Extrañas coincidencias en los mitos creacionistas alrededor del mundo

4
4095

En el conjunto de mitos de cada cultura probablemente el que en primer lugar encontremos sea el mito de la Creación, una historia que trata de dar explicación al origen del mundo y al de los primeros hombres que lo pisaron, y que representa la creencia y los orígenes de cada pueblo buscando una identidad propia en nuestro mundo.

La gran cantidad de diferentes culturas que existen o han existido nos provee de un gran número de relatos mitológicos. Debido a esto, podríamos pensar que, del mismo modo, nos encontraríamos con una amplia variedad de mitos de la creación diferentes. Pero eso no ocurre. Al contrario, vemos que hay grandes similitudes en casi todas las historias, incluso entre culturas separadas por grandes distancias y de las que, se supone, no tuvieron contacto entre sí.

Muchas culturas creían que antes de la creación del mundo todo era caos
Muchas culturas creían que antes de la creación del mundo todo era caos

En la gran mayoría de las tradiciones del mundo, el hombre fue creado por otros seres: los dioses. En plural. Así, en el mito de la Creación sumerio, la primera civilización conocida de la humanidad cuyos mitos eran compartidos por varios pueblos, entre ellos los hurritas, los acadios, los asirios y los babilonios, aparece recogido en el texto ‘’Enuma Elish’’ o (traducido como‘’Cuando en lo alto’)’, que en el principio no existía nada aparte de las aguas, a las que denominan Apsu y Tiamat, y de las que, al entremezclarse surgieron los primeros dioses, cuyos descendientes crearían más tarde al ser humano.

Este mar primigenio ha tenido varios nombres dependiendo de la cultura que lo haya bautizado. En Egipto se le llamaba Num, un océano infinito de aguas oscuras en el que todo era caos hasta que este mar tomó consciencia de sí mismo naciendo así el dios Ra, quién crearía todo lo demás. Este mismo océano es nombrado en la India como Narayana, espíritu que flotaba sobre las aguas antes de que el mundo existiera o, ya sin agua, vemos al caos o abismo primigenio representado como oscuridad y tinieblas perpetuas con el nombre de Niflheim según las antiguas creencias nórdicas.

Parecería que el ser humano nunca creyó que el mundo, o la Tierra, hubieran existido independientemente de nuestra presencia, y pensaron que tuvo que haber un principio para la existencia material después de la inmaterial describiendo este inicio según sus propias teorías. Las antiguas culturas también intentaron explicar en suma lo que ahora nosotros queremos explicar con la teoría del Big Bang.

Ilmatar
La Diosa finesa Ilmatar descendiendo sobre las aguas antes de crear el mundo

Pero más allá de esto, en dichos relatos no sólo se suele definir un antes y un después del momento de la creación, sino que ese ‘’antes’’ acostumbra a ser la nada como caos, algo desprovisto de orden pero conteniéndolo todo en potencia, algo que es personificado otorgándole un nombre, y que en no pocas ocasiones es representado utilizando el agua, de la cual surge el resto del universo y que siempre es oscura, en ocasiones negra, como si se describiera la sensación que tendría cualquier persona al encontrarse de pronto en el espacio frío, inhabitado, negro, sin límites. Estaban hablando del espacio.

Del mar surgen muchos más mundos, los dioses aztecas crean la tierra a partir de un inmenso mar ya que se sentían solos y los dioses mayas, como se relata en el ‘’Popol Vuh’’ se encontraban en un estado latente sobre un mar inmóvil antes de crear el mundo. En el compendio de relatos de la mitología finesa titulado ‘’Kalevala’’ vemos a Ilmatar descender desde los cielos al mar antes de que el mundo fuera material. Para los griegos, sin embargo, antes del mundo existía un caos, en el que los principales elementos están revueltos hasta que cielo, tierra y mar se separaron para dar forma al mundo. Incluso el Dios cristiano flotaba sobre las aguas en el Génesis Bíblico justo antes de comenzar a crear el mundo, tal y como puede leerse en los versículos 1:1 y 1:2 : ‘’En el principio creó Dios el cielo y la tierra. Pero la tierra estaba desolada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el espíritu de Dios flotaba sobre la superficie de las aguas’’.

En otra vertiente de los mitos creacionistas, el mundo no aparece directamente del agua sino que se contiene en un estado intermedio. Son varios los relatos que nos hablan de que el mundo, o el universo surgieron de un huevo cósmico y en muchas ocasiones, este huevo también surgirá de las aguas. Varios de los textos hindúes más importantes detallan esta teoría. Los Vedas y los Puranas son los más representativos. En ellos este huevo, a veces llamado ‘’útero de oro’’ o ‘’feto dorado’’, en algunas narraciones, al romperse en dos, formará el cielo y la tierra, y en otras, dará nacimiento al dios Brahma. La creación del mundo fue entendida idénticamente en China pues en su mitología, del huevo cósmico al romperse en dos mitades, se formarán también el cielo y la Tierra y nacerá el dios Pangu.

Varios mitos relatan la creación del mundo a partir de un huevo
Varios mitos relatan la creación del mundo a partir de un huevo

Del mismo modo, en la mitología finesa encontramos que el mundo se crea a partir de un huevo que se había depositado sobre la rodilla de la diosa Ilmatar. Podemos encontrar variantes de este relato también en el continente americano, donde, por ejemplo, en la tradición del pueblo indígena Yekuana, se cuenta de un modo muy poético, que el ser humano soñaba con Dios mientras Dios soñaba con el ser humano; así el ser humano soñó que Dios soñaba con un huevo del que los hombres podrían nacer.

Para resolver el problema de crear la fisicalidad a partir de la inmaterialidad, la existencia material a partir de la nada, muchas veces se ha recurrido en la literatura a una solución muy elegante: la palabra. Encontramos ejemplos de esto en la mitología egipcia en la que ‘’Hu’’ es la primera palabra que se personifica en un dios y que actúa como fuente de vida. Otro ejemplo aparece al principio de la V tablilla en el texto del Enuma Elish, donde se exalta el poder del dios Marduk quien simplemente mediante el uso de la palabra es capaz de hacer desaparecer y reaparecer constelaciones completas; así leemos: ‘’ A su palabra, según su orden, la constelación desapareció y a una nueva orden la constelación quedó restaurada. Cuando los dioses, sus padres, vieron la eficacia de su palabra, le saludaron alegremente: ¡Sólo Marduk es el rey!»

william-blake-el-anciano-de-los-dias11
La Creación siempre deriva del acto de voluntad de otro ser

Pero quizá, el ejemplo más claro y cercano a nosotros lo podamos encontrar en la Biblia. En el Antiguo Testamento, no son pocas las ocasiones en las que se hace hincapié en que la creación de todo lo existente viene directamente de la palabra de Dios y son varias las frases que comienzan del modo: ‘’Y dijo Dios…’’ e instantáneamente aparece materializado aquello que Dios dijo. No hace falta que nos vayamos muy lejos para encontrar otro ejemplo de la importancia de la palabra para los dioses o para la creación pues en el Nuevo Testamento se identifica a la figura de Cristo con la palabra, al decir Juan Bautista que ‘’el verbo se hizo carne’’.

¿Será por ello que la tradición mágica y esotérica siempre ha pretendido crear por medio de la pronunciación de algunas palabras “mágicas”?

En cualquiera de los casos, podemos apreciar cómo el mundo resulta de un acto de voluntad de otro ser que, aunque variando el medio utilizado para ello, decide conscientemente llevar a cabo el acto de la Creación. Cada “cronista” se ha decantado por un ‘’Deus ex machina’’ (o un “Deus ex aquae’’) para dar solución al problema de la Creación ya que era inconcebible que toda la existencia apareciese sin más de la nada, un auténtico drama de la consciencia. Quién sabe si todos estos relatos eran un mero ejercicio de imaginación o una descripción de los acontecimientos, que, si no fueron vividos en primera persona, al menos hubieran sido relatados por los propios creadores a los primeros humanos.

Llegados a este punto, aludiremos a las palabras de Horacio en su ‘’Ars poetica’’:

Nec deus intersit, nisi dignus vindice nodus – No hagáis intervenir a un dios sino cuando el drama es digno de ser desenredado por un dios.

4 Comentarios

  1. Lindo articulo, un tanto resumido, pero agradable para la lectura.
    Interesante poder conectar la mitología de civilizaciones antiguas. Me quede con ganas de leer mas.
    Se podría ampliar este articulo? Personalmente me gusta mucho la Mitologia y Vida de los nórdicos.

    Saludos desde Argentina,

  2. ME PREGUNTO A MI MISMO: » MISMO¿ PORQUE BUSCAN LA RESPUESTA DE NUESTRO ORIGEN FUERA DE NUESTROS CUERPOS SI LA MISMA ESTA AL INTERIOR?
    ¿ POR QUE EL HOMBRE ACTUAL TIENE TETILLAS SI NO LAS USA?
    ¿ POR QUE EN LA MUJER, AL LADO DE LA CABEZA DEL FEMUR HAY DOS ORIFICIOS EN LA PELVIS QUE NO SE USAN HOY?
    ¿ POR QUE AUN NACEN BEBES CON PENE Y VAGINA?

    LA UNICA RESPUESTA ES QUE PROCEDEMOS DE UN SER HERMAFRODITA, QUE LUEGO «TATITA DIOS» LO DIVIDIO GENETICAMENTE EN HOMBRE Y MUJER, LUEGOLA CREACION CON LA EVOLUCION SE DAN LA MANO.

  3. Es verdad y algo asombroso es que si uno compara el libro del genesis de la biblia con el popol vuh son identicos en la descripcion, eso corrobora la teoria creacionista, aunque muchos piensan que eso es fruto de la imaginacion del hombre.

  4. el SER HUMANO QUE TIENE el sello de la divinidad ha sido imaginado Y CREADO por un dios que esta en el no tienpo, los dioses que estan en el espacio tienpo material nunca crearan humanos con el sello divino. solo crearan clones , en este planeta haora hay dos creaciones una la de luzbel que creo el caos en la gaiaxia , debido a que sus hijos eran poderosos y malos y nosotros los mas primitivos , que les tenemos que aguantar a estos malos hasta que se vayan de la tierra ,,y la aparicion del ser humano en la tierra fue en el caos,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.