Las asombrosas ciudades voladoras del año 2000 a.C.

Si el fenómeno OVNI no fuera un acontecimiento moderno sino que su presencia se hubiera manifestado ante la más temprana humanidad, estos primeros hombres habrían impreso su sorpresa y maravilla ante las desconocidas caras del fenómeno en sus textos, mitos y leyendas.

Del mismo modo, si realmente hubo un tiempo en el que los dioses convivieron con el ser humano, hecho que detallan diversas mitologías de las más importantes culturas, la misma humanidad lo habría retratado en sus descripciones y relatos.

Esto es precisamente lo que parecen resaltar los textos mitológicos hindúes pertenecientes a una de las civilizaciones más antiguas del planeta.

rukmavimana
Las referencias a modernos artilugios son muy detalladas en la literatura hinduista

Son miles y miles los versos que en conjunto componen la extensa documentación sagrada de la religión propia de la nación india y en ellos aparecen reiteradas referencias a artilugios voladores divinos cuyos detalles apuntan potentemente al retrato de las grandes naves de nuestros días e incluso mayores. Más allá, no son únicamente estas asombrosas construcciones capaces de surcar los cielos los únicos artefactos inconcebibles para la época que se describen en las escrituras hindúes sino que aparecen detalladas diferentes armas de enorme potencia destructiva y sus efectos y que, en ocasiones, parecieran más avanzadas que las armas utilizadas actualmente.

En los Vedas, los escritos hindúes más antiguos, aparecen claras referencias a estas interesantes máquinas, si bien, en la época de la redacción de estos textos, todavía no eran llamados vimanas sino que eran denominados los ‘’carros de los dioses’’.

‘’Oh experto ingeniero real, que construyes naves marinas, propulsadas en el agua por nuestros expertos, y aeroplanos que se desplazan y vuelan hacia arriba, tras las nubes que residen en la región central, que vuelan cuales barcos se desplazan en la mar, que vuelan por sobre y debajo las acuosas nubes. Sé tú, por tanto, próspero en este mundo creado por el omnipresente Dios y vuela en ambos, aire y mar. ’’

Yayur Veda 10.19

shakuna_Vimana
Gracias a los textos pueden identificarse diferentes tipos de vimanas o naves

Las menciones a aeroplanos son frecuentes en la literatura védica y a varios vehículos más con disposición para desplazarse de forma híbrida por aire y mar o tierra y mar o a enormes naves de varias alturas. Se habla también de un arquitecto que construyó una nave que podía transportar a mil personas y que ‘’era tan rápida como el pensamiento mismo’’.

» Ahora la grandeza de carro de Vata! Rompiendo va, y estruendoso es su ruido, los cielos toca, crea una espeluznante luz de resplandor rojo como el fuego, y arremolina el polvo sobre la tierra. «

Rig Veda

La civilización india pudo haber tenido contacto directo con visitantes de origen extraterrestre y los dioses, que se dejaban ver por los hombres, aparecían en sus enormes naves que utilizaban para desplazarse o como lugares de residencia. Las alusiones a vehículos aéreos también aparecen en el Ramayana, poema que en sus 24.000 versos narra la aventura de Rama para recuperar a su mujer Sita que había sido secuestrada. En el texto incluso se describe ‘’un bello carro que llegó con inmenso resplandor, un maravilloso carro divino que voló rápidamente a través del aire’’, en otro pasaje hay una mención a un carro que fue visto ‘’navegando por los aires como una luna’’.

VIMANA8
Existen múltiples diseños de vimanas que han podido dibujarse gracias a las exhaustivas descripciones

Se describe en este texto a un gigantesco vimana que servía de mansión residencial llamado Pushpaka-vimana que estaba decorado con perlas y diamantes y cuyas ventanas estaban rematadas con filigranas de oro. Una enorme ciudad flotante:

«Nadie hubiera podido medir su poder ni establecer su destrucción… flotaba en la atmosfera sin soporte. Tenía la habilidad de ir a cualquier lugar. Se alzaba en el cielo como un hito en el sendero hacía el Sol. Podía volar en cualquier dirección deseada. Tenía cámaras de remarcable belleza… Conociendo las intenciones del maestro, podía ir a cualquier lugar a gran velocidad. ’’

En la extensa épica nacional Mahabharata, que cuenta con más de 200.000 versos, las referencias a máquinas voladoras y ciudades aéreas son significativamente numerosas y se describe que incluso algunas de ellas eran utilizadas como armas de guerra que servían a los beligerantes dioses que constantemente batallaban entre ellos. En uno de los episodios, la tribu de los Vrishnis entre los que se incluye el héroe Krishna, se ven sitiados bajo el ejército de Salva:

«El cruel Salva había llegado montado en su carro Saubha que podía ir a cualquier lugar, y gracias al carro mató a muchos valientes jóvenes Vrishni y perversamente devastó toda la ciudad’’.

Rukma-Vimana
En estos vimanas también se emplazaban increíbles armas de enorme poder

Se describe una increíble arma en una poderosa nave capaz de arrasar ciudades enteras. Otras sorprendentes armas, únicamente concebibles hoy en día, se detallan en las batallas:

“Densas flechas de llamas, como gran lluvia, dirigidas sobre la creación, abarcando al enemigo… Densa tiniebla rápidamente se instaló sobre los anfitriones Pandava. Todos los puntos de la brújula se perdieron en la oscuridad. Fieros vientos comenzaron a soplar, las nubes rugieron hacia arriba, haciendo llover polvo y gravilla.
Los pájaros graznaron enloquecidos… los propios elementos parecieron perturbados. El Sol pareció vacilar en los cielos. La tierra se sacudió, abrasada por el terrible y violento calor de esta arma. Los elefantes estallaron en llamas y corrieron de un lado a otro en frenesí… sobre una vasta área, otros animales cayeron al suelo y murieron. Desde todos los puntos de la brújula las flechas en llamas llovieron de forma fiera y continuada. ’’

Un arma muy similar es usada en otro capítulo en lo que parece apuntar casi absolutamente a un arma con capacidad nuclear. Ciertos pasajes son tremendamente gráficos en sus descripciones dejando poco lugar a la imaginación:

,,,Fue un único proyectil,
Cargado con todo el poder del universo.
Una incandescente columna de fuego y humo
Tan brillante como los mil soles
Se alzó en todo su esplendor…
…Era un arma desconocida,
Un relámpago de hierro,
Gigante mensajero de la muerte,
que redujo todo a cenizas.
Toda la raza de los
Vrishnis y los Andhakas.
Los cadáveres estaban tan calcinados
como para ser irreconocibles.
El cabello y las uñas cayeron;
La cerámica se quebró sin causa aparente,
Y los pájaros tornaron blancos…
…Tras unas horas
Toda la comida estaba infectada…
…para escapar de este fuego
Los soldados se lanzaron a los arroyos
Para lavarse a sí mismos y a su equipamiento. ’’

inda
Curiosamente el diseño de algunos de estos vimanas se corresponde con actuales avistaminetos de ovnis

Las consecuencias del uso de este tipo de armas son sensiblemente descritas en varios pasajes con tanto detalle y emoción que pareciera que el poeta hubiera visto de primera mano lo relatado descartando que estuviera transmitiendo una información recibida de terceras partes:

«Fue como si los elementos hubieran sido desatados. El Sol giró. Abrasado por el incandescente calor de aquella arma, el mundo se tambaleó febril. Los elefantes estallaron en llamas por el calor y corrieron de un lado a otro frenéticamente buscando protección de la terrible violencia. El agua hirvió, los animales perecieron, el enemigo se vio segado y la furia del resplandor hizo que los árboles colapsaran en filas en un bosque de fuego. Los elefantes hicieron sonar sus trompas temerosamente y se hundieron muertos en la tierra en una inmensa área. Los caballos y los carros de Guerra se incendiaron y la escena parecía el resultado de una conflagración. Miles de carros fueron destruidos, después el profundo silencio descendió sobre el mar. Los vientos comenzaron a soplar y la tierra resplandeció. Era una terrible visión. Los cadáveres de los caídos estaban mutilados por el terrible calor y ya no parecían seres humanos. Nunca antes se había visto arma tan espantosa y nunca antes escuchamos de un arma tal. ’’

1201vimana
Existen evidencias más allá de lo que dejan entreveer los textos de que antiguamente pudieran haberse utilizado armas nucleares en el planeta

Pareciera que los antiguos dioses poseyeron y usaron un arsenal armamentístico de diversa índole, incluyendo sofisticado armamento nuclear tan avanzado que ni hoy en día alcanzaríamos a imaginarlo. Por ejemplo, el texto Badha Parva hace referencia al Vaishnava, un arma con la capacidad de conferir invisibilidad que era capaz de destruir a ‘’todos los dioses en todos los mundos’’. Asimismo, el texto Drona Parva, menciona lo que parece un potente misil:

‘’Los arqueros rodeados por ellos, Oh Bharata, Bhisma golpeando en el yunque a la par que profería un rugido de león, tomó y lanzó contra ellos una gran maza de feroz fuerza de destrucción a las tropas enemigas. Esa maza de adamantina fuerza, voló como el relámpago de Indra lanzado por el mismísimo Indra, aplastó, Oh Rey, vuestros soldados en la batalla. Y pareció llenar, Oh Monarca, toda la Tierra con tremendo estruendo. Y la ardiente luz en todo su esplendor, esa fiera maza de impetuoso curso y dotada de relámpagos dirigiéndose hacia ellos, vuestros soldados huyeron profiriendo espantosos gritos. Y el increíble resultado, Oh Señor, de aquella fiera maza, muchos hombres cayeron allá donde se encontraban, y muchos aurigas cayeron de sus carros’’.

Muy detalladas y con gran sentimiento son las descripciones de todos estos artilugios que plasmaron los poetas de la época y tan precisas que sugerirían que alguien ya había conseguido romper el átomo en los antiguos días. Y numerosas son las referencias a las avanzadas máquinas de los dioses que maravillaron y aterrorizaron a los escritores de la época. Existen muchas más que las mencionadas aquí. En los textos encontramos descritas las imágenes de aquellas personas que, sin poder comprenderlo, simplemente plasmaron en papel aquello que tenían ante sí.

Si os ha gustado este artículo os invitamos a ver este programa sobre avistamientos de ciudades voladoras que nos parece interesante en el contexto de lo que se expuso en los antiguos textos indios. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

 

Ciclo gigantes mitológicos V: Los Daityas hindúes

La mitología hindú que cuenta con una vasta cantidad de diferentes seres mitológicos, también presenta sus propios gigantes mitológicos: los daityas.

Gigantes con apariencia humana de gran fuerza y poder que no se diferenciaban demasiado de los que hemos venido viendo en el resto de diferentes mitologías. Su tamaño era tal, que se dice que los daityas femeninos portaban joyas del tamaño de rocas. Eran los descendientes de la diosa Dity y del sabio Kashiapa que, a su vez, también fue el padre de la humanidad y de la raza naga.

Los daityas pertenecían a la estirpe de los asura, unos seres mitológicos de carácter divino propios de esta mitología, que se encontraban en constante conflicto con los dioses por lograr obtener el poder. Ambos, asuras y dioses, eran opuestos, y, haciendo un paralelismo, podrían ser el equivalente a los demonios en el imaginario occidental.

asura
Los gigantes daityas eran parte de los demonios asuras

Eran unos seres que podrían haberse convertido en dioses o devas pero que, por sus malas acciones y decisiones, no lo hicieron. En este caso se les conoce por el nombre de Dánavas. Así pues, los daityas se encuentran dentro de este grupo de seres de inclinaciones no benévolas y, pese a su gran poder, se les sitúa en los puestos inferiores de la escala jerárquica hinduista.

En unos de los textos sagrados de esta religión, llamados Upanishads, se narra como los devas y los asuras acudieron a Prajäpati, un consejo de deidades superiores que determinaban sobre la vida, en busca de la comprensión del ser. Obtuvieron del consejo una respuesta simplista, lo que determinó una profunda diferencia entre estos dos grupos divinos; los asuras se conformaron con la simple explicación pero los dioses no la aceptaron ya que no reflejaba el significado completo de la existencia por lo que continuaron esforzándose para alcanzar su total comprensión.

deva-1
Devas y Asuras representan la dualidad entre el bien y el mal en constante oposición

Aunque extremadamente longevos, los gigantes ansiaban la inmortalidad. Y envidiaban a los dioses que no morían ya que ellos tenían en su poder el amrita o elixir de la vida y, es por esto, que batallaban tratando de vencerlos.

En el texto Vishny Purana, el líder de los daityas Hiranyakashipu, le habla a su hijo de la siguiente forma:

‘’ ¿Yo, a vuestro entender, soy necio? He rendido culto durante 60.000 años, casi toda una vida, he vivido más de 100.000 años. ¿Acaso pensáis que lo único que he hecho durante toda mi vida ha sido transportar heno?’’

Al igual que sucede en la mayoría de leyendas en las que aparecen gigantes, éstos no sólo tienen una larga vida, sino que están en guerra con los dioses. En este caso, se cuenta que durante el Krita Yuga o primera edad del universo, los daityas con su gran poder y dirigidos por la serpiente gigante Vritra, se alzaron contra los dioses y consiguieron derrotarlos.

giant
Los gigantes no parecían ser del agrado de los dioses

Aunque su estancia en el poder fue breve y los dioses recuperaron pronto su estatus de gobernantes sentenciando a sus enemigos al encierro en el Patala o infierno subterráneo al igual que obró Zeus al encerrar a los titanes en el Tártaro cuando les hubo derrotado.

Pero en esta mitología ambas razas comparten varias similitudes y es que se describe que todos estos seres eran extremadamente bellos, la mayoría de piel blanca y de cabellos claros si bien existía un grupo de Dánavas de tez realmente oscura conocidos como los Kalakaeyas.

hindu gods battle
Guerras entre dioses y gigantes aparencen en varias leyendas

Según el Bhagavata Purana el tiempo que la madre de los dioses estuvo en estado de gestación antes de su nacimiento fue de 100 años y no sufrió los dolores normales del parto. Asimismo, en el Matsya Purana se nos dice que el tiempo de gestación correspondiente a sus opuestos daityas y dánavas fue de 1.000 años en el vientre de su madre.

También se hace referencia en los diferentes textos a la superior inteligencia de estos gigantes que los hacía conocedores de las artes mágicas que les permitían realizar portentos como cambiar su aspecto a voluntad. Algunos, incluso, tenían la capacidad de hacerse invisibles.

Y esta gran inteligencia hacía de ellos unos fantásticos artesanos que crearían maravillosos objetos impensables para la humanidad de aquellos días.

Uno de sus reyes, de nombre Mayasura, era conocido por su excepcional habilidad como arquitecto siendo poseedor de una tecnología que le permitía fundir las rocas y que le era de gran utilidad para la realización de sus maravillosos trabajos arquitectónicos; entre ellos, cabría destacar las tres ciudades flotantes llamadas Tripura. Hechas de hierro, plata y oro, se encontraban en la Tierra, en el cielo y en el paraíso.

floating city
De nuevo, aparece un grupo de seres capaces de crear proezas tecnólogicas

Estas ciudades eran ricas y prósperas y en ellas habitaban diferentes asuras pero la naturaleza maligna de éstos les costó cara pues acabaron siendo destruidas por una de las manifestaciones de Shiva.

La persistente guerra entre dioses y gigantes es común a las culturas en las que aparecen estas figuras, en una constante lucha por el poder sobre el mundo en la que los gigantes suelen representar aspectos negativos y siempre resultan derrotados. ¿Nos narran los textos antiguos una guerra que tuvo lugar antes de la existencia de la humanidad?

shiva
Shiva el destructor aniquiló las ciudades flotantes de Mayasura

Concluimos citando un fragmento del Bhagavata Purana en el que se describe una de las batallas entre ambos bandos:

‘’El campo de batalla se había cubierto literalmente de las cabezas cercenadas de los héroes. Sus ojos permanecían abiertos, sus labios, mordidos en una ráfaga de rabia. Alrededor pendientes y cascos se hallaban dispersos. Aquí y allá rebanados brazos sujetando diversas armas, piernas y caderas que parecían trompas de elefantes estaban esparcidas. Alrededor de piernas cercenadas, caderas y cuellos de los guerreros y de sus estandartes desgarrados, arcos rotos, armas rotas y ropajes estaban esparcidos’’.