El caballero negro es una de las leyendas mas intrigantes de la historia de la astronáutica humana por lo que podría significar para nuestra historia. Estamos hablando de un objeto volador no identificado de tamaño no superior a diez metros que fue descubierto por diversas estaciones de radioaficionados en el año 1927 y que tenía una espectacular órbita polar, desplazándose por el polo norte. La presencia de un objeto en los cielos antes incluso de que los norteamericanos y los soviéticos comenzasen la carrera espacial era un auténtico misterio para los científicos de aquella época, pero aún lo era mas el sentido que aquel cuerpo tenía. Aquel objeto flotaba ingrávido en el espacio con una órbita elíptica en sentido contrario a todos los demás astros del firmamento. Veamos mas detalles sobre este misterio.
Clyde Tombaugh.

Este objeto volador no identificado fue estudiado por la NASA y el pentágono en 1953, encargándole un estudio detallado al científico Clyde Tombaugh, el descubridor del ahora ex-planeta Plutón. Qué pondría ese informe que aún sigue clasificado como alto secreto a día de hoy.

No podemos olvidar que aquel “caballero negro” estaba en órbita desde mucho antes de que en el año 1956 la Unión Soviética lanzase al espacio el satélite Sputnik-1, lo que descartaría totalmente la posibilidad de que fuese algún tipo de chatarra espacial. Lo que mas llama la atención es que los defensores de esa posibilidad incierta jamás consiguieron equiparar ninguna pieza de ninguna misión, satélite, o maquinaria llevada al espacio por los países que realizan este tipo de operaciones con el famoso OVNI.
Como decíamos, el satélite disponía de una órbita extrema, polar y se volvió a observar cerca de la tierra en 1960 gracias al nuevo sistema de radar del NORAD, el mando estratégico de los EE.UU. Con aquellas mediciones pudieron concluir que el objeto debía pesar varias toneladas, con lo que el enigma se acrecentaba aun mas, porque en aquellos años no se disponía de un cohete que fuese capaz de elevar a esa altura un componente tan pesado.
la información trascendió un poco a la opinión pública e incluso el día 7 de Marzo de 1960 la revista Time lo llegó a sacar en portada. Aunque la información quedó a medias ya que el artículo prácticamente lo daba como un triunfo del Jet Propulsion Laboratory, no como el misterio que realmente era. De la Unión Soviética en cambio no se tiene noticias de su estudio oficial, aunque bien es cierto que sus archivos mas secretos tampoco han sido desclasificados a día de hoy.
En 1963, en la histórica misión Mercury Atlas 9, en la que el astronauta Gordon Cooper realizó 22 órbitas terrestres, ocurrió un nuevo suceso inesperado en relación a este caso. Este astronauta aseguroó que en la última órbita que estaba haciendo pudo observar como un enorme objeto de color verde se acercaba a su nave, versión que siguió asegurando y defendiendo hasta el día de su muerte el 4 de Octubre de 2004. Para tapar el asunto, la NASA expuso que en esa última órbita Gordon Cooper sufrió un pequeño accidente eléctrico en su cápsula Mercury, que hizo que la estancia se llenase de dióxido de carbono. Eso supuestamente le produciría alucinaciones. La explicación oficial no era concluyente, sobre todo si la comparamos con las mediciones que diferentes estaciones de radioaficionados y observatorios astronómicos pudieron hacer del incidente confirmando la presencia una vez mas de este extraño objeto. Desde Suecia ha podido verse en multitud de ocasiones igualmente.
El investigador John Keele famoso por sacar a la luz el caso del Mothman, expuso en diversas obras que el objeto no era un aerolito captado por la tierra o una chatarra espacial imposible, sino que era un artefacto manufacturado por una civilización ajena a la tierra que emitía constantemente datos a una región del espacio en donde se encuadraba el sistema Epsilon Bootes. Supuestamente parte de esas grabaciones han podido ser captadas y decodificadas por diferentes grupos de investigación a nivel mundial que aseguran que el objeto lleva la friolera de 13.000 años orbitando nuestro planeta, información que no ha podido ser confirmada por Ufopolis.
Lo que sí está claro es que la presencia de este objeto ha quedado registrada a través de los años y que existen informes clasificados ultra-secretos que exponen una explicación sobre el mismo y que llevan 50 años en un almacen del pentágono sin fecha de salida. Veamos las fotos.
1. Aquí vemos al objeto en una ampliación extrema con una posible simetría frontal en forma de dos partes alargadas. Aunque la pixelación no nos permite ver muchos detalles, no parece un objeto totalmente aerodinámico. Destaca la lógica distribución de las luces, brillos y reflejos y el brillo del saliente superior.
2. Siendo que estas series de fotos aparecieron en la web de la NASA en Mayo de 2011 y todas pertenecen al mismo avistamiento, cabe destacar la posibilidad de que estemos ante un objeto polimórfico, es decir con capacidad para cambiar su forma, su morfología.
3. Destaca que en algunas de las tomas, estemos ante un objeto con salientes, y en otras ante un objeto totalmente liso.
4. La última toma de este misterioso objeto que sigue mostrando en esta toma los misteriosos brillos que denotan una compleja estructura interna.
VIDEO de fotos.
Fuente: NASA.
Vicente Fuentes
En exclusiva para Ufopolis.
2013
ufopolis
Vicente Fuentes (Madrid, 1982) es Ingeniero Técnico Industrial especializado en Química Industrial por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Profesorado de Matemáticas por Udima. Escritor, investigador, locutor y director del canal Vicente Fuentes en Youtube, siempre con ganas de hablar sobre lo que nadie se atreve a contar. Contacto: [email protected]

NO COMMENTS

Leave a Reply


*