuestro planeta, generan, como sucede siempre con este fenómeno, más preguntas que respuestas. Cada vez estamos más cerca de conocer la verdad y cada vez más lejos.

Foto: Eder Carfagnini

Cinco ovnis steampunk en tiempos de Sherlock Holmes

En ufopolis adoramos lo que significa el fenómeno ovni en general en el siglo XXI y analizamos pruebas nuevas y antiguas pero nos intrigan los acontecimientos del pasado, los que se pierden en el tiempo y los que apenas son comentados en las publicaciones especializadas. En el marco de lo que muchos de los mejores investigadores de la historia han comentado en torno al fenómeno, el ufólogo Jacques Valee escribió sobre diferentes incidentes ocurridos en el siglo XIX que a día de hoy siguen sin explicación en su obra «pasaporte a Magonia» y hoy vamos a rescatar del baúl de los recuerdos cinco de esos casos de los que habló Valèe, una figura ampliamente reconocida a nivel mundial en el estudio del fenómeno y en el que se inspiró Steven Spielberg (ufólogo de raza aunque se hiciera director de cine) para el papel que protagonizó Francoise Truffaut en la película Encuentros en la tercera fase (Close encounters of the Third kind, 1979). Vamos a ver esos asombrosos recuerdos ufo en los tiempos de Sherlock Holmes:

1. El incidente ocurrido el 15 mayo de 1879 a las 21,40 horas en el Golfo Pérsico.

002071

Buque HMS Vulture, protagonista del incidente.

Era una noche normal en las transitadas aguas de uno de los lugares más conflictivos del mundo a día de hoy, el Golfo Pérsico, pero los marineros a bordo del buque Vulture de la Armada Real Inglesa no tardaron en saber que aquel día, sus vidas iban a dar un vuelco. Algo les esperaba en el cielo cuando ya anochecía en alta mar y habría sido increíble ver sus caras de asombro cuando dos gigantescas ruedas, tal y como fueron descritas, aparecieron de la nada, flotando y girando en el aire, mientras se acercaban lentamente a la superficie del mar.


osni2

Recreación artística del incidente.

Imponentes, de casi 40 metros de diámetro, aquellas «ruedas flotantes» dieron un impresionante espectáculo de luz a unos 150 metros del buque durante ni más ni menos que 35 minutos. Los marineros llegaron incluso a determinar la velocidad de las ruedas en 80 km/h lo que correspondía con la velocidad que llevaban ellos en aquellos momentos. Es decir, los estaban siguiendo, en un avistamiento aparentemente dirigido como los que hemos visto en diferentes partes de la historia. Unos hechos asombrosos que dejaron boquiabiertos a toda una tripulación de un barco de guerra.

2. El suceso del 12 noviembre de 1887 a las 00:00 horas en Cabo Race (Océano Atlántico).

48photo

El buque S.S. Siberian fotografiado en 1911

Sin salir del entorno marítimo, aquí tenemos un caso protagonizado por el buque S.S. Siberian en el que su tripulación pudo observar una enorme esfera ígnea saliendo del mar. Fueron varios los testigos los que se agolparon en la proa del barco observando aquel cuerpo que se elevó hasta los 16 metros de altura, volando en dirección contraria al viento y posteriormente acercándose hasta el buque para quedarse estático, moviéndose de nuevo de manera acompasada con el mismo.

Cinco minutos de odisea hasta que de repente y ante asombro general, aquella impresionante esfera luminosa partió como una exhalación hacia el Sudeste. Un caso perdido en el tiempo que nos encanta recuperar y que nos suena por la tecnología de ovnis lumínicos que han sido vista en tantos casos actuales.

3. El caso del 1 abril 1897 a las 21:00 horas en Everest (el de Kansas, no el del Tibet).
Air_Ship_3

Se trataron de dar explicaciones de lo que pasó con dirigibles, pero nadie sabe a día de hoy qué ocurrió en aquella ciudad del medio-oeste norteamericano.

Salimos de los barcos y volvemos a tierra. Toda la población de Everest, Kansas vio volar un gran objeto metálico bajo la capa nubosa que había aquel día que maravilló al menos pintado. Descendió lentamente, para alejarse luego a gran velocidad rumbo Sudeste. Volvió, y cuando se hallaba en la vertical de la población, de manera totalmente espectacular barrió el suelo con su potente luz. Aquello debió ser para haberlo visto.

Acto seguido, se le vio elevarse a una velocidad fantástica hasta que apenas se le distinguía, y luego bajó de nuevo para volver a dar una asombrosa pasada a baja altura sobre los testigos a toda velocidad. Un auténtico «numerito» el que vemos en este caso. No contento con todo el vaivén, el impresionante objeto volvió y se quedó estacionario durante 5 minutos al borde de una nube baja a la que iluminó completamente. Todos pudieron ver claramente la silueta del aparato, y todos comentaron aquello durante meses. Recordamos que los primeros intentos del hombre de crear aeroplanos se remonta a unos años después del incidente. Aún así, parece evidente que aquello superaba en mucho cualquier prototipo de un primigenio vuelo con un aeroplano similar al de los hermanos Wright.

4. El incidente ocurrido en la mañana del 15 abril de 1897 en Linn Grove, Iowa, Estados Unidos.

189704emctjm8

Recreación del incidente tal y como se vio a finales del siglo XIX.

Aquí tenemos otra localidad similar a las que vemos en las películas del oeste, con su ferrocarril, sus corrales y esa decadencia tan característica del medio oeste norteamericano de aquel entonces. En Linn Grove, se vio volar lentamente un gran objeto metálico y lleno de luces en dirección Norte. Parecía disponerse a aterrizar, y cinco hombres (F. G. Ellis, James Evans, David Evans, Joe Croaskey y Benjamín Bulan) fueron lentamente en automóvil hacia él sin dejar de mirar el cielo. Lo asombroso fue que tuvieron un encuentro del segundo tipo tal y como lo entendemos a día de hoy: a unos 7 km al norte de Linn Grove, encontraron el aparato en el suelo y se acercaron a menos de 700 metros de él, pero éste «extendió sus cuatro alas gigantescas y se elevó hacia el Norte».

Debieron quedarse atónitos, pero aún había más: a bordo de la nave voladora, dos extrañas figuras intentaron ocultarse de ellos de manera surrealista. A los testigos les sorprendió lo largo que llevaban el cabello, en un avistamiento no muy corriente incluso a día de hoy. Humanoides con cabello largo en 1897. Curioso hasta decir basta. La mayoría de los habitantes de Linn Grove vieron el aparato en vuelo. Y ahí quedó el suceso. A día de hoy no existen precedentes de este tipo en ese año.

El suceso del 19 abril 1897 ocurrido a las 22,30 Leroy (Kansas).

cigar-ufo

Sin duda el más impresionante caso de los descritos en este artículo

En este último caso descrito en Pasaporte a Magonia, tenemos a un protagonista llamado Alexander Hamilton, un campesino de la localidad que fue despertado de repente aquella noche por el tremendo alboroto de su ganado. Malhumordao, salió al exterior con su hijo y su inquilino y vieron en el cielo un objeto alargado con forma de cigarro de unos 100 metros de largo, y con una curiosísima cabina transparente en su parte inferior que mostraba unas estrechas bandas rojizas. El objeto flotaba a unos 10 m sobre el suelo.

Ni cortos ni perezosos aquel improvisado grupo de investigación ovni se aproximó a menos de 50 metros del objeto, que se encontraba casi aterrizado. Estaba iluminado y provisto de un reflector. Por si fuera poco, aquí también tenemos humanoides porque resulta que los testigos pudieron ver dentro del aparato a seis extraños seres que describieron posteriormente como «repugnantes». Hablaban un lenguaje que ninguno de los testigos logró entender. El objeto se perdió en el firmamento tras dejar un fuerte olor a azufre y una becerra fue arrastrada por el objeto con ayuda de un fuerte cable rojo delante de los testigos. Un episodio de mutilación de ganado de lo más rudimentario, sin duda. El incidente termina con los tres testigos encontrándose al día siguiente a la pobre cabra muerta en el campo.

Hasta aquí el recorrido por estos 5 retroufos del siglo XIX. Siempre nos gusta recordar historias con el añejo color amarillo de los periódicos y los legajos antiguos. Y es que parece que el fenómeno está con nosotros desde hace mucho, mucho tiempo. Si os ha gustado la entrada, podéis ver también el ovni que vieron 200 personas en Redlands y el episodio de los incidentes de Fátima que estudiamos hace bien poco en esta, vuestra web del que hicimos un vídeo:

¿Qué os parecen los ovnis steampunk del siglo XIX? ¿Conocéis algún caso así en vuestra localidad que tenga más de cien años? Os esperamos en los comentarios.