Microrrelatos de ciencia ficcion: el delta del rio de la muerte

3
1659

1383930039_667716_1383931382_album_normal

Hoy en ufopolis tenemos una nueva entrega de Microrrelatos de Ciencia-Ficción y os traemos uno que se llama en base a la fotografía que podéis ver en el post. Ya sabéis las normas, menos de 100 palabras en una historia que pueda inspiraros la foto y que empiece con la siguiente frase:

«El delta del rio de la muerte»

Empezamos nosotros:

El delta del rio de la muerte apareció implacable y terrible en nuestros monitores de la estación espacial. El destino del astronauta Halfssaggen era adentrarse en aquellas lagunas de lava tóxica del planeta Nima 3 y recuperar la carga del accidentado módulo del profesor Smith, al que se le daba por muerto. De pronto, un estallido de un líquido rojizo comenzó a bañar las costas aledañas al delta. Parecía como si el planeta hubiese descubierto que veníamos…

3 Comentarios

  1. Un delta de río parecía, un río de la muerte.

    Hacia frío.

    Un año atrás las temperaturas eran similares.

    La ciudad, impasible , mostraba engalanada los continuos errores de los que la habitamos , reflejados unos en gases grisáceos, oscuros.

    Los campos aledaños secos, inertes.

    Bajé la vista, en mi mano izquierda un sobre, dentro unos resultados clínicos , ¡ bendita ciencia ! , ¡ complicada tecnología ! , ¡ maldito destino !, pensé al instante.

    Volví a observar el contenido , desenlace fatal , imagen de colorido orgánico , me mostró aquello que nos separó eternamente.

    Te querré siempre.

  2. EL DELTA DEL RÍO DE LA MUERTE…Cobraba vida, sus brazos se esparcían y duplicaban a raudales. La plaga en el gran NILO, volvía a ser realidad, esta vez no se pinto de sangre sino de un verde esmeralda, jamas visto. Solo podía ser el temible RAMSES, cobrando venganza por profanar nuevamente su templo enterrado por la arena, ABUSIMBEL. Corría el año 1817, cuando Belzoni se llevo la gloria, el tesoro y la furia del NILO. RAMSES regresaba impaciente de las tinieblas… para ser adorado como dios, las aguas del río lavaron el templo dejando entrar un leve rayo de sol, que ilumino el santuario que yacía por siglos en la mas absoluta… penumbra. El verdor de las aguas duro seis días y luego el NILO volvió a ser el amo y señor del valle. RAMSES siguió siendo adorado… visitado… y condenado.

  3. El delta del río de la muerte se formó en un tiempo récord. Los sedimentos arrastrados por las aguas se volvieron de un color verde intenso, y la toxicidad aumentó de manera drástica. Toda vida en un kilómetro se extinguió en pocos días. Las autoridades quedaron desbordadas por la magnitud de la catástrofe y tan sólo resolvieron que algún agente químico externo, por el momento, desconocido para los científicos hizo reacción con los vertidos, anteriormente, por las numerosas empresas que proliferaron a lo largo del margen del río sagrado. Realmente, no sintieron inquietud hasta que oyeron una especie de quejido lastimero con cada amanecer brotar del nacimiento del río, ordenaron sobrevolar el lugar y descubrieron que lo que decían los aldeanos era verdad. El planeta estaba sangrando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.