-¿Fue real la historia del diluvio universal? Leyendas americanas-

La idea de una gran catástrofe en forma de gran inundación que asoló la Tierra destruyendo la mayor parte del planeta está presente en la memoria colectiva de las culturas más representativas del mundo, dibujando los diversos mitos el fatal evento en las leyendas que otorgan identidad a cada nación y que, sin embargo, tienen tantas características en común que, en muchas ocasiones, parece que pudiera tratarse de la misma historia contada de diferentes formas.

Como ya se ha mencionado, el mito de la gran inundación no es exclusivo del continente euroasiático sino que encontramos también referencias al diluvio en las mitologías del resto de continentes del planeta. Como ponen de manifiesto las diferentes leyendas americanas.

En Norte América existen varias tribus con leyendas que hablan de una inundación de enormes proporciones. Tal es el caso de la tribu de los Hopi, según cuya cosmogonía habitamos el cuarto mundo resultante de diferentes creaciones. Los mundos previos fueron destruidos, el tercero de ellos por una gran inundación debido a que el comportamiento de la gente no se adaptaba a las reglas que el dios Tawa había designado, la humanidad era perversa. Algunos hombres consiguieron salvarse gracias a la ayuda de otro dios: ‘’La Abuela Araña’’ una diosa de la Tierra que actúa como ente creador. Este ser advierte a los más justos de entre los hombres y les indica que se resguarden en juncos huecos que actuaron como barcas durante la tormenta.

hopi
La similitud entre los mitos de diferentes culturas es sorprendente

También en Norteamérica, la tribu de los Saanich, autóctonos del estado de Washington y en el Suroeste de Canadá, cuentan con una leyenda sobre el diluvio. El dios creador Xáls enseñó a los hombres a trabajar la tierra y un código de comportamiento, tras muchos años el hombre dejó de vivir según este código lo que enfureció al dios que les habló del diluvio que iba a crear. Aquellos que atendieron a la advertencia se dirigieron a la montaña más alta y se ataron a las copas de los árboles mientras el nivel del agua subía con rapidez hasta que llegó a cubrir incluso los árboles por lo que los pocos supervivientes que quedaron se vieron relegados a sus canoas en las que comenzaron a pedir clemencia. Un tiempo después apareció un cuervo portando una rama en el pico que les indicó la localización de una montaña por encima del nivel del agua. Después de escuchar las oraciones de su pueblo, este dios prometió no volver a realizar un castigo por medio del agua.

Sus vecinos, los Comox, cuentan con una leyenda parecida en su haber a la que llaman ‘’la leyenda de Queneesh’’ en la que uno de los ancianos de la tribu es capaz de advertir a todo el pueblo del gran desastre que se avecina ya que una voz así se lo indica en un sueño. Rápidamente toda la tribu se pone manos a la obra para prepararse para el evento y buscan refugio en el alto glaciar de Queneesh.

82140905528695fde73cd03fff2dd68d
Casi todas las tribus ancestrales del continente americano guardan un relato acerca de una inundación de enormes proporciones

Así mismo, la tribu de los Anishinaabe, pobladores de Canadá y el Norte de los Estados Unidos, conservan en su tradición oral la leyenda de cómo aconteció un gran diluvio para castigar a los hombres por sus malas acciones ya que se habían vuelto los unos contra los otros. El dios Kitchi-Manitou, fue el encargado de purificar el planeta. El único en salvarse es Nanaboozhoo junto con algunos animales en un tronco flotando sobre las aguas y haciendo turnos todas las criaturas para dormir sobre el mismo.

Casi todas las tribus de esquimales hablan también del fatal evento, los Innuit, los Tchiglit, los Lingint, los Netsilik y hasta en Groenlandia las leyendas son parecidas. Según la mayoría de ellas el nivel del agua comenzó a aumentar rápidamente y sólo consiguieron salvarse los que tuvieron más fortuna en sus canoas o en lo alto de alguna montaña. En esta ocasión no fue un dios quién avisó a algún hombre buscando su salvación sino que algún miembro de la tribu, usualmente el más sabio, tuvo una visión y pudo prevenir a sus vecinos.

Eskimo2
El mito del diluvio tiene cabida hasta en los lugares más inaccesibles

Asimismo, son muchas las tribus del Norte del continente que determinan a un dios como el responsable de toda la destrucción. Para la tribu Tsinshia de la Columbia británica fue la diosa Laxha a la que perturbaba el ruido que emitían los hombres y decidió destruirlos por sus malas acciones, para los Skokomish y los Skagit, nativos del estado de Washington, el responsable fue el Gran Espíritu para castigar la perversidad de los hombres aunque para sus vecinos los Nisqually la causa principal fue la alta población humana que debía ser menguada. Para los Pawnee, autóctonos de Nebraska, el motivo del diluvio fue el exterminio de los perversos gigantes, que habitaban el mundo antes de que los hombres lo hicieran. Sin embargo, según los navajos, la razón del diluvio fue la destrucción de las diferentes razas de ‘’gente insecto’’ que habitaban el planeta, algunos de ellos lograron salvarse y llegaron a habitar con el hombre posteriormente por lo que hubo de mandarse un segundo diluvio.

Hacia el sur del continente, en la mitología mapuche, se relata la historia de cómo uno de los dos dioses serpiente planea exterminar a la humanidad por medio de un diluvio mientras el otro dios serpiente advierte a los hombres consiguiendo dar refugio a algunos durante la tormenta y salvando así la vida humana en el planeta.

(MAYA FLOOD)
Son muchas las menciones a irascibles dioses reptiles que pretendieron acabar con el hombre

También para los mayas fue un dios reptil el encargado de traer la inundación al mundo. Él mismo, que había creado a los primeros hombres, decidió destruirlos ya que su comportamiento no era del agrado de los dioses. Cuatro intentos diferentes se hicieron para crear hombres que rindieran a los dioses el culto que ellos creían merecer y fue la destrucción de la tercera versión de los mismos la que sucumbió ante el diluvio, finalmente dieron con un hombre capaz de adorarles adecuadamente.

Y según los aztecas la responsable del diluvio fue la diosa Chalchitlicue que dejo caer toda el agua del cielo sobre la Tierra convirtiendo a los humanos en peces. Pero son varios los pueblos de esta área los que hablan de leyendas parecidas, para los toltecas el responsable de la destrucción fue el dios Quetzalcoatl.

En las leyendas Incas fue el dios Viracocha quien decidió acabar con los insolentes gigantes que había creado y que no cumplían con sus designios por medio de la recurrente inundación a la que sólo sobrevivieron un hombre y una mujer que repoblarían el mundo.

Danby-deluge
¿Atienden estos relatos a una única fuente común que se extendió por todo el planeta o a un evento que realmente tuvo lugar y que conservaron los supervivientes?

Atendiendo al mito guaraní, el detonante de la catástrofe fue un hombre que cometió incesto lo que enfureció a los dioses, que hasta entonces habían convivido con los hombres, y crearon un diluvio destruyendo la Tierra para más tarde crear una segunda versión de la misma. También se hace mención en las culturas caribeñas y en algunas tribus de la Patagonia a la fuerte tormenta que arrasó el mundo. Y el pueblo ecuatoriano Cañarí narra una leyenda similar en su tradición por la cual únicamente dos hermanos sobrevivieron a la inundación al resguardarse en lo alto de una montaña, al bajar las aguas volvieron a su hogar y cada vez que salían de caza, al volver se encontraban con que la comida ya estaba preparada; finalmente descubrieron que era una mujer que también había sobrevivido, la responsable de los regalos. Uno de los hermanos la hizo su esposa y juntos crearon una nueva humanidad.

Son muchos los pueblos que guardan registro de la destrucción casi completa de toda la raza humana siempre por unos dioses que, descontentos con la humanidad, se percatan de su error en la creación de la misma y deciden destruirla en unas historias que frecuentemente están imbuidas de un sentimiento de culpabilidad que se manifiesta en hacer de la razón para tal desproporcionada acción un castigo merecido. Si bien, aunque en ocasiones toda la creación es borrada y rehecha desde la nada de nuevo, normalmente existe una figura o varias que consiguen sobrevivir al desastre bien porque han sido elegidas por algún dios benefactor que decide salvarlas por una buena cualidad que les caracteriza o bien porque estas figuras en sí mismas fueron más astutas que los propios dioses.

Ciclo gigantes mitológicos VI: Leyendas del continente americano

Los relatos y leyendas acerca de gigantes aparecen por todo el mundo sin importar las diferencias entre las culturas o la distancia entre los pueblos, distancia que en otros tiempos, resultaba insalvable y, sin embargo, estos pueblos de los que se supone no han tenido ningún contacto entre sí, reflejan en sus mitos narraciones muy similares. Un ejemplo de ellos son algunos relatos acerca de gigantes en América.

codexriosgiant
Las guerras entre diferentes tribus humanas contra grupos de gigantes resultan sorprendentemente numerosas en los diferentes mitos por toda América

Una leyenda del México prehispánico habla de cómo los gigantes fueron creados por los dioses y del tiempo en el que convivían con los hombres hasta que algunos de estos gigantes comenzaron a hostigar y a abusar de la raza humana. Éstos últimos decidieron poner fin a tal situación de modo que urdieron un plan para acabar con sus enemigos: bajo un falso pretexto los invitaron a un banquete en el que aprovecharon para embriagarlos y, tras esto, obtuvieron la ventaja de que los gigantes, aunque más grandes y fuertes, vieron sus capacidades mermadas por el alcohol. Así pudieron darles muerte.

Para los antiguos mayas, los Bacabob eran 4 hermanos gigantes para los que los dioses dispusieron que, cada uno en un punto cardinal, sostuvieran el firmamento ya que temían que éste fuera a desplomarse sobre la Tierra. Un relato muy semejante al del titán griego Atlas, entre otros.

bacabob
El mito del gigante que sostiene el cielo está presente en todos los continentes

Y parece que en Norte América también batallaban con una raza de gigantes. Una de las leyendas de la tribu de los Shoshone cuenta cómo sus antepasados vivían aterrorizados por gigantes a los que llamaban Tsawhawbitts cuya naturaleza era beligerante y además, eran caníbales. También contaban con poderes sobrenaturales y tenían la capacidad de paralizar a sus presas humanas con un potente haz de luz que partía de sus ojos rojos y brillantes. Casi como Balor, el líder de los gigantes Fomorianos de la mitología irlandesa, que podía destruir a sus enemigos con una sola mirada.

Según la mitología Inca, el dios Viracocha tras crear el mundo, creó una raza de gigantes para su servicio pero que al no ser estos gigantes obedientes ni del agrado del dios, decidió exterminarlos enviando el correspondiente inca del diluvio universal: el Unu Pachacuti.

Wiracocha
En la mayoría de leyendas los gigantes no son del agrado de los dioses que acaban decantándose por eliminarlos

Y, según la mitología azteca, el mundo había estado habitado por gigantes durante el período del primer sol.

Al sur del continente, resultan muy interesantes los relatos acerca de la tribu de los gigantes patagónicos, de la que tenemos constancia gracias a los informes de los primeros exploradores europeos, entre ellos, el cronista de la expedición de Magallanes: Antonio Pigafretta que escribió lo siguiente:

‘’Un día, de repente, vimos a un hombre desnudo de estatura gigante en la orilla del puerto (…) Cuando el gigante estaba en la capitanía general y en nuestra presencia, se maravilló mucho, e hizo señales con un dedo levantado hacia arriba, en la creencia de que habíamos llegado desde el cielo. Era tan alto que llegábamos sólo hasta la cintura, y estaba bien proporcionado…’’

NGS Picture ID:221686
Retrato de Antonio Pigafretta quién aseguró haber encontrado gigantes en una de sus expediciones

Para los mapuches, los gigantes eran unos seres monstruosos a los que dios había castigado por rebelarse contra él por lo que sufrieron el exterminio.

Las tribus de nativos de Delaware y los Sioux, también hablan de una raza de gigantes en sus tradiciones orales con la que estaban en conflicto y a la que acabaron exterminando. Estos gigantes vivían en construcciones de piedra que los contadores de estas historias aseguran que ya estaban ahí antes de la llegada de sus tribus al lugar. También se les tiene como a los responsables de la construcción de los monumentos megalíticos de la zona que acumulaban energía y servían como ventana al mundo espiritual. Se dice que fueron capaces de mover las enormes rocas utilizando el poder del viento. Los indios, llamaban a estos gigantes, a los que consideraban los mensajeros del gran espíritu: los Alligewi.

La tribu de los indios Moqui de Arizona, hablan a su vez, de un tiempo en el que lucharon contra gigantes que llegaron desde el Oeste y que se comían a los miembros de la tribu.

Sioux-Chiefs
No podemos hablar de gigantes en la mitología sin hablar de enfrentamientos bélicos

Al Norte de México, los indios Acolhuas contaban una leyenda acerca de un gigante constructor de pirámides. Y es que unos pocos miles de años tras la creación del mundo, éste estaba habitado por feroces gigantes que no dudaban en enfrentarse a dioses y hombres causando terror en el mundo. Hasta que los dioses determinaron acabar con ello, para lo que mandaron un gran diluvio.

El gigante Xelhua y sus 6 hermanos consiguieron sobrevivir al diluvio subiendo a la cima de una alta montaña y ocultándose en varias cavernas que allí se encontraban hasta que la tormenta finalizó.

Estos gigantes, eran especialmente refinados en las artesanías y la construcción por lo que comenzaron a poblar el mundo con una nueva raza de su propia creación a la que convirtieron en sus servidores.

Henchido de orgullo por haber sobrevivido al destino que los dioses habían dispuesto para su raza, Xelhua quiso edificar una estructura que guardara la memoria de lo acontecido y en la que poder tomar refugio si la situación se repitiera.

chic-aleksu
¿Tendrían relación los gigantes además de con la construcción de monumentos megalíticos, con la construcción de pirámides?

De este modo, construyó una gran pirámide. Y lo hizo con sorprendente velocidad, pues contaba para ello, con miles de sirvientes y trabajadores. La pirámide llegó a ser tan alta que su cima se perdía entre las nubes.

Pero los dioses se propusieron destruir aquella desafiante edificación mandando una roca llameante que abrió el cielo y cayó sobre la pirámide acabando con ella y fulminando a los obreros y al orgulloso gigante constructor.

Desde aquel día, todas las diferentes tribus dejaron de hablar la misma lengua y ya no eran capaces de comprenderse entre unas y otras en una conclusión de sorprendente similitud con el relato de la Torre de Babel.

patagones
En los relatos no sólo se menciona que la existencia de los gigantes fuera anterior a la de los seres humanos, sino que también convivieron con el hombre.

De nuevo guerra entre gigantes y dioses o gigantes y hombres. Estos gigantes, sin importar la procedencia del relato, aparentan ser unos seres salvajes e irascibles, en muchas ocasiones, caníbales. Y pagan la ferocidad de sus actos con el exterminio, bien por parte del hombre, bien por designio divino.

Resulta interesante ver cómo, en varias de las leyendas de gigantes alrededor del mundo, aparece la mención a un gran diluvio que arrasó con la vida en el planeta, destinado a acabar con ellos. En cualquier caso, estas historias concluyen siempre de la misma forma: los gigantes desaparecen.