Preciosa fotografía de una esfera transparente volando a 10.000 metros

Vicente FUentes expone una asombrosa fotografía realizada en Mexico en donde el pasajero de un avión con destino a cancún pudo fotografiar con su teléfono una increíble anomalía con forma de esfera de cristal a 10.000 metros de altitud. Las dimensiones de la misma, la forma en la que la luz incide en su superficie y sobre todo la belleza de la escena serán los protagonistas de este vídeo junto con el impresionante caso de Moscú del año 2001 en donde se pudo grabar una anomalía similar. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

El misterio de Hybrasil, la segunda Atlántida

Vicente Fuentes narra todas las menciones históricas de una misteriosa isla llamada Hybrasil en lo que podría ser un último reducto de la civilización atlante la cual y merced a un desdoblamiento del espacio y el tiempo en varias ocasiones de la historia, aparecería ante los ojos de asombrados marinos que estarían ante un lugar con una belleza sin igual. Explicaremos los pormenores de su aparición en el incidente Rendlesham y las menciones de varios autores antiguos a este supuesto imperio perdido en los tiempos. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Especial viajeros en el tiempo en esferas de cristal

Vicente Fuentes expone diferentes casos con un denominador común, la asombrosa presencia de seres dentro de esferas transparentes con distintas geometrías que se presentaron ante testigos que habrían protagonizado escenas memorables dentro de la historia de la ufología. Estudiaremos el caso alenson de 1790, el incidente de la familia Mcmullen, el caso villarcayo, la presencia de dos humanoides en el incidente Czluchow, el caso Galdar, el suceso Norbottens y el suceso ocurrido en Hanbury en 1968. Esperamos que podáis disfrutar de este especial hecho con todo el cariño del mundo.

Ufopolis.com 2015

Un caso increíble de teletransporte humano en Pennsylvania

Muchos de los incidentes que estamos tratando últimamente en ufopolis sobre viajes en el tiempo tienen elementos similares que sin duda ya habrá ido identificando. En el siguiente caso se dan muchos de ellos todos juntos y podríamos denominarlo también un incidente arquetípico. Un caso modelo.

Nos desplazamos a mediados de septiembre de 2008 a Pennsylvania en donde tenemos a dos hombres, el primero se llama Daniel H. y el segundo Ciera. Tienen ganas de desconectar de la ciudad y se van a dar una vuelta por el parque de Hocking Hills en Ohio justo después del amanecer. Rutas de senderismo, cascadas, zonas de arroyos… lo mejor para olvidarse unas horas del jefe, la oficina y el estrés del mundo de locos en el que vivimos. La temperatura ya por la mañana es genial, 21 grados. Camisetas de manga corta y pantalones y botas para caminar. Objetivo: relajarse haciendo senderismo y desconectar. Vaya si desconectaron…

Empiezan por un sendero al azar guiándose con el GPS de su teléfono móvil. Por allí pasean durante largo tiempo hasta las doce de la mañana. El navegador señala que tienen que atravesar un pequeño camino rural. Bien. Un grupo de mochileros les adelanta antes de llegar y les aconseja visitar unas ruinas que están más delante, en ese camino boscoso que están a punto de tomar. Les indican también que hay una torre de control de incendios cercana para orientarse. No tiene pérdida.

“De acuerdo”, dicen ellos. “Vamos para allá.”

Al acercarse a la mencionada torre de incendios observan una cinta de prohibido el paso como las utilizadas por la policía para evitar el acceso de público en un altercado o incidente. Rodeaba toda la torre. Un olor acre en el ambiente. Sulfuroso. Las ventanas de la parte superior de la torre están tapadas con cinta adhesiva. Sucias. Moscas por toda la zona. ¿Habrá pasado algo en su interior?

police-line-do-not-cross-tape-at-crime-scene-1-2000x1349_Fotor
El escenario recuerda una situación apocalíptica

Pasan junto a la torre comentando lo raro que es todo esto y continúan por el sendero hacia el interior del bosque. El camino se detiene justo en mitad de él y se dan cuenta de que no hay absolutamente ningún sonido a medio kilómetro a la redondaSe sienten totalmente aislados del resto del mundo en medio del bosque. No ven personas, aunque deberían verlas porque es un lugar transitado lleno de senderistas. Lo peor era el sonido. No se oía nada. Solo sus voces. El aire se vuelve más frío. Tanto que empiezan a tiritar. También se está poniendo mucho más oscuro de repente. Quizá una nube. Es como si estuviera atardeciendo. Una sensación perturbadora porque viene de repente, de improviso. A las personas que experimentan este tipo de incidentes no les da tiempo a reaccionar.

Una mirada alrededor. Sólo árboles. Al fondo colinas. Altos pinos por todos los lados. El amigo de Daniel saca el GPS y mientras lo hace se siente perdido y mareado. Su batería ha caído en picado y está en las últimas.

“Estos cacharros no duran lo que pone en las instrucciones..”, piensan Daniel y Ciera.

El GPS que había funcionado perfectamente antes ahora no tiene señal y no marca localización alguna. La sensación de vacío de sonido se acentúa. Ya ni siquiera pueden oír sus pisadas. Un pequeño eco de sus voces. Apenas su propia respiración. Una sensación tremendamente triste les embarga. El mundo parece estar apagándose. La luz desaparece. Un presentimiento tremendo de que algo va mal y ellos están justo en el medio.
Avanzan y después de bajar una pequeña cuesta, vuelven a subir. Están perdidos. Cada vez se hace de noche más deprisa. Más y más. Los amigos están asustados y no pueden ocultarlo. La oscuridad ya es crepuscular. Apenas un hilo de luz. Darse cuenta de eso les hace correr. Hacia donde sea. Están congelados. Un par de arbustos gigantescos en medio del bosque y con forma de puerta. Al atravesarlos, un tremendo golpe de calor similar al que recibimos cuando salimos de un centro comercial en el que se han pasado de la raya con el aire acondicionado.

crepuscular-rays-of-light_Fotor
La oscuridad crepuscular se cierne sobre ellos a toda velocidad

Se quedan de pie en un lugar conocido como Ash Cave. Delante de ellos una gran cascada. No muy lejos de allí, un acantilado en forma de cuña. Antes, todos esos elementos no estaban ahí, han sido teletransportados en su experiencia a un lugar algo más alejado de las proximidades de la torre anti-incendios.

Se dan la vuelta y observan los dos arbustos que hacían como una especie de puerta y que son iguales que los que vieron en su experiencia. Detrás de ellos, la zona era diferente, sin tanta densidad de árboles. Todo volvía a tener más luz poco a poco.
La experiencia como máximo había durado una hora. Hora de comprobar el GPS. Ya hay señal. Y lo que es más raro, batería. Un problema adicional: son las cuatro de la tarde cuando debería ser la una.

El camino del bosque por el que habían accedido no existía. Al volver sobre sus pasos, consiguen ubicarse y observan la torre antiincendios.

cannonball_cross_01_Fotor
La torre de incendios se ve perfecta cuando termina el incidente

Está perfectamente operativa. Huele bien. Ventanas relucientes. Limpia y aseada, como corresponde a una instalación pública. Ni rastro de las cintas policiales. Por no haber no había ni moscas alrededor. Una sensación malsana de haber estado en un tiempo diferente, casi apocalíptico. Y una referencia temporal que expone una pérdida de tres horas de su vida.

Los detalles del caso son arquetípicos como decíamos. Visiones remotas, desapariciones de los caminos (quizá en un futuro lejano en donde el bosque se come los últimos vestigios de una civilización caída), soledad, aislamiento, frio, tristeza, luz apagándose, tiempo perdido, disminución en la percepción del sonido y un miedo atroz que te abruma de tal manera que decides marcarte la carrera de tu vida para tratar de evitar por todos los medios continuar en la pesadilla en la que de repente has entrado y en la que nadie puede ayudarte.

Esa pérdida de contacto con la realidad y la imposibilidad de ser auxiliado son constantes dentro de la psicología del fenómeno. Allí, estés donde estés, sólo puedes contar contigo mismo porque sólo el fenómeno decide cuando entras y cuando sales y sólo el fenómeno sabe cuanto tiempo vas a perder o ganar cuando lo hagas.

Si os ha gustado el incidente os dejamos el video que hicimos sobre algo similar que ocurrió en Versalles, París. Esperamos que el programa sea de su interés.

Fuente:
El reino de Hocking Hills: H. Daniel (2011) Missing Time in Hocking Hills http://timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

 

Los niños que viajaron en el tiempo y tomaron limonada de hace… 50 años…

Dentro de la casuística de estos viajes en el tiempo que estamos estudiando encontramos a personas que consiguen traerse ciertos elementos de sus experiencias aunque a veces cueste pensar en qué tipo de consecuencias podrían tener en su salud…

El siguiente caso proporcionado por la base de datos del investigador Stephen Wagner le ocurrió a un hombre de la localidad de Stoke-on-Trent, en la región de Midlands, al oeste de Inglaterra. El protagonista se llama John, y el suceso le ocurre cuando es un niño de seis años en compañía de un amigo suyo con el que se desplazaba hacia la escuela todos los días. Un día de mediados de los setenta ambos niños se paran en el camino para observar cómo construyen lo que parecen ser nuevas casas en el barrio. Cuando se aproximan a la zona, una señora mayor parece salir de una casa cercana ofreciéndoles limonada.

$(KGrHqN,!pMF!,4HFKKjBQKzimjqNg--60_35
Este es uno de los pocos casos en donde se produce la ingestión de un alimento del pasado en una experiencia de deslizamiento del tiempo

Los niños acceden y se toman un vasito de limonada con la señora en su porche. Esto ocurre durante unos minutos, tras los cuales se despiden amistosamente porque tienen que ir a la escuela. Habían salido de casa a la una y media y las clases empezaban a las dos de la tarde. Cuando llegan allí el colegio está cerrando. Son las cuatro y media de la tarde. Sorprendidos por lo que acababa de ocurrirles con el tiempo ya que no habrían tardado más de veinte minutos en hacer el camino y tomarse la limonada en aquel porche, volvieron a casa sin saber muy bien qué había pasado.

A la mañana siguiente John y su amigo vuelven a tomar el mismo camino de siempre para encontrarse no solo con que no estaban construyendo ninguna casa en su barrio si no con que tampoco había ningún rastro de la casa de la señora mayor que les había ofrecido la limonada el día anterior. Sabían exactamente dónde había ocurrido pero allí no existía esa casa. No había porche. Nada. La única explicación que tenía el testigo era que de alguna manera había vivido algún tipo de experiencia espacio-temporal en la que durante veinte minutos de su vida habrían transitado por un tiempo pasado en donde estaban construyendo o reconstruyendo parte del barrio y en la que veinte minutos equivalían a tres horas.

Time-Travel-2_Fotor
Los deslizamientos del tiempo ocurren de repente sin que los testigos sean conscientes del cambio

La hipótesis que podemos barajar al respecto es que es un caso arquetípico en donde los testigos se encuentran en un tiempo pasado o futuro (por las descripciones, todo indica el pasado) en donde una “ola temporal” rompe justo en el camino a su casa. A ellos les coge justo en su área de influencia llegando a degustar con una señora de principios de siglo una limonada de reciente confección… que fuera de la anomalía podría tener más de 50 años.

En estas experiencias lo cierto es que los objetos no parecen degradarse. Al contrario, esos materiales consiguen aguantar perfectamente el paso de un tiempo a otro. En este caso, es un alivio ya que es mejor no imaginarse cómo podría sentarnos una limonada de hace tanto tiempo. Sería una más que curiosa digestión que quizá para muchos de nosotros no sería una de las mejores cosas que podríamos hacer en nuestra vida…

Time-Travel_1_Fotor
Seguiremos estudiando los misterios del tiempo en ufopolis

Si os ha gustado esta experiencia os invitamos a ver otro impresionante caso protagonizado por niños, ocurrido en Westall en los años 60 y relacionado con el fenómeno ovni… Esperamos que el vídeo sea de su agrado.

Fuente: http://paranormal.about.com/od/timeanddimensiontravel/a/aa012306_3.htm

Ufopolis.com 2015

 

El hombre que vio dos universos paralelos… y ganó dos horas de su vida

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un caso relacionado con el fenómeno de los deslizamientos del tiempo, ese que coloca a una persona en otro tiempo de repente haciéndole perder o ganar horas de su vida. En el tema de los “time slips” vemos cómo la gente es desposeída de su tiempo con una facilidad pasmosa, pero… ¿qué ocurriría si se fuese perfectamente consciente de cómo el tiempo se hace doble sobre tu persona? El siguiente incidente está protagonizado por un hombre norteamericano que se llama Renton y que acude a finales de los 80 en solitario a ver una película de acción. Aparca su coche a las cinco menos cuarto de la tarde, se mete una gran carrera hasta las taquillas, compra una entrada y se mete al cine.

RG1-copia-580x357_Fotor
En este incidente la hipótesis es que el espacio-tiempo comienza a curvarse cuando el testigo sale del cine

La película le encanta y se queda a ver hasta los créditos finales. Después de terminar se encienden las luces y cuando sale por la puerta del cine observa dos escenas a la vez, en uno de los incidentes más curiosos que existen en la casuística de viajes en el tiempo: el testigo se ve a sí mismo que está andando hasta la puerta exterior del cine y a la vez observa cómo camina hacia el servicio. Es una visión múltiple en donde puede ver ambas acciones en su cerebro. Esto ni le incomoda ni le da miedo. Solo le produce una gran curiosidad. Es como si se hubiese desdoblado en posibilidades y pudiese ver las dos al mismo tiempo desde su mente. Algo asombroso.

quantum-540x380_Fotor
El fenómeno del cine de Stanton mezcla dos caminos de dos universos paralelos distintos

Quizá es un efecto de haber estado sentado demasiado tiempo, piensa, algo similar a cuando nos quedamos en una butaca de un avión demasiado tiempo. La inusual experiencia doble de Renton acaba abruptamente y de pronto su visión doble se convierte en una sola viendo únicamente la salida del teatro. Nadie por los alrededores, y eso que la sala tenía bastante gente. Extrañado acude al coche, se mete y observa el reloj de la guantera. Las cinco y tres minutos. Imposible. Deben ser las seis y media como muy pronto. Renton comprueba su reloj y ahí marca las seis y media. La peli no ha sido muy larga. El reloj del coche está mal. Habrá que revisarlo. Este protagonista arranca y conduce hasta casa. El camino son diez minutos.

Cuando llega, observa que todos los relojes de la vivienda marcan las cinco y cuarto y lo que es peor: su reloj digital también marca las cinco horas y quince minutos, como si se hubiese corregido en directo. La experiencia es tan extraña que destaca entre muchas otras ya que parece que estamos ante una anomalía que es capaz de crear un doppleganger en el testigo, es decir un doble.

quantum-gravity-824x549_Fotor
En estos casos, los testigos en ocasiones ganan o pierden tiempo como si se deformara la realidad

Mientras que ve ambas escenas, el fenómeno parece situarle de nuevo en el mismo sitio… justo al poco de comenzar la película. Es algo que no habíamos visto aún, la posibilidad de que este misterio desbocado sea capaz de desdoblar nuestro cuerpo sin nuestro conocimiento. Lo que está claro es que parece que existen dos versiones de la misma persona y se produce una recolocación temporal. El testigo observa maravillado cómo puede ver el mundo desde dos perspectivas y acciones diferentes siendo la misma persona en dos universos paralelos teniendo como regalo, una hora y varios minutos extra en su vida. Un caso único, sin lugar a dudas.

Si os ha gustado la entrada os invitamos a ver otro caso de deslizamientos del tiempo ocurrido en España en un avión de la compañía aviaco, un auténtico misterio aún no resuelto. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Fuente: http://paranormal.about.com/

 

El día en el que se rompió el tiempo en Ponca City

Seguimos con nuestro fascinante recorrido histórico relacionado con el tema de los viajes en el tiempo y los desdoblamientos del mismo y paramos en el otoño del año 1971 en la localidad de Ponca City, Oklahoma. Aquí tenemos a tres hombres, Karl, Mark y Gordon que trabajan para una empresa que suministra productos de nutrición para el ganado y que son enviados a una remota granja para recoger un depósito alimentador. Al llegar a la granja se acercan a la puerta y sorprendentemente observan que no tiene candado, sólo unos oxidados y desvencijados alambres con púas en la parte superior.

“Parecen bajas las medidas de seguridad de la granja. Ellos sabrán.” Se dicen entre sí.

Entran y observan que el césped lleva años sin cortarse. La hierba cubre toda la granja y el moho se acumula sobre el capó de una moderna camioneta. La visión es bastante apocalíptica. Se meten al coche de nuevo y conducen a través de ese terreno salvaje hasta un depósito de color rojo. Ahí se bajan. Deben cargarlo, pero está extrañamente lleno y pesa demasiado como para levantarlo. Allí no hay nadie para recibirlos ni para ayudarlos: la granja está abandonada cuando no debería estarlo, ya que su empresa trabajaba con granjeros que esperaban siempre las recogidas de los depósitos y firmaban después los recibos para tenerlo todo en regla. Además, sabían que ellos iban.

time-slip-books_Fotor
Los casos de deslizamiento del tiempo son retorcidos y conectan diferentes épocas

Sin poder hacer más, deciden echar un vistazo por la hacienda y observan una construcción de color blanco con dos plantas y sin luces. Es una casa destartalada y roída por el paso del tiempo. Confundidos y sin saber qué hacer vuelven a la empresa donde les recibe su supervisor.

“Hoy ya no, pero mañana vais, drenáis y vaciáis el tanque y lo traéis de vuelta…” les dice el jefe. Esos alimentadores se dejaban como préstamo y podrían llenarse para dejarse en la granja de otro cliente. Bien pensado.

Al día siguiente los tres empleados vuelven a la granja abandonada pero se les ha hecho de noche y tomando precauciones, llevan armas con ellos por si se produce algún tipo de equívoco o altercado con algún vecino que pensase que fueran ladrones o malhechores. No dejaban de estar en propiedad privada, aunque ese alimentador era suyo. El objetivo era recuperarlo y teniendo en cuenta que muchos de por allí por si las moscas primero disparan y luego preguntan lo mejor es ir bien ataviado con buenos fusiles, piensan ellos. Así estaba el panorama.

Y allá van ellos. Llegan a la puerta, la abren, conducen a través de la espesa hierba y llegan al alimentador. Lo vacían y lo cargan… pero algo va mal. La casa abandonada no está.

“Qué extraño”, piensan.

Se acercan y no encuentran ni un solo rastro de una posible demolición. Tampoco rastro de pisadas, huellas, marcas de neumáticos, escombros o restos de derribo. Absolutamente nada que hiciera pensar que ayer allí había una casa. No estaban ni los cimientos, ni el coche lleno de moho. Tampoco las marcas de terreno en donde habría reposado la construcción durante años. Solo césped.

time-slip_Fotor
Los misterios del tiempo, hoy en ufopolis

La confusión suele estar presente en este tipo de incidentes en los que muchas veces podemos pensar solo en equívocos o despistes, pero lo más interesante del caso viene por las pruebas físicas. La impresión que tuvieron aquellos hombres es que a partir de las proximidades de la puerta de entrada había algo que conectaba directamente con una visión del futuro en donde seguirían usando sus depósitos y en donde habría ocurrido algo a escala global que habría hecho que todo se hubiera abandonado repentinamente.

¿Sería posible que el fenómeno de los deslizamientos del tiempo pudiese dar pie a observar futuros escenarios en donde el mundo, por la razón que sea se hubiera ido al traste?

Si la respuesta fuera afirmativa, el propio drama habría impregnado la malla espacio-tiempo de tal manera que aquellos hombres habrían accedido justo a ese momento decadente de una posible historia futura de la humanidad por los sentimientos que habrían sido dejados allí esa precipitada huida…

Si os ha gustado la entrada también podéis ver este vídeo que hicimos sobre personas que habrían visitado dimensiones paralelas… desapareciendo. Esperamos que el programa sea de vuestro agrado.

Fuente:

Fuente: La casa fantasma del futuro: Offut J. (6 de noviembre de 2012) Misterious Universe, http://mysteriousuniverse.org/2012/11/cases-of-time-slips/

Ciudadano de Kentucky viaja en el tiempo hasta 1960 dentro de una habitación

Hablábamos anteriormente en ufopolis que en ocasiones encontramos eventos de viajes en el tiempo en donde la clave puede ser un elemento externo que podría provocar un desajuste espacio-temporal por sí mismo, como si hubiera objetos o lugares que pudiesen albergar en su composición o sus construcciones cierto recuerdo de algunos momentos de la historia que se hubiesen quedado grabados a fuego dentro de él.

En el siguiente caso, también se produce un evento de deslizamiento del tiempo, pero esta vez en el entorno de una explosión industrial. Vámonos en este caso hasta la localidad de Mercer en el estado de Kentucky, Estados Unidos, a las tres y cuarto de la tarde del 15 de marzo de 2011. Aquí tenemos a un hombre llamado Lee Dean que se mete en su coche para ir a la antigua oficina en donde trabajaban él, su madre, su hermano y su difunto padre. Desde finales del mes de otoño del año anterior se habían producido en la fábrica de al lado de la oficina una serie de explosiones que habían causado serios destrozos a las propiedades de alrededor.

images
¿Flotamos sobre la dimensión del tiempo?

Temiéndose que el viejo edificio histórico de su propiedad, construido en una época anterior a la guerra civil americana también se hubiera dañado con las explosiones y tras haber leído en un periódico local el enfado de algunos residentes cercanos con los dueños de la fábrica, decide ir para allá sin dilación para ver qué ha ocurrido.

Lee llega allí, aparca el coche y entra por la puerta trasera. Sube las escaleras laterales en dirección al que era el despacho de su madre sin comprobar la sala de espera y no encuentra daños por allí. Pasa por su antiguo despacho y está todo como debía estar. Sin problema, aunque había señales de antiguos desperfectos pero eran de años anteriores. Parece que el tema llevaba ya unos años sin solucionarse y las indemnizaciones tampoco llegaban.

r804321_7114071
El fenómeno de los viajes en el tiempo está lejos de plantearse como un túnel como en la ciencia ficción

Es el momento de ir a ver el despacho de su hermano. Allí Lee tampoco encuentra daños. Por último la biblioteca. Un desastre. El techo se ha venido abajo y se observa la estructura de madera. Al menos no hay signos de inundación, algo es algo. El testigo termina de revisar la zona y baja las escaleras. Sin problemas en la cocina, el despacho del padre o el de la secretaria. Falta la sala de espera que se la ha saltado antes. Un horror. Daños en las paredes que colindan con el despacho del padre, yeso en el suelo también bajo los radiadores, la madera de la estructura al descubierto en varias partes y daños severos en las paredes.

“¡Al menos tampoco está inundado…. el agua, ese problema a evitar siempre en este tipo de sucesos…”, piensa él.

Haciendo recuento de todo Lee vuelve a casa y llama a un vecino que conoce y que se dedica a hacer reparaciones domésticas. Queda con él el mismo día y van a la casa. Repiten exactamente el mismo orden a la hora de visitar las habitaciones. Primero la planta de arriba y luego a la de abajo pero al llegar a la sala de espera se sorprenden por estar absolutamente impoluta. Las paredes, tal y como estaban en el año 1969 antes de una reforma que hicieron. El papel que las adornaban era el mismo. Los mismos muebles que había a finales de los sesenta. El mismo toque retro. Hasta el mismo teléfono. Incluso ese aroma inconfundible. Extrañados, ambos salen de allí con la impresión de que hay que hacer obras en la planta de arriba pero no en la de abajo.

1960s_living_room_by_erkucrunk-d5vxcvk_Fotor
Soprendentemente se encontró la habitación tal y como era en 1960, algo imposible

Lee vuelve solo a la sala de espera poco después y vuelve a encontrarse la misma destrucción que vio la primera vez. Su sorpresa fue mayúscula. Era la misma sala pero ahora estaba completamente destruida con los elementos inmobiliarios del siglo XXI. ¿Dónde estaban los elementos de los años 60? Los elementos del mobiliario volvían a ser los de la década de 2000 y se encontraban afectados por la explosión. No se lo podía creer, no había explicación alguna para algo así.

Confundido, el testigo abandonó el lugar y volvió a su casa sin experimentar ningún tipo de tiempo perdido.

La hipótesis que podemos barajar en este caso es que el fenómeno aparece durante unos minutos, tal vez menos, en una zona determinada de la casa mostrando como era hacía ni más ni menos que 42 años.

¿Por qué allí y no en otra sala y por qué ocurre cuando el “manitas” aparece en escena y no cuando él está solo? ¿Se potencia en determinadas circunstancias el fenómeno cuando entran en contacto algunas personas determinadas o es una casualidad que ocurra justo cuando algunos de los testigos no están solos?

timeslip3_Fotor
¿Cómo explicar el fenómeno de los deslizamientos del tiempo?

Encontramos tal variedad en los casos que es difícil afinar los patrones. Lo que no deja lugar a dudas es que la empresa de la fábrica tuvo que indemnizar a la familia Lee, aunque desde su departamento financiero seguramente habrían querido que el vórtice se quedara allí para ahorrarse una cuantiosa reforma…

Si os ha gustado el caso os recomendamos ver el siguiente vídeo en el que exponemos casos forteanos de desapariciones de elementos que se encuentran en el interior de las casas. Es el fenómeno de los Jotts, que podría estar asociado al fenómeno de los deslizamientos del tiempo que estamos estudiando en ufopolis desde este año. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

El caso de los cazadores que perdieron 11 horas en el bosque de Yukon

Hoy en ufopolis tenemos un experiencia extraordinaria protagonizada por dos hombres que se encontraron en una situación sin explicación en una zona muy famosa por diferentes episodios relacionados con el fenómeno ovni y que podría estar relacionado con el fenómeno de los viajes en el tiempo.

Aquí tenemos a un hombre llamado Tillie que cuenta en su declaración lo que le sucedió a su marido y a su hijo en la región de Nenana, ubicada en el área central del territorio Yukón, en la parte central de Alaska, una remota población de menos de 300 habitantes, destino de algunos cazadores de la región cuando cae el otoño.

Aquí tenemos a esos dos cazadores de ascendencia india andando por los espesos bosques de la zona a unos treinta kilómetros del río Nenana. Han tenido éxito y han conseguido cazar un alce. Cortan la carne del animal y la embalan para volver al campamento antes de que oscurezca. El camino es largo y van cargados pero es media mañana y no tienen problemas para orientarse. Allí delante está por fin el campamento. Ya han llegado. Se ven las tiendas de campaña. Por fin descanso.

En un pestañeo todo lo que dan por sentado que están viendo se diluye y observan cómo están a tres kilómetros de las tiendas de campaña sin ningún conocimiento de cómo han llegado allí. Es de noche. Han perdido varias horas en ese evento que no tiene ningún tipo de explicación. Están desorientados, mareados. No saben a ciencia cierta donde están. Muertos de miedo. En vez de ponerse a buscar sin ningún tipo de referencia, padre e hijo hacen un fuego en el bosque y pasan la noche acurrucados el uno al otro con un desconcierto total.

aurora-borealis-yukon_Fotor
La anomalía temporal apareció de repente de forma instantánea

Tan pronto como comienza a clarear el cielo con las primeras luces del alba, dejan todo allí y vuelven al campamento. Desde allí cogen la barca y llegan por un afluente al rio Nenana para volver a casa. No quieren pasar allí ni un solo minuto más después del incidente que les ha hecho saltar en el espacio y en el tiempo. Días después vuelven al campamento a recoger sus cosas, una vez recuperados del susto y no vuelven a pisar jamás la zona.

6f3dd4295e30b17f32740518db2cff28
La zona de Yukon, Canadá tiene una serie de incidentes relacionados con el fenómeno ovni que podrían tener relación con este caso

Como vemos, un incidente de salto temporal idéntico al de muchos incidentes ovni pero esta vez ni siquiera existe una luz que marque el incidente o algún momento de lucidez entre medias. Es una desaparición completa y extrema en donde se despiertan ya de pie tras varias horas.

No trascendió si en el transcurso de aquellas horas se vieron luces en el cielo, agujeros de color negro o anomalías visuales en la zona, aunque bien es cierto que todo el territorio Yukon es famoso en el mundo de la investigación ovni por la intensa actividad recogida allí durante los años 80 y por tremendos incidentes en donde diferentes testigos aseguran haber visto humanoides de extraño aspecto.

Un suceso radical de recolocación de dos peones de la mesa de ajedrez saltándose varios turnos y movimientos, sin saber quién es la mano que controla y dirige el movimiento de las fichas blancas y las fichas negras en esta partida que se libre en ese tablero arlequinado de líneas invisibles que llamamos realidad.

A continuación os dejamos también con el especial que hicimos sobre ovnis inmensos en donde aparecen otros dos incidentes ocurridos en la zona de Yukon

Ufopolis.com 2015

Fuente: http://old.timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

Una mujer de Pennsylvania asegura haber sido teletransportada en la carretera

Los saltos en el tiempo parecen tocar zonas determinadas durante años e incluso llegan a afectar a las mismas personas, las cuales, se encuentran ante eventos imposibles de explicar según la ciencia actual. A continuación vamos a estudiar dos eventos ocurridos en una carretera de sentido único de la localidad de Roherstown, cerca de Columbia, en Pennsylvania de febrero de 2012. Un hecho que directamente se salta las leyes de la dinámica newtoniana del desplazamiento de los objetos en el espacio y en el tiempo.

Aquí tenemos a una mujer llamada Stacy C. conduciendo su todoterreno SUV a las ocho menos cuarto de la mañana hacia su trabajo. Su coche es bastante alto y puede ver más detalles que los demás a esa altura. La carretera es de solo un carril y espera una larga jornada por delante. Un Ford Gran Torino verde detrás de ella -como el de la película de mismo nombre de Clint Eastwood- le llama la atención. Su primo tenía uno y acababa de venderlo. A lo mejor era el mismo…

1972-ford-gran-torino-sport_10216
El Ford Gran Torino se teletransportó… ¿o fue ella la que lo hizo?

“Nota mental: hay que recordárselo cuando le vea. Lo pasamos tan bien el verano pasado…”

Curva hacia la izquierda. Algo va mal. El Gran Torino ahora está delante de ella pero es imposible que le haya adelantado. Mira por el retrovisor y observa un Chevrolet Impala de color blanco. Stacy no sabe cómo ha llegado ese precioso coche verde a estar delante de ella. Quizá se ha despistado y le ha adelantado rápidamente. Esas cosas pasan en la carretera porque en ocasiones conducimos casi con el piloto automático, aunque no puede explicárselo porque ese adelantamiento no hay manera de hacerlo. Estaba detrás y ahora delante. Bueno podría ser cualquier cosa, a veces conducimos un poco dormidos y no nos enteramos de los detalles. Sobre todo por las mañanas…

Al día siguiente a la misma hora, de nuevo tenemos a Stacy en la carretera de Rothershow. La misma hora.
Un Pontiac Rojo va dos coches detrás de ella. Es un deportivo espectacular y se ve desde lejos. Parece que está muy pegado al coche que tiene delante. No le gustaría estar en ese coche acosado.

“Los ansias de la carretera a veces te tocan…”, piensa ella.

2006-pontiac-g6-gtp-convertible-photo-5049-s-429x262_Fotor
Al día siguiente le ocurrió lo mismo con un deportivo rojo

Es incómodo que te pase. El camino allí delante se hace un poco peligroso. Un giro a la izquierda bastante cerrado. Stacy pierde de vista al coche que tiene delante y gira el volante para tomar la curva. Al salir de ella, el Pontiac rojo está dos coches por delante del suyo. La carretera no tenía salidas. Mira por su retrovisor y sólo coches blancos y azules. ¿Qué diablos estaba pasando? No había posibilidad alguna de que ese coche hubiera volado por los aires y se hubiese colocado en esa posición en cuestión de milisegundos. Todos circulaban en línea. No es posible. Ningún atasco tras ella por haber algún tipo de accidente relacionado con ese Pontiac. Ninguna visión anterior de otro Pontiac rojo en los coches de delante antes del incidente.
Stacy aseguró en su testimonio que estaba totalmente segura de no haber sido adelantada en ninguno de los dos casos. Y un detalle más: el lugar fue exactamente el mismo en ambos casos.

teletransportacion_1358468141
El fenómeno de los desdoblamientos del tiempo y los teletransportes podrían estar relacionados

Es evidente que en carretera existen muchos factores que pueden inducir a pensar en una confusión pero las características que se exponen en las descripciones podrían llevarnos a pensar en que en ese punto del mapa existe una alteración momentánea de la realidad en donde Stacy fue transportada de un sitio a otro del continuo espacio-tiempo prácticamente en directo. Una modificación de la realidad, un retoque, un bug en un sistema informático. De ser así, la inteligencia que estaría detrás de la anomalía habría hecho perfectamente su trabajo, salvo por unos metros… los suficientes como para colocar el todoterreno de Stacy en un lugar en el que no estaba al principio de la alteración.

teletransportacion1-960x623_Fotor
Los casos de teletransporte son más habituales de lo que en un principio podríamos pensar…

Que algo así ocurra y que los otros conductores no se den cuenta solo puede explicarse de dos maneras: la primera que Stacy sea la única persona que ha decidido compartir su experiencia (los demás conductores la habrían visto aparecer de improviso pero no se lo habrían dicho a nadie nunca para no pasar por locos), y la segunda, que el fenómeno sea capaz de hacer que todas las personas que se ven envueltas en el incidente o no se den cuenta o directamente tengan un borrado temporal de la experiencia. Esto nos deja en un escenario incómodo: ¿qué poder tiene este tipo de distorsioned sobre los seres humanos y por qué se producen estos «reseteos» radicales en donde las personas aparecemos en una casilla del juego de la oca y a la hora de volver a lanzar los dados estamos en otra?

Si os ha gustado el caso os invitamos a ver el programa que hicimos sobre el misterio de los deja vu, que podría estar relacionado con este incidente. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

Fuente: about.com