MICRORRELATOS DEL MISTERIO: Por fin pude quitarme mi viejo casco…

2
2529

Iniciamos en este post un nuevo capítulo en nuestra actividad, con un tema atractivo e interactivo. Los microrrelatos deberán constar de un máximo de 200 palabras y comenzar con la frase que expongamos aquí. Estamos seguros de que con ellos podremos disfrutar de la maravillosa imaginación de los lectores.

La frase de esta semana es: «Por fin pude quitarme mi depauperado casco…

Sirva como ejemplo el siguiente texto:

Titulo: Por fin libre.

Por fin pude quitarme mi viejo casco en aquella cueva inmunda de Luna 3. Mi trabajo de esclavo espacial en la mina de oro del sistema Lomus, a veces me permitía ciertos lujos, y esta vez, al estar solo en lo mas profundo de la nueva mena, preferí la libertad de un oxigeno rancio a la seguridad de aquello que hubiese en la botella que estaba acoplada a mi traje. Era imposible definir a qué olía aquella maldita gruta en la que me encontraba, pero a mí me recordaba a mi niñez, cuando recogía de madrugada las botas que mis padres dejaban detrás de la puerta de la cocina del pequeño compartimento donde vivíamos  Estaba en el mejor momento de mi vida, por fin libre, sabía que iba a morir por la atmósfera y de repente apareció aquello. No era como nosotros. Me miraba y me juzgaba con sus ojos, blancos como las perlas del mar, quizá solo por existir y haber osado poner un pie en su territorio. Jamás pude comprender qué me intentó decir porque no pude volver a ponerme el casco y fue una pena porque hubiese sido la mejor conversación de toda mi vida.

Fin del microrrelato

¿Os animais a escribir microrrelatos del misterio?

Ufopolis 2013.

2 Comentarios

  1. Por fin pude quitarme mi viejo casco y llenar mis pulmones de aquel aire dulce y fragante… ¿Quién iba a decir, después de tantos años de mentiras, que en Marte la atmósfera sí era respirable?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.