Cinco ovnis steampunk en tiempos de Sherlock Holmes

En ufopolis adoramos lo que significa el fenómeno ovni en general en el siglo XXI y analizamos pruebas nuevas y antiguas pero nos intrigan los acontecimientos del pasado, los que se pierden en el tiempo y los que apenas son comentados en las publicaciones especializadas. En el marco de lo que muchos de los mejores investigadores de la historia han comentado en torno al fenómeno, el ufólogo Jacques Valee escribió sobre diferentes incidentes ocurridos en el siglo XIX que a día de hoy siguen sin explicación en su obra «pasaporte a Magonia» y hoy vamos a rescatar del baúl de los recuerdos cinco de esos casos de los que habló Valèe, una figura ampliamente reconocida a nivel mundial en el estudio del fenómeno y en el que se inspiró Steven Spielberg (ufólogo de raza aunque se hiciera director de cine) para el papel que protagonizó Francoise Truffaut en la película Encuentros en la tercera fase (Close encounters of the Third kind, 1979). Vamos a ver esos asombrosos recuerdos ufo en los tiempos de Sherlock Holmes:

1. El incidente ocurrido el 15 mayo de 1879 a las 21,40 horas en el Golfo Pérsico.

002071

Buque HMS Vulture, protagonista del incidente.

Era una noche normal en las transitadas aguas de uno de los lugares más conflictivos del mundo a día de hoy, el Golfo Pérsico, pero los marineros a bordo del buque Vulture de la Armada Real Inglesa no tardaron en saber que aquel día, sus vidas iban a dar un vuelco. Algo les esperaba en el cielo cuando ya anochecía en alta mar y habría sido increíble ver sus caras de asombro cuando dos gigantescas ruedas, tal y como fueron descritas, aparecieron de la nada, flotando y girando en el aire, mientras se acercaban lentamente a la superficie del mar.


osni2

Recreación artística del incidente.

Imponentes, de casi 40 metros de diámetro, aquellas «ruedas flotantes» dieron un impresionante espectáculo de luz a unos 150 metros del buque durante ni más ni menos que 35 minutos. Los marineros llegaron incluso a determinar la velocidad de las ruedas en 80 km/h lo que correspondía con la velocidad que llevaban ellos en aquellos momentos. Es decir, los estaban siguiendo, en un avistamiento aparentemente dirigido como los que hemos visto en diferentes partes de la historia. Unos hechos asombrosos que dejaron boquiabiertos a toda una tripulación de un barco de guerra.

2. El suceso del 12 noviembre de 1887 a las 00:00 horas en Cabo Race (Océano Atlántico).

48photo

El buque S.S. Siberian fotografiado en 1911

Sin salir del entorno marítimo, aquí tenemos un caso protagonizado por el buque S.S. Siberian en el que su tripulación pudo observar una enorme esfera ígnea saliendo del mar. Fueron varios los testigos los que se agolparon en la proa del barco observando aquel cuerpo que se elevó hasta los 16 metros de altura, volando en dirección contraria al viento y posteriormente acercándose hasta el buque para quedarse estático, moviéndose de nuevo de manera acompasada con el mismo.

Cinco minutos de odisea hasta que de repente y ante asombro general, aquella impresionante esfera luminosa partió como una exhalación hacia el Sudeste. Un caso perdido en el tiempo que nos encanta recuperar y que nos suena por la tecnología de ovnis lumínicos que han sido vista en tantos casos actuales.

3. El caso del 1 abril 1897 a las 21:00 horas en Everest (el de Kansas, no el del Tibet).
Air_Ship_3

Se trataron de dar explicaciones de lo que pasó con dirigibles, pero nadie sabe a día de hoy qué ocurrió en aquella ciudad del medio-oeste norteamericano.

Salimos de los barcos y volvemos a tierra. Toda la población de Everest, Kansas vio volar un gran objeto metálico bajo la capa nubosa que había aquel día que maravilló al menos pintado. Descendió lentamente, para alejarse luego a gran velocidad rumbo Sudeste. Volvió, y cuando se hallaba en la vertical de la población, de manera totalmente espectacular barrió el suelo con su potente luz. Aquello debió ser para haberlo visto.

Acto seguido, se le vio elevarse a una velocidad fantástica hasta que apenas se le distinguía, y luego bajó de nuevo para volver a dar una asombrosa pasada a baja altura sobre los testigos a toda velocidad. Un auténtico «numerito» el que vemos en este caso. No contento con todo el vaivén, el impresionante objeto volvió y se quedó estacionario durante 5 minutos al borde de una nube baja a la que iluminó completamente. Todos pudieron ver claramente la silueta del aparato, y todos comentaron aquello durante meses. Recordamos que los primeros intentos del hombre de crear aeroplanos se remonta a unos años después del incidente. Aún así, parece evidente que aquello superaba en mucho cualquier prototipo de un primigenio vuelo con un aeroplano similar al de los hermanos Wright.

4. El incidente ocurrido en la mañana del 15 abril de 1897 en Linn Grove, Iowa, Estados Unidos.

189704emctjm8

Recreación del incidente tal y como se vio a finales del siglo XIX.

Aquí tenemos otra localidad similar a las que vemos en las películas del oeste, con su ferrocarril, sus corrales y esa decadencia tan característica del medio oeste norteamericano de aquel entonces. En Linn Grove, se vio volar lentamente un gran objeto metálico y lleno de luces en dirección Norte. Parecía disponerse a aterrizar, y cinco hombres (F. G. Ellis, James Evans, David Evans, Joe Croaskey y Benjamín Bulan) fueron lentamente en automóvil hacia él sin dejar de mirar el cielo. Lo asombroso fue que tuvieron un encuentro del segundo tipo tal y como lo entendemos a día de hoy: a unos 7 km al norte de Linn Grove, encontraron el aparato en el suelo y se acercaron a menos de 700 metros de él, pero éste «extendió sus cuatro alas gigantescas y se elevó hacia el Norte».

Debieron quedarse atónitos, pero aún había más: a bordo de la nave voladora, dos extrañas figuras intentaron ocultarse de ellos de manera surrealista. A los testigos les sorprendió lo largo que llevaban el cabello, en un avistamiento no muy corriente incluso a día de hoy. Humanoides con cabello largo en 1897. Curioso hasta decir basta. La mayoría de los habitantes de Linn Grove vieron el aparato en vuelo. Y ahí quedó el suceso. A día de hoy no existen precedentes de este tipo en ese año.

El suceso del 19 abril 1897 ocurrido a las 22,30 Leroy (Kansas).

cigar-ufo

Sin duda el más impresionante caso de los descritos en este artículo

En este último caso descrito en Pasaporte a Magonia, tenemos a un protagonista llamado Alexander Hamilton, un campesino de la localidad que fue despertado de repente aquella noche por el tremendo alboroto de su ganado. Malhumordao, salió al exterior con su hijo y su inquilino y vieron en el cielo un objeto alargado con forma de cigarro de unos 100 metros de largo, y con una curiosísima cabina transparente en su parte inferior que mostraba unas estrechas bandas rojizas. El objeto flotaba a unos 10 m sobre el suelo.

Ni cortos ni perezosos aquel improvisado grupo de investigación ovni se aproximó a menos de 50 metros del objeto, que se encontraba casi aterrizado. Estaba iluminado y provisto de un reflector. Por si fuera poco, aquí también tenemos humanoides porque resulta que los testigos pudieron ver dentro del aparato a seis extraños seres que describieron posteriormente como «repugnantes». Hablaban un lenguaje que ninguno de los testigos logró entender. El objeto se perdió en el firmamento tras dejar un fuerte olor a azufre y una becerra fue arrastrada por el objeto con ayuda de un fuerte cable rojo delante de los testigos. Un episodio de mutilación de ganado de lo más rudimentario, sin duda. El incidente termina con los tres testigos encontrándose al día siguiente a la pobre cabra muerta en el campo.

Hasta aquí el recorrido por estos 5 retroufos del siglo XIX. Siempre nos gusta recordar historias con el añejo color amarillo de los periódicos y los legajos antiguos. Y es que parece que el fenómeno está con nosotros desde hace mucho, mucho tiempo. Si os ha gustado la entrada, podéis ver también el ovni que vieron 200 personas en Redlands y el episodio de los incidentes de Fátima que estudiamos hace bien poco en esta, vuestra web del que hicimos un vídeo:

¿Qué os parecen los ovnis steampunk del siglo XIX? ¿Conocéis algún caso así en vuestra localidad que tenga más de cien años? Os esperamos en los comentarios.

El precioso y olvidado caso del platillo volante del policia Mark Coltrane

Hoy en ufopolis viajamos a la década de los 70, tan prolífica en avistamientos como en interés por el mundillo ufo en general tanto en Europa como es Estados Unidos. Había una inusitada expectación entre buena parte de la población al respecto de las nuevas pruebas fotográficas que iban apareciendo aquí y allá en publicaciones especializadas y en la prensa escrita. Poco a poco se fue instaurando entre la gente que efectivamente algo estaba pasando pero nadie daba explicaciones oficiales y las extraoficiales apenas tenían un eco mayor que el ámbito local. Había fervor pero también cierto desapego y entre eso y la campaña de desprestigio que se llevó a cabo desde finales de los años 60 para intentar acabar con las incómodas preguntas por parte del gobierno de los Estados Unidos -y por ende, todos los de la OTAN-, nadie estaba a salvo de tener cierto reparo a contar sus experiencias.

Esto mismo es lo que le pasó al bueno del oficial de policía Mark Coltrane quien, el 19 de abril de 1978 se encontraba haciendo una patrulla en las proximidades de la localidad de Colfax, una ciudad de un millón de habitantes en Wisconsin. A mediodía decidió parar para comer en una área aislada cercana al pueblo. Lo traía preparado de casa y qué mejor que un sitio apartado y solitario para comer sin que nadie le molestara. Y dicho y hecho, se sacó sus típicas bolsitas de papel en donde su mujer le había dejado el almuerzo y su pequeña botella de agua. Todo bien, pero había algo que como suele pasar en este tipo de casos, no iba bien… la radio comenzó a hacer extraños ruidos. El coche estaba apagado pero la emisora de la policía estaba encendida. Aquellos sonidos no eran los habituales que aparecen en las interferencias. Fuera lo que fuera estaba interrumpiendo las comunicaciones de la policía, y lo que era peor, le estaba dejando totalmente aislado (no había teléfonos en esa época, claro).

Mientras que, atónito miraba la configuración de su radio a ver si estaba todo en perfecto funcionamiento, de repente levantó la vista y pudo ver un disco metálico cruzando el cielo a muy poca distancia de su posición. La visión debió ser prácticamente de ciencia ficción, sobre todo porque el objeto parecía abalanzarse literalmente sobre él. Coltrane no se asustó y se fue disparado hacia el maletero en donde tenía una cámara Polaroid, que funcionaba bien. Quizá eran las fotos más importantes de toda su vida, pensó. Enfocó al cielo y sacó varias tomas a diferentes calidades. El objeto estaba tan cerca de él que incluso en una de las fotografías se aprecian los detalles de su parte inferior.

colfax1

La primera foto sacada en aquella localidad de Colfax, es una de las más claras del fenómeno ovni.

La segunda fotografía muestra la huida del objeto, comenzando a desplazarse hacie el este. Un avistamiento absurdo casi dirigido a crear una toma para la posteridad. No cabría pensar otra cosa, habida cuenta de que no hubo ningún tipo de episodio de abducción, missing time o interacción con el entorno más allá de lo que pasó con la radio. Dejarse ver. Eso fue lo que pensó Coltrane. Pero ¿por qué él? No era hombre fantasías ni amante de la creatividad.

colfaxwi19782

La huida de aquel disco dejó impresionado al testigo, según su testimonio. Esta es la segunda foto en buena definición que ha conseguido recuperarse del incidente.

Aún pudo ver a aquel majestuoso disco durante unos minutos, lo suficiente como para ver cómo iba acelerando hasta perderse verticalmente hacia lo alto de los cielos. Coltrane se quedó temblando por aquello y se quedó obnubilado durante las dos horas siguientes. Eso sí es curioso, sin duda, un policía hecho y derecho totalmente impresionado por un suceso que no podía explicar. Dos horas sin pronunciar palabra, mirando al cielo.

Cuando llegó al cuartel estuvo temeroso de contar su experiencia por miedo de ser ridiculizado y entregó la cámara para que fuera la policía la que revelase las fotografías. En el set que ha sobrevivido al paso del tiempo, encontramos dos fotografías preciosas de un platillo volante junto con otra serie de tomas en blanco y negro que pertenecen a la misma cámara.

Esta es la suite y esta es la calidad con la que han sobrevivido las tomas:

wisconsin19781

1. Toma general del platillo con la fecha marcada por la policía de Colfax.

wisconsin19783

2. Fotografía similar a la mítica foto de los Mcminnville de 1950

wisconsin19784

3. Observamos una sombra y una iluminación en el fuselaje exterior del disco además de una antena también iluminada que es tan grande que podría ser parte de una cúpula.

wisconsin197854. La toma en blanco y negro que hemos visto durante el reportaje y que es una de las más curiosas de la historia de la ufología. Destaca por dos pequeñas hendiduras en el borde externo.

¿Qué os ha parecido el caso? A día de hoy siguen ocurriendo este tipo de sucesos pero los objetos ya no son tan metálicos. Quizá tengan que ver con lo que decía Carl Gustav Jung sobre el inconsciente colectivo o con las tecnologías de posibles civilizaciones diferentes que pudiesen visitarnos. Sea como fuere, el caso del policía Coltrane es uno más de aquella década, pero es innegable que la definición de las dos tomas que se conservan en color es magnífica. A nosotros sin duda, nos encantaría poder algún día hacer unas fotografías tan fabulosas. ¿Habéis fotografiado ovnis alguna vez? ¿Cómo os quedaríais si lo vieseis tan cerca? Si os ha gustado este artículo, podéis ver el caso de los Macminnville de Oregón de 1950, mítico como él solo y también el platillo que se vio en la luna durante las misiones Apolo. Os dejamos también el programa que hicimos sobre el inconsciente colectivo y os esperamos en los comentarios.

 Ufopolis.com 2015

Recordando los platillos volantes de Mcminnville

trentsd

Hoy en ufopolis vamos a estudiar una de esas fotografías míticas del fenómeno OVNI, una de las mejores y más respetadas tomas a lo largo de la historia, siendo a menudo considerada la mejor captura ovni del siglo XX.  Son las fotografías de ovnis de McMinnville tomadas en Oregon, en 1950 y publicadas por la revista LIFE saltando desde ahí a todos los periodicos del país.  

mrst

Evelyn Trent. /Life.

A las 7:30 pm el 11 de mayo 1950 Evelyn Trent caminaba de regreso a su casa tras estar alimentando a sus animales de granja. Evelyn vivía con su marido, de nombre Paul Trent en una granja situada a 9 km de la mencionada localidad. Su granja, el anochecer y los sonidos de los primeros grillos. De pronto vio algo extraño en el cielo «era un objeto de lento movimiento, metálico en forma de disco.»

Paul_Trent_using_camera_3--top_viewfinder

Paul Trent. /Life

La señora llamó a su marido para que saliese de la casa y viesen juntos el objeto que flotaba ingrávido delante de los dos. Se abrazaron un momento. Después de un corto periodo de tiempo, Paul Trent se fue hacia dentro de la casa para coger su cámara. La encontró, salió rapidamente y consiguió hacer dos fotografías del objeto antes de que este se alejara directamente rumbo oeste. Hubo un tercer testigo de todo aquello, el padre de Paul Trent que también salió a la terraza y pudo ver el increíble espectáculo.

t1

Fotografía numero 1./Paul Trent

 

Trent2_Full (1)

Fotografía número 2./Paul Trent

Pero aquello quedó ahí. Trent apenas comentó el incidente. No habló con la prensa y tardó unos días en ir a revelar las fotos. No quería publicidad, ni ser uno de esos locos que hablan de hombrecillos verdes. Pero en una conversación normal con su banquero de toda la vida, Trent le comentó el tema y consiguió su atención de manera inusitada. Las llevaba encima y se las enseñó. Fascinado, el banquero habló con Bill Powell, un periodista local que contactó con Paul Trent interesándose no solo por las dos tomas, si no directamente por los negativos, algo a lo que Paul accedió.

6a00d83451c49869e20133ed502725970b

 

McMinVille, Oregón, 1950/Paul Trent

La historia no acaba aquí, Powell examinó junto a la redacción del periódico local de McMinnville aquellas tomas y no encontraron defecto alguno ni el proceso de emulsión fotográfica ni en el negativo. Con el permiso de Trent, Powell publicó las tomas el 9 de junio de 1950 en el periódico local McMinnville y se produjo un auténtico boom informativo.

Trent2_UFO_Logo_1200dpi

Ampliación del objeto de la segunda toma./Paul Trent

La historia y las fotos fueron posteriormente recogidos por el Servicio Internacional de Noticias de los Estados Unidos y fueron enviadas a otros periódicos de todo el país, lo que les dió una amplia publicidad. La Revista LIFE publicó versiones recortadas de las fotos el día 26 de junio de 1950, junto con una foto de Trent y su cámara. Pero los negativos se perdieron por el camino. Alguien hizo que aquellas fotos jamás fueran a ser reproducidas de forma original. 

IMG_7890

 

Portada histórica del Telephone Register

Pero aparecieron. En 1967 se encontraron los negativos en los archivos de la United Press International, una agencia de noticias, que se había fusionado en 1966 con el INS. Los negativos pasaron a manos de un astrónomo llamado William Hartmann, que trabajaba como investigador para el Comité Condon, un proyecto de investigación financiado por el gobierno con sede en la Universidad de Colorado y que estudiaba todos y cada uno de los casos OVNI que ocurrían tanto en el territorio de los Estados Unidos como en el resto del mundo.

images

 

Paul Trent./ Life

La historia es aún más retorcida porque los Trents no fueron informados de inmediato de que se habían encontrado sus negativos «perdidos». Había mucha gente deseando estudiar aquellas tomas. Llegó un momento a finales de 1967 en el que Hartmann se entrevistó con el matrimonio Trent y se quedó impresionado por su sinceridad. Aquella gente era sencilla y jamás vio un solo céntimo por la publicación de las tomas. No querían fortuna, fama, o gloria. Tampoco querían más miradas de las que ya tenían en el pueblo.

En el análisis que Hartmann, escribió para el Comité Condon se exponía que  «este es uno de los pocos informes de ovnis en el que todos los factores investigados, es decir, factores geométricos, psicológicos y físicos, parecen ser consistentes con la afirmación de que un objeto volador extraordinario, de color plata, metálico, en forma de disco, de decenas de metros de diámetro, y evidentemente artificial, voló en aquella localidad a la vista de dos testigos «.

Tras la investigación de Hartmann para el informe Condon, los negativos volvieron a perderse hasta que en 1975, el Dr. Bruce Macabeo, físico óptico de la Marina de los Estados Unidos lo encontró en uno de los almacenes del INS. Bruce Macabeo realizó un análisis de todos y cada uno de los detalles que pudieron verse en aquellos polémicos negativos y determinó que era un «objeto físico real» el que voló en el cielo por encima de la granja del Trent. A continuación, se aseguró de que los negativos fueron finalmente devueltos a los Trent.

da

A día de hoy, las fotografías de los Trent siguen siendo de las más famosas y publicitadas de la historia de los Estados Unidos, aunque haya habido voraces intentos de desacreditar las tomas. Evelyn Trent murió en 1997 y Paul Trent en 1998, pero ambos insistieron antes de morir que su avistamiento y las fotografías eran auténticas.

Al respecto de este tipo de ovnis con forma de platillo, tenemos un vídeo de un objeto metálico llamado el «tremendo incidente pascagoula» que puede ser de vuestro interés.

Además de eso, también tenemos un vídeo de otro objeto metálico similar al caso Mcminnville en donde 62 niños africanos aseguraron estar en contacto con unos seres en 1994.

Ufopolis.com 2014.