¿Es la luna un caballo de Troya puesto ahí para controlarnos?

El último estudio de la Universidad de Tokio expone que la preencia de la luna cuando está en su fase de luna llena y luna nueva podrían provocar terremotos en todo el mundo a las dos semanas en determinadas circunstancias de aproximación a la tierra. ¿Sería posible que esto no fuera casual habida cuenta de las extrañas características de nuestro satélite? Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2016

Cambios de forma de Kelpies y otras criaturas escocesas

Como hemos apuntado en otras ocasiones, las leyendas y relatos propios del folklore del archipiélago británico contienen numerosas referencia a los cambios de forma y apariencia que nos ocupan en esta serie.

Un caso especial es el de la mitología escocesa que también cuenta con ejemplos de este tipo, pero en estos mitos no son hechiceros ni dioses los que manifiestan estas asombrosas capacidades sino que son seres mágicos los que cuentan con esta habilidad de manera inherente.

Uno de los ejemplos más sugerentes en cuanto a las mágicas criaturas con estas capacidades se refiere a las selkies. Unos seres mitológicos con forma de foca que habitaban en el mar con la capacidad de adoptar forma humana si se deshacían de su piel de foca.

selkie
Existen gran cantidad de relatos sobre estos seres.

Así, despojándose de su apariencia original, podían convertirse en bellos jóvenes aunque más a menudo lo hacían en atractivas muchachas lo que generó un amplio abanico de leyendas romántico-dramáticas en las que una persona, enamorándose de una selkie, se decidía a robar su abrigo de foca ya que sin éste no podían volver a su forma inicial y así se aseguraban de que aquel místico ser no pudiera volver al mar, permaneciendo a su lado, y añorando regresar a las aguas durante muchos años en las versiones en las que finalmente encontraban su abrigo y conseguían regresar, o durante toda la vida en los relatos en los que la selkie decidía acabar sus días junto a su pareja con su forma humana.

Pero el ejemplo más notable de este tipo de criaturas se refiere al Kelpie, un espíritu acuático que habitaba el fondo de las lagunas y ríos tan populares de la orografía de este país. Este ser normalmente es descrito con la apariencia de un sugerente caballo negro con la particularidad de que sus cascos estaban orientados hacia el lado contrario de los de un caballo normal. Pero el Kelpie, en lugar de ser manso y amigable, representaba un poderoso y fuerte depredador que esperaba el momento oportuno para hacerse con una víctima humana.

Este espíritu acuático no sólo acostumbraba a adquirir forma equina, sino que en los relatos se muestran con apariencia humana si así lo desean y, en contraposición con las selkies que solían presentarse como seres de carácter femenino, los kelpies, en forma humana, acostumbraban a manifestarse de manera masculina casi invariablemente si bien, existen algunos escasos relatos en los que un kelpie decide mostrarse en la forma de una mujer.

Kelpies
El kelpie podía manifestarse en numerosas apariencias.

Según la gran cantidad de relatos existentes acerca de los kelpies, éstos eran unos seres tremendamente voraces que engañaban a sus víctimas para acercarlas al agua donde las devoraban sin remordimiento dejando como prueba de la masacre las entrañas del desdichado que acababan llegando a la orilla y siendo encontradas por algún vecino.

En la mayoría de estos relatos, esta criatura maligna era encontrada por algún viajero o un niño en algún lugar cercano a las aguas en donde este espíritu habitaba. Se mostraba con la apariencia de un caballo de gran belleza o de un pony y con un carácter manso con el que engatusaba a su víctima para que lo montara y así poderla llevar a las profundidades de las aguas sin darle la posibilidad de desmontar.  Se decía que en el momento en el que un kelpie se sumergía en el agua con alguna de sus víctimas, emitía un intenso sonido como el de un trueno.

También eran capaces de controlar el movimiento de las aguas, creando pequeñas inundaciones que arrastrarían a sus víctimas directamente al lago o río del que procedieran.

En otras historias el kelpie adopta forma humana, la de un hombre fuerte, grande y de aspecto feroz, que atrapa a viajeros desprevenidos que se aproximan demasiado a las aguas de este ser; en otras de estas historias, estos espíritus son más astutos, dejándose ver como ancianos inofensivos que están solos en un camino. En una de ellas un viajero se cruza con un anciano que está sentado en un puente mientras cose unos pantalones, el protagonista estaba al tanto de las leyendas locales y sospechó de la verdadera naturaleza del hombre que se hallaba en el puente así que le golpeó provocando que adquiriera su forma equina y se dirigiera al fondo del lago huyendo.

En una de las pocas leyendas existentes que describen a un kelpie tomando forma femenina se describe a este ser como una mujer alta, con un vestido verde de carácter recio y sonrisa maligna que acabó ahogando a un hombre y a su hijo en un arroyo.

Horse_feeldesain_00
«The Kelpies« – Es un monumento a estos seres emplazado en Escocia.

Al igual que sucede en las leyendas de las selkies, también había una forma que permitía vencer o domar a un kelpie dependiendo de la ocasión y era el conseguir hacerse con su brida. Poseer la brida de un kelpie haría que la criatura estuviera sujeta a la voluntad del depositario  y era un objeto muy deseado pues se pensaba que un kelpie tenía la fuerza de diez caballos y podía ser utilizado para realizar labores pesadas, incluso existieron clanes que clamaban ser poseedores de una de estas bridas que pasaban de generación en generación.  Además este objeto en sí poseería otras capacidades mágicas pudiendo transformar con él a otras personas en caballos.

Pero aunque mayoritariamente se dibuje a estos seres con un carácter maligno, de los que el hombre debería estar prevenido, existen también algunos relatos en los que estas criaturas manifiestan una personalidad y unos sentimientos muy humanos.

En una leyenda un kelpie quedó prendado de una muchacha y para conquistarla, adquirió la apariencia de un joven apuesto. Ambos se enamoraron pero ella sospechaba de la verdadera naturaleza de su amante por lo que se hizo con su brida, que mientras este ser permanecía en forma humana, tenía la forma de un collar. Esta acción provocó que el kelpie vuelva inmediatamente a su forma equina por lo que la joven decidió consultar a un sabio sobre cómo proceder. El consejo del sabio fue el de retornarle a su forma humana para poder hablar con él; así le preguntaron en qué forma deseaba permanecer por el resto de sus días. La respuesta del kelpie a esta solicitud fue la de preguntar a su enamorada si se casaría con él de permanecer en su forma humana. Ambos se casaron y el kelpie vivió sus días como un humano.

Una criatura muy parecida, propia del mismo folklore es el Each-uisge, también un espíritu acuático que podía manifestarse con la forma de un caballo o de una persona pero que era mucho más feroz y tenebroso que el kelpie.

Each_Uisge
El Each-uisge aunque emparentado con el Kelpie, parecía tener una naturaleza mucho más feroz.

Estas tierras cuentan con muchas leyendas en torno a seres capaces de cambiar su apariencia física. El archipiélago de Orkney situado en la costa Norte de Gran Bretaña tiene un folklore lleno de relatos sobre los ‘’Finfolks’’, una raza acuática de aguerridos hechiceros, territoriales y vanidosos cuyo único propósito para con el ser humano era el de secuestrar una esposa o marido que nunca más volvía a ser visto por el resto de sus congéneres. Para ello se transformaban en animales, plantas o personas y con este disfraz se aproximaban a su objetivo cerca de orillas y playas ya que sin un consorte humano perdían sus poderes y belleza a gran velocidad.

Se dice de estos seres que tenían dos residencias, un enorme palacio marino de salones de cristal con coloridos jardines de algas en el que siempre había luz y una isla fantasma, que era invisible para los hombres porque siempre estaba bajo el mar o rodeada de una espesa niebla que ocultaba la paradisíaca naturaleza de su tierra.

finfolks
Los Finfolks eran tenidos por una misteriosa civilización submarina.

Los seres que manifiestan diversas apariencias según su voluntad abundan en el folklore escocés haciendo al conjunto de mitos propios de estas tierras uno de los que más seres mágicos poseen de este tipo. En estos casos no son orgullosos dioses castigando a seres humanos mediante el cambio de forma sino espíritus acuáticos que adquieren diferentes formas para relacionarse con el ser humano.

Ahondamos en detalle sobre toda la poderosa iconografía de las selkies y las leyendas en torno a estas figuras en el artículo del siguiente link: http://www.ufopolis.com/2015/05/la-curiosa-leyenda-de-las-selkies-y-su-mitologia/

Si te ha gustado el artículo te recomendamos ver estos videoprogramas en donde se exponen los casos de otras misteriosas criaturas con la capacidad de adoptar aspecto humano. Esperamos que sean de su interés.

Asombrosos testimonios sobre alienígenas que ya caminan entre nosotros

[embedplusvideo height=»423″ width=»700″ editlink=»http://bit.ly/21d2FEI» standard=»http://www.youtube.com/v/_4yMCrKgo-s?fs=1″ vars=»ytid=_4yMCrKgo-s&width=700&height=423&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=0&chapters=&notes=» id=»ep5643″ /]

Descubierto el origen de los niños con los ojos totalmente negros

[embedplusvideo height=»423″ width=»700″ editlink=»http://bit.ly/21d2OrL» standard=»http://www.youtube.com/v/q0oPpxFEmW4?fs=1″ vars=»ytid=q0oPpxFEmW4&width=700&height=423&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=0&chapters=&notes=» id=»ep3229″ /]

Asombrosos encuentros con humanoides de aspecto mitológico

La vasta cantidad de caras con las que el fenómeno se presenta resulta absolutamente impactante y sorprendente. El número de diferentes diseños de naves y de diversos encuentros con espectaculares humanoides, de momentos y de comportamientos de los mismos, hacen de cada caso y de cada encuentro algo único e irrepetible. Cada uno denota un detalle, grande o pequeño, que lo infunde de personalidad y, aunque extraño, todo encuentro se vuelve también exclusivo y especial.

Sin embargo se reportan relatos de varios testigos que vivencian acercamientos con lo desconocido con características en común. La selección de avistamientos y encuentros que se detalla a continuación tiene un punto en común para todos los casos: los seres descritos en estos testimonios guardan gran similitud con la iconografía de seres mitológicos perteneciente a nuestra cultura. Seres concebibles únicamente en los relatos de ficción pero que ya fueron descritos hace siglos en los mitos de occidente.

Un ejemplo de la enunciación anterior es el caso de un pastor español estudiado por Vicente Ballester Olmos, que se resguardaba en su cabaña de una fuerte tormenta. Escuchaba voces fuera de la misma y, extrañado de poder oírlas en mitad de la tormenta, decidió abrir la puerta. Se encontró con un humanoide de pequeña estatura que se internó en la propiedad sin mediar palabra. Mientras lo hacía el extrañado pastor pudo observar como la parte inferior del cuerpo de su inesperado visitante no estaba formada por piernas, como cabría esperar, sino por extremidades que se asemejaban a las patas posteriores de una cabra. Aterrado, el pastor comenzó a gritar enloquecidamente provocando que la criatura con forma de sátiro saliese huyendo. El pastor echó a correr tras el enigmático ser y ya fuera, presenció como una esfera luminiscente partía volando por el cielo a gran velocidad.

satiro

Pero este no es el único avistamiento documentado de un extraño ser cuya fisionomía se asemeja sorprendentemente a la de los mitológicos sátiros. Existe un reporte de un acontecimiento similar ocurrido en Málaga durante el verano de 2011 en el que un guarda de seguridad afirma haberse visto en una de sus rondas durante la noche frente a una criatura humanoide con patas de cabra que se desplazaba levitando.

Se han sucedido otros encuentros con seres de aspecto mitológico como por ejemplo el que sucedió en 1996 en Irlanda. Una pareja conducía por una pequeña carretera rural cuando, a algo de distancia delante de ellos, vieron una figura aparecerse en mitad de la vía, decidieron parar el coche y bajarse a mirar con mayor atención. Lo que tuvieron ante sus ojos fue un ser cuya mitad inferior parecía la de un caballo mientras que la superior se asemejaba a la de una persona, tenía ojos grandes y saltones. Afortunadamente, la criatura estuvo allí pocos minutos antes de marcharse desbloqueando el camino y permitiendo que la aterrorizada pareja pudiera salir huyendo a toda velocidad.

Encontramos otros dos casos de avistamientos de centauros acontecidos en Inglaterra. En uno de ellos el testigo relataba que mientras conducía durante la noche, vio una extraña figura en un lado de la carretera y, mientras se acercaba al punto donde se encontraba la extraña silueta, ésta hizo lo propio y se acercó a la carretera. Llegó el momento en el que el conductor se aproximó a ella y pudo ver perfectamente a un caballo con cabeza humana. El pánico no le dejó hacer otra cosa que apretar el acelerador a fondo para alejarse de aquella turbulenta imagen todo lo que pudo.

centauros

El segundo evento inglés de este tipo le sucede a un guardia de seguridad nocturno que manifestó que una noche de guardia escuchó perfectamente el ruido de cascos de caballos. Esto le inquietó pues sabía perfectamente que no había caballos en la zona por lo que salió del edificio, linterna en mano, con ánimo de buscar la fuente de aquel sonido. Al girar una de las esquinas del edificio, se encontró frente a frente con un gran centauro tal y como son descritos en la mitología griega. El guardia hizo caso al impulso de echar a correr y no mirar atrás.

Contrariamente a lo que podría pensarse a priori los encuentros con seres del tipo centauro son bastante comunes y se han dado en diversas ocasiones. Otro de estos sucesos data de 2006 en el estado de Michigan donde una mujer de identidad anónima relató que mientras se encontraba conduciendo, en una señal de stop en el que se detuvo, presenció cómo, tras un banco de nieve en el lado de la carretera surgió un tremendo ser corriendo a gran velocidad y que se dirigía con determinación hacia donde ella se encontraba. La criatura era mitad humana y mitad animal, con el cuerpo totalmente blanco y patas de cabra. Al llegar al coche, trató de abrir la puerta del asiento del copiloto que afortunadamente estaba bloqueada pero esto permitió a la testigo apreciar la mano del extraño ser refiriendo que sus dedos y uñas eran extremadamente largos. Por supuesto, la aterrada conductora arrancó el coche y huyó del lugar esperando que aquella criatura no decidiera seguir el mismo camino.

centaur-fantasy-by-jeff-spackman

Otro caso se dio en una reserva apache a principios de la década de los 80. El testigo en esta ocasión fue un policía que se encontraba realizando una patrulla nocturna. Al llegar a la Iglesia de la localidad mientras conducía, se percató de una figura que se movía de una ventana a otra de aquel edificio observando como si buscara algo en su interior. El policía, realizando su trabajo, detuvo el coche para observar. No podía identificar la forma de aquella figura debido a la oscuridad hasta que ésta dándose cuenta de la presencia del observador decide salir de entre las sombras a la luz de la farola más cercana. Se presentó entonces un imponente ser de 2 metros y medio de estatura cuyo torso, cabeza y brazos eran humanos pero su mitad inferior tenía la forma de un caballo y un color oscuro. Aquella criatura se quedó mirando inquisitivamente al policía que pudo ver con total claridad dos cuernos a ambos lados de la cabeza del ser. La idea de desenfundar su pistola pasó por la mente del agente pero la desechó rápidamente ya que pensó que era más prudente no provocar un enfrentamiento con aquella entidad. Mientras se debatía en estos pensamientos, el centauro retomó su camino, terminó de cruzar la carretera y echó a correr hasta perderse entre los árboles.

horns

Casi rozando con lo absurdo, estos son sólo algunos de los casos que se han reportado, cuyos testigos se han atrevido a contar. ¿Cuántos otros existirán de los que nunca tengamos constancia? Encuentros con humanoides que parecen sacados de algún relato mitológico de la antigua Grecia y que podrían llevar a pensar que las descripciones que aparecen en este folklore no sean producto de la imaginación de algún autor sino que cabría la posibilidad de que estas figuras lleven presentándose ante la humanidad desde los tiempos más remotos. Así pues, la exposición de estos seres en los textos antiguos sería una manifestación de su existencia más allá de cualquier ficción.