El extraterrestre con cara de gato del triángulo de Broad Haven

Vicente Fuentes comenta el asombroso avistamiento múltiple de seis niños de una escuela de Haverfordwest, al sur de Gales en donde se produjo un intenso encuentro del tercer tipo. La historia que rodeó al incidente, los dibujos de los niños y las repercusiones del incidente serán los protagonistas de este videoprograma. Esperamos que sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

La increíble aparición de los hombres de negro en un ufo crash de 1925

Hoy en ufopolis nos acercamos a la que podría ser la primera historia ufológica en donde aparecen los famosos y misteriosos hombres de negro, proclives a aparecer durante todo el siglo XX persiguiendo a testigos ovni de diferente índole. El caso que vamos a exponer a continuación apareció a nivel público gracias al escritor y ufologo John Keel y es conocido como el incidente de Gem. Este caso ocurrió en Mayo de 1924 en la localidad de mismo nombre del estado de West Virginia, en Estados Unidos. Hoy retroufos… y de los buenos.

men_in_black_01

Los retro-hombres de negro, protagonistas hoy en ufopolis

Aquí tenemos a un granjero de Braxton County que alegó haber observado el accidente de un objeto volador no identificado en el bosque de la localidad. En aquel momento y sobre todo en aquel lugar perdido de la mano de dios, los aviones no eran para nada habituales y de hecho las descripción del objeto era más que extraña. No tenía alas y no había hecho ruido al caer. Era inusualmente grande, como un buque de guerra. Una partida de tres hombres, incluyendo al sheriff local y al reportero local John Cole fueron a investigar lo que había ocurrido en aquel bosque.

Hombres-de-Negro-realidad

 Lo que se encontraron allí fue una escena prácticamente de ciencia ficción llena de toques surrealistas.

Las declaraciones de Cole son fascinantes: «cuando llegamos, nos dimos cuenta de que no éramos los primeros que habíamos llegado allí. En el claro donde estaban los restos de aquello había cinco o seis hombres vestidos con trajes de negocios, con corbata y todo. Otros estaban vestidos con monos muy brillantes. Hablaban entre ellos en un idioma extranjero que no supimos identificar. Lo más impresionante de todo fue cuando aquellos hombres descubrieron entre los restos del accidente unos cuerpos pequeños de seres que parecían orientales, con pómulos altos, ojos rasgados y piel oscura. Los hombres de aquel singular grupo portaban armas de fuego y en un principio nos confundieron con espías. Uno de ellos hablaba inglés y nos dijo que nadie había resultado herido y que todo estaba bien, que llamaría al Sheriff más adelante para hacer un informe completo.»

Sobra comentar que, evidentemente ninguna llamada se produjo tras este singular encuentro.

agente-del_gobierno

 La famosa foto tomada por dos investigadores ovni en los años 70

Según Cole, en el transcurso de los acontecimientos pudo recoger un fragmento de aquella aeronave siniestrada y se lo metió en el bolsillo antes de abandonar la escena y quedarse con los últimos detalles. El objeto no tenía ventanas y para el testigo era imposible que aquello siquiera lograse levantar el vuelo dada su geometría circular. Sin alas ni hélices, no se podía volar, pensaba él.

Con un tamaño de unos 20 metros, la escena con el disco siniestrado era imponente. Así y con todo, medio obligados por aquellos señores de traje demasiado moderno para estar en 1925, Cole y los demás volvieron a sus casas situadas en Weston. Aquel periodista se fue a la cama después de toda la aventura que había pasado, y resulta que sobre las tres de la mañana comenzaron a sonar varios golpes fuertes en su puerta. Se levantó, miró y se encontró con un oficial del ejército vestido con un extraño sombrero. Su aspecto era aparentemente similar a un militar, pero su piel y sus rasgos se parecían a los seres que había podido ver en el supuesto accidente ovni. «Danos lo que has cogido hoy, lo necesitamos de vuelta», dijo el extraño militar de ojos rasgados y perturbadores. El reportero rápidamente (aunque estaba legañoso y medio dormido, imagínense) asoció aquella frase con el fragmento que había recogido del incidente y que seguía en el bolsillo de su chaqueta. Se refiere  esto, ¿no? Dijo cariacontecido y algo temeroso el testigo.

mib (1)

La característica cara de estos seres es destacable en este tipo de casos.

Aquel extraño militar ni le contestó. Cogió el fragmento, se dio media vuelta y se despidió a la francesa, es decir, sin mediar ni una sola palabra. ¿Cómo demonios sabía donde vivía? Las preguntas se agolpaban en el cerebro de aquel periodista hasta que dos días después decidió ir al claro del bosque donde había ocurrido todo y se encontró con que toda la zona estaba impoluta. Ni rastro de señales ni de accidentes, cuando el terreno que había visto evidentemente estaba levantado y dañado por el impacto. Era como si jamás hubiese pasado nada.

images

Algunos investigadores exponen que también existieron hombres de negro durante el asesinato de Kennedy.

Hasta aquí este excepcional caso ocurrido en Estados Unidos con una serie de ingredientes similares a los famosos casos de hombres de negro de la historia de la ufología. ¿Quiénes son esos seres y por qué aparecen en este tipo de eventos de ufo crash? ¿Cómo consiguieron localizar al testigo en tan poco tiempo? ¿Qué tipo de cobertura realiza el ejército de los Estados Unidos ante su presencia? ¿Es un fenómeno descontrolado?

Este tipo de eventos con hombres de negro destacan porque ocurren más de 20 años antes del incidente de Roswell que inicia toda la paranoia informativa y gubernamental al respecto del fenómeno de los hombres de negro. ¿Qué os ha parecido el caso? Si os ha gustado puede ser de vuestro interés el vídeo que hicimos sobre la primera fotografía de un hombre de negro de la historia. Esperamos que sea de vuestro interés.

Ufopolis.com 2015

 

El fantástico ovni con forma de helado de Maniwaki

Viajamos en ufopolis una vez más a la concurrida década de los 70 en donde los casos de ovnis estaban a la orden del día. Avistamientos, encuentros con humanoides, persecuciones con aviones de combate y extraños casos por todos los rincones del mundo fascinaron a los primeros grandes investigadores del fenómeno que nos apasiona. Un mundo por descubrir lleno de sorpresas como el caso que nos ocupa hoy y que tan curioso nombre tiene.

Estamos en otoño de 1972 en las orillas del lago Maniwaki de la provincia de Quebec, en Canadá en los ojos de un testigo que caminaba tranquilo dándose un paseo en tan idílico lugar. Su visión fue tan rara y quizá tan extrema en el mundo de la ufología que apenas hay referencias que puedan acercarse a tan inusual encuentro. En un momento dado de su paseo alzó la vista y observó un objeto gigantesco que volaba a baja altura… tan baja que casi podría decirse que estaba aterrizado. Era muy grande de unos 20 metros de alto. Estaba en frente de él y nuestro testigo comenzó a correr como loco para verlo más de cerca. Quizá algunos de nosotros nos hubiéramos detenido o nos habríamos montado nuestra particular misión de exploración. Él no. Y el objeto, -o la inteligencia que lo controlaba- reaccionó.

Cone-Drawing

En un abrir y cerrar de ojos, aquel ovni de increíbles formas comenzó a ascender lentamente. El testigo tenía en su mochila una cámara de fotos Kodak y al ver aquello se fue al suelo y la buscó con premura. Tras encenderla consiguió inmortalizar aquel momento con una de las tomas más curiosas de la historia de la ufología, una fotografía que presentó ante el mundo como prueba de su incidente. El objeto siguió subiendo hasta perderse en el horizonte azul del cielo de Maniwaki. Una pena no haber podido disfrutar más de él. Pero quedaba esa foto en la película de 35 mm. Aquella tarde había resultado ser la más especial de su vida.

cone-pic (3)

La fascinante toma del lago Maniwaki.

 Al revelarla se pudieron ver los detalles que corroboraban su historia. Una forma cónica con la punta mirando hacia arriba y la base -más ancha- mirando hacia abajo. De apariencia metálica y de color plata, tenía 12 esferas fluorescentes que irradiaban luz, todas del mismo tamaño y la misma forma. En la punta tenía otras cuatro que iban cambiando alternativamente de color y que parecían algo más pequeñas, también emitiendo luz. Las 12 esferas del borde de abajo formaban una figura simétrica tanto en color como en diseño. Anaranjadas y radiantes. Aquello fue lo que más le llamó la atención al testigo junto con las esferas de arriba con tonalidades más rosáceas. Un avistamiento único en la ufología.
IceCreamUFO_Tech01
El objeto se caracterizó por tener una altura de 20 metros y una forma única.
En el objeto no se observaban líneas de soldadura, anclajes, remaches, o vigas de ningún tipo y no tenía ningún tipo de salida de gases comburentes pareciendo construido de una sola pieza, como hemos visto en infinidad de ocasiones en el fenómeno ovni. El testigo a día de hoy está en paradero desconocido, jamás quiso hacer pública su identidad y lo máximo que hizo fue mandar la fotografía original al MUFON en Estados Unidos para su análisis.
IceCreamUFO_02Cine
Vista superior del objeto en una recreación 3d del ascenso.
Jamás se supo si había tenido más contactos y solo una breve descripción como la escrita en este artículo es lo que se sabe sobre el tema. No se conocen otras fotografías del evento por parte de otras personas y de hecho se le considera un caso perdido y maldito dentro de la historia de la ufología en norteamérica. Solo esa foto, esa toma tan nítida y ese testimonio. Suficiente y a la vez insuficiente, como siempre.
Si echamos un vistazo a la hemeroteca, encontramos otros curiosos objetos dentro de la casuística ufológica internacional como el objeto aparecido en Mesa, Arizona en 1972, en donde se aprecia un objeto de forma romboidal más que curioso. Una forma de platillo volante con forma de sombrero, y con forma de peonza en la parte inferior.
mesa-ufo
Mesa, Az, 1972.
mesa-ufo-close-ftr
Ampliación del avistamiento de Mesa.
Las similitudes de este caso no acaban ahí. En Ipamari, Brasil, el 15 de diciembre de 1978 también fue avistado un objeto de similares características que también tenía una forma triangular en su punta y un curioso diseño acabado en antena como el de Mcminville, Oregón de 1950 que estuvimos estudiando aquí.
ufo16
Fotografía Ipamari, Brasil, 1978.
a367
Ampliación del objeto.
Por último, en Cocoyoc, México también fue visto el 3 de noviembre de 1973 un objeto de singulares proporciones que pudo ser fotografiado e inmortalizado en esta fantástica toma:

1973-ovni-ufo-Cocoyoc-MorelosMEXIQUE--03_11_1

 El extraño objeto de Cocoyoc, México de 1973.

El objeto podría ser similar a los de los globos meteorólógicos pero llama la atención el brillo y los salientes irregulares de los mismos, dándole una apariencia metálica ya que refleja los rayos del sol de forma homogénea y sin irregularidades.

19731103-secuencia-de-3-fotos-cocoyoc-mexico d

 

Aqui dejamos una vez más la intriga de estos locos objetos y sus sugerentes formas. El absurdo del fenómeno ovni, las fotos que demuestran su existencia, sus variadas siluetas y la sensación de estar ante la punta del iceberg de algo que se nos escapa pero que está ahí protagonizando eventos que aún a día de hoy siguen pareciéndonos asombrosos. Si os ha gustado la entrada podéis ver también el vídeo que hicimos sobre lo que pasó en la isla Colares, en Brasil, en donde pasó lo contrario. Fue la gente la que huyó de la aparición de diferentes objetos voladores no identificados…

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

 

El humanoide que se quedó mirando a un ser humano 15 minutos

El fenómeno ovni y la interminable lista de casos reales documentados alrededor del mundo. Hoy en ufopolis vamos a hablar del incidente de Samuel Rodolfo Barreras, ocurrido en la mañana del 27 de Noviembre de 1995 en un área urbana a las afueras de La Havana, Cuba. El señor Barreras era un conocido guardia de seguridad de la zona que se hallaba en aquellos momentos en su garita de vigilancia. Allí estaba él con sus quehaceres hasta que de pronto se dio cuenta de la presencia de una brillante luz aproximándose hacia su posición desde el cielo. «Qué curioso…», pensó. La curiosidad pronto se convirtió en intriga al observar cómo no solo aquello se estaba acercando al suelo, sino que además es que venía directamente hacia él.

UFO_Cuba1995_Sketch01

Croquis realizado por el protagonista del evento

Pensando que quizá aquella luz podría ser algún tipo de avión averiado en una maniobra de aterrizaje forzoso, Barreras salió de la garita y se quedó asombrado con los primeros detalles que comenzó a atisbar de aquello que venía. La luz pronto comenzó a mostrarse como un platillo volante, prácticamente de película y flotaba sobre el techo de uno de los edificios cercanos. Se había parado. Algo esperaba. Barreras en aquellos momentos de intriga máxima quiso ir a avisar a sus superiores de aquello… pero no pudo. Estaba completamente paralizado. Ni un músculo podía mover. El objeto comenzó a realizar algunas maniobras complejas de vuelo con el fin de descender al centro de una pequeña plaza del complejo de edificios en donde Barreras estaba. Poco a poco, la nave bajó flotando lentamente casi a cámara lenta, quedándose medio metro por encima del suelo. Aquel vigilante seguía allí asustadísimo ya  y en estado de shock. Qué sensación la de no poder moverse. Aquello estaba bien cerquita de él.

UFO_Cuba1995

Recreación de la espectacular escena de aterrizaje del objeto

El ovni tenía ventanas y Barreras se afanaba en observar si podía ver a alguien en su interior pero no pudo. Solo estaba flotando allí sin hacer más. Ningún signo de maquinaria para aterrizar, ni patas ni anclajes. Un minuto allí viéndolo. Silencio total. Tras ese larguísimo minuto, algo se movió por debajo del objeto. Parecía una abertura o incluso una puerta según el testimonio del testigo. Acababa de surgir, como si la mecánica del objeto fuese fundible o modelable en el momento. La sensación del vigilante fue de pavor. Por aquella puerta apareció un ser humanoide de una estatura de unos 1.80 metros de alto que se movía mecánicamente «como un robot» según Barreras. La entidad caminó desde el objeto hacia él. Se estaba acercando. Iba a por el vigilante.

UFO_Cuba1995_Sketch02

Croquis realizado a los pocos segundos del encuentro por el protagonista.

Parece que con el subidón de adrenalina del testigo por ver aquello, Barreras pensó en qué hacer y como en aquel momento no tenía ningún arma para hacer frente a aquel ser que venía hacia él, vio claro que romper una ventana y usar un cristal afilado sería una buena defensa contra aquella sombra que se acercaba con decisión. Pero no pudo. Seguía inmóvil. Algo le tenía así. Ellos. De forma extraña, el ser se paró a unos 10 metros de él y decidió cambiar de dirección para inspeccionar otra área. Un suspiro de tranquilidad desde la desconfianza.

Algo más tranquilo pero sin tenerlas todas consigo, Barreras observó cuidadosamente a la entidad. Llevaba una ropa ajustada y oscura que parecía emanar algún tipo de luminosidad. Su cabeza tenía un tamaño inusual, diferente de la de los seres humanos, mucho más grande y alargada y sus ojos oscuros eran gigantescos. El testigo llegó a decir que lo que más le impactó de su visión fue el cruce de miradas con el ser. Sus ojos parecían «el diafragma de una cámara» tal y como los pudo observar desde su posición. La entidad se mantuvo quieta delante de Barreras durante 15 minutos. El uno sin poder moverse. La entidad mirando hacia todos los lados, inquieta. Pero sobre todo le miraba a él. Barreras no sabía ni donde meterse.

UFO_Cuba1996-Tech01

Proporciones del disco y el ser en comparación con un ser humano.

Tras ese periodo de tiempo, Barreras observó cómo aquello comenzó a volver sobre sus pasos y tras mirarle una última vez, enfiló el disco y subió a él por la misma abertura por la que había salido. Aquel hueco se cerró inmediatamente después de su entrada y algunos segundos después, la parte baja del objeto comenzó a elevarse gracias a algún tipo de turbinas o luces que Barreras expone como «luminosas y con un sonido que le recordaba al zumbido de las abejas, pero mucho más potente».

UFO_Cuba1996

El objeto parecía tener diferentes luces en el anillo exterior

Allí parado aún, Barreras comenzó a observar el lento ascenso del objeto con un serie de luces fluorescentes de color azul que parecían salir de aquello y que iban ganando en intensidad a medida que ascendía. Una vez que aquella maravilla estaba a una altitud paralela al tejado del edificio más cercano, en menos de una décima de segundo ascendió a una velocidad imposible de calcular perdiéndose en el cielo ante la mirada alucinada del testigo que el pobre, aún seguía allí sin moverse.

Tras desaparecer definitivamente, Barreras volvió a recuperar el control de su cuerpo y se fue corriendo a buscar un papel y un bolígrafo para recrear en un papel el increíble y desconcertante incidente que acababa de presenciar. Absurdo y extraño, sobre todo porque en ningún momento vio sus espaldas. Nunca supo por qué le pasó eso a él y sobre todo qué hizo aquel ser o las inteligencias que le acompañaban desde el interior del objeto. ¿Le habían hecho algo y él no se había enterado?

Un año tuvo que pasar hasta que aquel objeto volvió a dejarse ver. Ocurrió en Matanzas, una provincia cercana a La Havana, en la misma Cuba. Los protagonistas de estos avistamientos fueron en este caso varios estudiantes y miembros del profesorado de la escuela estatal de la localidad. Vieron lo mismo que Salvador Barreras. El mismo objeto.

UFO_Cuba1996-Tech02

Vista inferior y superior del disco

Una noche, alrededor de las 00.00 horas, un grupo de chicas se reunieron en una sección de la residencia de estudiantes en la mencionada localidad. Allí estaban ellas, charlando mientras miraban las estrellas a través de la ventana. De repente, una ráfaga de viento se precipitó a través de las aberturas de las ventanas ‘y un sonido de zumbido se oyó justo antes de que una luz brillante e impresionante iluminase todo el dormitorio. En aquel momento observaron cerca del edificio una aeronave con luces blancas y rojas parpadeando. Ojipláticas y boquiabiertas comentaban el evento en directo. «Un avión será… imposible… mira como brilla…».

Efectivamente aquellas luces eran demasiado potentes. No podía ser. Las chicas corrieron de habitación en habitación frenéticamente asomándose a las ventanas para obtener una mejor visión de ese objeto, al que describieron con una forma elíptica visto desde una perspectiva lateral.

UFO_Cuba1996_Sketch01

Esquema del objeto que vio Barreras y posteriormente otras personas en una residencia de estudiantes

Aquello no sonaba, luego un helicóptero no podía ser, razonaban las protagonistas de este segundo incidente. Un avión tampoco porque estaba levitando como un colibrí. Pronto se fue pero el susto de las dos protagonistas se quedó hasta que al día siguiente se lo contaron a toda la residencia y a todos sus profesores. Se organizó una serie de patrullas de vigilancia para ver si aquello volvía a aparecer… y así lo hizo. Todos los testigos describieron al ovni como metálico y de color plateado, de forma redonda con un conjunto circular de luces alrededor de su perímetro. Las configuraciones de luces variaban del rojo al blanco, de éste al azul, o intermitentemente el rojo y el blanco  como si pulsaran en una determinada secuencia matemática. Un estudiante observó algunas líneas en la parte inferior de la nave que seguían un patrón radial.

Otro de los estudiantes entrevistados posteriormente confirmó que la nave era similar a una que había visto en años anteriores, cuando estaba sobrevolando Cárdenas, otra ciudad de la provincia de Matanzas. Exactamente la misma y el mismo día del incidente de parálisis del señor Barreras, otro testigo de excepción del absurdo del fenómeno ovni que hoy os traemos en ufopolis como caso fascinante e inquietante de un ovni con un ocupante en un encuentro del tercer tipo sin ningún tipo de sentido.

Si os ha gustado la entrada podéis ver también el vídeo que hicimos sobre otros encuentros con alienígenas imposibles que sin duda no os dejarán indiferentes. Esperamos que sean de vuestro agrado:

 

Ufopolis.com 2015

El curioso caso del humanoide de Broad Haven

Niños y ovnis, una extraña mezcla que se da en el fenómeno en ocasiones y que es difícil de estudiar. Se puede pensar que en base a diferentes estudios, los infantes pueden desarrollar una tendencia a la mentira para conseguir sus objetivos. Psicología pura y dura, aplicable por otra parte, no solo a los niños sino también a los adultos. La complejidad del ser humano, sus motivaciones y anhelos. Lo que se es capaz de hacer para conseguir un objetivo.

Lo curioso del tema de hoy es que estamos ante un caso que las autoridades estudiaron por separado y no fueron capaces de coger en una sola contradicción a los protagonistas del mismo. Ni un solo detalle, de hecho, sus historias se complementaban unas con otras. Parecía que fuera lo que fuera lo que les había pasado, aquello les impresionó tanto que dieron la misma versión de lo sucedido a sus padres y a la policía.

Este incidente apareció por primera vez en un programa de los años 70 de la BBC en donde diferentes niños hablaban seriamente de temas de actualidad como el conflicto con Irlanda del Norte en el Ulster o la crisis económica. El programa en el que se abordó el tema fue tan polémico en su momento que llegó a emitirse un especial en la televisión nacional y fue investigado por el Ministerio del Interior Británico como uno más de los avistamientos en una misteriosa zona del país de Gales con un nombre de lo más curioso: el triángulo de Broad Haven. ¿Os apetece enteraros de lo que pasó allí en 1977?

images (1)

Fotografía original del emplazamiento donde ocurrió el suceso

El incidente ocurrió el 4 de Febrero de 1977. Según el periódico regional Western Telegraph el cual se hizo eco de la noticia tres días después, catorce alumnos de la escuela de Broad Haven situada cerca de Haverfordwest, al sur de Gales presenciaron con sus propios ojos cómo un objeto volador no identificado descendía y aterrizaba en un campo cercano a la escuela lleno de arbustos y matorrales. Algo pasó. Algo que dejó a los niños profundamente traumatizados. Al menos a seis de ellos, los que decidieron acercarse a ver qué era aquello.

ff882c8fa6fd2c1641615c2367649168

Esquemas realizados por uno de los niños que vio todo aquello.

A las 16:50 horas, a la salida del colegio, un investigador del BUFORA (UFO Research Association) llamado Randall Jones Pugh, recibió una llamada de teléfono de uno de los padres de los niños envueltos en el incidente. Estaba nervioso perdido porque su hijo casi tenía un ataque de pánico por ver lo que había visto. El niño se llamaba David Davies y se puso al teléfono ante el asombro del investigador. Trató de calmarse y cuando pudo hacerlo, describió un objeto metálico con forma de cilindro sobre los árboles cercanos a la escuela. Estaba moviéndose lentamente hacia abajo. Iba a aterrizar. Estaban seguros. Él y otros chicos comenzaron a acercarse. Poco más quiso decir, pero algo escondía.

Consciente de la posible importancia del caso, Randall Jones se fue para allá como alma que lleva el diablo y llegó sobre las seis de la tarde lloviendo a mares. No eran las mejores condiciones para localizar el lugar de aterrizaje y el niño tenía que calmarse antes de comenzar a comentar todo lo que había pasado. Decidieron esperar al día siguiente. Hicieron bien.

nh502ad49e

El objeto parecía tener dificultades para moverse a baja altura.

A la mañana siguiente, es decir el 5 de febrero de 1977, Jones telefoneó al periódico para tratar de dar un tratamiento informativo de lo que había pasado. Quizá entre dos personas con experiencia podrían sonsacarle a ese crío qué es lo que había pasado. Los otros testigos, los otros niños, guardaban silencio. Aquel chavalín de 10 años les llevó a donde había visto aquel impresionante objeto aterrizando. Ninguna marca, ni evidencia de peso sobre el terreno. Eso sí, el crió no vio tren de aterrizaje alguno o señales de que hubiese contacto con la tierra. Se fijaron posteriormente en un poste de telefonía cercano y se dieron cuenta de que estaba aparentemente doblado pero podría corresponderse con un defecto anterior al avistamiento. La cosa se ponía difícil y el niño no soltaba prenda. Tenía aún miedo, pero acabó revelando el nombre de los otros cinco compañeros que estaban con él. Un paso de gigante. Si hubiera sido mentira… para qué tanto misterio, se decían los investigadores.

is502ad48f

Dibujo realizado por uno de los niños

El director del colegio a todo esto, no perdía ojo a todo lo que estaba pasando. Excéptico, y tremendamente desconfiado ante todo lo que ocurría en aquel entonces con el fenómeno ovni, quiso tomar las riendas del tema y preguntó a los padres de cada uno de los seis niños protagonistas si habían tenido algún tipo de contacto entre sí desde el incidente. La respuesta en todos los casos fue negativa, cada uno se fue a su casa. Se les hizo venir con sus hijos y cada uno, en una clase, y en presencia del periodista y el investigador fueron preguntados sobre lo que había pasado. Se les pidió hacer un dibujo de todo el incidente. No salían de su asombro. Los dibujos exponían diferentes perspectivas porque los niños se fueron quedando atrás progresivamente por el miedo pero los testimonios eran idénticos.  Estas fueron las declaraciones:

David John Davies, de 10 años: «estábamos jugando cerca de unos arbustos al final de los terrenos del colegio cuando vimos aquel objeto. Philip Rees, mi amigo, estaba intentando acercarse y ver bien aquello tan grande y alargado que había bajado. Era plateado, brillante y reluciente pero se movía a tirones. Vimos aquello y entonces salimos corriendo. Tenía las orejas grandes y puntiagudas y era muy, muy alto. Tuve mucho miedo al ver a eso».

images

Dibujo de Jeremy Passmore

Philip James Rees, de 10 años: «vimos un objeto plateado a la altura del suelo a la una y media de la tarde cuando nos fuimos a comer y a las dos cuando volvimos todavía estaba ahí. Le pedimos a nuestro maestro si podía acompañarnos a verlo, pero no nos creyó y no quiso venir. Cuando bajamos empezamos a acercarnos a aquello y algunos de mis amigos se acercaron tanto como para ver una figura cerca del objeto. Yo no me acerqué. tenía miedo. Mis dos amigos, Tudor y David también tenían mucho miedo.»

Micheal Mathieson Webb, de 11 años: «no me fijé bien en el ser pero sí en el objeto. Era plateado, alargado con forma de cigarro, con una gran cúpula y una luz roja parpadeando en la parte de arriba.»

David R. George, de  9 años: «vi a ambos, al objeto y al humanoide. Primero a la salida del colegio y luego cuando salimos. El objeto era inmenso y plateado. Brillaba y se movía a tirones. Se parecía a un plato con un punto rojo arriba. Vi a un monstruo al lado. Era alto y vestía un traje también de color plateado. No vi bien su cara pero sus orejas eran extrañas y muy largas. Me asusté tanto que corrí llorando hasta mi casa.

_61543852_broadhaven_alien 2

Dibujo de David George

Tudor Owen Lloyd Jones, de 10 años: «el objeto estaba cerca del suelo y detrás de los arbustos. Cuando vi a aquella especie de hombre, admito que me asusté muchó.»

Jeremy Passmore, de 9 años:  «vi a aquel ovni a la hora de la cena. Era de un color plateado, incluso tirando a verde. Era como un disco por abajo y una cúpula por arriba con una luz en lo alto. Estaba a unas 300 yardas (270 metros). Se movió y entonces desapareció de repente sin hacer ningún ruido. Estaba con los demás. David George quería que le acompañásemos al servicio de lo asustado que estaba. Tudor lloraba porque pensaba que aquello iba a atacarnos. Corrió llorando hasta su casa y todos le seguimos. Algunos niños de nuestra escuela no nos creen. Tratamos de contarles lo que nos había pasado pero no nos creyeron. La visita de aquel monstruo y de aquel platillo duró como cinco minutos.»

xj502ad4c7

Dibujos realizados por los niños y su comparativa en el estudio original.

Y ahí están las declaraciones de los niños, cada uno con su perspectiva, su psicología, su forma de ver el mundo y su forma de expresar sus emociones. Sea como sea, el fenómeno ovni parece presentarse ante diferentes perfiles humanos en distintas épocas y con una aparente aleatoriedad que no lo es tanto. En la ufología contemporánea se debería entender este tipo de incidentes en un contexto en el cual parece que el fenómeno se presenta eligiendo a los actores de la película. Esos niños y no otros, esa localidad y no otra, ese año, ese mes y ese día. ¿Por qué? Imposible saber algo en el absurdo y fascinante teatro de los ovnis. Teatro tétrico para algunos, quizá demasiado absurdo, quizá espectacular para otros. Pero nunca jamás dejando indiferente a nadie.

Si os ha gustado esta entrada os recomendamos el vídeo que hicimos de un incidente muy similar ocurrido en Ruwa, Zimbabwe en 1994 estudiado por el doctor John Mack de la Universidad de Harward. Esperamos que sea de vuestro agrado y también el caso del humanoide vampírico de Kofú, cuyo aspecto es clavado al que dijeron encontrarse estos niños de Gales tres años después e incluso el curioso caso de Jan Wolski, ocurrido en Polonia por las mismas fechas. ¿Qué os ha parecido el incidente? Siendo niños ¿también habríais salido corriendo? ¿Qué grado de credibilidad os da este tipo de incidentes? Os esperamos en los comentarios.

Ufopolis.com 2015