Bombas nucleares hace 50.000 años

¿Hubo explosiones nucleares hace miles de años? ¿Qué sabía Oppenheimer al respecto?

Estudiamos esta interesante cuestión y los datos que apuntan a su favor. El propio inventor de la bomba atómica manifestó que la suya no era la primera que se detonaba en este planeta pero es que en textos antiguos se describe el uso de estas armas por parte de los dioses en sus guerras celestiales.

¿Están las hermandades masónicas vinculadas con esto? ¿Cómo podía saber todo esto uno de los miembros más importantes del proyecto Manhattan?

El misterio del centro de la tierra y los dioses sumerios

Todas las diferentes mitologías que han surgido a partir de diversos pueblos y culturas cuentan en su panteón de dioses con un señor de la muerte que, más que decidir sobre la vida y la muerte de los seres vivos, rige sobre el inframundo o reino de los muertos, dependiendo de la estructura de la cosmogonía de cada mitología.

Así, en el caso de la religión sumeria, y su posterior extensión a las culturas asiria, acadia y babilonia, el encargado de presidir sobre las almas de los muertos era una mujer: la diosa Ereshkigal, cuyo nombre traducido literalmente la definiría como ‘’Reina de la gran Tierra’’.

Esta figura representaba a la deidad suprema en el reino de los muertos y la única con autoridad para administrar juicio y establecer las leyes por las que se regían sus dominios. Se consideraba que no había retorno posible de este reino llamado Irkalla y, en muchas ocasiones, se utilizaba este sustantivo para designar al propio reino y a su señora.

ciudad subterránea
El infierno sumerio era un reino bajo tierra donde continuaba la existencia.

Pero estos dominios no eran tenidos como un lugar tenebroso cuyo regente se responsabilizaba de asignar justo castigo para las acciones cometidas en vida sino que se entendía como un lugar en el que continuaba la existencia tras la muerte, de forma subterránea, con otro regente, y en el que no se impartían castigos ni administraban recompensas.

En Irkalla los muertos mantenían el mismo cuerpo que habían tenido en vida pero éste se seguía descomponiendo según el proceso normal. Para la antigua sociedad mesopotámica la existencia continuaba sin más tras el importante acontecimiento de la muerte si bien, para acceder a este reino, había que conseguir atravesar siete puertas y para lograr atravesar cada uno de estos portales, debía dejarse una prenda en pago.

Todo el reino era regido por Ereskigal, hija de Anu, el dios supremo anunnaki. En otro tiempo fue también una diosa del panteón celeste pero fue raptada por el dragón Kur, que es considerado el primer dragón del mundo en la mitología sumeria, y así fue llevada a Irkalla, lugar del que acabó convirtiéndose en su reina gobernando el otro mundo en solitario durante largos años.

ninurta attacking kur
Detalle que muestra a Ninurta enfrentándose al dragón Kur.

Hasta que se dio una ocasión en la que los dioses decidieron celebrar un banquete en el que, al igual que los seres celestes no podían descender al inframundo, los dioses subterráneos no podían ascender al cielo. De modo que los primeros mandaron un emisario a Irkalla que se presentó ante Ereshkigal con una invitación en la que se le instaba a enviar un representante que daría cuenta de la comida de los dioses en su nombre.

Para tal labor la reina de los muertos escogió a su visir Namtar que, a su vez, era un dios menor asociado a la enfermedad. Un mito le hace responsable de haber creado y enviado al mundo 60 enfermedades diferentes que tomaban forma de demonios y se internaban en los hombres.

Así que el visir de la reina se dirigió a las dependencias celestes en donde tenía lugar el evento, para lo que tuvo que subir una extensa escalera y al llegar, se presentó en nombre de la respetada diosa del reino del otro mundo a lo que el resto de dioses, como señal de gran respeto, se levantaron de sus asientos y se arrodillaron ante el visir del mismo modo en el que lo hubieran hecho de haberse encontrado ante la presencia de Ereshkigal. Todos los dioses mostraron su respeto a excepción de Nergal que permaneció en su asiento ya que no le tenía aprecio al visir.

nergal
Representación de Nergal con características animalescas.

Nergal era hijo del dios Enlil y la diosa Ninlil, y fue engendrado en el propio inframundo cuando Enlil engañó a la diosa y la tomó en contra de su voluntad. También era considerado como una de las manifestaciones oscuras del dios del Sol Shamash.

El hecho de que Nergal no se levantara de su asiento fue considerado como una de las mayores ofensas por lo que se le impuso, como castigo, que debía de descender al inframundo para presentar sus disculpas ante Ereshkigal en persona.

Antes de su partida, Enki le previno y le advirtió para que no tomara ningún asiento en el reino de los muertos, ni probara de la bebida o de la comida de este mundo y que tampoco debía yacer con Ereshkigal pues esta diosa era conocida por su gran belleza e intentaría tentarle.

Nergal descendió junto a siete escorpiones y un presente para la diosa y cuando se halló ante su presencia, ésta quedó prendada de su invitado. Le ofreció bebida, alimento y que tomara asiento pero Nergal rechazó todos los ofrecimientos siguiendo el consejo de Enki, si bien no consiguió atender a este consejo de forma absoluta pues sucumbió ante los intentos de seducción de la diosa que le provocó dejándose ver mientras se bañaba.

inergal001p1
Otra representación del consorte de Ereshkigal.

Yacieron juntos durante seis días y seis noches tras los cuales, a la mañana del séptimo día, Nergal abandonó sigilosamente el lecho y el reino de Irkalla volviendo al cielo como era su obligación.

Cuando Ereshkigall despertó fue informada de la razón de la ausencia de su amante y lloró amargamente su marcha. Mandó de nuevo a su visir al reino celeste con el objeto de dar con él pero Namtar no pudo encontrarle debido a que Enki había cambiado su aspecto físico para que pudiera pasar desapercibido.

Cuando la señora del inframundo se dio cuenta del engaño montó en cólera y amenazó con enviar a todos los habitantes de su reino a convivir con los vivos por lo que en número los primeros superarían ampliamente a los segundos.

Al enterarse de esta amenaza Nergal se llenó de ira y descendió de nuevo al inframundo. Rompió los siete portales y se presentó amenazante ante la diosa con la intención de darle muerte decapitándola. Pero en el último momento ambos entendieron que se amaban y decidieron permanecer juntos en Irkalla. Así el dios de las plagas se convirtió en el consorte de Ereshkigal y en dios de los muertos.

godanu
Figurilla que representa a Anu.

Pero la entrada a este reino suponía el no retorno, a excepción de contadas ocasiones en las que algún mensajero entraba a dar una misiva y volvía a salir. Existe un mito en torno a este tema llamado ‘’el descenso de Inanna’’ que narra el viaje de esta diosa, hermana de Ereshkigal al inframundo y que se plasmó por escrito en diversos poemas.

Inanna era la diosa de la fertilidad y del amor en oposición a su hermana: la vida y la muerte. Decidió descender al mundo subterráneo aunque la motivación para tomar tal riesgo no queda muy clara en los fragmentos de los textos recuperados.

Parecía ser muy consciente del riesgo que entrañaba su viaje pues dejó instrucciones a su visir acerca de cómo proceder en caso de que ella misma no hubiese regresado al cabo de tres días desde su partida. Además, se atavió con ropa de gala, joyas y diversos talismanes de poder.

Se dirigió con determinación a las puertas de entrada al inframundo y le transmitió al guardián de las mismas su solicitud para ser recibida por su hermana y poder tratar los asuntos en los concerniente al funeral de su cuñado (el primer marido de Ereshkigal). Al enterarse de la petición la señora de los muertos se enfureció pues sospechó de un engaño e Inanna no vestía apropiadamente para el periodo de duelo, por lo que dudó de las verdaderas intenciones de su visita. Dispuso entonces que cada una de las siete puertas de entrada se cerrara con candado estableciendo en ese momento la condición de que para poder atravesarlas debía de entregarse una prenda o abalorio como pago del peaje.

inanna ishtar
Inanna pasó a ser conocida como Ishtar en Babilonia.

De este modo, Inanna se presentó en las estancias de Ereskigal completamente desnuda e indefensa ya que se había desprovisto de su vestido y sus amuletos mágicos y ambas se enfrentaron en combate, la diosa de la fertilidad delata sus verdaderas intenciones manifestando su deseo de hacerse con el trono. El desenlace de esta contienda en algunas versiones termina con Inanna condenada a muerte y, en otras, con ella muriendo a manos de su hermana. En cualquiera de los casos, Inanna fallece como consecuencia de su viaje.

Para un muerto no existía retorno posible de la morada de los muertos, por lo que Innana queda atrapada en Irkalla pero al cumplirse el plazo estipulado, el visir de la diosa del amor procedió como le había sido indicado y realizó las lamentaciones apropiadas apelando y rogando al resto de dioses para que intercedieran a su favor. Los dioses se negaron ya que la desafortunada suerte de Inanna le había acaecido como consecuencia de sus propios actos, movida por la ambición. De entre todos los dioses, únicamente Enki se apiadó e ideó un plan para traer a Inanna de nuevo con los vivos.

hell_s_gate_
Algunos dioses podían traer a los muertos de nuevo a la vida siempre y cuando no hubieran pasado muchos días desde el fallecimiento.

Creó dos seres que fueron recibidos por Ereshkigal, a la que engañaron para que accediera a hacerles entrega del cuerpo de la recientemente fenecida diosa. Una vez se hicieron con él, lo impregnaron con ‘’el agua de la vida’’ que Enki les había entregado y la diosa revivió.

Pero alguien tenía que suplir a Inanna entre los muertos y se le instó a que escogiera un sustituto para tal fin. Debía de determinar quién moriría en su lugar. Cuando volvió a la tierra se encontró con que su marido Dumuzi no estaba cumpliendo con el pertinente duelo por su muerte y además había ocupado su puesto, así que entregó a su consorte.

Parece que los dioses actuaban de forma muy humana dejándose llevar por celos y ambiciones pero también hacían gala de sus capacidades sobrehumanas siendo incluso capaces de o de crear a otros seres para que les sirvan en sus empresas o de traer de vuelta a la vida a un muerto saltándose las leyes de la existencia:

“Ereshkigal es la reina soberana aquí y aquellos que la adoran no podrán nunca salir. ‘’

Si os ha gustado este artículo, os invitamos a ver estos vídeos en donde estudiamos las acciones y andanzas de diferentes elementos del pasado en donde se tratan diferentes misterios que atañen a nuestro planeta y a nuestra concepción de la vida. Esperamos que sean de vuestro agrado:

Ufopolis.com 2016

Ciclo gigantes mitológicos III: Los titanes griegos

La figura de una raza de seres de sobredimensionado tamaño existente en la más remota antigüedad es común a una amplia diversidad de tradiciones. Uno de los ejemplos más conocidos de gigantes mitológicos se encuentra en la mitología griega: los titanes.

La palabra empleada para designar a estas criaturas, titán (Τιτάν) viene a designar una persona de tamaño gigantesco y, según los relatos, mucho antes de la existencia de la humanidad, otros seres poblaban el mundo, los más importantes fueron los titanes, que nacieron de la primera pareja que dio a luz a las diferentes criaturas primigenias de esta mitología: Urano y Gea.

fall-of-titans-1rubens
Los titanes fueron los primeros dioses según la mitología griega

La primera raza de dioses, que precedieron a los famosos dioses del Olimpo, fueron, durante mucho tiempo, los dueños del universo. Un total de 12 titanes y titánidas componían la primera generación y, al unirse entre ellos, dieron lugar a una segunda generación.

Su líder era Cronos, el más joven de sus hermanos, que le arrebató el poder a su progenitor. Para ello, fue ayudado por su madre Gea. Cronos castró a su padre con una hoz y consiguió liberar a sus hermanos de su prisión en el Tártaro, donde su padre les había retenido por temor de que se alzaran contra él.

La castración del predecesor es un elemento recurrente en este tipo de mitos en donde el nuevo regente legitima su recién adquirido poder mediante la mutilación de este órgano tan específico de su antecesor en una representación de la suma importancia de la virilidad para gobernar o, en el relato de un acontecimiento real que tuvo lugar y que se ha contado con diferentes nombres entre diferentes pueblos; así, para los hititas, Anu es castrado por Kumani después de haber sido derrotado, el vencedor le arranca su virilidad con sus propios dientes y la ingiere, en la mitología Irania Djemshid sería el derrotado y Azhdahäk quien llevaría a cabo la castración o Varuna para los indios. En el mito egipcio, Seth desmiembra el cuerpo de Osiris. Su mujer, Isis, recupera todas las partes del cuerpo de su difunto marido y las entierra a excepción del órgano reproductor para poder concebir a su hijo Horus quien más tarde castraría a Seth vengando a su padre.

goya
Los acontecimientos son cíclicos. Urano y Cronos temen ser destronados por sus hijos

En la historia de Cronos, éste, temía compartir el destino de su progenitor por lo que, para prevenir que sus hijos le derrocasen, se los tragaba vivos al nacer. Pero su mujer y hermana Rea consiguió salvar al más joven de sus hijos de acabar en las entrañas de su padre dándole astutamente a su esposo una roca envuelta en pañales en lugar del niño, de este modo, el joven Zeus fue enviado a Creta donde creció en secreto y pudo, ya siendo adulto, enfrentarse a su padre y hacerle vomitar a sus hermanos.

Con este acontecimiento dio comienzo la titanomaquia o guerra entre la nueva generación de dioses, liderados por Zeus, en el monte Olimpo y los titanes, sus antecesores, que ostentaban el poder desde el monte Otris.

Zeus-estatua
Zeus evitó ser devorado por Cronos gracias a la astucia de su madre

Estas guerras entre dioses o ciertos grupos de carácter divino por el gobierno del mundo también son comunes a varias culturas; aparecen ejemplos en las batallas nórdicas entre los Aesir y los Jotun o las luchas entre Marduk y Tiamat en los textos babilónicos y otras tradiciones semíticas. En la versión védica, los dioses derrotan a los asuras y a su líder Vritrá quien se traga vivo al dios Indra, al que sus compañeros rescatan obligando a su enemigo a vomitar.

Sería fácil pensar que todas estas similitudes se deben a una fuente común indoaria de los mitos pero existen historias muy parecidas al otro lado del Atlántico en las que un dios o varios dioses vencen a otros para hacerse con el poder. En algunos casos, es un monstruo gigantesco que les hostigaba y que actuaría como gigante primordial del que se crearía el mundo como hemos visto con anterioridad, un ejemplo sería el caso del monstruo Cipactli en la mitología azteca.

battle-giants
Las guerras entre dioses y gigantes son muy comunes en la mitología

En la mayoría de ocasiones los dioses tienen un carácter beligerante y no dudan en hacer la guerra para colocarse en los puestos de poder. En la mitología griega, la guerra contra los titanes se libró durante 10 años hasta que vencieron los dioses olímpicos ayudados por otros seres de grandes proporciones: los hecatónquiros y los gigantes.

Se dispuso encerrar a los titanes en el Tártaro, el espacio más profundo del inframundo. Pero no todos los titanes sufrieron el cautiverio pues no se castigó a aquellos que habían permanecido neutrales durante el conflicto y para algunos se determinó un castigo especial; el titán Atlas sujeta la bóveda celeste por toda la eternidad ya que, debido a la cruenta batalla, ésta había quedado seriamente dañada y amenazaba con desplomarse sobre la tierra.

atlas

Un caso especial es el del titán Prometeo al que Zeus decidió no castigar ya que cambió de bando durante la guerra uniéndose al de los dioses olímpicos pero que más tarde, sí recibió una castigo peculiar por otro motivo: favorecer a la humanidad. En el mito, este titán, que no mostraba temor hacia los dioses, engañó a Zeus de modo que, en el sacrificio de un buey, dividió las porciones del animal en dos partes; por un lado, ocultó la carne y las vísceras en el estómago de la bestia y por otro lado, cubrió los huesos con la grasa que, en tantos otros relatos resulta extremadamente apreciada por los dioses. Zeus, al ver la suculenta grasa, escogió esta parte de la ofrenda y, encolerizado al descubrir el engaño, determinó como castigo que la humanidad no pudiese disponer del fuego por lo cual Prometeo decidió robarlo y entregárselo a los hombres.

Por estos actos, el castigo del titán fue el de permanecer encadenado para que un águila devorase su hígado eternamente ya que el ave comía de día pero el hígado volvía a crecer durante la noche. Resulta interesante que, a día de hoy, sepamos que precisamente el hígado es el único órgano capaz de regenerarse.

Finalmente Prometeo no tuvo que enfrentarse a tal castigo eternamente pues, por fortuna, fue liberado por Heracles.

prometeo
Los castigos impuestos por Zeus eran muy imaginativos

No podríamos obviar el paralelismo de este mito con el de los Nefilim bíblicos que también eran gigantes que fueron castigados por favorecer a la humanidad.

Pero los titanes no eran los únicos gigantes presentes en la mitología griega ya que se mencionan varias razas de seres de desproporcionadas dimensiones.

Una de ellas era la de los hecatónquiros, al igual que los titanes, descendientes de Urano y Gea, tenían 100 brazos y 50 cabezas y fueron encerrados por su padre en el Tártaro, después, rescatados por Cronos para obtener su ayuda y poder derrocar a Urano. Cuando esto hubo sucedido, Cronos volvió a encerrarles en el mismo lugar y más tarde volvieron a ser rescatados, esta vez por Zeus, con la misma pretensión que su antecesor y le fueron de gran utilidad en la guerra ya que estos Hecatónquiros arrojaban rocas de 100 en 100 contra sus enemigos. Tras la rebelión, se convirtieron en los guardianes de las puertas del Tártaro, donde los titanes fueron encarcelados por Zeus.

tartaro
El Tártaro era una prisión en el más profundo abismo del inframundo griego

Otras de estas criaturas, fueron los gigantes propiamente dichos, que también serían hombres de gran tamaño con serpientes en lugar de piernas en la mayoría de las representaciones que fueron exterminados por los dioses debido a una gran insolencia cometida.

Se caracterizaban, además de por su gran tamaño, por su enorme fuerza. En una ocasión quisieron tratar de destronar a los dioses olímpicos para lo que apilaron varias montañas, unas sobre otras, con la intención de alcanzar el cielo pero fueron derrotados.

Por último, encontramos a los cíclopes, también de sobredimensionadas cualidades y con un solo ojo en mitad de la frente. De nuevo, hijos de Urano y Gea, eran extremadamente refinados en la forja fabricando los rayos de Zeus, el tridente capaz de provocar terremotos de Poseidón y el arco y las flechas de Artemisa entre otros objetos.

polyphemhead
Las referencias a cíclopes también aparecen en varias culturas

De entre las numerosas similitudes entre todos los mitos relacionados con los gigantes habría que destacar la mención constante a que la humanidad no ha sido la primera raza inteligente en habitar el mundo y las incesantes guerras entre los dioses por el dominio del planeta.

« ¡Tanto estruendo se produjo al chocar los dioses en combate! Al mismo tiempo. Los vientos expandían con estrépito la conmoción, el polvo, el trueno, el relámpago y el llameante rayo, armas del poderos Zeus, y llegaban el griterío y el clamor en medio de ambos. Un estrépito impresionante se levantó, de terrible contienda; y saltaba a la vista la violencia de las acciones. Declinó la batalla; pero antes, atacándose mutuamente, luchaban sin cesar a través de violentos combates’’.

Teogonía, Hesíodo

Tuatha Dé Danann: Los increíbles dioses que poblaron Irlanda

Resulta interesante ver como en varios textos antiguos se habla de cómo los dioses habitaron el mundo junto a los hombres y tuvieron contacto directo con ellos. Dioses que manifiestan no ser naturales de la Tierra sino que, en la mayoría de los relatos, provienen de más allá del cielo.

En la mitología irlandesa se narra cómo esta región estuvo habitada por diferentes razas a consecuencia de diferentes invasiones. Una de estas, la quinta invasión de Irlanda, la llevó a cabo una raza de dioses llamados ‘’Tuatha Dé Danann’’ o ‘’Gente de la diosa Danu’’.

Estos seres, que se convirtieron en los soberanos de Irlanda tras vencer en la invasión, en el antiguo culto pagano eran considerados dioses cuyo origen se encontraba en los cielos. Posteriormente, con la llegada del cristianismo, se quiso reducir su valor de dioses a reyes aunque también se quiso trazar una genealogía que vinculara a todo el pueblo irlandés con una ascendencia bíblica remontándola a Jafet, uno de los hijos de Noé.

riderssidhe
Los Tuatha Dé Danann llegaron del cielo

Esta es una de las estrategias más utilizadas por el cristianismo para que los pueblos que pretendían evangelizar, poco a poco, abandonaran sus costumbres paganas y abrazaran la nueva corriente. De este modo, se amoldaban al paganismo local tomando sus fiestas, ritos y creencias y, modificándolas según su necesidad, las adaptaban al propio cristianismo para hacer más fácil su aceptación.

Irlanda, antes de la llegada de los descendientes de Danu, estaba poblada por varios grupos: los Fir Bolg, los Fir Domnann, los Galioin y unos seres sobrenaturales conocidos como Fomoré.

Los Tuatha Dé Danann, que se describen con aspecto humano, muy altos, de ojos y cabellos claros y realmente pálidos, arribaron a las costas irlandesas procedentes de 4 ciudades que se encontraban en aguas más al Norte: Falias, Gorias, Murias y Finias. Llegaron en 300 barcos voladores sobre densas nubes que oscurecieron el sol durante 3 días y 3 noches y, en un principio, no pudieron aterrizar ya que la raza de gigantes Fomoré había dispuesto una especie de campo de fuerza que no podían atravesar.

Fitzpatrick-TuathaArrivo0
Estos dioses llegaron a Irlanda en barcos voladores

La narración delas batallas que tuvieron lugar se encuentra en el ‘’Lebor Gabála Érenn’’ o ‘’Libro de las invasiones’’ que es un compendio de relatos datado en el siglo XI que describen la historia del país desde su origen detallando las diferentes invasiones que tuvieron lugar.

Cabe destacar que la mitología celta tiene un marcado carácter dualista regido por dos principios: positivo y negativo, a los Tuatha Dé Danann se les engloba dentro del principio benigno mientras que el maligno sirve para definir a la raza de los Fomoré, dioses que representaban el mal y la muerte que frecuentemente son descritos como gigantes abominaciones con aspecto deforme de los que se dice, procedían de una oscura región allende todo mar conocido.

Su líder era Balor, que tenía un ojo en la frente y otro en la nuca que habitualmente estaba cerrado pero, al abrirlo, su mirada era fatal para aquél en quien la fijara pues caería fulminado por un rayo.

fomorian_duncan1912
La presencia de gigantes es común en casi todos los mitos

En el ciclo mitológico ‘’Cath Maige Tuired’’ se relatan las 3 batallas que libraron los Tuatha Dé Danann en suelo irlandés.

En la primera de ellas, vencieron a los Fir Bolg, un pueblo con el que tenían un ancestro en común llamado Nemed y que se dice, llegó a Irlanda desde Grecia huyendo de la opresión a la que les sometían los fomorianos.

En esta batalla, Nuada, uno de los reyes de los Tuatha Dé Danann perdió el brazo derecho al batirse en duelo con uno de los campeones del bando enemigo llamado Sreng. Para reemplazar el miembro perdido, se le fabricó un brazo de plata pero, según la ley de su pueblo, los reyes no podían tener ninguna deficiencia física lo que le obligó a abandonar el trono. Fue sustituido por Bres, que resultó ser un rey tirano. Así que se fabricó para Nuada un nuevo brazo de carne y hueso por lo que pudo ser restituido como rey.

Jim Fitzpatrick - Lugh the Il-Dana (2nd version) (1979)
Representacion del dios Lugh, uno de los campeones de Danu

La segunda batalla del ciclo tuvo lugar contra los formorianos. En esa batalla Nuada muere a causa del ‘’ojo venenoso’’ de Balor. El líder de los gigantes cae a manos de Lugh, campeón por parte de los Tuatha Dé Danann que posteriormente se convertiría en rey. Tras ganar esta batalla, los hijos de Danu se consolidaron como señores de Irlanda extendiéndose su reinado por varios años hasta que fueron vencidos en la tercera batalla del ciclo por unos nuevos invasores: los Milesianos, que procedían de Galicia y que serían los antecesores de los modernos irlandeses.

En cierto punto de la batalla ambos bandos establecieron una tregua de 3 días por la cual los milesianos debían anclar sus barcos y permanecer en ellos a 9 olas de distancia de la costa. Pero los Tuatha Dé Danann quisieron romper el acuerdo creando una fuerte tormenta que forzara a sus enemigos a retirarse. Un poeta milesiano, Amergin, calmó la tormenta con un conjuro consiguiendo que sus barcos llegaran salvos a la playa. Tras una dura batalla con numerosas bajas en ambos bandos, los milesianos se alzaron como vencedores y, con gran astucia, se dividió el reino irlandés entre ambos contendientes de modo que los vencedores establecieron quedarse con la superficie, dejando a los vencidos relegados a habitar en el subsuelo donde incluso llegaron a construir palacios aunque una gran parte prefirió marchar a ‘’Tir na nóg’’ o la ‘’tierra de la juventud’’ guiados por uno de sus líderes: Manannán Mac Lir.

milesians
Las batallas entre diferentes pueblos y dioses son muy comunes en los relatos antiguos

Este pueblo fue el responsable de traer a Irlanda el conocimiento de lo oculto, la magia y las ciencias druídicas que dominaban y que aprendieron en las tierras de donde procedían.

Y, como ocurre en diferentes relatos mitológicos, también trajeron consigo una serie de objetos mágicos de interesantes características conocidos como ‘’las cuatro joyas de los Tuatha Dé Danann’’ provenientes de cada una de las cuatro regiones de donde llegó esta raza. La lanza de Lugh, de la cual era imposible defenderse y que hacía a su portador invencible, la piedra de Fal, sobre la que los reyes de Irlanda eran coronados y que designaba quién tenía derecho a reinar al rugir cuando el apropiado se posaba sobre ella, el arma ‘’Claion Solais’’, una espada de luz de la que nadie podía escapar y que resplandecía como una antorcha encendida y el caldero de Dagda del cual se decía que no tenía fondo y que podía saciar a todo hombre suministrando alimento sin fin.

stone of fal

La historia de toda una raza de seres divinos que provenían del cielo y que poseían no solo conocimientos sobre lo oculto, sino que también hacían gala de unos maravillosos objetos de increíbles capacidades mágicas al entender del hombre. Da la sensación de que diferentes grupos de seres ‘’sobrenaturales’’ se disputaban en la antigüedad el control sobre ciertos puntos de la Tierra y los grupos humanos que los poblaban pues estas batallas entre dioses se encuentran en varios relatos por todo el mundo y no son éstos los únicos dioses que llegaron del cielo.

‘’Es Dios quién los sufrió, aunque Él los refrenara. Aterrizaron con horror, en un acto de altivez, en su nube de poderoso combate de los espectros, sobre la montaña de Conmaicne de Connacht. Sin distinción bajaban a Irlanda, sin naves, su curso implacable, la verdad no era conocida bajo el cielo de las estrellas, si ellos provenían del cielo o de la tierra’’.

                                                                                            Pasaje del Lebor Gabála Érenn

1942: la increíble batalla ovni de Los Angeles

¿Qué pasaría si en una ciudad de los Estados Unidos a día de hoy se disparasen cientos de cargas de obuses contra un platillo volante? Sería el caos, y también, sería la segunda vez que habría pasado porque existe un incidente poco conocido por el público llamado «la batalla de Los Angeles» en donde ocurrió exactamente eso.

La Segunda Guerra Mundial estaba empezando a acercarse a las costas norteamericanas y la psicosis que se vivía en la Costa Oeste de los Estados Unidos ante un posible ataque en territorio continental era acuciante. En cualquier momento se podía producir ese segundo gran ataque cuyas consecuencias serían fatales y posiblemente determinantes para el transcurso de la guerra, y ese miedo, esa sensación de pánico ante la llegada del enemigo tuvo su punto álgido el día 25 de febrero de 1942.

Eran las dos de la madrugada y el repentino sonido de la alarma de las sirenas antiaéreas despertó a todos los vecinos de aquella ciudad de Los Ángeles que vivía el sueño americano de un incipiente Hollywood que comenzaba a despuntar económicamente, pero que vivía con miedo el transcurso de la gran guerra. Aquella ciudad, con ese aroma añejo de lugar hecho a sí mismo, se despertó sobresaltada aquella noche ante lo que parecía un inminente ataque japonés. Por fin había llegado el día. América debía ser fuerte ante la invasión japonesa. O al menos eso era lo que debieron pensar los ciudadanos de Los Ángeles durante el comienzo del incidente, porque sonaban las alarmas pero… ¿realmente estaban siendo atacados? ¿Por quién?

images

Portada especial de aquella noche del periódico Los Angeles Examiner

A las 2:25 de la mañana, el ejército de los Estados Unidos decretó en California un apagón para evitar y anular un reconocimiento visual de las infraestructuras de la ciudad por parte de cualquier artefacto volador enemigo con capacidad militar que sobrevolara la zona. Las emisiones de radio se cortaron exactamente a las 3:08 a.m. y se prohibió cualquier comunicación telefónica en todo el estado. La guerra parecía inminente. Los voluntarios civiles y los escuadrones militares empezaron a preparar sus equipos ante un inminente conflicto. Pero en los siguientes momentos no ocurrió nada. Una ciudad a oscuras, en silencio, y esperando acontecimientos. Todos miraban al cielo. Momentos de incertidumbre, miradas cruzadas entre ciudadanos y entre soldados en distintos puntos de la ciudad. ¿Quiénes eran esos invasores? ¿Por qué los militares habían puesto a la ciudad en situación de emergencia? La información entre las distintas facciones del ejército no fluía con soltura y muchos militares se limitaron a esperar y a mirar al cielo. La expectación era máxima. Todos querían saber qué estaba pasando.

Batalla-en-los-Angeles-la-historia-real

Esta es la mítica fotografía del incidente, historia viva del fenómeno ovni.

La alarma volvió a dispararse a las 3:36 por parte de la 37ª Brigada de Artillería de la Costa Oeste de los Estados Unidos, y junto con ella se produjeron las primeras ráfagas de disparos ante unas luces que estaban invadiendo el espacio aéreo con absoluta impunidad. Decenas de cañones de luz enfocaban al cielo tratando de localizar a los objetos. Los lanzamientos de obuses comenzaron a elevar el tono de la situación hasta niveles de gravedad extrema: una situación de guerra completamente extraña porque nadie desde tierra sabía muy bien contra quien estaban disparando. No se estaba siguiendo el protocolo habitual, y todo esto ocurría en el espacio aéreo restringido de Los Ángeles, en donde había “algo” que no era americano.

objectcloseup

Detalle del objeto y de los ovnis lumínicos que lo acompañaban

El primer avistamiento de las luces sobre la ciudad fue repentino, global y prácticamente al unísono. Sobre los estudios de la Metro Goldwyn Meyer en Culver City, en Santa Mónica, en Inglewood, en Santa Ana, en Long Beach, y en Redondo Beach. Habían aparecido sobre los cuatro puntos cardinales y se les veía bien desde cualquier punto del estado. Volaban bajo, y de manera lenta, acompasada, y con una característica que no encajaba en las mentes de los generales que estaban al mando de aquella operación de derribo ante el invasor: aquellos objetos no hacían ruido, y no estaban tirando bombas sobre la población civil ni sobre ningún objetivo militar, simplemente “estaban”. Algunos testigos como el reportero Henry Hill del periódico “Los Ángeles Times”, llegó incluso a afirmar que había visto con sus propios ojos los disparos de misiles y obuses contra alguno de esos objetos sin producirle daño alguno, incluido un gran objeto que se paseó lentamente por los cielos de California a la vista de todos los ciudadanos y que recibió y recibió disparos sin alterar su pausado vuelo.

0

Recreación informática del suceso

Otros testigos aseguraron que la forma de otros objetos también inmersos en el incidente, correspondía con esferas rojas y blancas que se encendían alternativamente. Esferas sin alerones, rotores, alas, o ventanillas. Objetos que flotaban sin hacer ningún ruido. Lo que Hollywood imaginó una y mil veces estaba pasando de verdad. Según los testimonios, en general, el desplazamiento de aquellos objetos era excesiva y excelentemente suave y lo que más extrañaba de todo es que era demasiado raro que “el enemigo” se dejase disparar tan fácilmente. No, no podía ser verdad, había algo que no encajaba en todo aquello. Al menos dos decenas de objetos se dejaron ver aquella noche sin que los mismos realizasen ninguna acción o interacción, ni ninguna maniobra de defensa. Durante el transcurso del incidente se llegaron a lanzar contra ellos más de 1400 obuses, y ni uno solo de los objetos sufrió el más mínimo rasguño, con impactos acreditados tanto por testigos en tierra como de los propios militares en sus informes oficiales.

Battle_of_Los_Angeles_LATimes

Los periódicos informaron de aquel incidente con ediciones especiales y fotos de los desperfectos.

Uno de los objetos llegó a ir desde Santa Mónica a Long Beach a 64 kilómetros por hora recibiendo disparos desde las baterías antiaéreas durante decenas de minutos sin inmutarse. A las 07:21 a.m., al finalizar el incidente, el resultado oficial fue desolador: ninguna aeronave derribada, y cuantiosos daños materiales provenientes de la metralla de varios obuses desviados.Los objetos desaparecieron de la escena con la misma velocidad con la que aparecieron, y para la historia quedó esta magnífica fotografía de los cañones de luz enfocando al misterioso gran objeto volador secundado por pequeños OVNIS esféricos, exactamente los mismos que se vieron el día 11 de Septiembre de 2001.

20120418 07

Los míticos ovnis del 11-S en su mejor toma

Un gran incidente que llegó a cambiar la mentalidad del gobierno de los Estados Unidos ante las incursiones de procedencia desconocida y ante los protocolos de emergencia relacionados con las invasiones del espacio aéreo continental.

¿Qué opináis? ¿Os gustaría haber vivido aquel histórico día de 1942? Os esperamos en los comentarios.