¿Quiénes eran los humanoides voladores de Czluchow?

 Hoy en ufopolis vamos a estudiar un caso estupendo de encuentros del tercer tipo de esos que hacen que veamos el fenómeno con ojos de fascinación pero también de incomprensión. Ocurrió en Czluchow, Polonia, el 10 de agosto de 1979 y fue sacado a la luz por el investigador Krzysztof Piechota, siendo de esos incidentes que no dejan indiferentes. En aquella tarde calurosa, un residente de la mencionada localidad sacaba su barca del lago para pasar una estupenda jornada de relax y pesca. Atareado él, de pronto se dio cuenta de algo inaudito: un objeto oscuro estaba flotando sobre la superficie muy cerca de su posición. El pescador se quedó quieto intentando atisbar qué era aquello. Parecía una barcaza como la suya pero no podía ser posible ya que su velocidad y sus movimientos eran colosales. Lo hacía además en silencio, ese sepulcral silencio que parece envolver a todos los encuentros de este tipo. El agua no producía ondas. Parecía irreal, pero ahí estaba.
Flatwoods_monster (1)
El caso es similar visualmente al del famoso Monstruo de Flatwoods, visto en 1952
Unos pocos segundos más tarde, el objeto se desvaneció detrás de un promontorio cercano a su posición, dejando al testigo totalmente boquiabierto. Y no lo había visto solo él. En la orilla, otro pescador presenció la misma escena con el mismo interés y la misma sensación de incredulidad pero éste lo pudo ver mejor y de hecho pudo ver cómo el objeto se sumergía entre la vegetación más cercana a la orilla. El primer señor de la barca estaba detenido, pero el de la orilla no se lo pensó dos veces, iba con sus perros y se marcó una carrera con ellos para tratar de verlo de primera mano. Tenía que estar en la orilla y tenía que poderse ver. Habría que imaginarse en esa situación con tus perros de caza, yendo a cazar… lo imposible.
Ni 20 pasos habían pasado de carrera cuando de pronto observó cerca del promontorio a dos seres vestidos de color oscuro moviéndose hacia el bosque. Tan tranquilos ellos.  Los perros, nerviosos y locos por oler algo que impregnaba el ambiente enrarecido, estaban delante del testigo y corrían a toda velocidad hacia ellos. Los seres se percataron de los perros y cambiaron de dirección hacia ellos, como si deseasen enfrentarse. Algo hicieron, porque los perros de caza se dieron la vuelta inmediatamente gimiendo. Acto seguido, los seres volvieron a ponerse en marcha mientras el testigo andaba en dirección hacia ellos con gran cautela. Lo que le había hecho a sus perros se lo podrían hacer a él. Por eso, con cautela seguía mirando y observándolos.
humanoids portada  CZLUCHOW
 La descripción es surrealista, pocas veces vista en el fenómeno
Muy grandes no parecían: 1,50 metros. Vestían un mono similar a los buzos, hermeticamente cerrado, pero con unas caderas desproporcionadas. En la zona de los ojos tenían un panel de cristal que les permitía ver. A ese surrealismo ufológico de las caderas y los cristales se le sumaba una especie de joroba que asomaba detrás del cuello. Humanoides buzos, jorobados, oscuros y quizá pasados de peso. Casi insuperable. Solo faltaba el detalle de las piernas, pero no se veían bien. Su movimiento era más bien robótico, no se correspondía con un andar bípedo. Más bien, se movían deslizándose por el suelo, incluso en zonas donde el terreno era escarpado o irregular. Caminaban con los brazos extendidos, dejando ver unos antebrazos curvados hacia abajo.
mol1
Los observadores vieron flotar a los seres desde el agua. Iban rodeados de un fulgurante halo de luz.
El testigo al verlos gritó como un poseso. Quería que se detuvieran, quería al menos verlos más de cerca pero aquellos seres no tenían ningún tipo de intención de detenerse, es más, comenzaron a aumentar su velocidad de manera vertiginosa. Tan rápido fueron que prácticamente se desvanecieron en el bosque. Al adentrarse con sus perros, el testigo se dio cuenta de que éstos no se comportaban como siempre. Decidió seguir, pero se quedó preocupado. Paso a paso fue metiéndose en el bosque hasta que de repente pudo observar algo que le dejó estupefacto, una luz inmensa y muy brillante a una distancia de 100 metros sobrevolaba las copas de los árboles en un descenso hacia un conocido claro del bosque. Comenzó de nuevo la carrera suicida dejando esta vez a los perros atrás.
670La iconografía del caso enlaza con los momentos más bizarros del fenómeno ovni en su historia
Quería verlo. El objeto bajaba y el hombre se acercaba. Cuando aquella inmensa luz estaba a unos 30 metros de altura el testigo llegó a observar parte de sus características morflógicas: rectangular, con los bordes redondeados y expulsando haces de luz de color verde azulado. En el centro, luces de color blanco refulgente. El avistamiento se iba haciendo cada vez más espectacular hasta que en el mejor momento de la «función»… aquello se levantó en el suelo y se fue. El fenómeno ovni no espera a nadie.
Ninguna marca en el terreno, y solo el testimonio de dos hombres de distintos perfiles hacen de este caso, algo que se suma a una serie de testimonios similares como el caso Conil, ocurrido en Cadiz en Septiembre de 1989 con unas características casi idénticas. Un avistamiento sobre el agua, dos seres aparentemente saliendo del mar hacia el interior, una sensación extraña en el ambiente, una descripción absurda y brutal. En este caso de Polonia, al parecer los perros estuvieron bajo tratamiento médico veterinario por parálisis en sus mandíbulas superiores tras haber estado a solo dos metros de aquellos extraños humanoides de tan extraño aspecto.
mol2
El aspecto de los seres enfundados en un mono de buzo venía acompañado de la capacidad de volar

¿Cómo afrontar este tipo de cosas? Lo cierto es que este tipo de casos, tan extremos y vestidos de ese halo surrealista son bastante comunes dentro de la ufología. El manto que recubre el fenómeno de extrañeza parece tan grande y variado que no hay por donde cogerlo. Las descripciones se multiplican exponencialmente en medidas y aspectos diferentes. Es como si cada vez se presentase de una forma diferente. La iconografía también es extraña. Un objeto submarino, dos seres, un trayecto, un ovni y una recogida. Es como una escena, una presentación y quizá algo que no debería haber visto nadie. ¿Qué opináis sobre este tipo de encuentros? ¿Responden a un patrón determinado? Si os ha gustado la entrada, os recomendamos que veáis el caso Jordan Ontario, surrealista como pocos pero fascinante a la vez como éste. Esperamos que sea de vuestro agrado.

Ufopolis.com 2015

El curioso caso del ovni calabaza de Ferreira

Hoy en ufopolis vamos a ver dos curiosos incidentes relacionados con la curiosa forma de la calabaza, uno con un protagonista en forma de objeto y el otro con unos extraños visitantes en un incidente del tercer tipo. El primero ocurrió en la localidad de Ferreira de Alenquer, Portugal el 14 de Agosto de 1995 en donde tenemos una noche de calor agobiante y seco propio de las zonas rurales del interior del país luso. Aquí tenemos a un pastor de profesión llamado Jorge Lanoel Lota durmiendo plácidamente en la casa que tenía en la finca de esa localidad. Tenía abiertas las ventanas para mitigar el calor, con unas grandes mosquiteras para evitar la entrada de insectos intrusos en su cuarto, pero el intruso que le esperaba ahí fuera era bastante diferente…

Eran las dos de la mañana y Jorge Manoel por fin había podido conciliar el sueño tras dar varias vueltas en la cama cuando de pronto el sonido de los ladridos de sus perros le puso en alerta. Alguien ha entrado, algo ha pasado. Con estas, legañoso pero decidido, el señor Lota salió al patio de su viviendo y observó con espanto lo que ha sido comunmente conocido en la ufología portuguesa como la «calabaza voladora». Curioso nombre sin duda. Estaba allí mismo, a un metro del suelo. Era amarillo, bastante grande, de unos ocho metros de diámetro y de su parte inferior salían haces de luz de colores azulados y rojizos que se movían por doquier en todas las direcciones. Estaba allí, en frente de él. Jorge Manoel se quedó boquiabierto sin saber qué hacer.

ovni_calabaza_el_especialito.jpg_t670x470

Descripción del objeto

Su letargo pronto acabó cuando de repente vio que dos esferas de color azulado salían de aquel extraño artefacto que flotaba sobre sus terrenos. Eran pequeñas, «del tamaño de una pelota de fútbol» y parecían flotar con total autonomía en una época en donde los drones aún no habían sido desarrollados y mucho menos habían llegado al gran público. Aquellas esferas no se quedaban quietas. Querían algo, iban hacia algún sitio. Estaban buscando algo. Con horror, Manoel observó cómo los objetivos de aquellos increíbles objetos eran sus perros, a los que empezaron a perseguir con empeño llevándolos de un lado a otro. Los perros huían despavoridos en una persecución única en el fenómeno ovni. Durante varios minutos Manoel presenció la asombrosa escena sin poder hacer nada. No sabía si acercarse al ovni con forma de calabaza por si aquello se abalanzaba sobre él. No sabía si ayudar a sus perros por si aquellas esferas decidían que él iba a ser el nuevo objetivo. Con tensión esperó hasta que, de repente aquellas pequeñas bolas de luz se difuminaron y se apagaron lentamente hasta desaparecer. Demasiado inteligente como para ser rayos en bola o centellas. Demasiado tiempo de vida en un entorno seco y sin tormentas. Y además, ahí seguía el ovni delante de él, impertérrito con aquella forma tan extraña.

mie512

Esferas azules similares fueron observadas en la Segunda Guerra Mundial

Los perros se tranquilizaron tras desaparecer las esferas pero huyeron a sus casetas a refugiarse allí. La paciencia de Manoel se había terminado, porque fuera lo que fuera no parecía para nada positivo. Se armó de valor y fue a por la escopeta que llevaba en su camión. La sacó y, acto seguido decidió mandarle un aviso al ovni en forma de disparo. Lo tenía claro. Si queréis estar aquí, vais a tener que véroslas conmigo. Pero al ir a apretar el gatillo, de pronto dos haces de luz salieron del artefacto e impactaron en su brazo, dejándolo inmovilizado. La escopeta cayó al suelo dejando a Manoel, asombrado y parcialmente paralizado. Como pudo, fue penosamente corriendo hacia el camión con el propósito de arrancarlo, pero podéis imaginaros qué ocurrió. El motor no arrancaba. Un intento tras otro y nada. Manoel estaba agobiado y a merced. Aún sentía calor en el brazo. Sudaba a chorros en aquella noche tremenda de calor y sucesos forteanos.

battle_LA

En el incidente de Los Angeles de 1941 encontramos una casuística similar

Allí se quedó mirando unos minutos hasta que poco a poco el objeto fue elevándose hacia el cielo, ganando altura y perdiéndose definitivamente hacia la atmósfera.  Cariacontecido, el señor Lota se fue a dormir, aún con el miedo en el cuerpo y dos días después descubrió unas pequeñas manchas en su brazo y lo que le pareció más raro de todo: en su vientre. No entendía porqué en su vientre. Con el paso del tiempo aquellas extrañas marcas cicatrizaron y fueron desapareciendo. No se conocen más efectos fisiológicos en este testigo además de las consecuencias psicológicas.

gfoo

Foto de otros de los vuelo de esferas de luz sobre aviones de la II Guerra Mundial similares a este caso

Quizá una de las preguntas frecuentes que tenemos al leer este tipo de sucesos es si sólo fue el testigo el que lo vio. En este caso, tenemos en un radio de 10 kilómetros al menos a otros siete testigos que presenciaron las evoluciones de extraño y siniestro objeto. Otro de los testigos llegó a comentar a la policía portuguesa que había visto un resplandor amarillo sobre el techo de su casa, pero le dio tanto miedo que no se atrevió a llamar a nadie ni a salir. La seguridad de tu propia cama contra el fenómeno ovni. Podría pasarnos a todos. Otro testigo de nombre Jose Francisco Martins aseguró que esa misma noche del 14 de Agosto de 1995 también observó a esa misma luz deambulando sobre unos olivos próximos a su finca. Su posición fue mucho más lejana que la de Jorge Manoel Lota. No hubo más interacción. “No era mayor que un coche y no hacía ruido. Lo vi durante un cuarto de hora. Hubo un momento en que intenté acercarme, pero sentí miedo y me volví para casa”, comentó el testigo.

jal747cfg9

El ovni con forma de campana o calabaza recuerda al del famoso caso JAL-1628

La casuística ovni tiene cientos de casos fascinantes y sorprendentes de las más variadas formas. Desde criaturas humanoides hasta ovnis de imposibles formas. La interacción del testigo y el poso que siempre deja el fenómeno en todo aquel que lo ve suele, eso sí, ser siempre resistente al paso de los años. ¿Qué os ha parecido el caso? A nosotros nos ha recordado al caso Michalak al respecto de la parálisis y las marcas en el testigo y desde luego, el ovni, salvando las distancias del tamaño, nos parece similar al del famoso caso del vuelo 1628 sobre Alaska de 1986. Aquí os dejamos el programa que hicimos sobre este último caso y lanzamos la pregunta: ¿Por qué el fenómeno adquiere tan variadas formas? ¿Son innumerables las civilizaciones que nos visitan o es el mismo fenómeno con distintos trajes? ¿Qué demonios estaría haciendo allí? Os esperamos en los comentarios.

Caso 1628

Fuente: elespecial.com, ufocasebook

Fotografía de portada: Carlos Diaz

Ufopolis.com 2015.

¿Qué pasó en Dinamarca en 1908?

Hoy en ufopolis, ración de esos retroufos que tanto nos gustan. Y es que, llevamos hablando de ovnis mucho más tiempo del que podamos imaginarnos porque ya allá por 1896 y 1897 hubo miles de personas que protagonizaron extraños avistamientos de objetos voladores, mucho antes de que los hermanos Wright revolucionaran la ciencia con sus primeros vuelos experimentales. Mientras que diferentes estudiosos del tema han atribuido esas visiones a globos, dirigibles o incluso pájaros con mayor o menor éxito, estos incidentes aparecieron muy pronto en países como Inglaterra o incluso Nueva Zelanda en 1909. En Europa también ocurrían insólitas visiones, y hoy vamos a centrarnos en Dinamarca, el país de Hamlet, un país nórdico que ya en 1908 tenía en las publicaciones de sus periódicos lo que había ocurrido con el meteorito de Tunguska en plena taiga siberiana. Y no era para menos, los efectos luminiscentes tanto antes como después de aquel impresionante incidente se llegaron a ver desde Copenhague, Aalborg y diferentes islas de su archipiélago.
La curiosa toma de un rectángulo de luz oculto en los cielos de Hirtshals, Dinamarca el 18 de marzo de 2013.
Por ejemplo, en el periódico Thisted Amstidende el día 7 de julio de 1908 aparece bajo el titular «Fenómenos misteriosos» una lista de testimonios de una especie de dirigible operando cerca de la localidad de Vendsyssel durante la noche. Pero no podía ser posible. Apenas estaban empezando a desarrollarse ese tipo de maquinarias en Inglaterra y los Estados Unidos, y además, las descripciones eran más que sorprendentes: dirigibles ardiendo que se mantenían volando sin caer. Esto mismo por ejemplo fue visto en repetidas ocasiones en la isla de Funen ante asombro de propios y extraños. Dinamarca estaba teniendo una oleada ovni, quizá la primera de la historia en Europa. Globos ardiendo que flotaban sobre las preciosas islas de la sirenita. Una auténtica maravilla.
Viborg-cl
La mítica fotografía de Viborg, Dinamarca, de 1976, donde un ovni se convierte en una nube.
El 30 de Junio de 1908, el Aalborg Amtsidende publicó el testimonio de un contable llamado Bye Jorgensen, un hombre respetado en su comunidad que estaba observando el cielo nocturno desde su bonita villa en Hasseris y se topó con un objeto en sus prismáticos que parecía de ciencia ficción. Alargado, a unos 30 km, a 30 grados de inclinación sobre la horizontal, le permitió disfrutar de una fascinante visión. Aparecían unos salientes que pudo identificar como un fuselaje externo. Podría ser un motor, pero estaba demasiado lejos como para verlo bien. Se movía en contra del viento y ascendió a velocidad de vértigo llegando a meterse en una nube. Otros lugareños reportaron también el avistamiento de luces esa misma noche, muy intensas, tanto que en un principio llegaron a pensar que eran fuegos artificiales. Pero claro, no se movían como ellos, parecía un vuelo inteligente y sosegado. No había explosiones, ni chispitas. Aquello era mucho más tenebroso. Los testimonios hablan de que desapareció de repente, como si hubiese pasado a otro plano dimensional en el mismo momento.
ufo-cgi-mb-aarhus-dk-2004-b
Recreación de los cilindros descritos en algunos testimonios de la oleada.
El 2 de julio de 1908 diferentes granjeros de Norhalne también salieron sobresaltados de sus casas por la aparición de un objeto con una «aura» a su alrededor a 7 km al sur de Aalborg. Lo más curioso es que aquel objeto parecía tener una especie de antena en su parte superior, algo que hemos visto en el fenómeno en contadas ocasiones. La oleada seguía. El 3 de Julio una carta de un hombre llamado W.Wolff de la escuela Kraghede de Tylstrup exponía al periodico Vendyssel Tidende que habían visto una sombra oscura, casi negra moviéndose en el cielo de su localidad, muy cerca del faro de Rubjerg. Al principio le habría parecido una nube pero llegó a transformarse en esa especie de negrura móvil que les causó un gran espanto. Todos hablaban más de lo que ocurría en el cielo que de lo que ocurría en el quehacer diario aquí abajo en la tierra.
Denmark+UFOEn 1975 fueron descubiertos algunos negativos con ovnis en Dinamarca.
El 4 de Julio, otra carta en este periódico mandada por un hombre llamado Gammel Skagen exponía que no solo había visto perfectamente una sombra moverse por la zona del faro si no que además habían visto tanto él como sus familiares cómo aquello cambiaba de forma con una facilidad pasmosa llegando incluso a expulsar dos rayos de luz, uno sobre el agua y otro sobre sus cabezas. Aquel hombre, químico de profesión, vio como aquello tomaba dirección norte hasta desaparecer tras hacer todo este numerito.
Aquel haz de luz era descrito como el de un proyector, pero claro, ¿quién tenía proyectores de luz en objetos que cambiaban de forma en 1908 en un pequeño lugar aislado de una remota y encantadora isla danesa? Para colmo, la descripción tenía un tinte inusual aún a día de hoy. Las luces de los haces tenían una tonalidad plateada y venían del objeto cuando estaba en movimiento contra la dirección del viento. Haces de luz plateada. Lo nunca visto.
Hubo una gran polémica en su día sobre la posibilidad de que esto realmente fuese algún tipo raro de zeppelin. Se habló de sus características, y sus limitaciones. Las tertulias en las cervecerías incluían avistamientos sobre las primigenias centrales eléctricas de las localidades cercanas a las grandes ciudades. Lo cierto es que con el paso del tiempo, se descubrió que a nivel oficial no hubo notificación alguna de ningún vuelo militar o experimental de los ejércitos de los países limítrofes y se supo que Gran Bretaña no tenía ningún tipo de aeronave como las descritas en aquella oleada tan especial. Aún hoy sigue sin tenerla, claro está.
MaarupSighting
Los ovnis también han protagonizado incidentes en las carreteras de este país como éste del 13 de agosto de 1970 en Aalborg.
Siempre quedará la duda de si realmente aquello que ocurrió en este precioso país norteño haya tenido que ver con los primeros experimentos que ya comenzaba a hacer el ejército alemán, preparando lo que iba a ser el desarrollo de una Primera Guerra Mundial que ya asomaba como idea por las graves tensiones que existían en la época. Sea como fuere, nuestro particular homenaje a una serie de hechos que revolucionaron las pequeñas oficinas de algunos periódicos locales que nunca se habían enfrentado a tal aluvión de cartas contando casos de extraños artefactos voladores ardiendo con haces de luz plateados. Tuvieron que ser días inolvidables.
Si os ha gustado esta entrada podéis disfrutar de estos retro-ufos con el incidente del proyector de Norwood o el platillo que vieron 200 residentes en Redlands o las dos fotos de ovnis más bonitas de la historia, no muy lejos de allí, en Munich, Alemania. ¿Os ha gustado esta historia de retro-ufos? Os esperamos en los comentarios.