¿Pulpos espaciales? – Encuentros con misteriosos seres… y sus tentáculos

El estudio de este impresionante fenómeno resulta emocionante. Cada nuevo caso descubre una nueva pista y, cuando parece que ya hemos tomado la costumbre de reconocer un cierto tipo de patrón, de ente, de nave o de encuentro, aparece alguna nueva información poco conocida que no hace más que maravillarnos pues la versatilidad del fenómeno se manifiesta con una nueva sorpresa allá donde se busque.

Los diversos casos que se presentan a continuación muestran una faceta del fenómeno que puede resultar tan cliché que casi rayaría en lo ridículo ya que se corresponde con la arquetípica imagen de los seres extraterrestres que se representaban en las películas clásicas de ciencia-ficción desde los inicios de este género. Unos monstruos viscosos provistos de tentáculos y ventosas.

pulpo
¿Han podido el cine y la literatura de ciencia ficción influir en el subconsciente colecctivo?

Uno de los casos más intrigantes es el protagonizado por Mars Walker en Octubre del año 1973. Por aquel entonces Walker era un estudiante universitario que vivía en un pequeño piso de estudiantes cerca de la carretera del aeropuerto de su ciudad natal. Se encontraba tranquilamente leyendo en su residencia hacia las 2 de la mañana cuando un extraño sonido muy agudo y parecido al ruido de una sirena comienza a perturbarle. Inmediatamente se dirigió hacia una ventana para averiguar qué podía ser el motivo causante de aquel molesto ruido y se encontró con un curioso brillo en el cielo enmarcado tras los cristales de su ventana. Rápidamente abrió la puerta al exterior y ya con la iluminación de la calle pudo ver que a 45 metros de donde se encontraba, bajo el marco de su puerta, había aparecido una nave redonda, oscura y de superficie pulida, que descendía lentamente desde las alturas.

Al cabo de cinco minutos aquel perturbador sonido que emitía la nave se tornó todavía más agudo mientras que el objeto que ya se había posado en el suelo cambiaba de forma hasta adquirir la de un anillo, con una oquedad en su centro. Al poco tiempo el fascinado testigo pudo observar una figura humanoide de pie, delante de la nave, mirando en su dirección. De color verde oscuro, Walker tuvo la impresión de que se encontraba frente a un holograma.

maxresdefault
Son varios los casos de encuentros en los que el testigo percibe que se encuentra frente a un holograma

Aquel inquietante ser tenía una cabeza con forma de medusa de la que se apreciaba partían varios tentáculos que enmarcaban su silueta. Todo el ambiente se había llenado de una atmósfera color verde pálido que el testigo percibió como un campo eléctrico del que el holograma parecía nutrirse. Este extraño ser no prestó absolutamente ninguna atención al asombrado chico que relata la escena del siguiente modo:

‘’Lo más extraño para mí fue la poca atención que me prestó, no hubo ningún interés en comunicarse conmigo o amenazarme o ninguna otra actividad más allá de observar’’.

Tras este desconcertante encuentro la criatura regresó al interior de la nave y no fue hasta al cabo de media hora más cuando ésta desapareció.

Otra misteriosa criatura de extraordinarias características fue vista por varios motoristas en el estado de Washington durante la noche del 17 de Noviembre de 1976. El curioso ser, bautizado por la prensa como ‘’el Critter de Bald Mountain’’ es descrito por Ernst Smith, uno de los testigos:

«…era tan grande como un caballo, estaba cubierto de escamas y se posaba sobre cuatro patas que parecían de goma con ventosas como los tentáculos de un pulpo. De su cabeza con forma de un balón de fútbol, sobresalía una antena…Esta cosa despedía una luz verde iridiscente. ’’

Critter
Dibujo del curioso ser

Por supuesto, el encuentro con el ser vino precedido de un avistamiento OVNI en el que testigos afirmaron haber visto una nave aterrizar en la zona 3 noches antes y diversos son los testigos que se encontraron frente a tan particular criatura. Unos de los más famosos son el matrimonio Ramsbaugh que mientras conducían por la zona, se extrañaron al percatarse del verde resplandor que emitía aquel ser por lo que decidieron acercarse a investigar hasta que se dieron de bruces con la bestia.

Finalmente, encontramos en uno de los casos investigado por Jaime Maussan, el asombroso encuentro con lo que parecería una nave de aspecto orgánico dotada de tentáculos tuvo lugar en Méjico a finales del año 2010.

El extraño objeto orgánico fue captado por los controladores aéreos de la localidad, que calcularon que volaba a una altura de 10.000 pies y que tendría un diámetro de entre 300 y 400 metros. Como era de esperar, volaba realizando giros y movimientos imposibles para la tecnología de la que pensamos disponemos hoy en día y constantemente estaba rodeado de esferas rojas y azules posicionadas en sus laterales. En palabras de Maussan:

«Este es un fenómeno inexplicable. Parece que se trataba de un ser orgánico con varios tentáculos, y de algunos de estos tentáculos surgían esferas…’’

migrating-floating-gardens-3
No sólo se dan casos de encuentros con seres con tentáculos sino también de naves

Resulta turbador el tratar de imaginar el motivo tras la acción de este objeto o el posible contenido de las esferas que surgían del mismo.

Como siempre, este enigmático fenómeno trae nuevas sorpresas cada vez que decide presentarse ante nosotros. La diversidad de caras con las que se aparece es inmensa pero en ocasiones parece que la faceta que muestra ha tomado como referencia el subconsciente colectivo, esta vez, de la iconografía clásica de la ciencia ficción de nuestra cultura. ¿Cuál será la próxima?

Ai os ha gustado este artículo os invitamos a ver el vídeo en el que aparecen los casos de los 7 aliengenas más extraños de la historia. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

El fantástico ovni con forma de helado de Maniwaki

Viajamos en ufopolis una vez más a la concurrida década de los 70 en donde los casos de ovnis estaban a la orden del día. Avistamientos, encuentros con humanoides, persecuciones con aviones de combate y extraños casos por todos los rincones del mundo fascinaron a los primeros grandes investigadores del fenómeno que nos apasiona. Un mundo por descubrir lleno de sorpresas como el caso que nos ocupa hoy y que tan curioso nombre tiene.

Estamos en otoño de 1972 en las orillas del lago Maniwaki de la provincia de Quebec, en Canadá en los ojos de un testigo que caminaba tranquilo dándose un paseo en tan idílico lugar. Su visión fue tan rara y quizá tan extrema en el mundo de la ufología que apenas hay referencias que puedan acercarse a tan inusual encuentro. En un momento dado de su paseo alzó la vista y observó un objeto gigantesco que volaba a baja altura… tan baja que casi podría decirse que estaba aterrizado. Era muy grande de unos 20 metros de alto. Estaba en frente de él y nuestro testigo comenzó a correr como loco para verlo más de cerca. Quizá algunos de nosotros nos hubiéramos detenido o nos habríamos montado nuestra particular misión de exploración. Él no. Y el objeto, -o la inteligencia que lo controlaba- reaccionó.

Cone-Drawing

En un abrir y cerrar de ojos, aquel ovni de increíbles formas comenzó a ascender lentamente. El testigo tenía en su mochila una cámara de fotos Kodak y al ver aquello se fue al suelo y la buscó con premura. Tras encenderla consiguió inmortalizar aquel momento con una de las tomas más curiosas de la historia de la ufología, una fotografía que presentó ante el mundo como prueba de su incidente. El objeto siguió subiendo hasta perderse en el horizonte azul del cielo de Maniwaki. Una pena no haber podido disfrutar más de él. Pero quedaba esa foto en la película de 35 mm. Aquella tarde había resultado ser la más especial de su vida.

cone-pic (3)

La fascinante toma del lago Maniwaki.

 Al revelarla se pudieron ver los detalles que corroboraban su historia. Una forma cónica con la punta mirando hacia arriba y la base -más ancha- mirando hacia abajo. De apariencia metálica y de color plata, tenía 12 esferas fluorescentes que irradiaban luz, todas del mismo tamaño y la misma forma. En la punta tenía otras cuatro que iban cambiando alternativamente de color y que parecían algo más pequeñas, también emitiendo luz. Las 12 esferas del borde de abajo formaban una figura simétrica tanto en color como en diseño. Anaranjadas y radiantes. Aquello fue lo que más le llamó la atención al testigo junto con las esferas de arriba con tonalidades más rosáceas. Un avistamiento único en la ufología.
IceCreamUFO_Tech01
El objeto se caracterizó por tener una altura de 20 metros y una forma única.
En el objeto no se observaban líneas de soldadura, anclajes, remaches, o vigas de ningún tipo y no tenía ningún tipo de salida de gases comburentes pareciendo construido de una sola pieza, como hemos visto en infinidad de ocasiones en el fenómeno ovni. El testigo a día de hoy está en paradero desconocido, jamás quiso hacer pública su identidad y lo máximo que hizo fue mandar la fotografía original al MUFON en Estados Unidos para su análisis.
IceCreamUFO_02Cine
Vista superior del objeto en una recreación 3d del ascenso.
Jamás se supo si había tenido más contactos y solo una breve descripción como la escrita en este artículo es lo que se sabe sobre el tema. No se conocen otras fotografías del evento por parte de otras personas y de hecho se le considera un caso perdido y maldito dentro de la historia de la ufología en norteamérica. Solo esa foto, esa toma tan nítida y ese testimonio. Suficiente y a la vez insuficiente, como siempre.
Si echamos un vistazo a la hemeroteca, encontramos otros curiosos objetos dentro de la casuística ufológica internacional como el objeto aparecido en Mesa, Arizona en 1972, en donde se aprecia un objeto de forma romboidal más que curioso. Una forma de platillo volante con forma de sombrero, y con forma de peonza en la parte inferior.
mesa-ufo
Mesa, Az, 1972.
mesa-ufo-close-ftr
Ampliación del avistamiento de Mesa.
Las similitudes de este caso no acaban ahí. En Ipamari, Brasil, el 15 de diciembre de 1978 también fue avistado un objeto de similares características que también tenía una forma triangular en su punta y un curioso diseño acabado en antena como el de Mcminville, Oregón de 1950 que estuvimos estudiando aquí.
ufo16
Fotografía Ipamari, Brasil, 1978.
a367
Ampliación del objeto.
Por último, en Cocoyoc, México también fue visto el 3 de noviembre de 1973 un objeto de singulares proporciones que pudo ser fotografiado e inmortalizado en esta fantástica toma:

1973-ovni-ufo-Cocoyoc-MorelosMEXIQUE--03_11_1

 El extraño objeto de Cocoyoc, México de 1973.

El objeto podría ser similar a los de los globos meteorólógicos pero llama la atención el brillo y los salientes irregulares de los mismos, dándole una apariencia metálica ya que refleja los rayos del sol de forma homogénea y sin irregularidades.

19731103-secuencia-de-3-fotos-cocoyoc-mexico d

 

Aqui dejamos una vez más la intriga de estos locos objetos y sus sugerentes formas. El absurdo del fenómeno ovni, las fotos que demuestran su existencia, sus variadas siluetas y la sensación de estar ante la punta del iceberg de algo que se nos escapa pero que está ahí protagonizando eventos que aún a día de hoy siguen pareciéndonos asombrosos. Si os ha gustado la entrada podéis ver también el vídeo que hicimos sobre lo que pasó en la isla Colares, en Brasil, en donde pasó lo contrario. Fue la gente la que huyó de la aparición de diferentes objetos voladores no identificados…

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015