El increíble avistamiento ovni de Benidorm

Hoy en ufopolis quiero compartir un email que nos ha mandado un lector desde Benidorm, Alicante y que es de interés general por lo que nos cuenta en base a sus explicaciones y a la explicación gráfica que nos adjunta. Nos ha encantado y creo que merece la pena leerlo.

«Hola Vicente, mi nombre es G.S.D., tengo 45 años y vivo en Benidorm. Te escribo para confirmarte lo que has dicho en tu videoprograma publicado el día 11/06/2016 (¿Y si el hombre ya hubiera llegado a Marte y no nos lo hubieran dicho?) acerca de la posibilidad de la existencia de una tecnología mucho mas avanzada de la que disponemos en la actualidad gracias a Nicolas Tesla.

Te relato lo que he vivido hace ya 3 años:

En el mes de mayo de 2013 vi un ovni alrededor de las 11 de la noche, en la terraza de mi casa. El ovni iba de derecha a izquierda, volando sin emitir sonido alguno a 3/4 parte aproximadamente de la altura del edificio Negurigane, que es un edificio muy conocido aquí en Benidorm por su altura y estilo.

Lo vi durante unos 15 segundos hasta llegar a pasar por detrás del edificio Negurigane para no volverlo a ver salir por el otro lado.

No sabría precisar correctamente la altura y la distancia a la que se encontraba el ovni, pero sí puedo decir que estaba bastante cerca ya que se veía perfectamente, muy bien definido, volando como decía de derecha a izquierda y tomando en referencia el edificio y la terraza del piso donde vivo. Me llamó la atención que volaba a una velocidad muy lenta, se desplazaba muy despacio y sin emitir ningún tipo de sonido. Vi un círculo ovalado que a su vez tenía dentro otros tres círculos ubicados de manera equidistante. He visto lo que al parecer sería la parte de abajo del ovni, ya que no pude observar nada por encima, haré un dibujo para representarlo mejor:

dibujo ovni

Además de volar sin emitir ningún sonido el ovni no desprendía ningún tipo de luz, mas bien parecía estar volando como en un modo de reconocimiento o vuelo sigiloso, y a pesar, como decía, de no desprender ningún tipo de luz, sí que se veía perfectamente. La sensación de distancia del objeto se me hace difícil de calcular, pero estaría a unos pocos cientos de metros de mi, tal vez a unos 150 o 200 metros de distancia y a una altura de unos 90 o 100 metros aproximadamente (el edificio Negurigane tiene unos 140 metros de altura).

Esta es la sensación que me ha dado a mí tanto en distancia como en altura. En cuanto al tamaño del ovni estaría en unos 20 o 30 metros de ancho. Obviamente no era ningún objeto conocido como pudiera ser un globo, un pequeño zepelin, un dron, etc, etc. todo eso queda descartado, pero tengo que decir que me dio la sensación de que aquello que acababa de ver posiblemente no fuera de origen extraterrestre sino mas bien humano, tal vez me equivoque. Igualmente lo que vi, se veía de manera tan nítida, tan clara, que no hace mas que confirmar lo que muchísimos investigadores como tú vienen diciendo desde hace décadas.

Te envío una foto del edificio Negurigane sacada recientemente a luz del día a la cual le he dibujado el ovni que he visto.  Es simplemente para tener una idea de la altura y forma del objeto.

Te daré mis datos personales para que veas que no te escribe ningún chalado (privado) y en caso de querer preguntarme algo estoy a tu disposición, confío en ti en que mis datos quedarán para tu único uso, no me queda mas que decirte, simplemente agradecerte tu trabajo y esfuerzo por divulgar todos los temas que tocas que son de una importancia gigantesca pero que los verdaderos amos del mundo no quieren que se conozcan.»

UFO1.jpgf286433b-372b-4ed5-84f7-58d5ebb19032Original
El modelo que dice el testigo es similar al adamskiano sorprendemente y la visión es desde abajo

Aquí tenemos el email de G.S.D. que ha tenido a bien mandarnos conservando su intimidad y del que vamos a comentar dos detalles. Primero que la forma y la parte de abajo recuerdan a muchos avistamientos que han ocurridos en la historia de la ufología en los años 70 y 80 del siglo pasado y que tienen que ver con una forma de ovnis llamados Adamskianos, por parecerse a los que veía un hombre llamado George Adamski, siempre rodeado de polémica por su autenticidad o su falta de ella.

adamski
Esta es una de las fotos de referencia de los ovnis de este tipo sacadas supuestamente en los años 70

El segundo detalle es esa descripción de la luz que hemos visto en algunas ocasiones en el fenómeno y que tiene que ver con un aparente material que por sí solo es capaz de emitir luz, pero no una luz normal y corriente, si no una luz «ciega». Un material que es similar a la pintura mate y que aparece en el fuselaje de muchos objetos voladores no identificados que además efectivamente también se mueven de forma lenta y pausada, como haciendo un reconocimiento, al igual que dice el testigo.

¿Estaría haciendo ese objeto un estudio de una de las casas en particular? ¿Sería tecnología humana o ajena a la tierra? Os invitamos a sacar más casos de este tipo y a ver el vídeo que hicimos de este enigma, un especial en el que hablamos de este tipo de objetos sólidos, llamados en su momento «platillos volantes»

Espero que sea de vuestro agrado:

Ufopolis.com 2016

El hombre que descubrió la moneda secreta de los hombres de negro

Los increíbles incidentes de apariciones de hombres de negro son muy desconocidos por el público y son una constante en la casuística de encuentros relacionados con objetos voladores no identificados. En este programa vamos a narrar varios casos y vamos a empezar contando el incidente de una mujer que se llama Marjorie Braxton que contactó con el investigador Nick Redfern al respecto de unos acontecimientos ocurridos en 1955 cuyo protagonista fue su abuelo, un hombre al que vamos a llamar Bill y que se encontró con una surrealista situación en un edificio público de los Estados Unidos.

A continuación veremos un caso datado del 15 de enero de 1997, bastante actual, en donde un hombre llamado William Shearer tuvo un avistamiento ovni bastante significativo en la localidad de Essex, Inglaterra y se encontró ante una curiosa aparición de este tipo de personajes.

A continuación también expondremos el caso de Colin Bennet, un investigador del fenómeno ovni que vivió una inusitada situación junto a su novia…en su propia casa.

Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2016

Bibliografía y fuentes:

A Strange Tale of the MIB


http://www.ufocasebook.com/2008c/meninblack.html
http://www.ufoevidence.org/documents/doc1697.htm

Mujeres de negro, las siniestras acompañantes de los hombres de negro

En este videoprograma estudiaremos diferentes avistamientos de hombres de negro en donde también aparecen figuras femeninas, que, en ocasiones tienen gran atractivo físico y que completan una iconografía de casos reales en donde se realizan continuas entrevistas a testigos ovni sin que ellos hayan comunicado sus datos a nadie y presentándose, por tanto, con una información privilegiada. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2016

Un testigo observa extraterrestres en el interior de un ovni en Minnesota

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un reciente avistamiento ocurrido en EE.UU. en donde un testigo aseguró haber visto un ovni e incluso a sus extraños ocupantes a través de ventanillas dentro del objeto. En pleno siglo XXI este tipo de hechos, lejos de pertenecer al pasado siguen ocurriendo y las preguntas a este respecto se suceden: ¿Son observadores del futuro? ¿Seres extraterrestres? ¿O quizá estemos ante un evento más relacionado con otras dimensiones? Vamos a estudiar el caso ocurrido el pasado 8 de noviembre según la información que ha salido a la luz…

En mitad de la pequeña localidad de Olivia, un hombre sin identificar, se dirigía aproximadamente a las 18:27 horas desde su trabajo hasta su casa por la carretera 212 en el estado de Minnesota. Transitaba por una carretera rodeada por una densa arboleda, donde hacia mitad del trayecto, el conductor pudo divisar en la parte derecha de la carretera, por encima de los árboles una estructura rectangular luminosa en su interior , flotando a unas pocas decenas de metros del suelo. Pero, mirando mejor el objeto en cuestión, evidenció que no era un objeto identificable o reconocible.

image-2136

 Avistamiento desde el interior del coche

«…cuando miré por la ventana del lado del pasajero, hacia el norte, me di cuenta, de lo que al principio pensé que era un pequeño avión que volaba por encima de la línea de árboles, era una estructura con ventanas demasiado grandes como para ser de un avión de pasajeros…»

El testigo, resaltó que no se observó ninguna luz referente a vuelos comerciales, como luces intermitentes rojas y verdes. Entre las ventanas podía verse a simple vista unos individuos delgados y mirando hacia fuera del objeto visionando el exterior del mismo. Poco después del avistamiento, la nave hizo un giro brusco de 90 grados hacia el sur pasando por encima del automóvil. Pocos segundos después de la desaparición del objeto, en frente del mismo, habían tres luces brillantes posicionadas de manera simétrica y estática.

Curiosamente, el caso del avistamiento fue investigado, documentado y clasificado como desconocido (Unknown) por el Director del Estado de Minnesota Craig Lang y la investigadora Susan Birtten. La forma del objeto era como una bala o misil tipo O1. La superficie del objeto era oscura, y dentro de la estructura, una luz amarilla-blanca resaltaba la silueta de los humanoides otorgándoles más misterio aún al suceso. El tamaño del objeto se estimó aproximadamente entre 3 y 9 metros de largo, y la elevación del objeto estaba a 20 grados en relación al horizonte y cerca de los 150 metros de altura.

image-3-ftr38

 Representación gráfica del avistamiento realizada por el testigo

Esto nos hace pensar en varias preguntas de carácter personal. ¿Tal vez nos estén observando?, ¿tal vez sea un simple intento para contemplar la tierra y sus habitantes?, ¿o una casualidad desprovista de sentido en la cuál los visitantes nos visitan para investigarnos?. Cientos de casos como estos nos hacen explorar los límites del conocimiento humano.

Si os ha gustado el caso

  • Caso MUFON número: 72323.
  • Fecha del avistamiento: 8 de Noviembre del 2015.
  • Observador/a: Sin identificar.
  • Lugar del avistamiento: Olivia, Minnesota, Estados Unidos.
  • Dispositivo fotográfico: Aparentemente con un móvil.
  • Testigos: Sin especificar.
  • Tamaño del objeto: entre 3 y 9 metros

Si os ha gustado esta entrada os invitamos a ver el avistamiento ovni ocurrido en Ohio con una más que curiosa forma de mariposa. Esperamos que el vídeo sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

La increíble invasión de infiltrados alienígenas del sur de España

¿Qué pasó antes y después de Conil? Seguimos estudiando los asombrosos misterios que rodearon aquel incidente con otros 7 casos de infiltrados extraterrestres absolutamente fascinantes y dignos de la ciencia ficción. Aquí tenemos un programa hecho con todo el mimo del mundo con toque retro y sugerentes humanoides…
Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Una inquietante transformación de dos extraterrestres en seres humanos

Hoy tenemos programa especial… con toque retro y ochentero, como los que se hacían antaño. Estudiaremos el impresionante caso Conil, en el que unos chicos de Cadiz observaron la transformación de dos entidades extraterrestres en dos seres humanos. Las intrigas que rodearon el caso, las sensaciones de los testigos y la asombrosa escena que se vivió a finales de septiembre de 1989 serán los protagonistas de este programa confeccionado según los cánones de la época. Esperamos que el programa sea de su agrado.


 

Ufopolis.com 2015

Encuentros con los hombres de negro – El caso de Herbert Hopkins

La siniestra figura de los hombres de negro viene siendo relacionada con el fenómeno OVNI desde los años 50. Estos misteriosos hombres se presentan ante los testigos de un incidente OVNI o ante investigadores que parecen haber ido demasiado lejos y les instan a guardar silencio de forma intimidante.

Los encuentros de los que tenemos constancia parecen, a priori, ser una pequeña muestra de la vasta cantidad de visitas que deben efectuar ya que, en muchas ocasiones, estos agentes se presentan ante los testigos en un período de tiempo muy corto después del avistamiento. Se han dado incluso situaciones en las que intervienen casi simultáneamente con el evento no dando pie a los sorprendidos testigos a comprender la situación ni mucho menos a transmitir a nadie su experiencia antes de su visita.

mib_a1

Por otro lado, estos hombres de negro, que no suelen identificarse ni portan sobre ellos símbolos o insignias de ningún tipo, parecen conocer hasta el más ínfimo detalle de la vida de aquellos a los que deciden visitar, dando a entender que tienen acceso a cualquier fuente de información, tanto pública como privada y normalmente aparecen cuando esa persona, objeto de su atención, se encuentra sola.

Representando el estereotipo iconográfico de agentes de un servicio secreto, los misteriosos agentes son en la mayoría de las ocasiones confundidos con ellos y, con una apariencia inmaculada, siempre aparecen vistiendo traje, chaqueta, zapatos, corbata y sombrero de color negro, todas las prendas impolutas y perfectamente planchadas. De hecho, varios testigos coinciden en apuntar que las prendas que visten parecen recién compradas.

Manifiestan un carácter muy rígido en sus conversaciones, autoritario, frío e intimidante. Sin expresión en sus facciones y sin emoción en sus palabras.

Aunque ciertos detalles varían dependiendo del encuentro, el patrón común en la descripción de los hombres de negro parece ser el anteriormente expuesto.

men-in-black

El caso que se presenta a continuación, relatado por Herbert Hopkins, resulta perfecto para exponer un ejemplo del típico encuentro con un hombre de negro.

El Sr. Hopkins es un reputado doctor que a la edad de 58 años se encuentra realizando la labor de consultor para un caso en el que un OVNI había tenido relación con un evento de teletransportación en suelo estadounidense durante el año 1976.

Una tarde que se encuentra solo en su domicilio recibe una llamada telefónica de un sujeto que se identifica como el director de la Asociación para la Investigación Ufológica de Nueva Jersey (organización que más tarde se comprobaría inexistente), quien le solicita un encuentro en persona en el que poder discutir los detalles de la investigación en la que el Dr. Hopkins participa. Éste no lo duda un momento y le da a su interlocutor una respuesta afirmativa. Tras colgar, el doctor sale al porche de su vivienda con la intención de dejar la luz encendida para su repentina visita, sin embargo se importuna al descubrir que un hombre ya estaba subiendo los pequeños escalones de su porche. No hay ningún coche aparcado en los alrededores que justifique la rápida respuesta de su invitado y, en una época en la que todavía no han aparecido los teléfonos móviles, tampoco hay ninguna cabina telefónica en las cercanías que haya permitido al visitante personarse casi instantáneamente en la vivienda del doctor justo instantes después de haber realizado la llamada telefónica.

Haciendo caso omiso a su sentido común el doctor invita al extraño a entrar en su casa aunque se percata de la singular reacción de su perro que no deja de ladrar nervioso al desconocido hasta que huye a esconderse en un armario.

El sujeto viste de forma apropiada para un hombre de negro: completamente del representativo color a excepción de la camisa, que contrasta en color blanco y los guantes de ante gris. Al entrar se quita el sombrero dejando al Dr. Hopkins apreciar su completa falta de pelo en cabeza y cejas y su tez de un pálido enfermizo.

mib

Un detalle que llama poderosamente la atención del extrañado doctor es que los labios de su desconocido interlocutor son de color rojo brillante. Mientras conversan, el hombre de negro roza, en un ademán de la mano, uno de los guantes contra los labios y el doctor puede apreciar perfectamente como el pigmento de la cara se queda en la tela gris que le cubre una de las manos. Se revela así la carencia de labios de este sujeto en una boca que casi parece simplemente una línea perfilada.

Cuando Hopkins termina de poner al extraño sujeto al día en los detalles del evento del estudio que les ocupa, éste le indica al doctor que posee dos monedas dentro de uno de sus bolsillos. Hopkins se sorprende en gran medida ante la exactitud de la afirmación y a continuación se le solicita que muestre una de ellas. El doctor, obediente, le muestra a su invitado un penique sosteniéndolo en la palma de la mano. Sin tocarla, el visitante le indica que mire fijamente la moneda y, mientras lo hace, ésta resplandece unos momentos para desenfocarse de su visión y comenzar a desvanecerse en su propia mano, poco a poco, hasta desaparecer por completo.

Ante la sorpresa de su anfitrión, que no puede creer lo que acaba de ver, el extraño invitado afirma que ‘’esa moneda no volverá a ser vista jamás en este plano’’. A continuación le da a entender al doctor que ha de destruir cualquier información relacionada con el objeto de su estudio y cuyos detalles habían estado discutiendo escasos momentos antes.

El doctor está intrigado por el suceso que está viviendo y que raya casi en lo absurdo. Mientras el desconocido habla se hacen cada vez más evidentes unos inusuales cambios en la intensidad y la entonación de las oraciones, realizando picos exagerados en extremos opuestos hasta que el hombre vestido de negro pronuncia la siguiente frase: ‘’Mi energía se agota, debo irme, adiós’’.

Men-in-Black-Conspiracy-Theory

Tras esto se dispone a marcharse bajando las escaleras del porche de forma infantil, llevando un pie y luego el otro al mismo escalón cada vez, en lugar de bajar uno tras otro.

Desde el interior de su casa el perplejo doctor presencia la aparición de una extraña y brillante luz a la altura de la carretera de color azulado. Su extraña visita había desaparecido sin dejar rastro alguno y ningún coche había pasado en una dirección u otra.

Hopkins trata de procesar lo que le acaba de suceder. No se siente seguro, por lo que busca su pistola y la deja sobre la mesa de la cocina, ante la que se sienta a tratar de tranquilizarse. Pronto decide obedecer al hombre de negro y destruye todo el material que había desarrollado en su investigación.

Cuando su familia llega a casa y, después de que el doctor les hubiera puesto en antecedentes, deciden salir al camino que pasa por enfrente de la casa, linterna en mano, donde descubren unas extrañas marcas en el asfalto, demasiado grandes como para que un vehículo de tal tamaño hubiera podido llegar hasta allí teniendo en cuenta el tamaño de las vías de acceso a la zona. A la mañana siguiente, cuando vuelven a comprobarlo, las marcas ya han desaparecido.

Mibs

Pero las situaciones inusuales no acaban con el encuentro. Tras éste, el doctor comienza a recibir llamadas telefónicas en las que al descolgar, sólo encuentra ruido estático al otro lado de la línea y sobre las que la compañía telefónica afirma que no existe ningún problema.

Una visita singular que ilustra uno de los muchos encuentros con estas misteriosas figuras que manifiestan un absoluto interés en silenciar la transcendencia de este misterioso fenómeno.

Como es habitual, cada caso, además de aportar nueva información, deja más preguntas a su paso que respuestas si bien resulta innegable que las entrevistas que realizan estos ‘’silenciadores’’ provocan gran terror en testigos e investigadores que, consecuentemente, optan por obedecer y guardar silencio.

Las situaciones de las que tenemos registro son aquellas en las que las personas a las que se ha pretendido intimidar se han decantado temerariamente por no seguir las órdenes impuestas por estos sujetos cuando han conseguido armarse de valor para hablar al cabo de los años. Sin embargo no tenemos ninguna referencia acerca de lo que les haya podido suceder ni qué medidas se hayan podido tomar contra aquellos que hayan tenido la osadía de hacer transcender esta información. Tal vez nunca lo sepamos.

Los asombrosos humanoides que vio Marius Dewilde

Te invitamos a analizar este increíble encuentro en la tercera fase, lleno de misterios y encubrimientos. Detallando todos los datos del suceso, nos dirigimos a Nord, Francia, cerca de la frontera con Bélgica, donde Marius Dewilde vivía en un pueblo llamado Quarouble, y era un trabajador ferroviario que afirmó haber contactado con dos formas de vida humanoides.

Todo comienza una fría noche el 10 de septiembre del 1954 hacia las 10:30 de la noche. Marius se encuentra en su casa leyendo, cuando de repente, su perro empezó a ladrar alertado por algo. Él lo ignora inicialmente, pero después de la insistencia de su perro decide salir con una linterna hacia las vías del tren, ya que su casa se encuentra en el trayecto de las minas nacionales de carbón francesas. Al salir de su casa, decidió acercarse a las vías, divisando ante su asombro, un objeto a unos 7 metros de distancia posado en el suelo. Acto seguido, detrás de él, unos pasos lo alertaban y alumbrado la zona con su linterna, pudo divisar aterrorizado dos formas de vida con aspecto humanoide cuya estatura era aproximadamente de 1 metro de altura, la tez de la piel era plateada, y la luz de la linterna, al incidir sobre los humanoides, era reflejada como si de un espejo se tratase.

Su aspecto era inquietante, sobre sus cabezas llevaban unos cascos de buzo conformados por unos hombros anchos y bajos.

marius_dewilde_dessin2_ets.jpg.w300h225
Los humanoides se desplazaban con extraños movimientos

Poco después del encuentro, un rayo de luz salió del objeto, incidiendo bajo los pies de Marius, quedando totalmente paralizado sin poder moverse, horrorizado contó que era como si hubiese quedado paralitico. Al mirar hacia el objeto, una puerta se desplegó entrando los humanoides en la nave y unos segundos más tarde, el objeto se elevó silenciosamente, a través de una espesa nube, dirigiéndose al este y elevándose gradualmente a una gran velocidad hacia la estratosfera.

Al recuperarse de esta parálisis, y en un evidente estado de shock, volvió a su casa comunicándoles a su esposa e hijo el avistamiento. Ante la incredulidad del hecho, Dewilde acudió rápidamente a la gendarmería para avisar a las autoridades. Estas, inicialmente creían que el señor Dewilde había entrado en estado de locura y lo mandaron a su residencia para que se calmara. Pero, ante la insistencia de este, los policías acudieron al lugar del avistamiento, encontrándose con anomalías en la zona, como dispositivos eléctricos (baterías, linternas o el mismo teléfono del señor Dewilde) estaban descargados o quemados, simplemente o funcionaban.

La gendarmería del pueblo, junto al Ministerio del Aire y del Departamento de Seguridad Territorial (DST), llevaron una cuidadosa investigación y todos estaban convencidos que el testimonios de Dewilde estaba en lo cierto, y descartaron que un helicóptero o avión estuvieran por la zona, ya que había cables eléctricos y no se había escuchado sonidos al respecto.

78215223-3bf02d1
La gendarmería francesa nunca pudo explicar este caso

Un síntoma evidente, que en la gran mayoría de avistamientos en la cuarta fase aparece, es que Dewilde no podía acercarse al lugar, alegando que se encontraba enfermo cada vez que pasaba por la zona. Un periodista de la zona, declaró ante los medios, que Dewilde podía haber sufrido un golpe en la cabeza provocándole alucinaciones pasajeras, aunque todo esto se vino abajo ya que al investigar el lugar, se encontraron evidencias físicas. Se localizaron unas marcas de 6 metros de profundidad en el supuesto lugar de aterrizaje, a lo cual, según los cálculos, el objeto debía pesar unas 30 toneladas para ocasionar estas hendiduras. Las pequeñas rocas que se encontraban debajo de las vías del tren, estaban carbonizadas, como si una cantidad de calor muy alta fuera la causante, y las vías también contaban con marcas simétricas como si de un gran peso hubiera sido posada encima de ellas.

4097465855_f01148a20a
El protagonista en el lugar de los hechos

Las consecuencias de este encuentro marcó a la comunidad, y sobre todo al señor Dewilde, que empezó a tener problemas respiratorios y de salud, su perro murió tres días después del encuentro y tres vacas fueron encontradas muertas al ser succionada toda la sangre del animal. Los medios de comunicación también se hicieron eco de la noticia, y el periódico Evening Star anuncio este suceso y otros de menor alcance producidos las semanas posteriores. Ante los medios, Dewilde declaró:

«…quise cerrar los ojos y gritar, pero no pude hacerlo. Estaba como paralizado. Traté de moverme, pero mis piernas ya no me obedecían. Entonces escuché unos pasos, a un metro de distancia. Los seres pasaron junto a mí y se dirigieron hacia el aparato…»

Radar-Magazine-Marius-Dewilde
Una escena increíble dentro del mundo de la ufología

Con el tiempo el DST, pidió a Dewilde una colaboración sobre el suceso para “evaluar” el incidente. El DST mostró a Dewilde una enorme cantidad fotos de OVNIS, con el fin de identificar en la medida de lo posible, la supuesta nave que él vio. Hay que recordad, que el DST es un equivalente al FBI francés, y con el enorme control de esta entidad en las altas esferas franceses, pudieron convencieron a Dewilde para inyectarle “sustancias calmantes” para poder narrar mejor la historia vivida sin traumas ni nervios. A través de otros investigadores ufológicos, estos, llegaron a la conclusión de que seguramente lo que fue inyectado no eran calmantes, sino el suero de la verdad (pentotal sódico).

Los miembros del DST alegaron oficialmente, que el suceso fue un encuentro con aviones de contrabandistas, una explicación nada creíble. Como dato impactante, es que después de la desclasificación americana de algunos documentos TOP SECRET referentes a estos temas, se pudo comprobar que la CIA realizó su propia investigación del caso en los momentos del suceso de manera confidencial y sin que la DST se enterara.

Sin duda, es uno de los casos franceses más controvertidos y analizados, incluso, las autoridades y la prensa local, se hizo eco del suceso. Pocos avistamientos y encuentros en la 3ª fase llegan a ser tan documentados.

Si os ha gustado esta historia también podéis leer la entrada que hicimos sobre el incidente Yukon ocurrido en 1986, uno de los más extraños de la historia.

El hombre que vio dos universos paralelos… y ganó dos horas de su vida

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un caso relacionado con el fenómeno de los deslizamientos del tiempo, ese que coloca a una persona en otro tiempo de repente haciéndole perder o ganar horas de su vida. En el tema de los “time slips” vemos cómo la gente es desposeída de su tiempo con una facilidad pasmosa, pero… ¿qué ocurriría si se fuese perfectamente consciente de cómo el tiempo se hace doble sobre tu persona? El siguiente incidente está protagonizado por un hombre norteamericano que se llama Renton y que acude a finales de los 80 en solitario a ver una película de acción. Aparca su coche a las cinco menos cuarto de la tarde, se mete una gran carrera hasta las taquillas, compra una entrada y se mete al cine.

RG1-copia-580x357_Fotor
En este incidente la hipótesis es que el espacio-tiempo comienza a curvarse cuando el testigo sale del cine

La película le encanta y se queda a ver hasta los créditos finales. Después de terminar se encienden las luces y cuando sale por la puerta del cine observa dos escenas a la vez, en uno de los incidentes más curiosos que existen en la casuística de viajes en el tiempo: el testigo se ve a sí mismo que está andando hasta la puerta exterior del cine y a la vez observa cómo camina hacia el servicio. Es una visión múltiple en donde puede ver ambas acciones en su cerebro. Esto ni le incomoda ni le da miedo. Solo le produce una gran curiosidad. Es como si se hubiese desdoblado en posibilidades y pudiese ver las dos al mismo tiempo desde su mente. Algo asombroso.

quantum-540x380_Fotor
El fenómeno del cine de Stanton mezcla dos caminos de dos universos paralelos distintos

Quizá es un efecto de haber estado sentado demasiado tiempo, piensa, algo similar a cuando nos quedamos en una butaca de un avión demasiado tiempo. La inusual experiencia doble de Renton acaba abruptamente y de pronto su visión doble se convierte en una sola viendo únicamente la salida del teatro. Nadie por los alrededores, y eso que la sala tenía bastante gente. Extrañado acude al coche, se mete y observa el reloj de la guantera. Las cinco y tres minutos. Imposible. Deben ser las seis y media como muy pronto. Renton comprueba su reloj y ahí marca las seis y media. La peli no ha sido muy larga. El reloj del coche está mal. Habrá que revisarlo. Este protagonista arranca y conduce hasta casa. El camino son diez minutos.

Cuando llega, observa que todos los relojes de la vivienda marcan las cinco y cuarto y lo que es peor: su reloj digital también marca las cinco horas y quince minutos, como si se hubiese corregido en directo. La experiencia es tan extraña que destaca entre muchas otras ya que parece que estamos ante una anomalía que es capaz de crear un doppleganger en el testigo, es decir un doble.

quantum-gravity-824x549_Fotor
En estos casos, los testigos en ocasiones ganan o pierden tiempo como si se deformara la realidad

Mientras que ve ambas escenas, el fenómeno parece situarle de nuevo en el mismo sitio… justo al poco de comenzar la película. Es algo que no habíamos visto aún, la posibilidad de que este misterio desbocado sea capaz de desdoblar nuestro cuerpo sin nuestro conocimiento. Lo que está claro es que parece que existen dos versiones de la misma persona y se produce una recolocación temporal. El testigo observa maravillado cómo puede ver el mundo desde dos perspectivas y acciones diferentes siendo la misma persona en dos universos paralelos teniendo como regalo, una hora y varios minutos extra en su vida. Un caso único, sin lugar a dudas.

Si os ha gustado la entrada os invitamos a ver otro caso de deslizamientos del tiempo ocurrido en España en un avión de la compañía aviaco, un auténtico misterio aún no resuelto. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Fuente: http://paranormal.about.com/