-¿Fue real la historia del diluvio universal? Leyendas americanas-

4
2965

La idea de una gran catástrofe en forma de gran inundación que asoló la Tierra destruyendo la mayor parte del planeta está presente en la memoria colectiva de las culturas más representativas del mundo, dibujando los diversos mitos el fatal evento en las leyendas que otorgan identidad a cada nación y que, sin embargo, tienen tantas características en común que, en muchas ocasiones, parece que pudiera tratarse de la misma historia contada de diferentes formas.

Como ya se ha mencionado, el mito de la gran inundación no es exclusivo del continente euroasiático sino que encontramos también referencias al diluvio en las mitologías del resto de continentes del planeta. Como ponen de manifiesto las diferentes leyendas americanas.

En Norte América existen varias tribus con leyendas que hablan de una inundación de enormes proporciones. Tal es el caso de la tribu de los Hopi, según cuya cosmogonía habitamos el cuarto mundo resultante de diferentes creaciones. Los mundos previos fueron destruidos, el tercero de ellos por una gran inundación debido a que el comportamiento de la gente no se adaptaba a las reglas que el dios Tawa había designado, la humanidad era perversa. Algunos hombres consiguieron salvarse gracias a la ayuda de otro dios: ‘’La Abuela Araña’’ una diosa de la Tierra que actúa como ente creador. Este ser advierte a los más justos de entre los hombres y les indica que se resguarden en juncos huecos que actuaron como barcas durante la tormenta.

hopi
La similitud entre los mitos de diferentes culturas es sorprendente

También en Norteamérica, la tribu de los Saanich, autóctonos del estado de Washington y en el Suroeste de Canadá, cuentan con una leyenda sobre el diluvio. El dios creador Xáls enseñó a los hombres a trabajar la tierra y un código de comportamiento, tras muchos años el hombre dejó de vivir según este código lo que enfureció al dios que les habló del diluvio que iba a crear. Aquellos que atendieron a la advertencia se dirigieron a la montaña más alta y se ataron a las copas de los árboles mientras el nivel del agua subía con rapidez hasta que llegó a cubrir incluso los árboles por lo que los pocos supervivientes que quedaron se vieron relegados a sus canoas en las que comenzaron a pedir clemencia. Un tiempo después apareció un cuervo portando una rama en el pico que les indicó la localización de una montaña por encima del nivel del agua. Después de escuchar las oraciones de su pueblo, este dios prometió no volver a realizar un castigo por medio del agua.

Sus vecinos, los Comox, cuentan con una leyenda parecida en su haber a la que llaman ‘’la leyenda de Queneesh’’ en la que uno de los ancianos de la tribu es capaz de advertir a todo el pueblo del gran desastre que se avecina ya que una voz así se lo indica en un sueño. Rápidamente toda la tribu se pone manos a la obra para prepararse para el evento y buscan refugio en el alto glaciar de Queneesh.

82140905528695fde73cd03fff2dd68d
Casi todas las tribus ancestrales del continente americano guardan un relato acerca de una inundación de enormes proporciones

Así mismo, la tribu de los Anishinaabe, pobladores de Canadá y el Norte de los Estados Unidos, conservan en su tradición oral la leyenda de cómo aconteció un gran diluvio para castigar a los hombres por sus malas acciones ya que se habían vuelto los unos contra los otros. El dios Kitchi-Manitou, fue el encargado de purificar el planeta. El único en salvarse es Nanaboozhoo junto con algunos animales en un tronco flotando sobre las aguas y haciendo turnos todas las criaturas para dormir sobre el mismo.

Casi todas las tribus de esquimales hablan también del fatal evento, los Innuit, los Tchiglit, los Lingint, los Netsilik y hasta en Groenlandia las leyendas son parecidas. Según la mayoría de ellas el nivel del agua comenzó a aumentar rápidamente y sólo consiguieron salvarse los que tuvieron más fortuna en sus canoas o en lo alto de alguna montaña. En esta ocasión no fue un dios quién avisó a algún hombre buscando su salvación sino que algún miembro de la tribu, usualmente el más sabio, tuvo una visión y pudo prevenir a sus vecinos.

Eskimo2
El mito del diluvio tiene cabida hasta en los lugares más inaccesibles

Asimismo, son muchas las tribus del Norte del continente que determinan a un dios como el responsable de toda la destrucción. Para la tribu Tsinshia de la Columbia británica fue la diosa Laxha a la que perturbaba el ruido que emitían los hombres y decidió destruirlos por sus malas acciones, para los Skokomish y los Skagit, nativos del estado de Washington, el responsable fue el Gran Espíritu para castigar la perversidad de los hombres aunque para sus vecinos los Nisqually la causa principal fue la alta población humana que debía ser menguada. Para los Pawnee, autóctonos de Nebraska, el motivo del diluvio fue el exterminio de los perversos gigantes, que habitaban el mundo antes de que los hombres lo hicieran. Sin embargo, según los navajos, la razón del diluvio fue la destrucción de las diferentes razas de ‘’gente insecto’’ que habitaban el planeta, algunos de ellos lograron salvarse y llegaron a habitar con el hombre posteriormente por lo que hubo de mandarse un segundo diluvio.

Hacia el sur del continente, en la mitología mapuche, se relata la historia de cómo uno de los dos dioses serpiente planea exterminar a la humanidad por medio de un diluvio mientras el otro dios serpiente advierte a los hombres consiguiendo dar refugio a algunos durante la tormenta y salvando así la vida humana en el planeta.

(MAYA FLOOD)
Son muchas las menciones a irascibles dioses reptiles que pretendieron acabar con el hombre

También para los mayas fue un dios reptil el encargado de traer la inundación al mundo. Él mismo, que había creado a los primeros hombres, decidió destruirlos ya que su comportamiento no era del agrado de los dioses. Cuatro intentos diferentes se hicieron para crear hombres que rindieran a los dioses el culto que ellos creían merecer y fue la destrucción de la tercera versión de los mismos la que sucumbió ante el diluvio, finalmente dieron con un hombre capaz de adorarles adecuadamente.

Y según los aztecas la responsable del diluvio fue la diosa Chalchitlicue que dejo caer toda el agua del cielo sobre la Tierra convirtiendo a los humanos en peces. Pero son varios los pueblos de esta área los que hablan de leyendas parecidas, para los toltecas el responsable de la destrucción fue el dios Quetzalcoatl.

En las leyendas Incas fue el dios Viracocha quien decidió acabar con los insolentes gigantes que había creado y que no cumplían con sus designios por medio de la recurrente inundación a la que sólo sobrevivieron un hombre y una mujer que repoblarían el mundo.

Danby-deluge
¿Atienden estos relatos a una única fuente común que se extendió por todo el planeta o a un evento que realmente tuvo lugar y que conservaron los supervivientes?

Atendiendo al mito guaraní, el detonante de la catástrofe fue un hombre que cometió incesto lo que enfureció a los dioses, que hasta entonces habían convivido con los hombres, y crearon un diluvio destruyendo la Tierra para más tarde crear una segunda versión de la misma. También se hace mención en las culturas caribeñas y en algunas tribus de la Patagonia a la fuerte tormenta que arrasó el mundo. Y el pueblo ecuatoriano Cañarí narra una leyenda similar en su tradición por la cual únicamente dos hermanos sobrevivieron a la inundación al resguardarse en lo alto de una montaña, al bajar las aguas volvieron a su hogar y cada vez que salían de caza, al volver se encontraban con que la comida ya estaba preparada; finalmente descubrieron que era una mujer que también había sobrevivido, la responsable de los regalos. Uno de los hermanos la hizo su esposa y juntos crearon una nueva humanidad.

Son muchos los pueblos que guardan registro de la destrucción casi completa de toda la raza humana siempre por unos dioses que, descontentos con la humanidad, se percatan de su error en la creación de la misma y deciden destruirla en unas historias que frecuentemente están imbuidas de un sentimiento de culpabilidad que se manifiesta en hacer de la razón para tal desproporcionada acción un castigo merecido. Si bien, aunque en ocasiones toda la creación es borrada y rehecha desde la nada de nuevo, normalmente existe una figura o varias que consiguen sobrevivir al desastre bien porque han sido elegidas por algún dios benefactor que decide salvarlas por una buena cualidad que les caracteriza o bien porque estas figuras en sí mismas fueron más astutas que los propios dioses.

4 Comentarios

  1. LA TIERRA TENIA DOS LUNAS, Y TODO CRECÍA EN FORMA GIGANTESCA, TANTO PLANTAS, ANIMALES Y SERES QUE MEDIAN TRES METROS.
    TODO ERA POR LA FUERZA GRAVITACIONAL DE ESTE SEGUNDO SATÉLITE, INCLUSO NO LLOVÍA, SINO LA TIERRA ERA BAÑADA DE UNA BRUMA QUE PERMITÍA QUE TODO FLORECIERA Y PERMANECIERA HÚMEDO; LUEGO POR TANTO, LOS HABITANTES NO TENÍAN NI IDEA QUE SIGNIFICABA LLOVER.
    ESTA SEGUNDA LUNA SE PERDIÓ EN EL ESPACIO, Y OCURRIÓ EL DILUVIO UNIVERSAL.
    LO TRISTE DEL CASO QUE ESTOS SERES LOGRABAN ADELANTOS TECNOLOGICOS ASOMBROSO, QUE SE FUERON DIRECTO AL TARRO DE LA BASURA, Y LOS QUE SIGUEN DEBEN EMPEZAR TODO DE NUEVO, PARTIENDO DE FOJA CERO.

  2. Grandísimo artículo, Sonia, felicidades. Yo de mayor quiero escribir -y sintetizar- como tú. Pues sí, tantas leyendas aludiendo a lo mismo, es más que evidente que debió ocurrir en realidad -muchos no albergamos la más mínima duda-. La ira de los dioses, el castigo y exterminio de los gigantes, el castigo a una humanidad que había desatendido los buenos códigos y la reverencia debida a esos dioses. Un dios reptil que castiga y otro dios reptil que intenta avisar. ¿Enlil y Enki? Hummm….La figura de Quetzalcoatl es a su vez más que interesante e intrigante, tantos enigmas y tantas conexiones con otras latitudes. Perdona, me voy a por la canoa…

  3. Hola Sonia y amigos de Ufopolis :

    Muy interesante el articulo , si todas las antiguas culturas coinciden en lo mismo , algo de verdad debe llevar.
    Los Dioses deben respetarse , quitar la vida a un mortal , para los dioses es como aplastar a una hormiga , pero por desgracia hay muchisima gente que los ignora o incluso se rien de ellos ( cada cual sabra a quien respeta.. ) para mi el primer paso es conocerlos y entenderlos , despues respetarlos , por ejemplo si no conoces y entiendes como funcionan las mareas , Poseidon se encargara de castigarte y no por que sea malvado , es por nuestra negligencia y ignorancia. Yo de pequeño cuando tenia entre 6 y 11 años recuerdo como Zeus me castigo , se me ocurrio ” la brillante idea ” de desdoblar un “clip” metalico ( que se usan para juntar hojas de papel ) y meterlo por la rendija de un enchufe y Zeus me castigo , pero no le culpo porque fui yo quien por ignorancia no le respete.

    Los Dioses no castigan por que si , y no paro de corroborar esta hipotesis.

    Un Saludo

  4. Hola Sonia.

    Excelente artículo; una vez más.
    Cada cual; verdaderamente es libre de creer lo que le plazca.
    Yo personalmente soy de la opinión de que varios diluvios han arrasado nuestra Madre Tierra en tiempos remotos.
    Como bien nos explicas y enumeras en este artículo; los diferentes pueblos y tribus del continente americano han dejado constancia de ello…
    Al igual que otros pueblos y culturas en el resto de nuestro hermoso planeta.
    Preocupante es que diferentes visionarios y profetas han advertido de futuras nuevas inundaciones a gran escala, si bien es cierto que parece ser que ciertas deidades supuestamente responsables de estos genocidios; sentenciaron no volver a usar tan devastadora forma de exterminio nunca mas…
    Lo que realmente me preocupa es que esta afirmación fue hecha realmente hace mucho, mucho tiempo…
    Lamentablemente el tiempo afecta a la memoria y nubla los recuerdos.
    Tal aseveración fue fruto del arrepentimiento por parte de dichas deidades tras lanzar toda su fuerza en forma de agua sobre todo cuanto existía sobre la faz de la Madre Tierra; pasadas humanidades, gigantes, gente hormiga e insecto y seguramente muchas más criaturas…
    Por suerte; en todos los casos siempre unos pocos elegidos salvan cuantas criaturas pueden y repueblan la Madre Tierra; menos mal.
    Lo preocupante es que visto lo visto; no es que el ser humano se esté portando muy bien ni consigo mismo, ni con su entorno desde un tiempo a esta parte…
    La gran vidente búlgara Baba Vanga predijo para el año 2033 grandes y terribles inundaciones a consecuencia del deshielo polar…
    Un verdadero cambio climático (no el que nos pretenden vender) tan radical afectaría las precipitaciones a nivel planetario y juntando deshielo más lluvias torrenciales nos encontramos una vez más ante otro devastador diluvio.
    Y esta respetable señora no falló ninguna predicción durante su vida y ha continuado acertando una vez fallecida.

    Gracias nuevamente por tus artículos, Sonia.

    Un cordial saludo para ti, para Vicente y todo el equipo de Ufópolis.

    ·: )

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.